X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

"Las mujeres visten ceñido"

Jesús Moncho Publicada 17/03/2018 a las 06:00 Actualizada 16/03/2018 a las 20:38    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 3

Las mujeres visten ceñido, como muestra o expresión de su vertiente atrayente, decía un interlocutor. ¿Cómo?, se le respondía. Sí, claro que sí, continuaba el interlocutor, también se pintan, forma parte de su condición. O sea, ¡hay condiciones formales de género! Resulta que una mujer se pinta y eso es condición de género para la atracción. Pero un hombre se afeita, y eso no es condición de género, ni lo hacemos para atraer o ir más acicalados, no: es que los hombres ¡se afeitan! Como si formara parte de la realidad, al igual que el llover o salir el sol. Pero pintarse o vestir más o menos ceñidos/as es un acto para atraer, propio de las mujeres. Esto anterior, señoras y señores, es el prejuicio: juicio o idea asumida por aceptación no razonada o no contrastada con la realidad. Así, por ejemplo, venía pontificándose o diciéndose que "las mujeres llevan faldas, y los hombres, pantalones": ¿Cómo se sentiría un escocés tradicional? ¿Cómo se sentirán los malayos o los birmanos con su sarong o faldón habitual? ¿Cómo se sentiría una chica española de los años 60 por querer iniciarse en el uso de pantalones?

No sólo prejuicios, también las palabras pueden ser transportadoras de mistificaciones o falsificaciones de la realidad. Así, la expresión "todos hemos sido creados a imagen de Dios", muestra un continuado y exagerado masculino ("todos, creados, Dios") que deja de lado a la mitad de la población, la femenina, y que al mismo tiempo delata la razón y naturaleza de su creador o creadores: una sociedad dominada y dirigida por machos. Pero, además de las falsificaciones, también pueden ser transmisoras de valores equívocos, por ejemplo, "Congreso de los Diputados" o "Colegio de Abogados" y similares, que marcan claramente valores caducos o pretendidos: "El hombre en la calle y el foro; la mujer, en casa".

La conclusión es que el lenguaje, símbolo de la realidad, refleja una visión de la misma y tiende a reproducirla. La responsabilidad nuestra es la de conseguir que ese lenguaje se adapte y refleje la realidad de la forma más fidedigna y leal posible. Sin falsificaciones ni transmisión de valores equivocados. Y no debemos forzar el lenguaje con miembras o portavozas (el lenguaje tiene sus propias reglas), sino adaptándolo a los nuevos tiempos. Además, claro es, de dotar de contenidos igualitarios entre sexos las actitudes y disposiciones y ordenaciones sociales, que quizá venían siendo acaparadas excesivamente por el sexo masculino (se requiere de la llamada “discriminación positiva” en favor del sexo desatendido hasta ahora). En este sentido, hemos de reconocer que hoy parece ser que hemos entrado en una etapa de "resistencia" porque se han suprimido ayudas sociales, familiares, formativas y educativas, se han devaluado salarios y oportunidades, se ha elevado la ideología clasista y excluyente..., todo lo anterior y más que ataca el avance de las mujeres, ante lo cual los hombres también debemos posicionarnos y solidarizarnos porque en la misma barca van los derechos de todos, de mujeres y hombres. Y que baje Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo y lo vea. O... ¡la Diosa Madre, Hija y Espíritu Santa!
_______________

Jesús Moncho es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



3 Comentarios
  • M.T M.T 17/03/18 17:53

    Me parece interesante su artículo, entre otras razones, porque al tratar de cuestiones que tienen que ver con realidad y lenguaje, pueden suscitar un debate. Dice bien, en mi opinión, cuando se refiere a que el lenguaje reproduce o refleja la visión, concepto o idea que tenemos de la realidad. De igual modo cuando se refiere a que el lenguaje tiene sus propias reglas. Y alude a una cuestión morfológica: el género gramatical de las palabras, donde observamos que las palabras en su género gramatical no se parecen a las cosas. Ej: electricista, pianista, albañil, juez o médico, médica. Si porque nos gusta más y fuéramos mayoría en género las mujeres ¿ qué ocurriría si nos expresáramos en género gramatical femenino, con la marca femenino, excluyente, en todas las expresiones y eludiéramos el masculino, genérico e inclusivo para el femenino y masculino? ¿ Y qué ocurriría con el principio de economía ling. que rige el lenguaje? Efectivamente el lenguaje tiene sus propias reglas y por añadidura extendido en una masa, en el caso de la lengua española, de tantísimos hablantes, difícil cambiar las reglas gramaticales. Otra cosa será cambiar las actitudes en la realidad social, cuestión de educación, modificar en 1er lugar el léxico sexista, y desde él, tal vez consigamos con el tiempo que algo pueda cambiar en la gramática. Considero que en gramática serán cambios lentos, ya que el lenguaje, una Lengua, hasta donde llega mi escaso conocimiento es de las instituciones más resistentes al cambio. Agradezco su artículo. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    6

    • JJJ JJJ 17/03/18 20:28

      Ista (artista), il (útil), al (capital), az (capaz)... son terminaciones ambivalentes de género; tenemos el artículo para diferenciar: el capataz, la capataz (evitemos decir capataza). Sólo o/a es alternativo de género. Es decir, no destrocemos el idioma, pero sí busquemos fórmulas para expresar lo femenino, lo dual. La RAE es reticente a cambios, pero quien no tiene perdón de Dios son los medios de comunicación con tanto anglicismo o barbarismo: por qué "coach" o "coaching"?, por qué? Es puro horterismo, permítanme la expresión. Es poco respeto o amor a lo tuyo. Como un Mickel Jackson que se destiñe de su propi color negro. Volviendo al tema, más que en el lenguaje, las soluciones están en leyes sociales que nos hagan avanzar a todos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

    • platanito platanito 17/03/18 18:51

      Lo que va que vuela es la invasión de anglicismos. La RAE pretende evitarlo y a preparado un vídeo para intentar frenarlo. Título: Lengua madre solo hay una. Se puede visualizar en Youtube. Reír por no llorar. Saludos a mi estimada profe y al socio de InfoLibre que pone el dedo en la llaga.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      4



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre