Dinamarca

Los socialdemócratas ganan las elecciones en Dinamarca y continuarán con políticas antiinmigración

La líder de la oposición Mette Frederiksen, de los socialdemócratas en una prensa después de que se anunciaran los resultados durante las Elecciones Parlamentarias.

infoLibre

El centro-izquierda se ha hecho con la victoria en las parlamentarias celebradas este miércoles en Dinamarca, según datos oficiales tras el recuento total de los votos, que le dan el 49,1% de los apoyos, por el 43,5% recabado por el bloque de centro-derecha del primer ministro, Lars Lokke Rasmussen.

Según estos resultados, recogidos por el diario local Jyllands-Posten, el bloque de centro-izquierda se haría con un total de 91 escaños, por los 75 del bloque que encabeza Rasmussen.

La líder socialdemócrata, Mette Frederiksen, que partía con opciones de convertirse en la segunda mujer en lograr la jefatura de Gobierno en Dinamarca tras los cuatro años que estuvo en el poder su compañera de partido Helle Thorning-Schmidt, ha asegurado que se trata de "una histórica y gran victoria".

"Queridos votantes, habéis votado para que Dinamarca tenga una nueva mayoría y un nuevo curso político y Dinamarca debe tener un nuevo Gobierno", ha aseverado durante un discurso en Christiansborg tras conocer los resultados.

Su formación, el Partido Socialdemócrata, se ha hecho así con el 25,% de los apoyos, lo que le otorga 48 escaños. En segundo lugar se encuentran los liberales, que se han hecho con el 23,4% de los votos y 43 escaños.

Con Frederiksen al mando, el partido ha adoptado posiciones más críticas con la inmigración, cercanas incluso a planteamientos del gobernante Partido Liberal y del Partido Popular Danés, lo que ha generado ciertos recelos en aliados tradicionales como el Partido Social Liberal, que pide ahora un nuevo cambio de rumbo.

Poco después, Rasmussen ha admitido su derrota y ha mantenido una conversación telefónica con Frederiksen. "Queridos amigos, nosotros, el Partido Liberal, hemos obtenido grandes resultados electorales, pero el poder cambiará de manos", ha expresado.

Por su parte, el partido anti-inmigración Partido del Pueblo Danés ha sufrido un duro varapalo electoral, lo que ha llevado a su líder, Kristian Thulesen Dahl, a aceptar que "se tendrá en cuenta el mensaje de los votantes".

"No abandonaré el barco en un clima tormentoso. Asumiré responsabilidades para traer de vuelta al partido", ha sostenido, según ha informado la agencia alemana de noticias DPA. Los resultados le dan la mitad de los apoyos que obtuvo en las elecciones de 2015.

Unos 4,2 millones de personas estaban llamadas a votar para elegir a sus 179 representantes parlamentarios. Se estima que la participación ha sido del 84,5% en comparación con el 86% registrado en 2015.

Dinamarca quita por primera vez la nacionalidad sin orden judicial a dos presuntos seguidores de Estado Islámico

Dinamarca quita por primera vez la nacionalidad sin orden judicial a dos presuntos seguidores de Estado Islámico

Más sobre este tema
stats