Lo mejor de Mediapart

La última victoria de Merkel en la CDU: su protegida le sucede al frente del partido

Annegret Kramp-Karrenbauer reacciona tras ser elegida como nueva presidenta del partido Unión Cristianodemócrata alemana (CDU).

Annegret Kramp-Karrenbauer –conocida en la política alemana por sus iniciales, AKK– resultó elegida este viernes presidenta de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), tomando con ello el relevo de Angela Merkel. La mujer, de 56 años, a la que Merkel nombró en febrero secretaria general de la formación, concurría a estas elecciones internas como candidata de continuidad. Aunque fue la aspirante más votada en la primera vuelta, no logró la mayoría absoluta y fue necesaria una segunda ronda de votaciones para derrotar a Friedrich Merz, a quien se impuso por 517 votos a favor y 482 en contra. O lo que es lo mismo, logró menos del 52% de los votos de los 999 delegados reunidos en el congreso de Hamburgo.

AKK comparte la visión centrista y de consenso de la canciller. Como ministra-presidenta del Estado del Sarre entre 2011 y 2018, tuvo que cohabitar con los Verdes y los Liberales del FDP, donde aprendió a federar, lo que puede resultar de utilidad en Berlín, donde las coaliciones se han convertido en la regla.

Como miembro del ala izquierda de la CDU, es partidaria de introducir el salario mínimo y una fiscalidad del 53% a los ingresos más altos. En cambio, se muestra más conservadora en cuestiones sociales, ya que se ha opuesto a publicitar el aborto y suscitó enorme controversia en 2015 cuando dijo que el matrimonio entre personas del mismo sexo podía alentar el incesto y la poligamia, pero aboga por la paridad en los consejos de administración de las grandes compañías.

Angela Merkel, que presidió el partido conservador alemán desde 2000, renunció en octubre a optar a la reelección tras el revés electoral de Hesse. Sin embargo, sí pretende completar su cuarto, y último, mandato como jefa de gobierno, que finalizará en octubre de 2021.

Al haberse materializado la elección de la protegida de Merkel, fracasa el intento del exministro de Finanzas y actual presidente del Bundestag Wolfgang Schäuble de imponer al conservador liberal Friedrich Merz. Schäuble se expresaba sin ambages en una larga entrevista concedida al diario conservador Frankfurter Allgemeine Zeitung: “La victoria de Friedrich Merz sería lo mejor para el país”. Y a punto estuvo de conseguirlo.

Desde que anunció su candidatura, Merz ha gozado del apoyo masivo de los medios de comunicación conservadores y económicos dominantes, sobre todo del poderoso Bild (12 millones de lectores diarios), que ha contribuido a popularizar el apodo algo despreciativo de miniMerkel con el que pretendía dar a entender que, de ser elegida, como así ha sucedido finalmente, AKKsería una administradora menor de la herencia de la canciller.

“Estoy empezando a enfadarme. Tengo 56 años, he criado a tres hijos con mi marido y ha tenido responsabilidades de gobierno durante 18 años. Nada de mí es “mini”! Todo esto es extremadamente condescendiente”, protestaba recientemente la flamante secretaria general de la CDU.

Annegret Kramp-Karrenbauer todavía es poco conocida fuera de Alemania y rara vez brilla, pero efectivamente no tiene nada de “mini”.

Kramp-Karrenbauer  –nacida en 1962 en el Estado del Sarre, a pocos kilómetros de la frontera francesa, en el seno de una familia católica, de padre maestro y madre ama de casa– se unió a las filas de la CDU un año antes de aprobar el acceso a la universidad. Después estudió Ciencias Políticas y Administración, se casó dos años después de acabar la secundaria y se involucró plenamente como concejala de la ciudad de Püttlingen. Paralelamente, también ocupó varios puestos de dirección en la federación regional de la CDU y, en 2010, pasó a formar parte de la ejecutiva de la dirección nacional del partido.

La trayectoria de AKK

AKK, cercana a la gente y pragmática, terminó accediendo al Parlamento y al gobierno del Sarre. Como diputada regional en 1999, fue la primera mujer alemana en convertirse en ministra del Interior de un landland. Ocupó los puestos de ministra de Educación, Familia, Empleo y Asuntos Sociales, Justicia y, finalmente, de Investigación. En 2011, sucedió al ministro-presidente conservador Peter Müller, quien prefiere entonces unirse al Consejo Constitucional y dejar el liderazgo de la región a su protegida.

AKK, responsable, entre otras acciones, del proyecto Stratégie France [Estrategia Francia], cuyo objetivo es hacer de su land fronterizo una región bilingüe, ha demostrado que puede gobernar. Pero también ha sido una revelación en el plano electoral. En 2012, no dudó en romper la coalición demasiado frágil que había formado con ecologistas y liberales para convocar nuevas elecciones. Las ganó mejorando ligeramente los resultados y recuperó el poder, esta vez aliándose con los socialdemócratas. Resultó reelegida con éxito en marzo de 2017 (+5,5% de sufragios, respecto a 2012).

En marzo de 2017, Alemania se encontraba en plena campaña electoral para las elecciones legislativas de septiembre. El SPD soñaba entonces con su renovación con Martin Schulz al frente, tras ser elegido presidente del Partido Socialdemócrata con el 100% de los votos. Sin embargo, las elecciones del Sarre se celebraron una semana después y el efecto Schulz no materializó las expectativas. El candidato del SPD perdía terreno mientras que Kramp-Karrenbauer se mantuvo mejorando los resultados. Considerada responsable del tropiezo de Martin Schulz, AKK ve que se abre ante ella un destino nacional y se convierte, a propuesta de Merkel, en secretaria general de la CDU a principios de 2018.

En las ocho conferencias regionales organizadas por la CDU para presentar a los tres principales candidatos a la sucesión de Merkel, AKK no hizo gala de la elocuencia de Friedrich Merz ni de Jens Spahn, el más joven de los tres competidores. Pero acostumbraba empezar sus frases con un “Cuando era ministra del Interior...” o “Después de mi elección como presidenta de la región...”, para pasar acto seguido a intervenciones donde se evidenciaban las vivencias y la experiencia.

“En términos de experiencia política y de gobierno, Kramp-Karrenbauer aplasta a sus competidores. Merz sólo fue dos años jefe del grupo parlamentario de la CDU/CSU en el Bundestag. Y Jens Spahn es ministro de Sanidad desde marzo pasado. Además, sus colegas ministros de otras regiones la reconocen como una muy buena negociadora”, destaca Kristina Dunz, periodista del diario Rheinische Post y coautora de una biografía de AKK.

Sólo presenta ciertas carencias en el plano internacional, como Schröder y Merkel antes que ella. Por lo demás, “encarna muy bien las tres corrientes principales de la CDU: el catolicismo social, el conservadurismo en cuestiones sociales, ya que se opone abiertamente al matrimonio para todos, y una visión económica ordoliberal que respeta las reglas de la cogestión”, señalaba Kristina Dunz antes de conocerse la elección de AKK.

De modo que es ese perfil experto y equilibrado, pero en última instancia más tradicional que el de Merkel, el que atemoriza a los viejos hombres de la CDU y a los círculos empresariales. Porque Annegret Kramp-Karrenbauer no tiene ningún contacto o afinidad particular con el mundo de las multinacionales y las finanzas internacionales. Al contrario, está más cerca de la gente corriente y se encuentra muy apegada a los valores sociales tradicionales de la CDU.

En resumen, lo que Schäuble y sus amigos temen es que, a largo plazo, AKK se muestre más partidaria de subir el SMI que de reducir el impuesto a la compra y venta de acciones, como proponía Friedrich Merz.

Mientras Schäuble destacaba como positivo en Merz su capacidad para colocar a la CDU más a la derecha y devolver el carácter bipartidista del panorama político –para debilitar a los extremos, en su opinión–, Kramp-Karrenbauer estima que la renovación de la CDU pasa necesariamente por la ocupación del centro político. Como ha venido haciendo Merkel desde siempre. ____________Traducción: Mariola Moreno

Leer el texto en francés:

   

La CDU mantiene a Kramp-Karrenbauer como heredera de Merkel tras rechazar la creación de primarias

La CDU mantiene a Kramp-Karrenbauer como heredera de Merkel tras rechazar la creación de primarias

Más sobre este tema
stats