Crisis de los refugiados

Turquía prohíbe volar a Bielorrusa a iraquíes, sirios y yemeníes en plena crisis migratoria

Militares en la frontera entre Polonia y Bielorrusia.

infoLibre

Las autoridades de Turquía han anunciado este viernes que los ciudadanos de Siria, Irak y Yemen tienen vetado viajar en avión a Bielorrusia en un intento por frenar la crisis migratoria en la frontera con Polonia, ha informado Europa Press. 

Debido a los problemas de entradas ilegales hacia el bloque comunitario desde suelo bielorruso, las autoridades han señalado que "los ciudadanos iraquíes, sirios y yemeníes que quieran volar a Bielorrusia desde aeropuertos turcos no podrán comprar billetes hasta nuevo aviso", tal y como ha indicado en un comunicado la Autoridad de Aviación Civil turca.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha dado las gracias a Ankara por la decisión y ha aplaudido la "cooperación y el apoyo" de la Autoridad de Aviación Civil en un mensaje difundido a través de su cuenta de Twitter.

En este sentido, desde el Ejecutivo europeo han informado de que las aerolíneas iraquíes y turcas limitarán sus viajes a Bielorrusia durante las próximas semanas, si bien la compañía aérea bielorrusa Belavia tendrá vetado utilizar el aeropuerto turco de Estambul para realizar escalas.

Tras una serie de contactos con varias aerolíneas implicadas en los vuelos de migrantes desde Oriente Próximo, la portavoz comunitaria, Dana Spinat, ha indicado que "todas las aerolíneas contactadas han condenado cualquier forma de tráfico humano y han mostrado su compromiso para combatir el fenómeno".

Así, Iraqi Airways ha señalado que no reanudará los vuelos a Bielorrusia, mientras que Turkish Airlines suspenderá la venta de billetes al país para los ciudadanos de las citadas nacionalidades.

Después de que el aeropuerto de Estambul se haya convertido, en palabras del Alto Representante, Josep Borrell, en un "'hub' de tránsito de migrantes", el Ejecutivo europeo ha logrado también que las autoridades turcas prohíban a Belavia usar la red de Turkish Airlines, evitando que los migrantes lleguen a Minsk vía Estambul.

Todo esto se encuadra en los esfuerzos realizados desde Bruselas para poner coto a la presión migratoria que se vive en las fronteras entre Bielorrusia, Polonia y Lituania. Según la UE, el Gobierno del presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, está detrás de estos movimientos, en pleno pulso con la UE por las sanciones europeas contra su deriva autoritaria.

En este sentido, Spinant ha recordado que la Comisión está explorando la posibilidad de aplicar sanciones contra aerolíneas que no cooperen con Bruselas en este asunto y sean "cómplices del tráfico de personas".

Belavia veta el embarque 

Previamente, la aerolínea nacional de Bielorrusia, Belavia, había asegurado que no permitiría el embarque en Turquía de ciudadanos de Irak, Siria y Yemen siguiendo las directrices de las autoridades turcas ante el repunte del flujo migratorio en la frontera.

"Por decisión de las autoridades turcas, desde el 12 de noviembre los nacionales de Irak, Siria y Yemen no podrán embarcar en los vuelos de Turquía a Bielorrusia", ha informado la compañía, que ha ofrecido el reembolso del billete a los pasajeros afectados, según la agencia de noticias BelTA.

Miles de personas se agolpan en la frontera de Bielorrusia con varios países de la Unión Europea, principalmente Polonia, como resultado de una llegada masiva de la que el bloque comunitario responsabiliza directamente a Lukashenko, que ha amenazado con todo tipo de represalias por las sanciones externas.

Belavia está en el punto de mira por la supuesta organización de vuelos desde países de origen de migrantes y refugiados, ya que en su mayoría proceden de países de Oriente Próximo y, en particular, de Irak. La aerolínea y el Gobierno bielorruso han negado las acusaciones de tráfico de migrantes.

Regresar a Irak

Además, la Embajada de Irak en Rusia —voz oficial de Bagdad también ante Minsk— se ha ofrecido a fletar un avión con los ciudadanos iraquíes que estén en Bielorrusia que "deseen regresar" a su país de origen. Así, ha instado a quienes lo deseen a registrarse para poder volver a Irak.

Un portavoz del Ministerio de Exteriores, Ahmed al Sahaf, ha confirmado al medio Rudaw el inicio del proceso de inscripción y ha prometido a quienes hayan perdido sus pasaportes que se les ofrecerá uno provisional para poder regresar. Se trata, ha explicado, de retornos voluntarios y gratuitos.

Por otra parte, Al Sahaf ha cifrado en casi 600 los iraquíes que han solicitado un permiso de residencia en Polonia, por lo que ha subrayado que el Gobierno de Irak seguirá con su labor diplomática también para que se garanticen los derechos de los migrantes.

Irak es uno de los países que Bruselas se había marcado en la agenda para que el vicepresidente responsable de Migración, Margaritis Schinas, visitara en los próximos días para presionar a las autoridades para que tomaran medidas contra los vuelos que cree que costea el régimen bielorruso para trasladar a miles de migrantes irregulares hasta la frontera con la UE.

El Ejecutivo comunitario anunció esta semana que además del diálogo con los países de origen y tránsito de los migrantes que están llegando a Minsk también explora la posibilidad de sancionar a las aerolíneas de estos países que mantengan rutas abiertas con Bielorrusia.

La amenaza de Polonia 

El viceministro de Exteriores de Polonia, Marcin Przydacz, ha amenazado este viernes con cerrar un mayor número de pasos fronterizos en la frontera con Bielorrusia ante la creciente crisis migratoria.

"Un paso fronterizo está cerrado, si el otro lado no entra en razón, es posible que sigamos adelante", ha declarado Przydacz en declaraciones a la emisora polaca Radio Canal 3.

A principios de esta semana y ante la situación en la frontera, Polonia cerró un cruce fronterizo en la zona de Kuznica. "En aras de la seguridad, era necesario cerrar este cruce (...) creo que los analistas de Minsk y los representantes de las agencias económicas y diplomáticas entendieron y entienden esta situación", ha aseverado.

Así, ha asegurado que Polonia está tratando de reducir la crisis fronteriza, por lo que la alerta es una mera "señal de advertencia". "Tenemos otros pasos fronterizos", ha insistido.

En este sentido, ha señalado que Polonia carece de interés alguno en agravar la situación en la frontera y ha expresado que considera que esta debe resolverse lo antes posible.

"Que Alexander Lukashenko envíe a estos migrantes, a quienes trajo a propósito aquí, de vuelta a casa. Que empiece a pensar en una manera de salir de este aprieto interno y de la crisis a la que ha conducido a su propio país", ha recalcado.

Un grupo de medio centenar de migrantes atraviesa la frontera entre Bielorrusia y Polonia

Un grupo de medio centenar de migrantes atraviesa la frontera entre Bielorrusia y Polonia

Más sobre este tema
stats