Crisis del coronavirus

El ladrillo supera el covid y las grandes constructoras ya tienen más beneficios que en 2019

Varias de las grandes constructoras del Ibex presentan un mejor resultado ahora que antes de la pandemia.
  • Este artículo está disponible sólo para los socios y socias de infoLibre, que hacen posible nuestro proyecto. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

Beneficios disparados, subida acelerada del valor en Bolsa, planes para construir decenas de miles de viviendas en los próximos años en puntos muy concretos del país y el segundo sector que más tira del carro del empleo tras los servicios y la hostelería, de acuerdo con la última Encuesta de Población Activa (EPA): en definitiva, el ladrillo, símbolo malogrado en España de la penúltima recesión económica (2008-2014), ha superado con creces la crisis del coronavirus. Todas las grandes del Ibex han mejorado sus resultados semestrales con relación al mismo periodo de 2020: Sacyr, Ferrovial, FCC, OHL (ahora llamada OHLA), ACS y Acciona.

Y no solo: dos de ellas (FCC y OHL) mejoran, con creces, los beneficios netos de 2019, el año previo a la pandemia; otra los iguala (Acciona), otras dos se aproximan a los registros de hace dos años (ACS y Sacyr) y, finalmente, Ferrovial arroja pérdidas más abultadas, pero aún así reduce en más de la mitad los números rojos cosechados en el primer semestre del terrible 2020. Todas presentan resultados financieros exitosos en términos interanuales e incluso regresan a datos de 2019, cuando ni se olía la llegada de una recesión autoinfligida por las medidas restrictivas del estado de alarma. 

Además de las ganancias, los datos de empleo han sido espectaculares en la última EPA, publicada trimestralmente por el Instituto Nacional de Estadística (INE): de julio de 2019 a julio de 2020 la construcción fue el segundo sector que más gente contrató, con 155.800 personas incorporadas en ese periodo frente a 61.100 en la EPA del mismo periodo de 2019. Son 2,25 veces más contratados que antes de la pandemia. Solo el sector servicios está por delante, con 838.100 personas más contratadas (371.200 en 2019). La industria, en cambio, pierde nuevas incorporaciones con relación a hace dos años. 

"Todo apunta a que vamos a una segunda burbuja, pero no del ladrillo sino de la construcción, y regada con fondos europeos", vaticina el economista y consultor Stuart Medina. "En términos de producción, según el último informe de contabilidad trimestral del INE, seguimos a niveles de 2008. Habíamos alcanzado ese nivel en 2017 pero volvimos a caer con la pandemia. Así que, ante la perspectiva de que no se construya tanta vivienda como antes, el interés en NextGenerationEU de las principales firmas parece pasar por las grandes infraestructuras de transporte y energéticas o en la rehabilitación". 

Stuart Medina recuerda el carácter cada vez más internacional de estos grupos y el menor peso que les supone su cartera de negocios en España, así como la diversificación de negocios, las operaciones de fusión (muy activas estos días, como las conversaciones entre Acciona y Ferrovial para fusionar sus filiales de servicios) o la subida de la licitación pública, que ha crecido casi un 70% según la patronal constructora Seopan. "Mi temor es que Next GenerationEU se convierta en un plan de rescate a varias firmas del Ibex. Si uno echa un vistazo a los pilares, políticas palanca y componentes del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, comprobará que las constructoras tienen mucho margen". 

La actual tendencia de escalada de precios de la vivienda en España, especialmente en las zonas que previamente estaban ya calientes o tensionadas, desde luego mejora las perspectivas de las constructoras: se ha dicho hasta la saciedad que falta vivienda pública asequible (probablemente, hay que construir millones de pisos sociales) y que hay mucho que hacer en materia de rehabilitación y eficiencia energética (desde el aislamiento de edificios hasta la instalación de ascensores en bloques antiguos). El último informe de la tasadora Tinsa apunta a esta tendencia: en julio se ha producido la mayor subida anual desde enero de 2019, y ésta afecta a grandes capitales y a la costa turística. El Colegio de Registradores, por su parte, asegura que se firmaron más hipotecas (23,2%) y más compraventas (18,8% más) en junio de este año que en junio de 2019.

Sea como fuere, las grandes de la construcción han mejorado espectacularmente sus cifras en lo que llevamos de 2021. A continuación, un esbozo de los resultados financieros de los principales grupos empresariales: 

FCC

La progresión más evidente. Los beneficios netos (previo pago de impuestos) en el primer semestre de 2021 ascendieron a 232, 5 millonesde euros, que es más del doble de lo registrado en 2020, el año pandémico. Pero también es mucho más (concretamente un 82% más) que el beneficio neto del grupo presidido por Esther Koplowitz en 2019, cuando ganó 128,9 millones de euros. La facturación en lo que va de año ascendió a 3.168 millones de euros frente a 2.993,8 millones hace dos años. FCC ha obtenido en este periodo contratos en EEUU por valor de 400 millones, pero el 60% de su cifra de negocio sigue estando en España. 

OHLA

La constructora, que debe su nuevo nombre -una sigla más- al apellido de sus nuevos dueños, la familia mexicana Amodio, está de celebración: tras cinco años de inestabilidad financiera, pérdidas contables y escándalos judiciales finalmente archivados (caso de Púnica o Lezo), la histórica compañía de los Villar Mir ha vuelto a dar beneficios: 75,4 millones este semestre, que suponen casi seis veces más que las pérdidas de 15,3 millones registradas hace dos años. En 2020 los números rojos se elevaron por encima de los 38 millones, por lo que las ganancias son más abultadas que antes de la crisis pandémica. 

ACCIONA

La compañía que preside José Manuel Entrecanales presenta resultados muy parecidos en la mitad de 2019 y 2021: un resultado neto de 155 millones y 148 millones respectivamente, si bien el de este año se ve fortalecido por el potente aumento con relación a 2020 (22 millones de beneficio neto). El importe neto de la cifra de negocios es, también, prácticamente idéntico: 3.570 millones en 2019 y 3.555 este curso. Según la nota informativa de Acciona sobre los últimos resultados, todas las divisiones del grupo mejoran, pero especialmente la de Energía, con una facturación por encima de los 1.000 millones de euros. 

SACYR

Sacyr, presidida por Manuel Manrique desde hace 10 años, se encamina a los beneficios de antes de la pandemia en este primer semestre: 80 millones en 2019 por 40 millones ahora. En 2020 el resultado neto fue de 70 millones, pero 58 millones fueron por ingresos extraordinarios. "Eliminando este efecto el resultado ordinario del primer semestre del año pasado sería de 12 millones y, por tanto, el beneficio neto del grupo se ha triplicado", resume el informe de Sacyr. La cifra de negocios de 2021 (2.134 millones) superó holgadamente a la de 2019 (2.009 millones).

ACS

La firma de Florentino Pérez, al igual que Sacyr, no ha remontado del todo hasta posiciones de 2019, pero sí se acerca de manera firme y, sobre todo, ha superado el mal 2020, lastrado por la pérdida de negocio de Abertis al desplomarse el tráfico por las carreteras de países donde ésta está presente y, en consecuencia, al caer los ingresos por el cobro de peajes. También acusó la multinacional del presidente del Real Madrid el año pasado el impacto de resultados extraordinarios no operativos por valor de 28 millones de euros, relacionados con la venta de Thiess en Australia. Así, si en 2019 el beneficio neto para ACS fue de 523 millones en el primer semestre, en el mismo periodo de 2021 obtiene 351 millones de euros por este mismo concepto, que es algo más que los 335 millones ganados en 2020, el año de la pandemia.

FERROVIAL

Las pérdidas de la compañía que preside Rafael del Pino maquillan una mejora espectacular: en 2020 los números rojos se dispararon hasta los 384 millones, caída que en el primer semestre de lo que va de año se reduce a 177 millones, de acuerdo con las cuentas parciales presentadas la semana pasada. Queda, pues, bastante margen para que Ferrovial llegue a los resultados de 2019, cuando las pérdidas ascendieron a solo 6 millones de euros. Según Ferrovial, la importante presencia en autopistas y en aeropuertos continúa golpeando su cuenta de resultados, especialmente con la caída de la movilidad.

Los precios de la vivienda vuelven a calentarse en las zonas tensionadas (con la ley que regularía los alquileres atascada)

Los precios de la vivienda vuelven a calentarse en las zonas tensionadas (con la ley que regularía los alquileres atascada)

Más sobre este tema
stats