La Ley 'solo sí es sí' impone trabajos comunitarios o arresto domiciliario por gritos como los del Elías Ahuja

La delegada del Gobierno en Madrid contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, en la sede del Ministerio de Igualdad en Madrid el 10 de octubre de 2022.

infoLibre

La delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, ha explicado este lunes que aplicando la Ley de Garantías de la Libertad Sexual, conocida como Ley 'sol sí es sí', los alumnos del colegio mayor Elías Ahuja, que profirieron gritos machistas contra las alumnas de otro centros, podrían ser condenados a trabajos en beneficio de la comunidad o arresto domiciliario de entre 5 a 30 días, según informa Europa Press.

Preguntada en rueda de prensa por este suceso, Rosell ha explicado que, para Igualdad, se trata de "un caso de terror sexual", ejemplo de como se "pretende disciplinar a las mujeres, no solo individualmente, sino colectivamente".

Tal y como ha indicado, las respuestas a estos actos se han producido antes de la entrada en vigor de la Ley 'solo sí es sí' —que se comenzó a aplicar el viernes 7 de octubre— pero, en el caso de que alguna de las mujeres afectadas hubiera denunciado y se hubiera aplicado la nueva ley, estos hechos serían constitutivos de "un delito leve" y, por tanto, supondría "condenas leves".

Esto, según ha señalado la delegada del Gobierno, implicaría trabajos en beneficio de la comunidad o localización permanente (arresto domiciliario), en ambos casos en un periodo de entre 5 a 30 días.

Además, podría imponérseles a los jóvenes una mujer "adaptada a su situación económica", siempre que no haya entre la víctima y el condenado "una relación de derecho de familia por la cual el agresor tenga que pasar una pensión o tenga algún tipo de relación económica de derecho de familia".

"Pero nos parece más importante aún que la respuesta individual, la respuesta colectiva esa educación y prevención en materia afectivo sexual y educación en igualdad", ha explicado, antes de recordar que la norma incluye en su articulado la obligatoriedad de la educación sexual en todas las etapas, incluido el ámbito universitario.

Por otra parte, Rosell ha llamado a no "responsabilizar" a las alumnas del centro afectado por los gritos machistas, tras las declaraciones de algunas de ellas defendiendo los hechos. A su juicio, "son la mejor muestra de que el terror sexual funciona" porque "lo han normalizado" y se han "socializado en este terror sexual".

"No lo ven. Cuesta verlo como les pasa a las víctimas de violencia de género", ha declarado la delegada del Gobierno. "Entiendo que piensan que si alguna saca la cabeza intuye que será castigada por eso", ha apuntado.

Machismo disfrazado de "tradición" y nula educación sexual, el cóctel misógino que estalla en el Elías Ahuja

Machismo disfrazado de "tradición" y nula educación sexual, el cóctel misógino que estalla en el Elías Ahuja

Más sobre este tema
stats