Trabajo

¿Trabajar cuatro días a la semana? La Ley de 35 horas en Francia permitió crear 350.000 empleos inmediatos pero afecta poco al sector privado

Fábrica de automóviles de Renault.
  • Este artículo está disponible sólo para los socios y socias de infoLibre, que hacen posible nuestro proyecto. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

Raymond Soubie, antiguo asesor de los ex presidentes franceses Jacques Chirac y Nicolas Sarkozy, igualmente ex presidente de Alixio, una consultora de recursos humanos, suele explicar –él, que es detractor– que no hay "dos economistas en Francia que opinen igual sobre la Ley de las 35 horas"

Este 2020 se ha celebrado el 20º aniversario de la Ley Aubry, más conocida como la Reforma de las 35 horas en Francia, promulgada por la ex ministra de Empleo, ex líder del Partido Socialista y actual alcaldesa de Lille, Martine Aubry. En España últimamente suena con fuerza una propuesta de Más País-Más Madrid, la coalición de Íñigo Errejón, para reducir la jornada laboral en España de 35 a 32 horas. Es decir, trabajar cuatro días ocho horas para crear más empleo y porque, en opinión del diputado autonómico Héctor Tejero, "trabajar menos horas supone tener vidas más saludables". El vicepresidente Pablo Iglesias –archienemigo político de Errejón– ha recogido el guante de su ex número dos y asegura que el Ministerio de Trabajo "está estudiando" la propuesta. Pero, ¿cuáles han sido sus efectos en Francia?

¿Cuándo se aprobó la Ley Aubry?Ley Aubry En dos fases, 1998 y, definitivamente, en 2000. La Ley Aubry I o Ley de Orientación Relativa a la Reducción del Tiempo de Trabajo veía la luz el 13 de junio de 1998 mientras que la Ley Relativa a la Reducción Negociada del Tiempo de Trabajo –la que nos ocupa– se tramitó el 19 de enero de 2000. La primera era una disposición voluntaria para que las empresas redujeran la jornada laboral hasta 35 horas rebajando las cotizaciones sociales para aquellas empresas que así lo hicieran antes de enero de 2000. Aubry II se considera el momento definitivo de las 35 horas para las empresas públicas y privadas excepto las pymes con menos de 20 trabajadores, que tenían hasta enero de 2002 para realizar la rebaja. En caso de que los trabajadores sobrepasen el umbral, las empresas pagan una prima del 25% por hora trabajada hasta las ocho horas; a partir de ahí, la prima sube al 50%. 

¿En qué contexto se hizo? ¿En qué contexto se hizo?El presidente francés, en una República presidencialista, era desde 1995 el conservador Jacques Chirac. En las legislativas de 1997 (antes ambas elecciones tenían lugar en distintos años) todo el mundo esperaba una aplastante victoria de la derecha liberal y gaullista encabezada por Alain Juppé. Pero los socialistas liderados por Lionel Jospin dieron la campanada en la primera vuelta, los comunistas resistieron y en segunda vuelta la alianza de la izquierda se impuso: a Chirac no le quedó otra que nombrar a Jospin primer ministro y estrenar lo que se denominó la cohabitación. Las 35 horas fueron la gran promesa electoral que había que cumplir.

¿Cuándo había sido la última reducción de la jornada laboral? ¿Cuándo había sido la última reducción de la jornada laboral?En 1936 el Frente Popular implantó la jornada de 40 horas en los históricos Acuerdos de Matigny, una medida revolucionaria que se retomaría tras la II Guerra Mundial. En 1981, el recién elegido François Mitterrand redujo la jornada laboral de 40 a 39 horas. En España las 40 horas llegaron antes, en 1919, tras la huelga de La Canadiense. La jornada de ocho horas diarias fue decretada por el presidente del Gobierno español, Álvaro Figueroa Torres, conde de Romanones. 

En Francia sin embargo ni Matignon ni la Ley Aubry se consideran el mayor avance para la clase trabajadora de los tiempos modernos. Este galardón recae, según el periodista Rafael Poch, sobre los meses posteriores a Mayo del 68, cuando se produjo un "incremento del 30% del salario mínimo, un aumento salarial general del 10%, acuerdo interprofesional sobre la seguridad en el empleo, sobre formación profesional, cuatro semanas de vacaciones pagadas, subvenciones de maternidad, límites a la duración máxima del trabajo, prejubilaciones con el 70% del salario, derecho de los emigrantes a participar en las elecciones profesionales, prohibición del trabajo clandestino, refuerzo del subsidio de paro, derecho a la actividad sindical en la empresa….".

¿Cuáles fueron los efectos sobre el empleo?El gran estudio que todo el mundo toma como referencia es el que el Instituto Nacional de la Estadística y los Estudios Económicos (Insee) publicó en 2005: según las estimaciones del Insee, se alcanzó un "rápido crecimiento económico y de empleo de hasta 350.000 nuevos puestos de trabajo entre 1998 y 2003, sin que ello represente grandes desequilibrios financieros para las empresas". 

La cifra sorprendentemente es más cuestionada desde la izquierda -por escasa- que desde la derecha. Jacques Rigaudiaut, ex asesor económico de Jospin, declaraba recientemente a Les Échos que los 350.000 nuevos empleos "son una infra-estimación". "Vimos cómo en los dos años siguientes se creaban más de 650.000 empleos, que llegaron a alcanzar dos millones en cinco años. Du jamais vu [lo nunca visto]".

El economista neo-keynesiano Eric Heyer cuestiona estas cifras en Le Monde: "El balance es moderado, ni fue una catástrofe ni creó dos millones", dice Heyer en alusión a Rigaudiaut. "Lo que sí es verdad es que degradaron las finanzas públicas, ya que la bajada de cotizaciones no atrajo el crecimiento esperado". Según Heyer, los servicios públicos no se dotaron del personal suficiente (como por ejemplo los hospitales) y su calidad mermó con el paso del tiempo. 

La cruz: en ese mismo estudio del Insee se corroborabas que la reducción del tiempo de trabajo no afectó por igual a los trabajadores del sector privado. "A finales de 2003, solo 10 millones de personas, el 60% de la masa trabajadora, pasó a las 35 horas. Para los asalariados de empresas pequeñas de menos de 10 empleados, este porcentaje cae al 25%". 

¿Continúan en vigor las 35 horas? Sí y no. Sigue en vigor la ley pero, según Heyer, las 35 horas han sido progresivamente destejidas desde 2003 por lo que sus efectos solo alcanzan a medir el quinquenio 1998-2003. La Ley Fillon de 2003 generalizó la bajada de cotizaciones sociales sin necesidad de implementar la reducción de jornada. Y la Ley TEPA de 2007 (con François Fillon como primer ministro) abundó en la desfiscalización de las horas extra. "Lo que queda de la Ley Aubry", resalta Heyer, es que a partir de 35 horas cualquier francés hace horas extra. 

En 2007 la Ley TEPA estaba imbuida por la frase del ex presidente Nicolas Sarkozy "los franceses quieren trabajar más para ganar más". Hoy en día ese espíritu no reina entre la ciudadanía. 

Los franceses, ¿están a favor o en contra a día de hoy de la Ley Aubry? Los franceses, ¿están a favor o en contra a día de hoy de la Ley Aubry?Ley Aubry?A favor, con creces: el 52% de los ciudadanos declara no querer trabajar más allá de la jornada establecida, según la última encuesta de 2019.  

Al menos tres gendarmes muertos por disparos de un hombre que había agredido a su mujer en una casa del sureste de Francia

Al menos tres gendarmes muertos por disparos de un hombre que había agredido a su mujer en una casa del sureste de Francia

Más sobre este tema
stats