Por qué la batalla del Dombás puede ser el preludio de una escalada bélica entre Rusia y Occidente

Un hombre juega con su gato cerca de una casa destruida en Borodyanka, ciudad de la zona de Kiev.

François Bonnet (Mediapart)

Esta debe ser la ofensiva decisiva, la que pondrá a Ucrania de rodillas y a su Ejército en la ruina. Debería llevar a la división del país, si Rusia gana. La conquista de todo el Dombás, en el este de Ucrania, la ciudad martirizada de Mariúpol y los territorios del sur que llevan a Crimea, anexionada en 2014, es el objetivo anunciado desde el 29 de marzo, cuando el Estado Mayor ruso tuvo que reconocer su derrota a las puertas de la capital, Kiev.

Esta batalla del Dombás debe comenzar en los próximos días, aunque el Ejército ruso parece enfrentarse a graves dificultades, a la falta de hombres y a reiterados problemas de reorganización. Pero la orden política es explícita y fue declarada por primera vez por Vladímir Putin el martes 12 de abril. El objetivo oficial es ahora "ayudar a la población de Dombás". "Nuestros objetivos son absolutamente claros y nobles. Los lograremos, no hay duda", añadió Putin.

El Dombás, el próximo objetivo del ejército ruso

[Última actualización: 15 de abril]

La seguridad del presidente ruso muestra la importancia de lo que es la segunda fase de esta guerra de invasión iniciada el 24 de febrero. Moscú debe ganar sí o sí, ya que esta guerra es "existencial" para Rusia, de lo contrario todo el proyecto político y militar desarrollado durante años se vendría abajo.

Europa y Estados Unidos lo han entendido. El miércoles 13 de abril, Joe Biden anunciaba nuevas entregas de armas a Ucrania, "adaptadas a la ofensiva a gran escala que Rusia está preparando en el Este [del país]". Este "paquete" de 800 millones de dólares, que eleva el importe total de la ayuda militar estadounidense desde el 24 de febrero a 3.200 millones de dólares, se compone esencialmente de material ofensivo: helicópteros, drones, piezas de artillería, proyectiles y municiones, misiles antitanque y sistemas de radar.

Varios países europeos también han decidido aumentar sus entregas de armas a Ucrania. La República Checa y Polonia suministran tanques T72 y vehículos blindados ligeros; Eslovaquia, un sistema de defensa aérea y transportes de tropas; Reino Unido, varios tipos de misiles; Australia, transportes de tropas, etc. (aquí se puede ver un inventario parcial del equipo suministrado). Alemania ya ha suministrado miles de misiles antitanque.

Las próximas batallas en el Dombás provocan así una escalada militar masiva en lo que cada vez parece más un enfrentamiento entre Rusia y Occidente.

El análisis que prevalece en Europa y Estados Unidos es que una rápida victoria rusa en esta conquista del Este y el Sur haría inevitable la división de Ucrania. Incluso podría incitar a Moscú a reavivar la guerra por conquistas territoriales más amplias.

Alentados por los repetidos fracasos del Ejército ruso, el presidente Zelensky y el Ejército ucraniano dicen estar convencidos de que pueden ganar si no les falta la ayuda militar. "Las tropas rusas tienen dudas sobre su capacidad para doblegarnos, para doblegar a Ucrania. Haremos todo lo posible para justificar estas dudas. Europa debe ganar esta guerra y la ganaremos", dijo Volodymyr Zelensky el jueves 14 de abril en un vídeo. La víspera, había enumerado una larga lista de sistemas de armas que su país "necesita urgentemente".

El jueves 14 de abril, el Gobierno ucraniano pudo afirmar que había destruido parcialmente el buque insignia de la flota rusa del mar Negro, el crucero Moskva, que se hundiría unas horas después mientras era remolcado al puerto de Sebastopol. Según el gobernador de la provincia de Odesa, el Moskva fue alcanzado por dos misiles antibuque ucranianos de tipo Neptuno.

El Ministerio de Defensa ruso explicó que el barco había sido destruido por un incendio accidental que provocó la explosión de munición, sin reconocer el ataque ucraniano. En ambos casos, el hundimiento es una muestra más de la desorganización de las fuerzas rusas y del incumplimiento de los procedimientos, ya que los buques de este tipo están normalmente sobreprotegidos contra los riesgos de incendio o de ataques con misiles.

El viernes 15 de abril, tras un mes de asedio y combates, decenas de miles de muertos civiles y militares y la destrucción total de la ciudad, la toma completa de Mariúpol por parte de las fuerzas rusas parecía inminente. Podría presentarse como una importante victoria de Moscú.

Sobre el papel, la superioridad del Ejército ruso parece indiscutible en términos de equipamiento, armas y hombres. Pero las grandes pérdidas sufridas en siete semanas de combates, las derrotas y los múltiples problemas de mando y coordinación dejan lugar a muchos interrogantes. He aquí cuatro explicaciones de lo que está en juego en esta nueva guerra en el Donbass.

1. Putin denuncia una ofensiva general de Occidente

El martes 12 de abril, el presidente ruso decidió celebrar uno de los grandes mitos soviéticos, Yuri Gagarin y el primer vuelo espacial tripulado del 12 de abril de 1961, visitando el centro espacial de Vostotchny, en la zona más oriental rusa. Le acompañaba Alexander Lukashenko, el dictador bielorruso.

Putin tenía varios mensajes que transmitir, que lo fueron inmediatamente por la maquinaria de propaganda estatal. El primero se refería a la guerra, ya que el presidente no había hablado en detalle desde el anuncio de la retirada de las fuerzas rusas de los alrededores de Kiev y del norte del país.

Los objetivos iniciales de tomar el control de todo el país, su "desmilitarización" y su "desnazificación" habían sido abandonados. Estos fracasos provocaron una purga dentro de los servicios de inteligencia y de ciertos departamentos militares, una purga que parece ser de una escala sin precedentes (leer aquí y aquí). Resulta que, después de 50 días de guerra, los planes para invadir Ucrania y la inteligencia en la que se basaban eran totalmente inadecuados.

Actuaremos con armonía, con calma, de acuerdo con el plan

Vladímir Putin

Por ello, Vladimir Putin tuvo que demostrar que tenía el control total de la situación, mostrándose sereno y tranquilizador, para acallar cualquier pregunta. "La operación militar especial se desarrolla según lo previsto", dijo. "La retirada de Kiev y del Norte del país no fue una retirada, ya que sólo se trataba de "fijar las fuerzas ucranianas, destruir la infraestructura militar para crear las condiciones para una operación más activa en el Dombás".

"Actuaremos de forma armoniosa y tranquila, de acuerdo con el plan propuesto desde el principio por el Estado Mayor", añadió. Putin también dijo que el Ejército ruso había decidido no avanzar más rápidamente para "limitar las pérdidas".

El segundo mensaje fue para denunciar una ofensiva general de Occidente, la "histeria antirrusa" y el deseo de Estados Unidos de imponer su "dominación mundial". "Estados Unidos está dispuesto a luchar contra Rusia hasta el último ucraniano", añadió, burlándose de las sanciones: "Nuestro sistema financiero, nuestra industria, funcionan".

El tercer mensaje consistía en negar y calificar de "falsos" los numerosos crímenes de guerra y abusos cometidos por el ejército ruso en Bucha y las zonas circundantes al norte de Kiev. Comparó estas acusaciones con las realizadas contra "el presidente sirio Bashar al-Assad y el uso de armas químicas". Junto a él, el presidente Lukashenko aseguró que los crímenes de Bucha eran "una operación especial montada por los servicios británicos".

Finalmente, el presidente ruso cerró la puerta a las conversaciones de paz en curso, denunciando una potencia ucraniana "incoherente". "La operación militar continuará hasta que se alcancen todos nuestros objetivos", concluyó.

Esta determinación del presidente ruso, dispuesto a cualquier escalada como había anunciado el 24 de febrero, reaviva el escenario del uso de armas nucleares. El exembajador en Moscú y director de la CIA, William J. Burns, lo recordó el jueves. "Dados los reveses militares a los que se han enfrentado el presidente Putin y los dirigentes rusos hasta la fecha, ninguno de nosotros puede tomarse a la ligera la amenaza que supone el posible uso de armas nucleares tácticas o de bajo rendimiento", dijo, añadiendo que no había "pruebas" en este momento del despliegue de tales armas.

2. Dificultades continuas para el Ejército ruso

La retirada de las fuerzas rusas de los alrededores de Kiev y del Norte del país no ha resuelto los numerosos problemas del Ejército. En primer lugar, está la magnitud de las pérdidas sufridas durante las primeras siete semanas de lucha contra un ejército ucraniano mucho más móvil, entrenado y familiarizado con el terreno.

Las cifras dadas por el Ejército ucraniano o los servicios de inteligencia occidentales no pueden verificarse de forma independiente. Pero el trabajo realizado por varios centros de investigación, basado en fotos y vídeos comprobados de las redes sociales, documentos y testimonios, permite llegar a órdenes de magnitud más o menos creíbles. En siete semanas de guerra, han muerto casi 10.000 soldados rusos. Treinta mil hombres han resultado heridos o incapacitados para luchar.

Esto significa que más del 20% de las fuerzas inicialmente desplegadas (entre 150.000 y 200.000 hombres) habrían sido neutralizadas, un nivel de pérdidas considerado por los expertos como enorme. Además, un reciente estudio de los servicios de inteligencia estadounidenses estima que de los 130 batallones tácticos rusos comprometidos desde el 24 de febrero, sólo 80 siguen siendo operativos.

Por último, todas las pruebas, elementos materiales y testimonios apuntan a una tropa compuesta en gran parte por soldados jóvenes, mal entrenados, mal alimentados y mal equipados, con una moral muy baja. Además de este estado degradado del Ejército ruso que participa en Ucrania, hay otros dos elementos.

El primero es la magnitud de las pérdidas materiales. Estimaciones creíbles apuntan a la pérdida de más de 2.000 vehículos, transportes de tropas, vehículos blindados ligeros, lanzadores de cohetes múltiples y tanques (480). En comparación, se dice que el Ejército ucraniano ha perdido unos 800.

El segundo elemento es la falta de coordinación de las fuerzas sobre el terreno y los deficientes sistemas de transmisión. Esto explicaría en gran medida los repetidos fracasos de las tres primeras semanas del conflicto. Para remediarlo, el Gobierno ruso decidió hace unos días crear un mando único para todas las operaciones.

Este mando fue confiado al general Dvornikov, que hasta entonces había estado a cargo de las operaciones en el Sur de Ucrania. Este hombre es más conocido por ser el primer general que dirigió la intervención rusa en Siria, desde septiembre de 2015. Se ganó el apodo del carnicero de Alepo, a pesar de que los generales rusos que le sucedieron cometieron crímenes de guerra a una escala similar.

El estado real del ejército ucraniano es imposible de evaluar

Este mando único no debería resolver las dos principales dificultades con las que se encuentra el Ejército ruso en la actualidad. La primera es la falta de hombres. Los testimonios en las redes sociales mencionan el reclutamiento forzoso en las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk. El Estado Mayor ucraniano estima que el Ejército ruso ha intentado movilizar entre 60.000 y 70.000 hombres en el Dombás y sólo ha conseguido el 20% de este objetivo.

La segunda dificultad es que las fuerzas rusas siguen comprometidas en múltiples frentes: alrededor de Járkov, en el Noreste, donde continúa el bombardeo de la ciudad (más de 1.500 edificios han sido destruidos); en el oblast de Jersón, en el Sur, donde se dice que los ataques del Ejército ucraniano están bloqueando a los contingentes rusos; Mariúpol, de nuevo, donde se dice que hay 8.000 soldados rusos, así como en Zaporizhia; y en Izum, una ciudad entre Járkov y el Dombás, que está totalmente destruida tras semanas de combates.

En los últimos días, las ofensivas lanzadas por el Ejército en varios puntos de Dombás, con el objetivo de conquistar la totalidad de las provincias de Lugansk y Donetsk (las actuales repúblicas separatistas representan solo un tercio de estos territorios), han sido todas frustradas por el Ejército ucraniano.

Ante estas dificultades para el Ejército ruso, es imposible evaluar el estado real del Ejército ucraniano. No se hace pública ninguna información detallada y creíble. Lo único que se sabe es que las fuerzas ucranianas desplegadas en el Dombás podrían ser de 20.000 a 30.000 hombres. Serían los más experimentados, ya que conocen perfectamente el terreno y se benefician de las instalaciones defensivas construidas durante los últimos ocho años de guerra.

¿Pueden hacer frente al despliegue masivo de equipos, tanques y artillería de Rusia? Las próximas semanas lo dirán.

3. Crímenes de guerra y violaciones

A priori, la documentación cada vez más precisa de los crímenes de guerra masivos cometidos por las tropas rusas y las crecientes acusaciones de violencia sexual y violaciones no deberían obstaculizar en absoluto la ofensiva rusa en el Dombás. Pero, ¿bastará con el desmentido sistemático del gobierno ruso, con su propaganda explicando que se trata de hechos escenificados, montados por los servicios occidentales o asesinados por las fuerzas ucranianas?

El primer efecto de la revelación de estas atrocidades fue acelerar la entrega de armas a Ucrania. La segunda fue la rápida creación de un grupo de investigadores internacionales enviados a Bucha y al norte de Kiev para documentar los distintos crímenes, mientras la Corte Penal Internacional abría una investigación.

No podemos dar una cifra en este momento, pero estos delitos sexuales son de carácter masivo

Lyudmila Denisova — Comisaria ucraniana de derechos humanos

El tercer efecto es situar a Rusia aún más en el mapa de las naciones. El jueves 14 de abril, la comisaria ucraniana de Derechos Humanos, Lyudmila Denisova, detalló lo que considera violaciones sistemáticas del derecho internacional de la guerra. A continuación, dio cuenta de las acusaciones de delitos sexuales.

"Todavía no podemos dar una cifra, pero estos delitos sexuales son de carácter masivo. Por ejemplo, en las últimas 24 horas, 53 personas han llamado a nuestra línea de atención a las víctimas de violaciones por parte de militares rusos. Estamos recabando pruebas", señaló.

Lyudmila Denisova también dijo que tenía pruebas de que 25 mujeres, de entre 14 y 24 años, habían sido retenidas en un refugio de Bucha y violadas regularmente por los soldados. Al parecer, nueve de las 25 víctimas estaban embarazadas, incluida una niña de 14 años. Ninguno de estos informes ha podido ser verificado de forma independiente. El Ministerio de Justicia ucraniano ha anunciado que ya se han identificado a más de 500 militares rusos para su posible procesamiento.

4. La posibilidad de que el conflicto se extienda

Por primera vez desde el 29 de marzo, los misiles rusos volvían a golpear la capital ucraniana el viernes 15 de abril. El objetivo era una fábrica de armas en el suroeste de Kiev, según el Ministerio de Defensa ruso.

El día anterior, Ucrania era acusada de bombardear dos pueblos rusos cerca de la frontera, algo que el Ejército ucraniano negó. "El número y la escala de los ataques con misiles contra los emplazamientos de Kiev aumentarán en respuesta a cualquier ataque terrorista contra el territorio ruso por parte del régimen nacionalista de Kiev", advirtió el Ministerio de Defensa ruso.

Pedimos a Estados Unidos y a sus aliados que detengan la irresponsable militarización de Ucrania.

Nota diplomática rusa

El martes se emitió una advertencia similar para Estados Unidos. El viernes 15 de abril, The Washington Post reveló el contenido de una nota enviada por la Embajada rusa en Estados Unidos para protestar contra el suministro de armas a Ucrania. Esto último podría tener "consecuencias imprevisibles". "Pedimos a Estados Unidos y a sus aliados que pongan fin a la irresponsable militarización de Ucrania, con consecuencias imprevisibles para la seguridad regional e internacional", dice el texto.

La nota destaca "la amenaza de poner armas de alta precisión en manos de nacionalistas radicales, extremistas y bandidos en Ucrania" y acusa a la OTAN de presionar a Ucrania para sabotear las negociaciones en curso "para prolongar la carnicería".

Como ya había anunciado a finales de marzo, el gobierno ruso se reserva el derecho de atacar los convoyes de armas que se transportan a Ucrania. ¿Irá más allá y optará por atacar los depósitos de armas de los países vecinos de Ucrania y de los miembros de la OTAN? Un conflicto con las fuerzas de la OTAN sería entonces inevitable.

Por último, el jueves 14 de abril Dmitri Medvédev lanzó una nueva amenaza de escalada hacia un conflicto generalizado. El expresidente y primer ministro, ahora vicepresidente del consejo de seguridad ruso, atacó el proyecto de adhesión a la OTAN de Suecia y Finlandia, países actualmente neutrales.

En caso de adhesión, "las fronteras de la Alianza con Rusia serían más del doble. Y estas fronteras tendrán que ser defendidas [...]. En este caso, no se puede hablar de un Mar Báltico no nuclear", advirtió Dmitri Medvédev. Refiriéndose a los habitantes de Finlandia y Suecia, añadió que "nadie en su sano juicio puede querer ver aumentar las tensiones en su frontera y tener misiles Iskander, misiles hipersónicos y barcos con armas nucleares al lado de su casa". Ambos países podrían tomar su decisión en las próximas semanas.

¿Tendrá Rusia los medios políticos y militares para llevar a cabo su plan de desintegración de Ucrania y, más allá, para reconfigurar el orden mundial? La determinación mostrada por Vladímir Putin y la violencia desatada de la propaganda estatal en Rusia siguen en esta línea. El Gobierno ruso se encuentra ahora en una posición en la que no puede retroceder, salvo para desaparecer. Esto no impide descartar el peor escenario de una confrontación generalizada en Europa.

Texto en francés:

by on Scribd

La sociedad rusa se 'parte' en dos ante la invasión de Ucrania

La sociedad rusa se 'parte' en dos ante la invasión de Ucrania

Más sobre este tema
stats