Empresas

El voluntariado gana terreno en las empresas como herramienta para contribuir a la inclusión social

Voluntarios del Santander asisten a la actuación del coro Malagasy Gospel de la Fundación Agua de Coco, ONG premiada en la categoría de Cooperación Internacional  en los Premios Proyectos Sociales.

infoLibre

El voluntariado gana peso en las políticas sociales de las grandes corporaciones. Es una herramienta muy eficaz para ayudar a los ciudadanos más desfavorecidos, además de una forma de que se motive mejor a los empleados, se genere orgullo de pertenencia, se atraiga nuevo talento y se pueda beneficiar la percepción que el público tiene del mundo empresarial.

En el sector financiero internacional, Santander está entre los grupos que más ha desarrollado su compromiso con el voluntariado. Cada año, más de 66.000 empleados, alrededor de un tercio del total, se involucran en actividades sociales a nivel local e internacional. El programa de voluntariado del Banco Santander en España beneficia a más de 14.000 personas, a través de programas de educación financiera, mentoring y coaching de colectivos en riesgo de exclusión dirigidos a prevenir el abandono escolar y mejorar su empleabilidad.

En España, uno de los proyectos estrella es Euros de tu nómina, gracias al cual se convocan y entregan los Premios Proyectos Sociales del Banco Santander desde hace once años. Decenas de ONG han visto cómo muchos de sus proyectos se han hecho realidad. Hasta ahora, los empleados han desembolsado tres millones de euros y han impulsado la labor de más de 80 organizaciones. Son los propios empleados quienes apadrinan a las candidatas, las presentan a sus compañeros e intentan que sus proyectos obtengan reconocimiento.

Tras los premios, se hace también seguimiento de los proyectos y de sus resultados. Por ejemplo, hace unos días la ONG sevillana Crecer con Futuro informó de cómo ha ido el plan De tú a tú, uno de los ganadores en 2018: gracias a él, una docena de jóvenes extutelados por la Administración cuando eran menores y que ahora tienen entre 18 y 25 años han recibido un mentoring especial para integrarse social y laboralmente una vez dejan los centros donde viven al cumplir la mayoría de edad. 

A través de De tú a tú, los jóvenes cuentan con una persona voluntaria que les aporta tanto apoyo emocional como acompañamiento en su proceso de emancipación, dentro de un plan de trabajo: búsqueda empleo, formación, vivienda, ampliación de su red social… desde una relación cercana y de confianza. Según la asociación, “tener un referente adulto es para ellos y ellas una gran oportunidad para que su proceso de emancipación sea más sencillo y se alejen de las situaciones de riesgo social”.

Al finalizar el programa siete de los jóvenes comenzaron un itinerario de inserción socio-laboral en colaboración con la Fundación Don Bosco; cuatro consiguieron empleo tras un proceso de formación profesional; se logró facilitar nueva vivienda a otros cuatro; se cubrieron las necesidades básicas de alimentación, higiene y transporte a otro joven; se apoyó a seis de ellos en su acceso a becas de estudios y educación reglada; se dio respaldo a varios para tramitar prestaciones sociales de apoyo, y una de las chicas consiguió enfrentarse a la situación de violencia de género que estaba sufriendo y accedió a un programa de apoyo para mujeres víctimas de violencia.millones de personas y está incrementando la cifra en 2019.

El Santander exporta sus programas de “mentoring” femenino

El Santander exporta sus programas de “mentoring” femenino

Más sobre este tema
stats