PROTESTa en el corte inglés

“Vengo a visitar a mi madre, la empresa la ha esclavizado”

Una veintena de familiares, amigos y vecinos de empleados de El Corte Inglés han emprendido una pequeña y pacífica campaña de protesta contra la “esclavitud” a que les somete la apertura comercial en domingos y festivos. Ataviados con camisetas blancas en las que se lee “Vengo a ver a mi madre [o pareja], la empresa la ha esclavizado” escrito en un tipo de letra verde que imita la del logo de El Corte Inglés, maridos, esposas, hijas y amigos de los empleados se han dejado ver por los pasillos de los centros de Goya, Serrano, Castellana y Princesa en Madrid. El vídeo que han grabado de sus paseos de protesta, con el título de Los domingos en la sombra– ha superado las 5.600 visitas en Youtube.

Se trata de una “acción ciudadana”, explica una de las autoras de la iniciativa, que comenzó el pasado 3 de noviembre y continuará en próximas fechas. Desde que entró en vigor la Ley de Dinamización de la Actividad Comercial de Madrid –que permite la apertura de las tiendas las 24 horas los 365 días del año– y el nuevo convenio colectivo de grandes almacenes, la plantilla de El Corte Inglés tiene la obligación de trabajar el 40% de los domingos y festivos del año, que ahora cobran como un día ordinario. Esos días se concentran, además, en los meses de noviembre, diciembre y enero. “Ya llevo cinco domingos trabajados”, revela esta empleada.

También les han ampliado la jornada anual, hasta las 1.798 horas (28 más), y la jornada diaria pasa a ser de nueve horas durante 71 días al año. Los cuadros horarios de cada trabajador son ahora trimestrales, en lugar de anuales, y se le pueden cambiar sin necesidad de preaviso. Finalmente, la empresa puede distribuir de forma irregular un total de 188 horas anuales según su previsión de ventas. Al tiempo, a la plantilla, unos 60.000 trabajadores, le han congelado los salarios hasta 2016.Rescisión de contratos

En suma, se quejan los empleados, con lo que los expertos llaman "flexibilidad" resulta imposible conciliar la vida laboral y la personal: “Por eso nuestras familias tienen que venir a visitarnos al trabajo los domingos y festivos...”. En el mejor de los casos. En otros muchos, los trabajadores han optado por rescindir sus contratos a cambio de la indemnización de 20 días por año que establece la reforma laboral para aquéllos que no acepten la “modificación sustancial de condiciones” laborales impuesta por la empresa. Han sido varios cientos desde principios de año, según los sindicatos, que desconocen la cifra exacta pese a que se la han solicitado en repetidas ocasiones a la dirección de El Corte Inglés. 

Hasta el momento, los paseos reivindicativos de familiares y amigos sólo han recibido felicitaciones de parte de los propios empleados e incluso de los clientes con quienes se cruzan. Sólo en su visita al centro del Paseo de la Castellana la empresa reclamó la presencia de la Policía, explica una de las participantes. “Pidieron el DNI a uno de nosotros”, relata, “pero no hemos tenido noticia de que haya habido consecuencias”.

Aunque algunos de los paseantes son delegados de CCOO en El Corte Inglés, “ni siquiera han utilizado las horas sindicales, lo hacen en sus días libres, como ciudadanos”, añade. En silencio, curioseando los estantes, como cualquier otro cliente. No es una iniciativa sindical, recalca, sino fruto de la sugerencia de un hijo a su padre. “Vamos a seguir, no sabemos cuándo… será una sorpresa”, avanza.

Fnac quiere dejar sin seguro médico a la plantilla porque el Gobierno le obliga a cotizar por él

Fnac quiere dejar sin seguro médico a la plantilla porque el Gobierno obliga a cotizar por él

Más sobre este tema
stats