Videojuegos

Por qué la guerra entre Apple y Fornite puede beneficiarte... o no

El videojuego 'Fornite'.

La transformación del videojuego de producto a servicio está generando un nuevo paradigma dentro de la industria, que empieza a disputar su hueco respecto a otras compañías tecnológicas. La disputa entre Fornite y Apple sienta un precedente ya que las reivindicaciones que realiza Epic Games, compañía propietaria del videojuego, no solo pone el debate en la distribución del producto y las compras integradas en el mismo, sino que ahonda en los porcentajes que obtienen las tecnológicas de los beneficios de los desarrolladores, así como las prácticas de monopolio dentro de sistemas cerrados de software, como es el caso de IOS . El litigio abre varios escenarios en el futuro no solo del videojuego, sino de estas empresas y sus modelos de negocio.

Gisela Vaquero, diseñadora de videojuegos y una de las fundadoras de Women in Games España – organización sin ánimo de lucro que lucha por la visibilidad de las desarrolladoras y jugadoras de videojuegos–, señala que “el enfrentamiento llevará a evaluar el modelo de negocio de Apple y el posible cambio de políticas” de su App Store, en una batalla que afecta no solo a jugadores, sino a compañías y estudios que ven peligrar su presencia en el ecosistema de la manzana mordida.

Pero, ¿qué es Fornite?

Fornite es un videojuego de disparos en tercera persona en el que cien personas se distribuyen a lo largo de una isla con un único objetivo: ser el último en pie. De este modo, el jugador va mejorando sus armas y equipamientos para tener ventaja sobre sus rivales, a la vez que recolecta materiales para poder crear estructuras –escaleras, paredes, rampas...– que le ayuden a posicionarse y defenderse durante los enfrentamientos.

Rápidamente el videojuego alcanzó una gran popularidad, sobre todo gracias a la plataforma de streaming Twitch, que permite que jugadores de todo el mundo puedan retransmitir sus partidas en directo e interactuar con sus seguidores. De este modo, Fornite ha llegado a colapsar la página web, alcanzando 1,7 millones de espectadores en directo el 23 de octubre de 2019 con el evento final de la temporada diez del videojuego.

El modelo de negocio en el que se basa Fornite–y la gran mayoría de productos del mercado móvil– es el conocido como Free to Play, videojuegos a los que es gratuito acceder y dentro de los cuales los jugadores pueden hacer compras para personalizar su experiencia. Estas compras pueden ser desde mejoras para tener más ventaja que tus rivales –una práctica denominada Pay to Win, pagar para ganar–, o simples accesorios cosméticos que no alteran la competición, como es en este caso.

Aunque pueda parecer que estas compras supongan un menor beneficio frente a la compra tradicional de un videojuego físico –los triples AAA, aquellos con más valor de producción, rondan los 60-70 euros–, lo cierto es que este modelo se ha mostrado como uno de los más beneficiosos de la industria, cambiando el paradigma del sector en apenas unos años.

Joan Arnedo, director del máster de Diseño y Desarrollo de Videojuegos y profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación en la Universidad Oberta de Catalunya, destaca la relevancia de este mecanismo en el mercado. “Se habla mucho de que los videojuegos es una de las industrias que mueve más dinero, pero cuando miras con lupa ves que lo que más mueve son las microtransacciones y las compras en aplicación. No es una propina”. "Que Apple se quede ese trozo de pastel no es una propinilla, es muchísimo. Apple perderá mucho dinero si pierde, y Epic quiere ganar mucho dinero ganando”, argumenta el profesor.

A través de este sistema, Epic Games ha obtenido 1.800 millones de euros en 2019. Además, según los últimos datos de la compañía, de los 350 millones de jugadores totales de Fornite, 116 millones corresponderían a IOS. Es decir, un tercio del total.

Epic vulnera los acuerdos

El pasado 13 de agosto Epic Games decidió establecer compras directas en su videojuego Fornite, ofreciendo un descuento del 20% frente al precio usual establecido para los pagos normales realizados a través de los servicios de Apple y de Google. De este modo, la compañía violaba de forma flagrante los términos y condiciones de la App Store, que en su punto 3.1.1 obliga a todas las aplicaciones que permitan realizar transacciones monetarias a ser gestionadas por la manzana mordida.

A través de este procedimiento, Apple obtiene un 30% de los beneficios que generan estas aplicaciones, una práctica considerada abusiva por ciertos sectores de la industria, y que ha llevado a Tim Cook, director de la compañía, a comparecer el 29 de julio en el Congreso de los EEUU ante acusaciones de monopolio al no aplicar dicha ratio en sus aplicaciones –como iTunes–, lo que supondría una desventaja para el resto de desarrolladores que quieran publicar sus productos en la tienda.

En esta línea, Epic denuncia que este porcentaje supone un perjuicio para sus usuarios, ya que si la compra fuera realizada directamente a la compañía, esta podría ofrecer precios más bajos en sus compras. Según Tim Sweeney, director de Epic Games, las prácticas de Apple son “arbitrarias” e impiden la libre competencia entre compañías. “Apple no tiene el derecho de arrebatar ningún porcentaje de beneficio de ninguna compañía solo porque hayan fabricado el dispositivo con el que los usuarios acceden a los contenidos”, argumentó Sweeney el 28 de julio en un tuit, 16 días antes de que Epic llevará a cabo su movimiento, y el día previo a la comparecencia de Cook.

Mientras que las compras directas estuvieron disponibles durante unas horas, Apple no tardó en descolgar el teléfono y comunicar a Epic la retirada del videojuego de la tienda al violar los términos de uso. La respuesta de Epic no se hizo demorar, y muestra cómo este movimiento era solo una pequeña parte de una campaña directa contra la compañía de la manzana. A través de diferentes eventos y compras en el videojuego –además del spot Nineteen Eighty-Fornite, parodia del famoso anuncio 1984 que Apple utilizó contra IBM–, Epic impulsó la campaña #FreeFornite para utilizar a su comunidad como arma contra Tim Cook.

“Lo que está haciendo es luchando la batalla de las relaciones públicas”, argumenta Arnedo. “Aunque la idea sobre el papel es correcta y se lleva discutiendo desde hace tiempo, luego miras las formas y ves que Epic no va a los juzgados primero, sino que rompe los términos de servicio, y al cabo de unos minutos tiene una campaña de publicidad dirigida a niños y a adolescentes para ponerlos en contra de Apple”, analiza. “Las formas son horripilantes”.

La pelea por el 30%

Pero tras el marketing y la movilización en las redes sociales, comienza la batalla legal. Mientras que Apple defiende que con la retirada de las compras directas Fornite podría volver a la App Store, Epic Games se ha emplazado en su no a las políticas de la compañía. Tim Sweeney lo dejaba claro en un mensaje en Twitter: “Estamos luchando por plataformas abiertas y cambios en las políticas que beneficien por igual a todos los desarrolladores. ¡Y vaya pelea va a ser!”

De este modo, Epic Games presenta el mismo 13 de agosto –otro ejemplo de lo planeado de la acción– una demanda judicial contra Apple en el Tribunal del Distrito Norte de California, poniendo en marcha la maquinaria de guerra, en la que Epic intenta mostrar una imagen de Robin Hood tecnológico. “Estamos luchando por la libertad de los usuarios de smartphones para que instalen aplicaciones que provengan de fuentes de su elección, la libertad de los creadores de las aplicaciones para que las distribuyan como quieran, y la libertad de ambos grupos para hacer negocios de forma directa”, defiende Sweeney.

Sin embargo, destaca que el movimiento vaya dirigido únicamente contra Apple –y a Google en un segundo plano–, mientras que Epic Games ha obviado el problema que denuncia en el resto de plataformas en las que distribuye Fornite. “Dentro de la industria esto es un estándar. Sony dentro de Playstation cobra esto, Microsoft con Xbox cobra esto, Steam en PC cobra esto… todo el mundo cobra el 30%. Aquí es donde falla el que solo vaya a por Apple”, razona Arnedo.

“Es lo mismo que Apple, pero Epic sabe que la compañía no se relaciona con videojuegos, sino que piensa en un target más ‘pijo’, por lo que es más fácil ganarse a los jugadores. Pero si hubiera hecho lo mismo con otras compañías de videojuegos, lo hubiera tenido más difícil”, expone el profesor.

Vaquero apunta también a que el movimiento de Epic sigue una estrategia continuada en el tiempo, imitando a otras empresas que también le han plantado cara a Tim Cook por los términos de su App Store. “Epic había realizado bastantes intentos de negociar con Apple para cambiar las políticas de Fornite y a Apple no le interesó, con lo cual ha buscado como última alternativa y siguiendo los pasos similares de anteriores compañías que también denunciaron, como fueron Netflix o Spotify”, argumenta. “Ha seguido los pasos de las anteriores y estoy convencida que le caerán a Apple más denuncias similares como le ha estado ocurriendo a lo largo de los años”.

Las principales consecuencias no llegaron hasta el 17 de agosto, momento en que Apple informa de que eliminará la cuenta de desarrollador de la compañía el 28 de agosto a no ser que enmiende su violación. Esta decisión supone la pérdida del acceso a las herramientas de desarrollador de Epic en el ecosistema de la manzana, lo que implica que la compañía no solo no puede actualizar su juego, sino que perdería las herramientas para mantener el soporte del motor gráfico Unreal Engine, uno de los más populares de la industria, en IOS.

De un día para otro, desarrolladores de todo el mundo se enfrentan a la incógnita sobre la viabilidad de sus proyectos en el sistema de la manzana, uno de los mayores nichos de mercado dentro de los juegos para móvil. Los estudios se convierten en el primer daño colateral de la guerra de gigantes.

Enrique Colinet Baxa, uno de los diseñadores del aclamado videojuego Blasphemous, opinaba en el podcast Pantalla Partida sobre el impacto del conflicto dentro de la industria. “Ellos están supuestamente luchando por los derechos de los desarrolladores, pero lo que pasa es que lo están haciendo de la peor de las maneras”.

“No me resulta cómodo pensar que Epic, que van del adalid de los desarrolladores, de vamos a salvar la industria, vamos a cambiar todo lo establecido y a cambiar la situación de los desarrolladores, haga este tipo de cosas”, argumenta.

Mientras, otras tecnológicas como Spotify –a favor de Epic, un apoyo enmarcado en su lucha particular contra iTunes– empiezan a posicionarse en la batalla. Microsoft finalmente se coloca de lado de Sweeney, a través de un escrito en el que argumentan que “la decisión de Apple de impedir a Epic desarrollar y actualizar Unreal Engine en iOS o macOS supone un daño a los creadores y a los jugadores”.

Una posición compartida por la jueza del caso, Yvonne González Rogers, que el 24 de agosto decretó medidas cautelares para que la compañía pudiera seguir dando soporte a su motor, si bien no permitió la vuelta de Fornite a la App Store. “La jueza decidió que se podía eliminar la cuenta de Epic asociada a Fornite, pero prohibió que se eliminara la cuenta de Epic International, que es la que soporta Unreal, porque lo que no iba a permitir es que hubiera víctimas inocentes en el tiroteo”.

Siguiendo la batalla legal, el 8 de septiembre Apple decide denunciar a Epic solicitando una reparación de daños tras la ruptura del contrato. En la misiva, la compañía de la manzana mordida argumenta que Epic Games, lejos de ser un Robin Hood moderno, es “una compañía multimillonaria que simplemente no quiere pagar nada por el tremendo beneficio que obtiene de la App Store”.

“Se nota mucho que esto es una excusa para hacer ruido. Mientras que Epic se abandera de los desarrolladores y de esta especie de Robin Hood que roba a los ricos para dárselo a los pobres, cuando no es verdad, es todo un montaje para ponerse como los buenos de la película, cuando lo que quieren es quedarse con un trozo del pastel”, argumenta Arnedo. “La pregunta retórica es, ¿Epic me dejaría vender aspectos estéticos de Fornite en su tienda? La respuesta es no, tiene un monopolio de su propio producto. Lo que ellos piden a los demás, ellos no hacen lo mismo”.

Además, no es el único precedente que tiene respecto a jugadas agresivas. La compañía interrumpió en el mundo del PC a través de la Epic Store con un objetivo claro: acabar con el monopolio de Steam, la principal tienda de videojuegos digitales en ordenador. Para ello, ofrecían una cuota del 12% frente al 30% de Steam, así como videojuegos gratis cada semana. “Su tienda digital se basa en contratos de exclusividad, y casi en un dumping digital, aplican prácticas para entrar de frente en el mercado".

¿Qué escenarios se plantean?

Pese a que Epic incumplió las condiciones en las tiendas de Apple y Google, el movimiento está únicamente dirigido contra la empresa fundada por Steve Jobs. Esto es debido a que, a diferencia de IOS, los móviles que disponen de Android permiten la instalación de aplicaciones de terceros a cuenta del usuario, mientras que Apple tiene terminantemente prohibida esta práctica, alegando que de este modo pueden ofrecer la mayor seguridad a sus usuarios. Además, dentro de las causas legales abiertas, la propia Google se ha desmarcado de la batalla contra la compañía de Tim Cook, argumentando que su caso es diferente respecto al de la manzana mordida.

“En este caso fue Apple la primera que eliminó la aplicación y luego Google la siguió”, recuerda Vaquero. “También tenían preparada una demanda contra Google y de la que Epic no ha sido tan exagerado (con el tema del vídeo para Apple). En el caso de Google, los jugadores podían seguir jugando si tenían el juego descargado. Al parecer, Apple es la que lleva la iniciativa en cuanto a demandas de este tipo y es mucho más restrictiva en este aspecto”.

Aunque la vista para el juicio está fijada para el 28 de septiembre, Joan Arnedo apunta a los posibles escenarios tras la contienda, y la repercusión que puede tener para jugadores y desarrolladores. “El 30% es cómo Epic ha iniciado una guerra, pero su objetivo final es que le dejen montar su tienda en IOS. De este modo se pueden abanderar de los pobres desarrolladores”.

Por el momento la balanza se inclina en favor de la manzana mordida, pero el beneficio que podría obtener Epic supera con creces los riegos, apunta Vaquero: “Nadie se enfrenta a una compañía como Apple a menos que los resultados previstos sean optimistas para la compañía. Y aunque Fornite quede limitado durante 12 meses, las pérdidas a corto plazo serán mínimas en comparación a los resultados que pudiera obtener si Epic gana la partida”.

En el caso más probable, y es que Apple gane la partida, Epic solo tendría que devolver el juego a su estado original para volver a la App, aunque desde la manzana mordida amenazan con retrasar el regreso por lo menos durante un año, además de pagar los daños ocasionados si así lo dicta la justicia. “Lo más sensato es pensar que se debe seguir la política de Apple de la que se aplica el 30%, que es la medida estándar de la industria, claro que también se trata de un porcentaje un tanto exagerado”, razona la diseñadora.

En ese caso, Arnedo cree que “se reforzará el concepto de que un ecosistema cerrado es una vía posible de negocio”. “Todas estas charlas sobre si Apple es o no un monopolio, pues habrá una resolución judicial que dirá ‘pues esto no está claro que lo sea’. Uno podrá crear su propio hardware, cerrarlo e imponer sus condiciones. Y de escondidas Sony y Nintendo están muy contentas”, estima.

Jeff Williams, COO de Apple, en la presentación esta semana del Apple Watch SE. EP

Otro posible escenario es que Epic gane, y el porcentaje del 30% se vea rebajado. En este caso, los ganadores serían los desarrolladores, que verían más ingresos dentro de IOS. Vaquero apunta que esta situación “podría llegar a ser beneficiosa para los desarrolladores, quienes solamente se quedan el 70% tanto por la descarga como por las compras integradas; con lo cual no iría mal evaluar las actuales políticas de Apple”.

Aunque Arnedo también subraya el beneficio de otras compañías en este escenario, no cree que pueda favorecer a todos los usuarios. “En ese caso Epic ganará una millonada, y otros desarrolladores también se verán repercutidos porque no tendrán que pagar tanto”. Sin embargo, los clientes apenas verían un cambio en sus carteras. “Lo que tiene que quedar claro es que los consumidores no van a ver ni un euro. Los precios van a ser los mismos, la diferencia se la van a quedar ellos”.

Sin embargo esto puede ser un arma de doble filo, ya que Apple tampoco va a ceder fácilmente. “Hecha la ley, hecha la trampa. Puede que ponga condiciones más duras, y a lo mejor prohíbe las aplicaciones gratis. O también puede que solo le interesen aplicaciones más rentables. Estas dos cosas son negativas para los desarrolladores”, desliza el profesor.

También queda en el aire el futuro de Unreal Engine en IOS, clave para la continuidad de diferentes proyectos en la plataforma. En este caso, mientras que Vaquero apuesta por su continuidad, Arnedo apunta a una posible tasa sobre su uso, “dinero que Epic puede pagar perfectamente, pero que los pequeños desarrolladores no”.

Si finalmente Epic se muestra como vencedor absoluto de la contienda, significaría que IOS pasaría de ser un sistema cerrado a un sistema abierto, al igual que Android, lo que implicaría que Apple podría acoger más tiendas aparte de la App Store, una oportunidad para que Sweeney implemente su Epic Store en IOS, al igual que hizo en PC con Steam.

“Ya se ha visto con el ejemplo en PC que Epic va a muerte a entrar en el mercado” apunta Arnedo. “Sabe que Fornite mueve mucho dinero, pero también que los juegos tienen su vida. Su visión de futuro es que los niños que ahora juegan a Fornite sean en el futuro clientes de mi tienda porque tendrán instalado mi programa, y lo que está haciendo en PC hacerlo en IOS”, argumenta. En este sentido, las cosas se podrían extender a otras plataformas, como Sony o Nintendo.

Arnedo va un paso más allá, y recoge algunos rumores sobre las causas del movimiento. “También puedes hablar de teorías de la conspiración. Uno de los mayores inversores de Epic es la compañía china Tencent, que en el país asiático es quién tiene la mayor tienda de aplicaciones. Entonces hay quién dice que Epic es la excusa para poder abrir Apple, y una vez que esté abierto Tencent, que tiene el 40%, ya se pueda colar en IOS”.

Pero esta apertura no solo afectaría a las tiendas, sino que ofrece al usuario la posibilidad de poder instalar los programas que el considere en su dispositivo sin el control de terceros. “Si Epic hace la lotería absoluta, si se abre el sistema, esto sí que beneficiaría a los usuarios porque va más allá de las Store, porque por fin podré instalar yo lo que quiera en mi dispositivo”.

Sin embargo, esta apertura supone casi una decisión del usuario y del tipo de producto que elige.” Al final quien compra esos productos considera que un sistema cerrado es algo bueno. No es que te hayan cambiado las condiciones. Tú puedes elegir. Y Android es quién tiene más cuota de mercado, no es que Apple sea un monopolio en ese aspecto”, razona.

“Aunque yo promuevo que los sistemas tienen que ser libres y abiertos, creo que hay una elección clara del usuario para comprar un producto. Para mí eso es positivo, pero hay gente que considerará eso negativo. Apple se convertiría en Android, con sus cosas buenas y con sus cosas malas”, concluye el profesor.

También existe una tercera vía, y es que ambas compañías alcancen un acuerdo extrajudicial. Sin embargo, Arnedo descarta este escenario. “Epic, al presentarse como Robin Hood, está comprometido. Si yo me presento como el salvador, y después hago un trato extrajudicial que solo me beneficia a mí, pues cómo quedas. Epic solo puede ir a por todas. Si ha decidido jugar la carta de la propaganda, ya no se puede echar atrás”.

Epic Games, creador de Fortnite, demanda a Apple ante Bruselas por abuso de posición dominante

Epic Games, creador de Fortnite, demanda a Apple ante Bruselas por abuso de posición dominante

Más sobre este tema
stats