INTRUSISMO PROFESIONAL

La Policía denuncia a las tiendas de Chanel y Montblanc en Madrid por infringir la Ley de Seguridad Privada

La tienda de Chanel en la calle de Ortega y Gasset de Madrid.

La Policía Nacional ha comunicado a la Delegación del Gobierno de Madrid las infracciones a la Ley de Seguridad Privada que ha descubierto en cuatro tiendas situadas en la llamada Milla de Oro de la capital. Se trata de los establecimientos de las marcas de lujo Chanel, MontblancLoewe (dos tiendas). La investigación de la Policía se produjo a raíz de las 15 denuncias que el sindicato USO interpuso ante la Unidad Central de Seguridad Privada, dependiente de la Comisaría General de Seguridad Ciudadana contra otras tantas tiendas, todas ellas situadas en la zona más cara de Madrid.

Las denuncias fueron interpuestas el pasado mes de mayo y, tras investigarlas, la Policía remitió los cuatro casos con irregularidades confirmadas a la Delegación del Gobierno entre julio y septiembre, según la documentación a la que ha tenido acceso infoLibre. En el caso de Loewe, las irregularidades se limitan a que los vigilantes de sus tiendas en las calles de Serrano y Goya no llevaban la identificación preceptiva, explica el sindicato, lo que les supondrá una sanción administrativa de 300 euros. En los casos de Chanel y Montblanc, la Policía Nacional no especifica en su comunicación a la Delegación del Gobierno el tipo de irregularidad investigada.

Por su parte, la Delegación del Gobierno no ha querido confirmar a este periódico si ha abierto expediente a las cuatro tiendas citadas, amparándose en la protección de datos. Tampoco Montblanc ha contestado a los repetidos intentos de este periódico por obtener un comentario al respecto. Por su parte, un portavoz de Chanel ha explicado a infoLibre que la Delegación del Gobierno “realizó una inspección” en su boutique de Madrid sobre este tema. Asegura que “la conclusión” fue que Chanel “cumple con la reglamentación” y no ha “presentado ninguna sanción”, aunque la marca no ha aportado ningún documento que lo pruebe.

Entre la quincena de tiendas denunciadas por USO se encuentran las de Louis Vuitton, Bulgari, la joyería Grassi, Stella McCartney, el multiespacio gastronómico Platea, Hermes, Zadig & Voltaire, Yves Saint Laurent, Versace y Valentino, todas ellas situadas en las calles de Serrano y Ortega y Gasset o aledañas. También los establecimientos de Salvador Bachiller y Bodybell de la calle de Montera, en pleno centro de la capital.

Según las comprobaciones que realizaron miembros del sindicato, en esas tiendas eran auxiliares de servicio quienes realizaban las tareas propias de los vigilantes de seguridad. Están al cargo de las barreras antihurto y revisan los bolsos si saltan las alarmas, por ejemplo, pese a que carecen de habilitación para hacerlo. En cambio, no realizan tarea comercial alguna o de información a los clientes. Tampoco van uniformados, ni siquiera con la preceptiva identificación si van vestidos de paisano, una práctica habitual cuando la tienda pretende “evitar una posible invasión de la intimidad de los clientes que pueda derivarse de ver a un vigilante uniformado, con grilletes y defensa”, según detalla en sus denuncias el sindicato, que habla de “intrusismo”.

300 hoteles en Canarias

La Ley de Seguridad Privada considera una falta muy grave “contratar o utilizar a sabiendas los servicios de empresas de seguridad o despachos de detectives carentes de la autorización específica o declaración responsable necesaria para el desarrollo de los servicios de seguridad privada”. Tal infracción puede llevar aparejada una sanción de entre 30.000 y 600.000 euros, tanto para la tienda como para la empresa que proporciona el auxiliar de servicio. El motivo detrás de esta contratación irregular es únicamente el ahorro en gastos de personal, indican fuentes del sindicato. Un auxiliar de servicio cobra unos 800 euros mensuales; un vigilante puede alcanzar los 1.300un vigilante puede alcanzar los 1.300.

El intento de las empresas por abaratar su gasto de personal en vigilancia no es privativo de las tiendas de lujo, en cualquier caso. En los últimos tres años, el sindicato ha interpuesto, sólo en Canarias, unas 300 denuncias a otros tantos hoteles de las islas por utilizar auxiliares de servicio en lugar de vigilantes de seguridad.

Miguel Ángel Ramírez cede el negocio de su principal empresa de seguridad a una de sus marcas 'low cost' antes de desmontarla

Miguel Ángel Ramírez cede el negocio de su principal empresa de seguridad a una de sus marcas 'low cost' antes de desmontarla

Más sobre este tema
stats