La portada de mañana
Ver
La negativa de Milei a rectificar abre la vía para una ruptura diplomática inédita en casi medio siglo

EL FUTURO DEL TRANSPORTE

La venta de coches eléctricos supera a la de diésel por primera vez en España y la brecha cada vez será mayor

Imagen de archivo de una fábrica de vehículos.

España, uno de los países con peores ventas de coches eléctricos en la Unión Europea, avanza poco a poco hacia el fin de los coches de combustión. El pasado mes de septiembre se vendieron por primera vez más turismos a pilas que coches diésel, una buena noticia, pero que tiene más que ver con la decadencia del diésel que con el éxito de los eléctricos. Los expertos creen que cada vez se venderán menos coches contaminantes y que la tendencia es positiva, aunque los turismos de gasolina siguen siendo la tecnología más elegida, con un 38% de cuota de mercado. 

El ascenso del mercado de los eléctricos contrasta con la caída en picado de los diésel, un tipo de motor de combustión que tiende poco a poco a la desaparición, como reconocen desde el sector. "Se está quedando como algo residual, muy relacionado con las furgonetas comerciales y los camiones", afirma Raúl Morales, portavoz de Faconauto, la asociación de concesionarios. Desde la patronal de los fabricantes también creen que el diésel está en decadencia. "Solo quedará para los coches más grandes y no creemos que se vaya a recuperar de la caída", afirma Félix García, portavoz de Anfac. 

Hay que destacar que la venta de eléctricos está compuesta por diferentes tipos de turismos, y no todos están libres de emisiones. En septiembre se vendieron 3.784 coches 100% eléctricos —no tienen tubo de escape—, pero también otros 4.927 híbridos enchufables de gasolina y diésel, los que combinan un motor de combustión con uno eléctrico que se recarga con un enchufe. Estos últimos tienen tubo de escape y expulsan CO₂, óxidos de nitrógeno (NOx) y micropartículas, al igual que los coches tradicionales, aunque en menor medida. En total, estos dos grupos vendieron el mes pasado 8.651 coches, frente a los 8.573 de gasolina, una diferencia mínima, pero que se ampliará con el paso de los meses. 

La decadencia del diésel, explican desde el sector, se debe principalmente a que tienen un motor más contaminante que los de gasolina y necesitan unos filtros especiales que encarecen cada vehículo entre 1.000 y 2.000 euros, por lo que un coche de gama media o baja se encarece demasiado frente a su competencia en gasolina

Los filtros más avanzados con inyección de urea llegaron al mercado en 2019, pero los coches anteriores con motores diésel han contaminado las ciudades de todo el mundo e incluso se han saltado los estándares europeos. Primero Volkswagen con el famoso dieselgate y después todas las otras grandes marcas, como desveló este estudio publicado en marzo, que desveló que al menos 40 millones de coches en Europa falsearon los test de emisiones. 

Esta mala publicidad, unido a que son modelos más caros, ha provocado que muchos fabricantes hayan abandonado el motor diésel en los modelos más económicos o los enfocados a la ciudad. Algunos de los cocges más vendidos, como el Seat Arona, el Volswagen T-ROC o el MG ZS no se comercializan ya con este motor, y la mayoría de los diésel más vendidos son coches de alta gama. El resultado es que en septiembre los coches diésel solo representaron el 12,46% de las ventas totales en España. La tendencia ocurre también en el resto de países: en Europa la cuota del diésel es del 12,5%, según el último dato de agosto.

El eléctrico no despega 

Mientras tanto, el coche eléctrico avanza en ventas, pero muy por debajo de lo necesario. "La noticia no es mérito del eléctrico, sino de la falta de demanda del diésel", resume Raúl Morales. El mes pasado, los turismos eléctricos puros apenas alcanzaron el 4,89% del total de las ventas y los híbridos enchufables el 6,89%. Juntos apenas representaron 1 de cada 10 coches vendidos en el país, pese a que Europa se encamina a que el 100% de los coches vendidos en 2035 sean eléctricos puros en 2035, por ley. Ni siquiera los híbridos enchufables nuevos podrán comercializarse, por lo que la situación debe cambiar radicalmente en los próximos años. 

Carlos Rico, analista de la organización Transport & Environment (T&E), la principal ONG europea a favor de la descarbonización de las carreteras, cree que el hito alcanzado en septiembre "es algo positivo", "pero tampoco hay que verlo como un punto de inflexión". "Es fruto de la inercia hacia la electrificación, pero realmente no ha habido un boom del coche eléctrico, que es lo que necesitamos", afirma. 

Sánchez anuncia una desgravación del 15% para coches eléctricos y una ley por el olvido oncológico

Sánchez anuncia una desgravación del 15% para coches eléctricos y una ley por el olvido oncológico

El plan para incentivar la venta de coches limpios, el Moves III, finaliza el 31 de diciembre y todavía no ha agotado su presupuesto, mientras el sector del automóvil pide un nuevo plan Moves IV el año que viene que corrija sus fallos. La principal demanda es que la ayuda de 2.000 euros para la compra de un vehículo a pilas sea automática cuando se compra el coche, ya que ahora tarda hasta dos años en llegar al cliente. 

Desde T&E añaden que el Moves IV debería centrarse en potenciar las ventas de los coches que funcionan exclusivamente con pilas, que son los que realmente respetan el medioambiente. "Es una anomalía en Europa que se vendan más híbridos que turismos 100% eléctricos. Las ayudas entre uno y otro no se diferencian, pese a que solo los primeros son el futuro de la industria", opina Rico. 

Las matriculaciones de agosto en Europa demuestran que España es el segundo país donde los turismos 100% eléctricos tienen una menor cuota de mercado. La media de la UE es de un 21%, mientras que Francia tiene un 17% y Alemania un 32%, pero en España es apenas del 6%.

Más sobre este tema
stats