X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




LIbrepensadores

¿Por qué mienten?

Fernando Pérez Martínez Publicada 14/01/2017 a las 06:00 Actualizada 13/01/2017 a las 20:15    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 3

Las personas honradas no están más a salvo de sufrir un accidente que los trapisondistas, que los canallas.

Las personas honradas víctimas de accidente pueden narrar de un tirón un entramado de datos ciertos, de acciones previsibles, que quienes se han visto en una situación parecida comparten en porcentajes elevados.

El relato de los trapisondistas, de los canallas, está lleno de ambigüedades, de enmiendas y de añadidos. Buena parte de la ficción se tiene que rehacer para mantener el cuento. A la postre todo acaba resultando raro e incomprensible. La versión postiza requiere de extraordinarios circunloquios porque lo que busca es encubrir la verdad y para ello es necesario establecer como ciertas unas milongas que sean creíbles y que sirvan para velar decisiones y acciones que de ver la luz pondrían al descubierto la trapisonda, la canallada.

Desde hace 14 años se viene intentando cerrar la boca a los familiares de 62 militares españoles muertos en servicio y provecho de los trapisondistas, de los canallas. Al responsable directo de la “operación lucro” se le impartieron instrucciones precisas, destinadas a cerrar rápidamente el desastre causado por la falta de escrúpulos de los trapisondistas, de los canallas.

El señor Trillo, amante de los tebeos de hazañas bélicas, comenzó por gesticular ante las cámaras, de televisión y del Parlamento, como creyó que haría una persona decente. Según se desprende de la instrucción judicial sus obedientes subalternos recogieron torpe y apresuradamente las evidencias del escenario del crimen y con ello se representó en Madrid una charada con cornetas, uniformes y banderas envolviendo la trapisonda, la canallada. Los subordinados fueron condenados por la justicia e indultados por el gobierno… hace muchísimo tiempo.

Se utilizó a la Familia Real y a las máximas autoridades del Estado como muleta para desviar la atención de la mano trapisondista y canalla que movía los cubiletes escondiendo a duras penas la bolita, y para dar credibilidad a la mascarada, la trapisonda, la canallada.

Si aquello hubiese sido realmente un accidente. Si lo ocurrido a los militares españoles que regresaban indemnes de cumplir una misión en el extranjero hubiese resultado ser un zarpazo despiadado del destino, nadie en el Gobierno, nadie en el Ejército hubiera tenido la más mínima prisa por pasar página tan dolorosa, por ocultar un ápice de lo sucedido.

La prisa, la urgencia por borrar los hechos es la marca de los trapisondistas, de los canallas. Preocupados porque alguien se interesara por aclarar a dónde fueron a parar los más de cien mil euros que cada viaje de misión militar en el extranjero reportaba ¿otra vez a las arcas negras del PP? La rapidez criminal que se pretendió imprimir a la resolución de la trapisonda, la canallada pretendía evitar que alguien se preguntara por qué ninguna casa de seguros cubría esos viajes, además de otras cuestiones incómodas de responder para los trapisondistas, los canallas.

En este país a nadie le importa una higa lo que hacen con nuestro dinero, con nuestras vidas, los trapisondistas, los canallas… Sustanciado hace muchísimo tiempo dice uno de ellos.
______________

Fernando Pérez Martínez es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



3 Comentarios
  • AMP AMP 15/01/17 11:39

    Muy clarito todo Fernando. Ya va siendo hora de llamar a las cosas por su verdadero nombre. Basta ya de eufemismos y prédicas políticamente correctas. Yo hace tiempo vengo expresando mi deseo de que se incluya, y con dureza, en el código penal la mentira, la mentira política y periodística que de forma directa atenta contra la sociedad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Inocencio XIV Inocencio XIV 15/01/17 00:51

    Magnífico su escrito Fernando. Pero no puedo estar de acuerdo en todo. Sí hay a quien le importa qué se hace con  nuestro dinero y nuestras vidas. Por supuesto, a muchos menos de a quienes debería importarles. Pero todavía hay quien lucha por algo  mejor de lo que tenemos. En todo caso, gracias Fernando. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • AML AML 14/01/17 17:41

    Demasiado cierto y demasiado doloroso como para comentar. Demasiada verdad para lo que suele acontecer en este país. A ellos nunca les parece que haya demasiada mentira. Bien dicho.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    La Internacional del Odio

    La mayoría de los atentados yihadistas en Europa los han cometido ciudadanos europeos. Las propuestas de cerrar las fronteras son inútiles. Es un hagamos algo porque no sabemos qué hacer. Son inútiles porque los terroristas no vienen de fuera, están dentro, han nacido aquí.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    Sin garantías no hay democracia

    La democracia, compleja y resbaladiza como ella sola, puede nombrarse y apellidarse de muchas maneras, pero todas tienen un elemento común: la articulación de un sistema de poderes y contrapoderes que actúan como garantía.
  • Cobarde con causa Juan Herrera Juan Herrera

    El wéstern, género de Trump

    El día que Trump, Kim-Jong-un o Maduro no hacen un duelo de pistoleros tuiteros, en el telediario hay un sheriff corrupto o un juez prevaricador.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre