España reduce un 3,7% el consumo de luz por las medidas de ahorro, pero gasta un 6% más de gas

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, este miércoles en Menorca.

La subida del termostato en miles de comercios y empresas de España ya se nota en el consumo eléctrico del país. La demanda de luz entre el 8 y el 14 de agosto cayó un 3,7% frente a los siete días anteriores, según los datos preliminares del Gobierno. Pero el consumo de gas natural, la materia prima que realmente preocupa a Europa, ha aumentado este mes un 6,2% frente al mismo periodo de los últimos cinco años. 

La ministra de Transición Energética, Teresa Ribera, afirmó este miércoles que la reducción del uso de electricidad "puede achacarse a la mayor sensibilidad de usuarios y empresas con el uso responsable de la energía", así como a la "efectividad" del nuevo mecanismo que limita el aire acondicionado a los 27 grados y obliga a apagar escaparates y oficinas por la noche

Pese al buen funcionamiento de la nueva norma, el consumo de gas natural en España se mantiene en agosto muy por encima del habitual en los últimos cinco años. Concretamente, entre el 1 y el 17 de agosto, el país empleó 15.678 gigavatios hora de gas, según los datos preliminares de Enagás, un 6,2% más que la media de los últimos cinco años. 

Este incremento choca con el pacto del Gobierno con la Comisión Europea alcanzado a finales de julio, en el que España acordó reducir el uso de gas un 7% frente a los últimos cinco años de manera voluntaria entre agosto y marzo del año que viene. 

Este compromiso llevó al Ejecutivo a sacar adelante un plan de eficiencia energética para que las pymes y la Administración consuman menos electricidad, con lo que se espera reducir la quema de gas entre un 3% y un 4%. 

La idea es que si las empresas ahorran luz, el sistema eléctrico español puede permitirse producir menos energía, en un momento en el que su generación de luz recae principalmente sobre las centrales de ciclo combinado, que funcionan mediante la quema de gas natural. 

Sin embargo, España produce en este momento un excedente enorme de electricidad para poder exportar luz a Francia, un país sumido en una crisis energética debido a que la mitad de sus 56 reactores nucleares están inoperativos por mantenimiento. 

En julio, España generó un 18% más de electricidad que en el mismo mes del año pasado, más de 26.000 gigavatios hora, de los que 1.100 fueron a parar a Francia, un país que tradicionalmente vendía energía a la península por su producción excedentaria. Es decir, España produce más energía para ayudar al país vecino, y eso le obliga a consumir más gas que un año habitual. 

La otra pata de consumo de gas en España, además de la producción eléctrica, es su quema en la industria para poner a funcionar grandes hornos y maquinaria pesada. En un año normal, las fábricas gastan el 55% del gas natural del conjunto del país; sin embargo, el encarecimiento de esta materia prima ha desplomado su consumo en el sector secundario español. 

Según Enagás, en el mes de julio el consumo de gas natural de fábricas, empresas y hogares se desplomó un 31% en España respecto a 2021. Ha caído con especial fuerza entre las industrias de refino (58%), el textil (-44%), la química (-35%) y el papel (-26%). 

"El precio del gas se ha multiplicado por diez, y eso ha provocado que muchas industrias bajen su demanda de gas y que baje la producción", asegura Verónica Rivière, presidenta de Gasindustrial, una patronal que agrupa a empresas consumidoras de esta materia prima. 

Bruselas apoya el plan español 

El Gobierno hace cuentas para cumplir con su compromiso energético con Bruselas. Aun así, España es uno de los países más avanzados de la Unión Europea en el acuerdo común de rebajar el consumo de gas para que el continente pueda hacer frente a un invierno incierto, donde no se descarta un corte completo del suministro de gas ruso debido a la guerra en Ucrania. 

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, ha aplaudido este martes a España, Italia, República Checa y Países Bajos en su cuenta de Twitter por legislar para restringir los termostatos. "Subir el aire acondicionado un grado en el sector servicios en la Unión Europea ahorra el equivalente a la luz que consume Malta", añadió. 

El objetivo último de los Veintisiete es ahorrar el máximo de gas en los próximos meses para alcanzar el 80% de sus reservas antes del 1 de noviembre. Si en abril no llegaban al 30% de su capacidad, en este momento ya alcanzan el 75%, y seis países ya han superado ese objetivo, entre ellos España. 

Por su parte, el Partido Popular ha defendido en las últimas semanas su oposición frontal a las medidas del ministerio de Transición Ecológica. Su líder, Alberto Núñez Feijóo, aseguró este pasado fin de semana en una entrevista en El País que se trataba de una “medida autoritaria”, ya que no se discutió con las comunidades autónomas, según su opinión. El PP presentará este jueves su contrapropuesta, donde no descarta incluir el uso del fracking, una práctica de extracción de gas y petróleo ilegal en España desde 2021. 

La industria alerta de que recortar energía llevará a cerrar fábricas y Ribera apuesta por recomendaciones

La industria alerta de que recortar energía llevará a cerrar fábricas y Ribera apuesta por recomendaciones

Más sobre este tema
stats