TVE arrebata el fútbol de la selección española a las privadas

Partido de semifinales de la Liga de Naciones entre Italia y España en el estadio San Siro de Milán.

TVE ha completado su apuesta por la selección española de fútbol con la adquisición de los derechos de transmisión de la Eurocopa 2024, que tendrá lugar en Alemania, así como el resto de partidos que jugará el combinado español en los próximos cuatro años. El anuncio, realizado este jueves por el departamento de Comunicación de RTVE, se suma al ya conocido del Mundial 2022, en Qatar, y añade los partidos de clasificación, la Eurocopa femenina de 2025, las Sub-21 de 2023 y 2025, y otros torneos de las distintas selecciones de este deporte. 

TVE rompe así con más de veinte años de ausencia de la selección de fútbol en su pantalla, ya que a pesar de ofrecer todos los partidos en que participaba España durante décadas, el último Mundial que transmitió fue el de 1998, y la última Eurocopa fue en 2004. A partir de esas fechas, fueron los dos grandes grupos privados los que pujaron por los derechos, primero Atresmedia y luego Mediaset, que emitían los partidos en sus primeras y segundas cadenas, según el interés que despertaran cada uno de los encuentros. De este modo se dio la paradoja de que los triunfos de la selección absoluta en los torneos europeos de 2008 y 2012, así como en el Mundial de 2010, estuvieron ausentes de la televisión pública, donde habían tenido acomodo desde la creación de la televisión en España, al alejarse TVE de las pujas, tanto por la decisión de no emitir publicidad, como por los sucesivos recortes de presupuesto para la entidad, ordenados durante los gobiernos de Mariano Rajoy.

¿Coste, o inversión?

La adquisición de derechos para transmitir fútbol de primer nivel es cuantiosa, aunque suele ser rentable para las cadenas comerciales, ya que a los ingresos por una publicidad especialmente cara alrededor de cada evento, suma el efecto arrastre para los espacios inmediatamente anteriores y posteriores, y los programas referidos a cada partido. En cuanto a TVE, que al menos hasta el momento solo podrá obtener ingresos vía sponsor, la apuesta está claramente relacionada con las depauperadas audiencias de La 1, alejadas desde hace tiempo del diez por ciento, muy por debajo de Antena 3 y Telecinco. En este terreno el fútbol de alta competición pretende ser un revulsivo a corto y medio plazo para sacar al medio público de su actual situación; se trataría por tanto de una costosa pero clara inversión.

Aunque RTVE no ha cuantificado la cifra de las adquisiciones de derechos dados a conocer este jueves, sí trascendió que los del Mundial de este año estarían en el entorno de los 15 millones de euros, cifra avanzada por diversos medios, pero que nunca fue confirmada ni desmentida de manera oficial. Para situar esa cuantía en contexto conviene recordar que los derechos parciales de los últimos Juegos Olímpicos se elevaron a un monto de alrededor de sesenta millones, sufragados por una aportación extraordinaria del gobierno, que consideraba la transmisión de la cita olímpica como una obligación de la televisión pública al servicio del deporte nacional. En la misma línea, TVE está presente, sobre todo a través del canal Teledeporte, en las competiciones de deportes minoritarios, que aportan audiencias escasas, pero imprescindibles para la subsistencia de cada especialidad y atención de servicio público para sus seguidores.

Un ejemplo significativo se está concretando en los últimos tiempos con los deportes femeninos, olvidados mediáticamente desde siempre, pero que están logrando revertir este abandono con las transmisiones de los equipos de balonmano, baloncesto y, sobre todo, de fútbol, que ha logrado concentrar en un solo partido a 91.000 espectadores, cifra impensable hasta ahora, conseguida por las transmisiones de la televisión pública, al punto de pasar algunos encuentros a la primera cadena. En esa tarea de difusión del deporte femenino mucho está teniendo que ver la continua atención que realiza el área de deportes de TVE, comandada por Arsenio Cañada desde hace dos años, y que se visualiza sobre todo en el bloque insertado en el Telediario de las nueve de la noche.

Primeras citas

Desde el estadio de Wembley se emitirá la final entre Italia, campeón de la Eurocopa 2020; y Argentina, ganadora de la Copa América 2021. Será en La 1, el próximo miércoles 1 de junio, a las 20.45 horas, y que contará con la narración y comentarios de David Figueira y Albert Ferrer. Al día siguiente, también en La 1, la selección española que dirige el técnico Luis Enrique se enfrentará en Sevilla, a las 20:45 horas, a Portugal, en el primer partido de la UEFA Nations League. El previo comenzará a las 20 h, con la participación de Arsenio Cañada, Juan Carlos Rivero, David Figueira y Lara Garandillas, además de los ex futbolistas Carlos Marchena y Albert Ferrer. 

TVE censura a Pedro Sánchez en el ‘Telediario 1’

TVE censura a Pedro Sánchez en el ‘Telediario 1’

Más sobre este tema
stats