LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
La empresa del 'caso Koldo' que logró 53 millones en contratos había sido sancionada por Hacienda

Estados Unidos

Trump empieza a demoler el legado de Obama: firma su primera orden ejecutiva contra la reforma sanitaria

Trump, firmando sus primera órdenes ejecutivas como presidente de EEUU.

infoLibre

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha firmado esta noche su primera orden ejecutiva como nuevo mandatario del país, por la que anima a los Estados a eliminar los aspectos que consideren más costosos de la aplicación de la reforma sanitaria de su predecesor, Barack Obama, la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible, conocida vulgarmente como Obamacare.

La orden tiene carácter vinculante pero su impacto es simbólico, ya que la administración Trump ya ha avanzado que no tomará medidas prácticas a este respecto hasta que no desarrolle un plan que pueda sustituir en su totalidad a la reforma sanitaria.

En cualquier caso, Trump indica que, en virtud del deber de su administración de tomar "todas las medidas que permita la ley para minimizar las injustificadas cargas económicas y regulatorias" de la reforma, pide a las agencias del Gobierno que permitan a los estados "más control y flexibilidad para crear un mercado sanitario más libre y abierto".

Es decir, las agencias federales deberán proporcionar ayuda a las autoridades de cada estado a eliminar algunos aspectos económicos especialmente gravosos de la ley, entre ellos el mandato que obliga a la mayor parte de los estadounidenses a adquirir un seguro médico, una de las facetas menos valoradas de la reforma de Obama.

Expertos consultados por la web Politico, como el analista de política sanitaria de la universidad de Duke, David Anderson, temen que esta decisión haga descarrilar el mercado de pólizas de seguros individuales, "incrementando el precio medio" de las mismas.

En este sentido, fuentes próximas al partido Republicano reconocen que todavía no es el momento de tomar decisiones drásticas. "Tanto la administración como el Congreso reconocen que ello podría tener un efecto desestabilizador, así que es una cuestión que van a aplazar hasta negociar una ley de reconciliación", en palabras un ex responsable de política sanitaria republicana, Chris Staffer.

Más desregulación

El Gobierno del nuevo presidente ha publicado un documento oficial guía para la política de empleo que va a adoptar, tras su toma de posesión este viernes, en la que ha incluido la creación de 25 millones de empleos en la próxima década, gracias a unas políticas que "desatarán el crecimiento económico hasta el cuatro por ciento anual".

Según indica el documento, la Administración Trump realizará una reforma fiscal "procrecimiento que ayude a los trabajadores y empresarios a ahorrar en impuestos". "El plan del presidente bajará cada uno de los impuestos a los estadounidenses, simplificará los códigos fiscales y reducirá el impuesto de sociedades, que es uno de los más altos en el mundo", ha explicado el escrito del nuevo Gobierno estadounidense.

Estas líneas maestras entienden que ajustar un código fiscal que tacha de "desactualizado, complejo y pesado" generará que la economía de Estados Unidos "se desate", "creando millones de nuevos empleos y propulsando el crecimiento económico".

La nueva Administración estadounidense promete más policía y deportaciones

La nueva Administración estadounidense promete más policía y deportaciones

Sobre las empresas medianas, el equipo de Trump ha señalado que las regulaciones federales cuestan al año más de dos billones de dólares, por lo que ha propuesto una moratoria sobre las nuevas regulaciones federales y ha ordenando a los jefes de las agencias y departamentos federales que identifiquen las regulaciones que deben ser derogadas.

Con respecto a los tratados internacionales, el nuevo Gobierno se ha mostrado crítico y públicamente opta por renegociar los tratados existentes y adoptar posturas firmes ante pactos futuros. "Nos aseguraremos que los tratados traigan trabajos bien pagados a nuestras costas y apoyan al sector manufacturero estadounidense", ha añadido el texto.

"El presidente planea mostrar a los socios comerciales lo que pretende con el intercambio señalando las consecuencias que tendrán que asumir países que realicen prácticas injustas que dañen a los trabajadores estadounidenses", ha concluido.

Más sobre este tema
stats