Los abusos de la banca

Rebajas en Bankia: ‘externaliza’ trabajadores con un 25% de descuento

El Banco de España investiga la inmobiliaria de Bankia

La cura de adelgazamiento a la que está sometida Bankia por imperativo comunitario debe quitarle de encima 6.000 trabajadores antes de 2015. De ellos, 3.500 perderán su empleo mediante el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que concluyó en las sucursales el pasado día 22 y seguirá en los servicios centrales en enero. Otros 1.500 saldrán de la entidad nacionalizada mediante la venta de filiales –National City Bank of Florida– y la “externalización” de algunos de sus departamentos. Así, 616 trabajadores han dejado de ser empleados de Bankia desde el pasado abril como resultado del traspaso a IBM, Manpower, Accenture, Promontoria y Grant Thornton de sus áreas tecnológica, de formación, compras, activos inmobiliarios y auditoría y asesoría jurídica, respectivamente.

Hace dos semanas Bankia y Accenture rompieron las negociaciones para que la consultora se hiciera con el departamento de Recuperaciones del banco y sus 45 trabajadores. El motivo: “Somos demasiado caros”, responden los portavoces sindicales consultados. Son los elevados salarios el problema que la entidad esgrime ante su comité de empresa cuando se ha sentido a negociar las condiciones de cada externalización.

De hecho, y con excepción de los trabajadores que han sido cedidos a Promontoria, pertenecientes al área de activos inmobiliarios, el resto ha sufrido rebajas salariales con el cambio de empresa. De entre el 7% y el 26%, dependiendo de la compañía y de su sueldo. Grant Thornton, que el pasado día 1 se hizo con 37 empleados del departamento de auditorías y asesoría para particulares tras meses de negociación, reclamaba un recorte de sueldos de hasta el 30%. Finalmente, la reducción será del 7% para los primeros 30.000 euros de retribución fija bruta anual hasta el 26% para quienes cobren más de 50.000 euros.

En el caso de los ocho empleados que pasaron del departamento de Compras a Accenture, la rebaja salarial ronda el 20%. Según fuentes sindicales, la consultora “apretó muchísimo” durante las negociaciones para bajar sueldos. Pese a la inicial ruptura de las conversaciones para hacerse con el área de Recuperaciones, acaba de volver a sentarse con Bankia y el lunes lo harán también con los sindicatos para ultimar la operación.

Adiós a los complementos, beneficios sociales y pensiones

Según puede verse en cada uno de los acuerdos de externalización, los trabajadores de Bankia pierden un buen número de sus complementos salariales, también ayudas para la formación o guardería o la previsión social complementaria ؘ–planes de pensiones, cobertura de riesgos por invalidez o viudedad–, por ejemplo. Pasan de depender de un convenio de empresa muy bien armado, el de Bankia, a otro sectorial mucho menos perfeccionado, como el de consultoría, en los casos de IBM-New Truro y Grant Thornton, o como el de oficinas y despachos, en el de Manpower, o el de gestión y mediación inmobiliaria en el de Promontoria.

Con la presión sobre los costes salariales, los sindicatos se centraron, aseguran las fuentes, en defender la integridad del sueldo base y la antigüedad de los trabajadores afectados, que no obstante han perdido complementos salariales “implantados con la fusión de las siete cajas [que dieron lugar a Bankia] u otros anteriores”.

Blindajes con agujeros

Atención aparte merece la garantía de empleo que incluyen esos acuerdos. Con esas cláusulas se pretende blindar a los trabajadores frente a futuros despidos en sus nuevas empresas. Pero lo cierto es que son, cuanto menos, muy débiles. En los casos de Manpower, IBM y Grant Thornton sólo se les garantiza que, en caso de que estas empresas presenten un ERE este se llevará a cabo “previa negociación con los representantes de los trabajadores”, algo ya obligatorio por ley aunque no exista comité de empresa. Además, esa negociación “no implica la necesidad de un acuerdo”. En Accenture este blindaje light se extiende durante cinco años, pero en Manpower es sólo por tres años y en IBM y Grant Thornton, sólo durante dos.

Aunque la garantía de empleo más peculiar es la establecida para Promontoria. Estos 457 trabajadores conservan seis de sus complementos salariales –en el resto de las externalizaciones sólo mantienen tres– e incluso el sistema de retribución variable de Bankia que todos los demás han perdido, también la previsión social complementaria –aunque la sostendrá una compañía de seguros externa–. Fue el único caso en que la empresa estaba dispuesta a asumir la plantilla sin importarle las nóminas. En cambio, su cláusula de blindaje frente a futuros despidos tiene tantas excepciones que la convierte en una suerte de queso gruyère.

De hecho, no funcionará si Promontoria presenta un despido colectivo para menos del 20% del personal transferido por la entidad financiera por causas económicas, productivas o “de eficiencia”, “ya sea con el consentimiento de Bankia o avalado por los tribunales del orden social”. Además, el mantenimiento de estos trabajadores está directamente vinculado con el contrato que Bankia y Promontoria han firmado para que esta gestione los activos inmobiliarios del banco malo, la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb).

Si este contrato es resuelto o no es renovado, la empresa podrá despedir a la plantilla recién transferida. Pero también si el volumen de activos que gestione Promontoria se reduce más de un 20% en 2014 y un 40% en 2015 respecto al volumen gestionado en el momento de la firma del contrato. El motivo: Promontoria fue creada ad hoc para hacerse cargo de los inmuebles tóxicos de Bankia. “Es un despido diferido”, se lamentan los trabajadores consultados por infoLibre.

El Gobierno alega que la fusión Bankia-BMN ayudará a recobrar el rescate, pero buena parte de los 24.000 millones se perderán

El Gobierno alega que la fusión Bankia-BMN ayudará a recobrar el rescate, pero buena parte de los 24.000 millones se perderán

Más sobre este tema
stats