PRECARIEDAD LABORAL

Las ventas de Navidad, una burbuja de empleo precario en un sector que ha perdido 40.000 empleos desde 2009

3.000 empleados han dejado El Corte Inglés en dos años por el deterioro de las condiciones laborales

La patronal de las grandes superficies (Anged) y las mayores ETT auguran la mejor campaña navideña para el comercio de los últimos siete años. Dicen las cadenas líderes que la recuperación ha llegado al consumo, con un aumento de las ventas del 0,6% en lo que va de año, y que en diciembre el alza será del 1%. Traducidos en empleo, esos porcentajes equivaldrán a 38.000 afiliados más a la Seguridad Social.

Adecco y Randstad, dos de las mayores Empresas de Trabajo Temporal del mundo, son mucho más optimistas. La primera predice que la contratación aumentará estas navidades un 10% respecto a 2013, con 110.000 nuevos contratos de noviembre a enero. La cifra es el resultado de aplicar su previsión de crecimiento al número de contratos que firmaron en 2013 las ETT asociadas a la patronal del sector (Asempleo). La segunda dispara el número de contratos hasta 641.000, aunque reduce el alza anual al 2%. Randstad utiliza para hacer sus cuentas la cifra de contratos de puesta a disposición –los que utilizan las ETT– registrados en el Ministerio de Empleo en noviembre y diciembre de 2013 y enero de 2014, de todos los sectores, no sólo del comercio.

CCOO, sin embargo, enfría estas previsiones. Según las cifras de afiliación a la Seguridad Social, la campaña navideña de 2013 acabó con una pérdida neta de empleo en el comercio y la hostelería de 46.650 personas. Porque si en diciembre el número de cotizantes creció en 14.702 personas, en enero se dieron de baja 61.531. Las cifras fueron parecidas, explica el sindicato, en las navidades de 2011 –una pérdida neta de 69.617 afiliados– y de 2012 –66.053 afiliados menos–.

También UGT desconfía. “Grandes cadenas como Decathlon o Carrefour nos dicen que noviembre ha sido un mes muy flojito en ventas, y nosotros mismos no hemos notado ningún repunte en contratación”, advierte Cristina Estévez, secretaria federal de Comercio de UGT.

Además, el último convenio colectivo convenio colectivodel sector, que no sólo ha aumentado las jornadas sino también la distribución irregular de las horas anuales de trabajo, permite a las empresas reducir al mínimo los nuevos contratos. Lo habitual es contratar por días o por campaña. Pero si antes el contrato de navidad se prolongaba de 1 de diciembre a 9 de enero, ahora ha encogido: de 24 de diciembre a 6 de enero, explica Cristina Estévez. Porque son los trabajadores de plantilla los que soportan, con el aumento de sus jornadas, o la concentración de sus días de trabajo, el auge de la actividad comercial. “Como mucho”, concluye, “creemos que se contratarán empaquetadores por horas; es decir puestos muy puntuales”.

Plantillas al mínimo, jornadas al máximo

En efecto, la liberalización de los horarios comerciales, con la apertura en casi todos los domingos y festivos del año en 24 ciudades, y las jornadas hiperflexibles permitidas por el nuevo convenio han cambiado el rostro de las plantillas en las grandes superficies. Si a ello se añaden los recortes salariales –supresión de complementos por trabajar esos festivos y domingos de más, o la rebaja de las comisiones de venta–, se explica por sí sola la pérdida de empleo que ha sufrido el sector durante la crisis. Unos 40.000 trabajadores han abandonado sus empresas desde el primer semestre de 2009 o se han jubilado y no han sido sustituidos, revela Cristina Estévez. El 13% de unas plantillas que en los mejores años del consumo alcanzaron los 310.000 trabajadores.

En El Corte Inglés han dejado sus empleos 3.000 personas en los dos últimos años. En Alcampo, el 10% de sus más de 10.000 empleados han preferido irse debido al deterioro de las condiciones laborales, calcula Raquel Blanco, secretaria de Acción Sindical para el Empleo de la Federación de Servicios de CCOO. También Carrefour ha encogido su plantilla. “Sólo en el centro de Alcobendas [Madrid]”, detalla, “trabajan ahora 100 personas menos; en otros, los comités de empresa que se acaban de elegir se han reducido de 13 a nueve delegados por los recortes de personal”.

En resumen, la burbuja de contratos durante las próximas semanas se posa sobre un sector que no ha dejado de perder músculo laboral durante la crisis. Por ejemplo, Alcampo sólo ha contratado cajeras desde septiembre, y únicamente porque le obligó la Audiencia Nacional en una sentencia del pasado mes de febrero. Hasta entonces estas trabajadoras a tiempo parcial hacían más horas complementarias de las legalmente permitidas. Raquel Blanco recalca que son las únicas contrataciones que ha firmado el hipermercado en cuatro años de caída continuada de la plantilla.

Cristina Estévez, por su parte, recuerda cómo han desaparecido, además, los contratos de fin de semana, que antes firmaban muchos estudiantes. No volverán: son jornadas que han recaído sobre las plantillas habituales, cuyas horas de trabajo se estiran hasta el punto de no respetar ni los días de descanso legalmente establecidos. “De todos los sectores, el de las grandes superficies es el que más ha desregulado la jornada”, resalta.

Empleo muy temporal

En lo que no entran ni las ETT ni la patronal es en el tipo de empleo que va a surgir, y morir, en la campaña navideña. CCOO y UGT coinciden en que será “escaso y muy precario, basado en contratos formalizados por pocos días y a tiempo parcial”. Contratos de un mes que terminarán después de Reyes o, en el mejor de los casos, se prolongarán durante las rebajas de enero, explica Raquel Blanco. No es de extrañar en un sector donde el contrato a tiempo completo, asegura la responsable de CCOO, desapareció ya hace cinco o seis años. El 95% son a tiempo parcial.

“Y nadie se queda”, admite Santos Nogales, secretario de Acción Sindical de la Federación de Comercio de UGT, “te contratan para las navidades y punto”. Todo lo más, “estos trabajadores entran en la rueda de las campañas”, describe Nogales; es decir, pasan a formar parte de las bolsas de empleo de estas grandes empresas. Ninguna de ellas necesita ni quiere acudir a las ETT. Prefieren hacer su propia selección de personal y para ello tiran de sus listas de empleados temporales de otros años, explican los sindicatos. La rotación de trabajadores es tan grande que no les hace falta buscar más allá de sus propios ficheros.

Los contratos de menos de una semana se disparan hasta los 5,6 millones en 2017 y suponen ya el 26%

Los contratos de menos de una semana se disparan hasta los 5,6 millones en 2017 y suponen ya el 26%

Más sobre este tema
stats