Hong Kong

Al menos 180 detenidos durante la vuelta de las protestas contra la ley de seguridad en Hong Kong

La policía detiene a un manifestante durante un mitin contra la implementación de la ley de seguridad nacional en Hong Kong.

infoLibre

La tensión acumulada durante los últimos días en Hong Kong sobre la nueva ley de seguridad impuesta desde China se ha traducido este domingo en una multitudinaria protesta y una carga policial en la zona de Causeway Bay, informa Europa Press. Al menos 180 personas han resultado detenidas a lo largo de la jornada. La ley de seguridad es una normativa presentada por las autoridades de Pekín y destinada a perseguir cualquier actividad vinculada a la sedición, la secesión o el terrorismo, que veta también cualquier intento de "injerencia extranjera" en la antigua colonia británica, de acuerdo con el texto inicial.

La Policía ha informado de numerosos daños materiales y de al menos dos heridos, ambos transeúntes, que fueron atacados cuando intentaban despejar los bloqueos efectuados por los manifestantes. También se tiene constancia de cuatro agentes heridos después de que los manifestantes les arrojaran ladrillos y otros objetos, informa el South China Morning Post. Todavía se desconoce el balance de heridos que los activistas de oposición suelen dar tras estos enfrentamientos. Los manifestantes se extendieron hasta el distrito de Wan Chai y bloquearon varias calles hasta que la Policía enarboló sus tradicionales banderas azules para avisar de una carga inminente, que finalmente ocurrió en torno a las 13.20 de la tarde (hora local, las 07.20 en España).

A pesar de que la máxima responsable local del territorio, la jefa del Ejecutivo Carrie Lam, ha prometido que esta ley no atentará contra la independencia parcial de la que disfruta Hong Kong, los opositores la han entendido como un nuevo acto de sumisión a las autoridades centrales tras la frustrada ley de extradición que el año pasado generó las marchas más multitudinarias vistas en la historia reciente del territorio.

Por su parte, el ministro de Exteriores chino, Wang Yi, ha prometido a la población de Hong Kong que la polémica ley de seguridad no afectará a sus derechos e irá destinada, en su lugar, a restringir lo que describió como la "excesiva injerencia extranjera". "Esto ha venido provocado por una intromisión extranjera excesiva e ilegal en los asuntos de Hong Kong", ha declarado el ministro de Exteriores.

Esta "turbulencia" pública, como la describió el ministro, junto con la interferencia extranjera en los asuntos de Hong Kong, han puesto la seguridad nacional de China "en grave peligro", ha asegurado este domingo en rueda de prensa. "En tales circunstancias, el establecimiento de un sistema legal con sus mecanismos de aplicación para salvaguardar la seguridad nacional en (Hong Kong) se ha convertido en una prioridad", ha declarado Wang. "Debemos hacerlo sin la menor demora", remachó.

"Una revolución de nuestro tiempo"

Tras el paréntesis abierto por la epidemia del coronavirus, la tensión se ha desbordado finalmente a las calles de esta zona comercial de Hong Kong, donde la Policía ha lanzado gases lacrimógenos y empleado cañones de agua para dispersar a los manifestantes. Los manifestantes se extendieron hasta el distrito de Wan Chai y bloquearon varias calles hasta que la Policía enarboló sus tradicionales banderas azules para avisar de una carga inminente, que finalmente ocurrió en torno a las 13.20 de la tarde (hora local, las 07.20 en España).

La carga dispersó a varios grupos de manifestantes, todos vestidos de negro, que momentos antes gritaban "Hong Kong libre" y "Una revolución de nuestro tiempo". Otros maldecían a la Policía antidisturbios, y algunos gritaban "La independencia de Hong Kong es la única manera".

El activista estudiantil Joshua Wong Chi-fung, ha declarado que tanto él como sus compañeros pretenden repetir la iniciativa e, incluso, solicitar la ayuda de países extranjeros, a sabiendas de que estarían violando la futura ley. "Es hora de defenderse", ha declarado al South China Morning Post.

En este sentido, la Unión Europea abogó este sábado por la preservación del "alto grado de autonomía" del que disfruta Hong Kong tras la declaración de la ley. "La Unión Europea tiene mucho interés en la continua estabilidad y prosperidad de Hong Kong bajo el principio de "Un país dos sistemas" y otorga gran importancia a la preservación del alto grado de autonomía de Hong Kong, en línea con la Ley Fundamental y con los compromisos internacionales, así como al respeto de este principio", según la declaración emitida por el Alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores, Josep Borrell. Asimismo, "la UE considera que el debate democrático, la consulta a las partes interesadas clave y el respeto de los derechos y libertades protegidos en Hong Kong representarían la mejor manera de proceder con la adopción de la legislación de seguridad nacional".

Los manifestantes de Hong Kong llaman al retorno de las protestas para conmemorar su primer aniversario

Los manifestantes de Hong Kong llaman al retorno de las protestas para conmemorar su primer aniversario

Más sobre este tema
stats