x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Literatura

Maquiavelo no era tan maquiavélico

  • La biografía de Miles J. Unger del diplomático florentino desmonta algunos clichés asumidos sobre el autor de 'El príncipe'
  • Marginado por los Medici, escribió su 'opus-magna' con la intención de reintegrarse en la corte tras varios años de servicio en la República de Florencia

Publicada el 01/04/2013 a las 06:00 Actualizada el 31/03/2013 a las 22:50
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

La influencia de la obra de Maquiavelo ha crecido con el paso de los siglos

La influencia de la obra de Maquiavelo ha crecido con el paso de los siglos

Las huellas contemporáneas del diplomático florentino Nicolás Maquiavelo (1469-1527) son diversas. Unas más visibles que otras. En los manejos de las élites, con sus cuentas bancarias en Suiza, sus supuestas retiradas del poder y sus traiciones, son más evidentes. Pero Maquiavelo está presente en los estratos más íntimos de nuestro ser. Junto a los manidos adjetivos 'kafkiano' y 'dantesco', probablemente sea 'maquiavélico' el que más se pronuncia para describir algo sin que se tenga ni idea de a qué se debe tal palabra.

Publica ahora la editorial Edhasa en castellano una de las biografías canónicas del diplomático. En Maquiavelo. Una biografía, el historiador Miles J. Unger narra con detalle y estilo cuidado las cuitas que le tocó vivir al autor de uno de los mayores éxitos de venta literaria de la historia: su pequeño tratado El príncipe, opúsculo con el que trataba de congraciarse con unos Medici de retorno en su patria, y en el que estudiaba las razones por las que unos reinos perduraban y otros caían.

Se le atribuye erróneamente el epigrama de que “el fin justifica los medios”, aunque de dicha obra cabe extraerlo como conclusión.
Su libro, como nos cuenta Unger, tenía una intencionalidad muy clara. Maquiavelo había trabajado como funcionario para la república que, durante varias décadas, había derrocado a los Medici de su reinado en Florencia. Había destacado sobre todo en sus labores como diplomático durante sus visitas a otras cortes, en las que aconsejaba a reyes y a príncipes invadir o no a otros Estados, siempre pensando en Florencia, a la cual profesaba un amor casi contradictorio con un alma tan racional y fría en su análisis. “Su amor al país […] era una rara debilidad en un hombre que no había ocultado el desprecio por la devoción convencional”, afirma Unger en el prólogo.


Ahora, con los Medici de vuelta en la ciudad y él señalado políticamente como un republicano destacado y un conspirador, necesitaba congraciarse con los amos. Así, y para mantener a su ingente prole, escribió su manual para el candidato político, que se propuso dedicar a Guiliani de Medici, entonces hermano del papa. “Durante horas no experimento aburrimiento, me olvido de todos mis pesares, no tengo miedo a la pobreza, ni siquiera a la muerte”, afirmó Maquiavelo sobre su estado de ánimo mientras lo escribía.

No obstante los buenos consejos (que, según los expertos, marcan la entrada de la ciencia política en la modernidad), nunca consiguió Maquiavelo la reconciliación con los Medici. Siempre presto a agradarles para volver a un cargo que le propiciara el alivio de las deudas, mantuvo hasta su muerte una actitud entre los cantos de sirena que atrajeran a sus antiguos torturadores y un secreto deseo de la vuelta de la república, sistema político que había ponderado como el mejor para los Estados del Renacimiento en otro de sus libros más conocidos, Discursos sobre la primera década de Tito Livio. No en vano, toda su obra estuvo fue incluida en el Índex de Libros Prohibidos de la Iglesia.

Además de su republicanismo y de su alergia al poder totalitario, pueden sorprender algunos aspectos narrados por el autor. Del cliché histórico al personaje real hay un gran trecho que Unger se propone clarificar. Existe un “retrato del hombre tan arraigado en la imaginación popular que su nombre ha sido convertido en un adjetivo para describir cualquier acto cínico”, recalca el prólogo. El retrato del autor de uno de los manuales de instrucciones de la modernidad es mucho más complejo que su caricatura. Él mismo había dicho refiriéndose a grandes líderes del pasado que no había nada como las adversidades para calibrar el temple. Y él las sufrió. Pero, lejos de dejarse derrotar por ellas, las transformó en obras que han traspasado los siglos sin mácula, con influencia creciente. Es hora de que se despoje al 'maquiavelismo' de algunas connotaciones injustas, y lo situemos en su justo contexto histórico. Lo que otros hagan con su legado y amparándose en su obra, no es responsabilidad suya.

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.