Macron recibe una bofetada democrática

El presidente francés, Emmanuel Macron.

Ilyes Ramdani (Mediapart)

Una crisis política abierta y un segundo mandato presidencial ya en punto muerto. El domingo, los resultados de las elecciones legislativas hicieron saltar todas las alarmas. Ensemble, la confederación de partidarios del jefe del Estado, obtuvo 245 de los 577 escaños de la futura Asamblea Nacional. Lejos, muy lejos de la mayoría absoluta que el pueblo francés le había dado en 2017 y que deseaba para los próximos cinco años.

La votación del 19 de junio de 2022 quedará en los anales de la Quinta República. Nunca, desde la inversión del calendario electoral en 2002, las elecciones legislativas habían desautorizado al presidente de la República con tanto fuerza. Reelegido hace menos de dos meses, Emmanuel Macron no tiene mayoría para dirigir su segundo mandato de cinco años. Su partido, La República en Marcha (LREM), ha perdido casi la mitad de sus escaños —tenía 314 en junio de 2017, ahora tendrá 160—.

"Esta situación constituye un riesgo para nuestro país", dramatizó Élisabeth Borne, la primera ministra. “Los resultados están muy lejos de lo que esperábamos", reconoció Gabriel Attal, ministro de Hacienda, en TF1. “Obviamente, los franceses no nos han dado la mayoría”. La portavoz del Gobierno, Olivia Gregoire, también mostró su desolación. “Hemos tenido noches mejores", dijo en France 2. “Es un primer puesto decepcionante, pero es un primer puesto”.

En medio de la decepción, el bando presidencial ha perdido a varias figuras destacadas. Tres miembros del Gobierno tendrán que dejar sus puestos tras ser derrotados el domingo. Amélie de Montchalin, ministra de Transición Ecológica y Cohesión Territorial, fue derrotada por el socialista Jérôme Guedj en Essonne. Su colega de Sanidad, Brigitte Bourguignon, fue derrotada por un candidato de la Agrupación Nacional (RN) en Pas-de-Calais. Por último, Justine Benin, secretaria de Estado del Mar, perdió su circunscripción frente a un candidato de izquierdas.

Más allá de las pérdidas gubernamentales, dos resultados simbolizan la derrota macronista de la noche: las de Richard Ferrand, presidente de la Asamblea Nacional, y de Christophe Castaner, presidente de los diputados del LREM. Dos engranajes esenciales de la mayoría, leales entre los fieles del jefe del Estado, ambos precedidos en la noche electoral por candidatos de la Nupes.

Los ojos se dirigen a LR pero...

El domingo por la noche, el horizonte de Emmanuel Macron parecía un atolladero político e institucional sin precedentes. Necesita 44 diputados para superar el umbral de la mayoría absoluta. Un abismo que nadie en el Gobierno imaginaba tan profundo en la víspera de las elecciones. Entonces, ¿qué hacer? Sin esta mayoría absoluta, es el castillo de naipes del quinquenio el que se derrumba: la Asamblea debía votar la cuestión de confianza en el Gobierno a principios de julio, luego la ley de poder adquisitivo y todas las prometidas por el candidato Macron, incluida la reforma de las pensiones. 

En su intervención, Elisabeth Borne se refirió a este futuro incierto. "Trabajaremos desde mañana para construir una mayoría", prometió la primera ministra. "Habrá que unir las múltiples sensibilidades y construir los compromisos adecuados para actuar al servicio de Francia", continuó, apelando al "espíritu de responsabilidad" de las fuerzas políticas. La jefa del Gobierno concluyó su discurso con una fórmula cuya ambición contrastaba con el tono de la noche: "Tengo confianza en nuestro país [...]. Tenemos todo lo que necesitamos para triunfar y juntos lo conseguiremos”.

Todas las miradas se dirigen ahora al partido Los Republicanos (LR), que se espera que ocupe unos 70 escaños en la Cámara. Visto desde una perspectiva estrictamente política, la hipótesis tiene sentido. Tras absorber el personal político, las ideas y el electorado de la derecha de LR, Emmanuel Macron podría sellar un "pacto de coalición" con lo que queda del antiguo partido de Nicolas Sarkozy, ferviente partidario de esta opción. Todo ello a cambio de algunas concesiones, como el nombramiento de un primer ministro de LR o la promesa de llevar a cabo la reforma de las pensiones.

Seductora en teoría, la posibilidad parece muy improbable a día de hoy. Los LR que han sobrevivido a la onda expansiva del resultado de Valérie Pécresse en las elecciones presidenciales (4,8%) han construido su campaña sobre el rechazo a Emmanuel Macron y el deseo de encarnar una oposición a su política. "Estamos en la oposición y seguiremos en la oposición a Emmanuel Macron", insistió Christian Jacob, el presidente de LR, el domingo por la noche.

En privado, varios cargos electos de LR también confiaron su reticencia estratégica a la idea del "pacto de coalición", defendida especialmente por el ex presidente del partido Jean-François Copé. Aunque el jefe del Estado no puede presentarse a la reelección en 2027, unirse a un partido macronista en apuros sería una decisión cortoplacista, según algunos, que probablemente dilapidaría las posibilidades de LR de aparecer como alternativa dentro de cinco años. Este lunes, las ejecutivas del partido tenían previsto debatir este asunto en un comité estratégico que promete ser crucial.

A falta de un acuerdo entre los aparatos, el Ejecutivo puede intentar reunir una mayoría a dedo, diputado por diputado. En el LR, todavía hay algunos parlamentarios que pueden responder al llamamiento de Elisabeth Borne a una "concentración". También en la izquierda, el gobierno puede intentar reunir a algunos socialistas opuestos a la Nupes. Por último, los representantes elegidos en el extranjero constituyen un caldo de cultivo potencial para sumar a la mayoría. Los estrategas del Elíseo deberían dedicar algún tiempo el domingo por la noche a alinear los nombres con la esperanza de que el total sea de 289.

Una vez más, el escenario está lleno de incertidumbre, pero ¿tiene el Ejecutivo una cuerda mejor para su arco? Otra opción sería construir mayorías texto a texto, voto a voto. En los textos técnicos o consensuados, esta es una opción probable. Pero sobre los textos más emblemáticos o sobre las leyes económicas, el apoyo puntual de varias docenas de diputados de la oposición parece difícil de imaginar.

Límite, fracaso y negación

El domingo por la noche, los elementos del lenguaje de la mayoría dejaron entrever la estrategia de la Macronie: presionar a las fuerzas de la oposición más cercanas, LR a la cabeza, en nombre del "interés superior" de la nación. "No hay alternativa a esta unión", llegó a afirmar Élisabeth Borne, en una fórmula con tintes thatcherianos. "Los franceses nos piden que nos unamos por el país", dijo la primera ministra.

A los que esperaban una respuesta a la altura de la deflagración, el jefe del Gobierno se negó a aceptarla. Al precio de un cierto desmentido: "Desde hace semanas, el Gobierno trabaja y toma las medidas necesarias para proteger a todos", aseguró. “Mañana debemos ampliar y acelerar nuestra acción al servicio de todos los franceses”. Por eso, a pesar del muro electoral contra el que se ha estrellado su mayoría, Elisabeth Borne parece decidida a seguir avanzando.

No es del todo seguro que el jefe de Estado comparta su deseo de continuidad. Encargada de dirigir la no campaña para las elecciones legislativas, Elisabeth Borne fracasó. Ella misma estuvo a punto de fracasar: en una circunscripción de Calvados muy favorable, sólo ganó por un estrecho margen (52,5%) frente a su competidor insumiso de 22 años. A raíz de una nueva etapa de su quinquenio, Emmanuel Macron podría aprovechar la remodelación anunciada para instalar una nueva personalidad en Matignon

Soñaba; hace apenas unas semanas, con obtener una mayoría absoluta sin tener que apoyarse en sus socios de Horizons y MoDem... Los dos socios, y con ellos sus respectivos líderes, Edouard Philippe y François Bayrou, son ahora imprescindibles pero no son suficientes. A falta de apoyo popular, el jefe de Estado debe ahora encontrar apoyo parlamentario o arriesgarse a ver su segundo mandato de cinco años amenazado de raíz. La tarea es tan difícil que ya se está planteando la cuestión de una posible disolución de la Asamblea Nacional.

Leer el texto en francés:

Macron pierde la mayoría absoluta en las elecciones legislativas de Francia y tendrá que pactar

Macron pierde la mayoría absoluta en las elecciones legislativas de Francia y tendrá que pactar

Más sobre este tema
stats