Pensión jubilación

Escrivá quiere premiar las jubilaciones tardías para acabar con el 40% que se producen antes de los 65

Manifestación de pensionistas a las puertas del Congreso de los Diputados.
  • Este artículo está disponible sólo para los socios y socias de infoLibre, que hacen posible nuestro proyecto. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

La mesa del diálogo social para la reforma de las pensiones que el Ministerio de Seguridad Social quiere acometer en 2021 continúa con la Navidad a la vuelta de la esquina. Y el ministro del ramo, José Luis Escrivá, se ha presentado este miércoles 23 de diciembre ante sindicatos y patronal con una serie de propuestas bajo el brazo, según ha adelantado El Periódico y confirmado este medio. Todas las propuestas del ministro apuntan a retrasar la edad de jubilación, como prohibir las jubilaciones forzosas antes de la edad legal o penalizar las prejubilaciones a partir de 63 años o antes (como actualmente sucede con el sector de banca, que prepara Expedientes de Regulación de Empleo masivos). 

Pero la propuesta estrella del ministro ha sido la de premiar con un incremento de un 4% la pensión por cada año cotizado más allá de la edad legal de jubilación, 67 años a partir del año 2027 tras la última reforma del Pacto de Toledo (aunque en realidad ese límite de edad fue planteado en la anterior reforma de 2011). "Hasta que no acabe el diálogo social no vamos a hablar de estos temas", zanjan en el ministerio. 

Con esta medida, que no se sabe si seguirá en vigor en las próximas reuniones entre los agentes sociales pero que desvela la intención de Escrivá, el Gobierno quiere evitar las jubilaciones antes de la edad legal u ordinaria, 65 años y 10 meses en estos momentos excepto para aquellos que hayan cotizado 37 años, que pueden jubilarse a los 65. Según un informe de España, esto sucede en cuatro de cada diez casos. "Las jubilaciones que se producen a una edad inferior a la ordinaria representan un porcentaje elevado del total de las altas de jubilación; en concreto, casi un 40%", reza el documento Tendencias Recientes en la Edad de Acceso a la Jubilación, publicado en septiembre pasado y coordinado por María Moraga y Roberto Ramos. 

Escrivá ha propuesto otras dos opciones compensatorias similares a la de dar un 4% más de pensión. Y quiere dejar claro que aboga por acelerar el retraso a los 67 años frente a los 64 años y seis meses que supone en estos momentos la edad real de jubilación, el máximo desde que existen registros, siempre según el mismo informe del Banco de España basado en datos del Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS).

65 años y 10 meses, la edad legal

En noviembre del año pasado se alcanzó el máximo de la edad real u efectiva: 64 años y cinco meses. El problema es que entre 2011 y 2016 hubo un descenso de la edad efectiva y el anterior pico se sitúa ya en 2011, cuando la edad real se elevó hasta 64 años y tres meses. En otras palabras: las reformas para retrasar la edad de jubilación no provocan un acercamiento entre la edad legal y la efectiva, sino que a veces implican un alejamiento. Y las razones se encuentran en otros fenómenos como la tasa de paro, la crisis o el modelo productivo, y no tanto en las reformas sobre las pensiones. 

En los últimos 14 años, el incremento en la edad real ha crecido un año y un mes: de jubilarse una mayoría de españoles a los 63,5 años en 2006 a 64,6 años en junio de este año 2020, de acuerdo con el supervisor bancario. Los datos indican que los españoles se jubilan más tarde que la década anterior, pero no mucho más tarde a tenor del ritmo de las últimas reformas de las pensiones. 

Ampliar periodo de cotización

Entre las propuestas que Escrivá ha lanzado esta semana para apuntalar la sostenibilidad del sistema de pensiones también está la de ampliar el periodo de cotización para calcular la pensión de 25 a 35 años. Una medida que choca con lo que sucede actualmente: la vida laboral media de los españoles se sitúa en 35,3 años, por lo que mucha gente se jubila con menos años cotizados y vería de esta manera mermada su pensión. La duración media de la vida laboral de los hombres está estancada desde el año 2000 (37,1 años entonces, 37,4 años en 2019), mientras que la de las mujeres ha crecido espectacularmente (de 24,2 años en 2000 a 33,1 el año pasado). 

El informe del Banco de España muestra con relación al periodo de cotización datos desconcertantes por la dualidad del mercado laboral: el 25% de las altas de jubilación ordinaria en 2018 se hicieron con una carrera laboral inferior a 26 años, mientras que otro 25% se jubiló con más de 43 años cotizados. 

El ministro ha insistido en que no pretende hacer propuestas que supongan un recorte en las pensiones. Y tiene el apoyo de la vicepresidenta económica Nadia Calviño, cuyo ministerio dice que Bruselas exigirá contrapartidas a cambio de los fondos europeos. Unidas Podemos, socio menor de Gobierno de coalición, está en contra de las medidas. 

Escrivá zanja el debate: la ampliación del periodo de cálculo a 35 años "no ha existido ni va a existir"

Escrivá zanja el debate: la ampliación del periodo de cálculo a 35 años "no ha existido ni va a existir"

Más sobre este tema
stats