La portada de mañana
Ver
Diez años de la caída del bipartidismo: PSOE y PP se recuperan pero la cultura de la coalición se asienta

Televisión pública

Ayuso ordena una auditoría sobre Telemadrid en plena pandemia

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

La Comunidad de Madrid quiere auditar los contratos de Telemadrid del pasado año en pleno estado de alarma. La noticia la adelantaba este miércoles la cadena Ser, que informaba que "el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, a través de la Consejería de Hacienda, ha activado esa auditoría en plena pandemia del coronavirus, sin tener en cuenta la merma que también sufre Telemadrid a raíz del teletrabajo en varios departamentos, entre ellos, el jurídico o el de administración. La Comunidad de Madrid ha obviado esa situación y ha reclamado ya todos los expedientes de contratación administrativa tramitados y adjudicados en 2019 –en formato Excel– desglosados por el tipo de contrato, el presupuesto de licitación, el valor estimado del contrato, la duración, el procedimiento de adjudicación, si hubo o no publicidad en el concurso y el importe por el que se cerró esos contratos".

Dirección y trabajadores de la cadena pública no salen del estupor: "Es la primera auditoría en 16 años... y mira que han pasado cosas graves en ese tiempo". Algunos recordaban los contratos fraudulentos del fútbol: "Curioso que Díaz Ayuso y el PP de Madrid mande ahora la inspección a Telemadrid. Sus antecesores Aguirre y González no solo no investigaron sino que impulsaron el saqueo", y remitían a infoLibre, que publicó un amplio dossier sobre esa etapa. Conviene recordar que la actual dirección de Telemadrid fue propuesta por el propio PP y aprobada por el Parlamento regional, pero, tras la llegada de Díaz Ayuso al poder, ha realizado constantes críticas a la línea de sus informativos, al tiempo que ponía trabas económicas que impiden cubrir bajas o renovar equipos técnicos. Todo ello cuando esta televisión está recuperando audiencia y credibilidad entre los madrileños.

No obstante, tras la llegada de la pandemia la presidenta regional, que hasta ese momento se había negado a conceder entrevista alguna a la cadena, ha aparecido múltiples veces en los noticiarios y otros programas informativos, tanto en sus actividades institucionales y comparecencias públicas, como en intervenciones exclusivas en Telemadrid. Por todo ello, el anuncio de la auditoría a la cadena en plena pandemia ha sorprendido especialmente, al tiempo que ha desencadenado las críticas de la oposición de la izquierda, que ha llevado a la diputada de IU, Vanessa Lillo, a declarar: "La obsesión persecutoria de este Gobierno con Telemadrid no tienen límites. Ni ética".

Las contradicciones del PP

Mientras esto ocurre en la televisión pública madrileña, el PP nacional prosigue en sus denuncias de manipulación informativa contra TVE, rechazadas a título individual por señalados miembros de la redacción y el propio Consejo de Informativos, órgano de representación del colectivo y garante de una información veraz, plural y equilibrada, así como por la sección sindical de UGT, primera fuerza en el Comité Intercentros.

En paralelo, este viernes los trabajadores de la televisión autonómica de Galicia (TVG) volverán a vestirse de negro en protesta contra la manipulación en sus informativos. Serán ya 101 las semanas en que denuncian que esa televisión está al servicio de los intereses del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en lugar del conjunto de la población.

Telemadrid aprovecha la pandemia para consolidarse entre los espectadores

Telemadrid aprovecha la pandemia para consolidarse entre los espectadores

Otro caso significativo se produce en los medios públicos autonómicos de Andalucía. Este mismo miércoles, el Sindicato de Periodistas de Andalucía ha pedido al Director General de la RTVA, Juande Mellado, que tome medidas para evitar que Canal Sur siga a la deriva de audiencia en un momento en el que más se necesita su aportación como servicio público. En su escrito relatan como el pasado 19 de abril, Canal Sur TV registró el peor dato de audiencia de toda su historia, un 5,4 por ciento de cuota a lo largo de todo un día, "lejos de ser una cifra aislada, la televisión andaluza pierde miles de telespectadores diarios y presenta una tendencia a la baja en programas e informativos, por debajo del 8 por ciento en todo el mes salvo un día.

Además, esto ocurre en un momento en el que no dejan de crecer las críticas a los informativos, dirigidos por Álvaro Zancajo, desde todos los ámbitos de la sociedad civil andaluza y en el que se ha producido una centralización absoluta de contenidos, prioritariamente de carácter político, que deja a las delegaciones provinciales con una presencia testimonial en las escaletas y a las informaciones de interés público, en el más absoluto de los olvidos".

En su escrito afirman que "el descrédito de audiencia ha llegado hasta tal extremo que hasta las comparecencias del presidente de la Junta de Andalucía, que en otras comunidades autonómicas presentan datos por encima de las dos cifras, se ven menos que los propios informativos de Canal Sur. Y mientras crecen los programas y contenidos de carácter político en Canal Sur y se extiende la práctica de la opinión sobre la información, programas de larga trayectoria y reputación en la cadena, se suprimen o se relegan a la redifusión".

Más sobre este tema
stats