‘Fifagate’: Michel Platini se sienta en el banquillo acusado de estafar 1,8 millones

El expresidente de la Asociación Europea de Fútbol, Michel Platini, abandona el Tribunal Penal Federal Suizo, tras el primer día de su juicio.

Yann Philippin (Mediapart)

Se acerca la hora de la verdad para Michel Platini. La leyenda francesa y exresponsable de la Federación Europea de Fútbol (UEFA) será juzgada durante los próximos 15 días ante el Tribunal Penal Federal suizo de Bellinzona, junto con su mejor enemigo Sepp Blatter, expresidente de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA).

El juicio se refiere al pago presuntamente fraudulento de dos millones de francos suizos (1,8 millones de euros) de Blatter a Platini en 2011 con cargo al presupuesto de la FIFA. La investigación judicial, iniciada en septiembre de 2015, les costó el puesto de trabajo y el fin anticipado de sus carreras, impidiendo que Michel Platini se presentara a la presidencia de la federación internacional, con la que se alzó cinco meses después por su mano derecha en la UEFA, Gianni Infantino. 

Michel Platini perdió el partido de ida en el ámbito disciplinario. La FIFA le sancionó durante ocho años, pero logró reducir su suspensión a cuatro años en la apelación. Pero posteriormente no consiguió que se anulara la sanción, que fue confirmada por el tribunal federal suizo y luego por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que había señalado la “gravedad de las infracciones cometidas”.

El partido de vuelta empezaba este miércoles, esta vez por la vía penal. Michel Platini y Sepp Blatter son juzgados por “fraude”, un delito castigado con cinco años de prisión o “una pena pecuniaria”, y subsidiariamente por “gestión desleal”, “abuso de confianza” y “falsificación [causando perjuicio económico a un tercero].

A falta de probar su culpabilidad, ambos desmienten rotundamente los cargos que se les imputan y su inocencia. Afirman que el pago de dos millones de euros en enero de 2011 era una remuneración adicional debida a Michel Platini por su trabajo como asesor técnico de Sepp Blatter en la FIFA entre 1998 y 2002. En 1999 firmaron un contrato por escrito en el que se asignaba a Michel Platini un salario de 300.000 francos suizos al año, que no incluía ninguna bonificación.

Ambos hombres afirman que Platini había pedido un millón al año, pero que las finanzas de la FIFA no permitían una remuneración de semejante cuantía en ese momento. Entonces llegaron a un “acuerdo verbal” sobre un salario adicional, que Michel Platini esperó nueve años para reclamar.

La Fiscalía Federal suiza cree que esta versión no se sostiene. Michel Platini envió a la FIFA una “factura ficticia” de dos millones de francos suizos, “con el pretexto de una reclamación que en realidad no existía, y a la que no tenía derecho”, dice el escrito de acusación, consultado por Mediapart (socio editorial de infoLibre).

Los fiscales añaden que Michel Platini también solicitó que “todas las cotizaciones a la seguridad social [...] las pagara la FIFA”, por un importe de 226.126 francos suizos, a pesar de que su contrato escrito establecía que las cotizaciones debía pagarlas él. La FIFA, parte civil en este caso, solicita una indemnización por los daños sufridos. “No hay rastro de este supuesto acuerdo verbal. El único contrato de consultoría es el que las partes firmaron el 25 de agosto de 1999. Los dos millones de francos pagados en 2011 no son una deuda de la FIFA”, indica la abogada de la federación internacional, Catherine Hohl-Chirazi.

“Confiamos en que el procedimiento lleve a un resultado positivo que demuestre la total sinceridad de Michel Platini en este caso”, replica su abogado suizo, Dominic Nellen. Llamará a declarar a “varios testigos” que la Fiscalía “no quiso escuchar durante las diligencias preliminares, a pesar de la petición de la defensa”.

El expediente judicial contiene elementos inéditos, revelados el domingo por Le Monde, que debilitan la defensa de los acusados. Durante su primer interrogatorio, el 25 de septiembre de 2015, Sepp Blatter no mencionó la existencia de un “acuerdo verbal”: “Yo mismo, el secretario general y el director financiero nos sorprendimos cuando recibimos una factura de Platini por dos millones. La razón esgrimida fue que, en contra de lo que había prometido, sólo había ganado 500.000 francos suizos en los primeros cuatro años, en lugar del millón que supuestamente le había prometido. Nos sorprendió y entonces dijimos que pagaríamos esta factura.”

También según Le Monde, el exsecretario general de la FIFA, Jérôme Valcke, declaró a los fiscales que en 2010 fue testigo de “una llamada telefónica del señor Platini [...] pidiendo el pago de este dinero” a Sepp Blatter. Este último había “expresado su asombro y sorpresa de que ocurriera en ese momento”.

Sobre todo, Jérôme Valcke afirma que Michel Platini había exigido “el doble” de la cantidad finalmente pagada, es decir, cuatro millones. Sepp Blatter habría reaccionado así: “Pero sigue siendo más de lo que ganaba en ese momento, así que no hay razón para pagar esta cantidad”.

Macron, citado

Este testimonio es vergonzoso para Michel Platini. Si se suman estos cuatro millones a los 1,2 millones ya percibidos entre 1998 y 2002 en virtud de su contrato escrito, los 5,2 millones percibidos son mucho más que los cuatro millones del “acuerdo verbal” durante cuatro años que dice haber acordado con Sepp Blatter.

Durante la investigación, Michel Platini negó haber reclamado cuatro millones en 2010, al igual que Sepp Blatter.

Queda un misterio: ¿Por qué el exjefe de la FIFA aceptó finalmente pagar dos millones en enero de 2011? Los fiscales sospechan, sin poder demostrarlo, que quería asegurarse de que Michel Platini no se presentara contra él a la presidencia de la federación internacional unos meses después.

Según nuestras investigaciones, Michel Platini parece haber intentado influir en el curso de la investigación llevada a cabo en Berna por la Fiscalía federal suiza, citando al presidente Emmanuel Macron, y con la ayuda de un alto magistrado francés del Tribunal de Casación, Michel Debacq.

“He visto algo a nuestro amigo Michel [Debacq]. [...] Vamos a contraatacar. Bueno, si encuentra la manera de que Berna decida dejarme libre y cerrar el caso, pero no es fácil. [...] Así que mi única cita es con el presidente de la República a principios de enero para que posiblemente me ayude a hacer algo”, decía Michel Platini en 2017, según una escucha del tribunal francés sobre el caso Catar 2022.

El exnúmero 10 de la selección de Francia ha adoptado una línea de defensa política, afirmando desde que estalló el asunto en 2015 que un complot fue tramado por Sepp Blatter para evitar que le sucediera como presidente de la Fifa unos meses después, aunque no ha aportado ninguna prueba. Sepp Blatter lo ha negado.

Michel Platini quiere saber si Blatter u otros responsables de la FIFA le han denunciado ante la Fiscalía federal suiza. Ese era el objetivo de la querella por “denuncia calumniosa” que presentó en Francia en septiembre de 2018. La Fiscalía de París lo transmitió a la Justicia suiza, que archivó el caso sin más por prescripción. La denuncia habría tenido pocas posibilidades de prosperar, ya que la Justicia suiza consideró los hechos lo suficientemente probados como para requerir un juicio.

El 5 de abril, dos meses antes de la vista, el exjefe de la UEFA lanzó un segundo ataque mediático y judicial, anunciando que había presentado una denuncia en París por “tráfico de influencias”. Esta vez, acusó a Gianni Infantino, su antigua mano derecha en la UEFA que se convirtió en responsable de la FIFA en 2016, de haber maniobrado contra él. Denunció una “teoría de la conspiración”.

Reuniones secretas

Michel Platini se apoya en el escándalo de la supuesta colusión entre la Justicia y la FIFA: el caso de las reuniones secretas entre el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, y el jefe de la Fiscalía Federal suiza, Michael Lauber (que tuvo que dimitir), que desvelamos gracias a Football Leaks. En Suiza se está llevando a cabo una investigación judicial contra Infantino y Lauber.

Una de estas reuniones clandestinas tuvo lugar el 8 de julio de 2015, dos meses antes de que se iniciara la investigación judicial sobre el “pago aplazado”. En un informe disciplinario, la Fiscalía Federal escribe que Gianni Infantino, a la sazón secretario general de la UEFA, “consideraba entonces una candidatura a la presidencia de la FIFA y tenía interés en averiguar si los procedimientos” de la Fiscalía Federal dirigidos a la FIFA “no estaban dirigidos contra él y sí contra dos competidores directos”, es decir, Sepp Blatter y Michel Platini.

Sin embargo, hasta el momento no se conoce ninguna prueba material de que Gianni Infantino se haya beneficiado de información privilegiada o de que haya trabajado con Michael Lauber contra Michel Platini.

Según el abogado de la FIFA, el fiscal extraordinario encargado de la investigación de las reuniones secretas “escribió negro sobre blanco” al tribunal penal federal encargado de juzgar a Platini y a Blatter, para decirles a los jueces que “no encontraba ningún vínculo entre su investigación y los procedimientos relativos a los dos millones”. “La defensa tendrá que terminar por aceptar esta realidad”, añadió Hohl-Chirazi.

“La defensa está en condiciones de demostrar detalladamente que el procedimiento contra Platini tenía una motivación política, con el objetivo de impedir que se convirtiera en presidente de la FIFA”, rebate el abogado del exnúmero 10, Dominic Nellen.

El fiscal federal Olivier Thormann, que inició la investigación contra Platini y Blatter, era sospechoso de haber participado en una de las reuniones secretas con Infantino en junio de 2017. Pero dejó su puesto en 2018. Y los dos fiscales que se hicieron cargo del caso, Thomas Hildbrand y Krisztina Balogh, consideraron los hechos lo suficientemente graves como para sentar de nuevo a Michel Platini al banquillo de los acusados.

Traducción: Mariola Moreno

Leer el texto en francés:

article_1034467 by infoLibre on Scribd

La Fiscalía francesa pide a Rui Pinto, en pleno juicio de 'Football Leaks', que le ayude en sus investigaciones

La Fiscalía francesa pide a Rui Pinto, en pleno juicio de 'Football Leaks', que le ayude en sus investigaciones

Más sobre este tema
stats