X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Entrevista al SECRETARIO GENERAL DE CCOO

Unai Sordo: “Necesitamos ERTE permanentes para terminar con el modelo español de precariedad y despido fácil"

  • "En España se promueve desde los años ochenta una legislación que favorece la contratación temporal. Cientos de miles de empresas han recurrido a los ERTE: hay que adaptar esa figura a la normalidad", dice Unai Sordo en una entrevista con infoLibre 
  • "El propio Estado puede compensar una parte de la reducción de jornada de los trabajadores cuando a las empresas les vaya mal. Pero con control de causa: conociendo al empresariado medio español, se utilizaría de forma sistemática" 
  • "¿Vamos a recuperar el turismo al salir de la pandemia? Seguramente sí, pero yo no sé si hasta los 85 millones de turistas anuales. En vez de que 600.000 personas se vayan a la calle, sería mucho mejor reducirles la jornada y dar a ese colectivo un plan de formación continua"
  • Publicamos esta información en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información que recibes depende de ti.

Publicada el 21/11/2020 a las 06:00

Entrevista completa a Unai Sordo

infoLibre entrevista al secretario general de CCOO, Unai Sordo.

Unai Sordo (Barakaldo, 1972) vio como líder de CCOO en Euskadi cómo las empresas del País Vasco recurrían en los primeros años de la anterior crisis financiera al germen de los actuales ERTE, los ERE suspensivos, para evitar la destrucción masiva de empleo.

Ahora, como secretario general de la mayor organización sindical en España, Sordo cree que hay que mantener una "figura análoga" incluso después de la vacuna contra el covid-19 ante la amenaza de que vuelvan la temporalidad y los despidos. 

PREGUNTA: ¿Tiene esperanzas de negociar la reforma laboral antes de que acabe el año?

RESPUESTA: Sí, porque una parte ya la teníamos muy avanzada en marzo, justo antes del estado de alarma. Cuando terminemos la negociación sobre la regulación de las plataformas digitales vamos a exigir abordar este tema cuanto antes para evitar un desplome de los salarios y para abrir un escenario de modernización laboral. No hay que dejar pasar el año sin abrir ese melón.

P: ¿La primera fase de la negociación será más fácil? Ultraactividad indefinida, prevalencia del convenio sectorial, subcontratación...

R: Sí. Las últimas reformas laborales precarizaron todos los aspectos de la legislación laboral: la contratación, el despido y la negociación colectiva. Dieron al empresariado la capacidad de modificar las condiciones de trabajo de manera unilateral. Queremos recuperar el valor de los convenios colectivos y limitar la capacidad de los empresarios de hacer y deshacer a su antojo. Esa es la primera parte y en 2021 vendrá la segunda: contratación y despido. Y propondremos una cosa: utilizar figuras parecidas a los ERTE para evitar que el despido sea la fórmula ordinaria con que las empresas abordan sus problemas económicos. Eso sí, esto será más complejo...

P: ¿Podría detallar esa propuesta? 

R: En España se promueve desde los años ochenta una legislación que favorece la contratación temporal. Somos el país de Europa con más temporalidad. Antes de la crisis del coronavirus y de la anterior, la financiera, más del 30% de los trabajadores tenían un contrato temporal. La temporalidad era el colchón de las empresas para, cuando vinieran mal dadas, despedir. Y este modelo ya lleva más de 30 años y es muy perverso: precariza las condiciones de trabajo de, sobre todo, jóvenes y mujeres.

Hay que cambiar la pauta y fijarnos en lo que hacen en otros países o en lo que ha pasado en la crisis actual: en vez de recurrir al despido, cientos de miles de empresas han recurrido a los ERTE. Y lo han hecho porque los ERTE se han concedido en condiciones muy beneficiosas. Ahora hay que adaptar esa figura a periodos de normalidad, de manera que las empresas con problemas puedan tomar medidas alternativas sobre el volumen o la distribución de la jornada, como sucede en Alemania. Y a la vez hay que restringir más la contratación temporal y hay que dificultar el despido. Solo así traeríamos estabilidad.

P: ¿Una especie de ERTE permanente?

R: Eso es: fórmulas negociadas en las empresas para que el despido sea el último recurso. Para eso, insisto, hay que corregir nuestro modelo de temporalidad y despido al cual se agarran las empresas. La excepción al modelo español se está produciendo en esta crisis, con más de tres millones y medio de trabajadores en ERTE. De no haber existido esta figura, tendríamos dos millones de parados más. Así que adaptemos esto a la normalidad.

P: ¿Cómo se financiaría?

R: Bueno, hay distintas fórmulas. Ahora mismo lo que hay es que los trabajadores pueden acceder a su prestación por desempleo y una vez regresan a su puesto esta prestación se les repone. Si en el futuro a sus empresas no les fuera bien y terminan despedidos, accederían a su prestación por desempleo intacta.

En Alemania hay un complemento salarial que asume el propio Estado para compensar una parte de la reducción de jornada de los trabajadores cuando a las empresas les va mal. Es decir, no se paraliza totalmente la actividad, el ERTE no es suspensivo y la parte que no se trabaja la asume el Estado para compensar el salario. ¿Que requiere esto? Control de causa, o dicho de otra forma, que los ERTE respondan a una causa real, de problemas económicos verídicos. Si no se abriría una puerta enorme al fraude o a la contratación temporal asumida por el Estado. Y esto último no puede ocurrir: conociendo al empresariado medio español, se utilizaría de forma sistemática en muchos sectores.

P: El control de causa tiene que ver con el despido, que será la segunda parte de la negociación con Trabajo y CEOE. ¿Se antoja una negociación más difícil?

R: Mucho más. Es algo que no hemos abordado todavía por falta de tiempo. La legislatura empezó en enero, y en marzo estaba el país patas arriba.

P: ¿No cree que puede haber temor a esa propuesta?

R: En CCOO planteamos esto desde hace décadas, y lo volvimos a hacer en la anterior crisis. E incluso con la legislación anterior, con la reposición de la prestación por desempleo que en su día fijó el Gobierno de Zapatero, en los territorios industriales como País Vasco se utilizaron ERTE cuando ni siquiera se llamaban ERTE, sino ERE suspensivo. Aquella fórmula salvó mucho empleo en la primera parte de la crisis, 2008-2010. Ese es el reto. Hay que simplificar la contratación para que no se puedan utilizar de forma sistemática contratos temporales con fraude de ley y, sobre todo, poner puertas al campo al despido. Desincentivarlo.

P: ¿Hay que encarecer el despido?

R: En mi opinión, o encarecerlo o que en los despidos que hoy en día se consideran improcedentes la opción de la readmisión la tenga el empleado y no el empresario, o recuperar los salarios de tramitación... El puzzle laboral en España necesita una mayor estabilidad en la contratación.

P: ¿Volver a la indemnización de 45 días?

R: Yo lo veo, claro, o recuperar los salarios de tramitación, o asemejar los despidos improcedentes a los nulos... A cambio, proponemos dar a empresas y trabajadores la capacidad de negociar fórmulas alternativas a los despidos como adaptar la jornada y compensar esa pérdida salarial con algún tipo de prestación pública. Ojo, que no necesariamente tiene que ser una prestación dineraria: podría ser articular procesos de formación permanente para los trabajadores acogidos a un ERTE.

Esto último deberíamos explorarlo cuanto antes porque en este país va a haber sectores que sufran una reconversión importante. ¿Vamos a recuperar el turismo al salir de la pandemia? Seguramente sí, pero yo no sé si hasta los 85 millones de turistas anuales. Puede que haya una disminución de trabajadores y de empresas del sector turístico, pero a la vez hoy sabemos que tenemos que impulsar mucho más las políticas de atención a la dependencia. Y esto requerirá un desarrollo a la ayuda domiciliaria o al sector residencial con ayuda de los fondos europeos. En vez de que 600.000 personas se vayan a la calle, sería mucho mejor reducirles la jornada y dar a ese colectivo un plan de formación continua para pasar de un sector a otro.

P: Esa figura de los ERTE permanente ¿no es más idónea para los momentos de crisis, con una gran destrucción de empleo? 

R: Es verdad que puede parecer que esta figura es más idónea para empresas industriales de tamaño medio grande, y no para la pyme o la microempresa, que tanto abunda en la economía española. Pero la pandemia nos ha enseñado que los ERTE también son para las microempresas. Se han acogido más de 500.000 empresas, y no hay medio millón de empresas grandes en España por desgracia: hostelería, bares, comercios, casas rurales... Bueno, pues sobre este ejemplo atrevámonos a cambiar el modelo. ¿Va a ser como en Alemania? Claro que no, nuestro tejido productivo es distinto. Pero entre 0 y 100 tenemos mucho margen de mejora en el país con más temporalidad de Europa.

P: ¿Ve un acuerdo con CEOE en esta propuesta?

R: Yo creo que sí, pero en opinión de CCOO todas las piezas tienen que ir interrelacionadas porque si no este viaje ya nos lo conocemos: en la exposición de motivos de la reforma laboral de 2012 se venía a decir que España tenía que sustituir las fórmulas de temporalidad y despido por otras de flexibilidad interna, etcétera. La realidad: se dio mucho poder al empresariado, se precarizó la contratación y se abarató el despido. Es decir, lo mismo pero peor. Por eso apunto a nuevas fórmulas, pero quiero bloquear otras como el despido fácil. Y en este segundo punto veo más difícil el acuerdo con las organizaciones empresariales. La persona con la Espada de Damocles del despido en su cabeza es mucho menos libre para defender sus derechos que la que sabe que no va a ser despedida.

Antes hablábamos de la formación permanente de los trabajadores. ¿Qué formación permanente va a tener un país en el que el 30% de los trabajadores está en contratos temporales, que de media por trabajador se rota cinco veces por año? Cinco, o sea que hay gente que tiene hasta 10 o 12 o más contratos. No hay incentivos a vincularte a una empresa.

P: ¿La importancia del sector turístico y de ocio en España debería menguar en aras de otros sectores?

R: El sector turístico es y será muy importante. Cualquier discurso antiturístico es una estupidez. Pero hay que diversificarlo. No puede basarse solo en el Sol y Playa o en el modelo del litoral existente. Pero hay un patrimonio artístico espectacular, turismo de interior... los fondos europeos debieran servir también para eso. Yo lo que quiero es que haya otros sectores potentes vinculados a la industria, energías renovables,... Que las empresas ganen tamaño y aprovechen las oportunidades de los fondos de reconstrucción.

P: ¿Cree que el Gobierno debería de dar ayudas al comercio en esta segunda ola?

R: En la medida en que Gobierno y comunidades restringen la actividad para contener la pandemia, hay que plantear algún tipo de medida compensatoria de carácter económico. Se ha facilitado el acceso al crédito y a la liquidez, pero España tiene que hacer un esfuerzo para proteger al pequeño tejido productivo, con muy poco músculo financiero.

Aquí hay alguien que siempre se escapa en esta reflexión sobre trabajadores y empresarios. Se oye hablar de bajar impuestos, el IBI los ayuntamientos, pero ¿por qué nadie plantea que hay que rehacer todos los contratos con los que el rentismo ahoga al comercio y a la hostelería? ¿Cuánto pagan por los locales los pequeños negocios a propietarios de locales que los compraron en su momento -y a saber cómo- y que siguen cobrando las mismas rentas que antes de la pandemia? El rentismo es uno de los grandes problemas que tiene España en la gestión de los locales pero también de la vivienda. No hay renta más improductiva en este país que la renta de los rentistas, por legal que sea.

P: La nueva economía digital causa estragos laborales. ¿Confían en cerrar la Ley 'Rider' cuanto antes?

R: Sí, y espero que se mantenga el registro de plataformas que hemos propuesto y Trabajo parece que acepta. Tanto la normativa sobre plataformas, que va más allá de los riders, como la ley del teletrabajo son legislaciones básicas ce emergencia por la importancia que han cobrado en meses. Después habrá que darles más desarrollo legislativo. Pero al menos hay que dejar claras cosas que ya dicen los tribunales: el hecho de que haya una aplicación tecnológica que conecta la demanda y oferta de un servicio, si su gestión determina tiempos, precios y organización del trabajo, pues ahí hay una empresa. No un autónomo o un emprendedor que va dando pedales para llevar una pizza: hay un trabajador y hay alguien que ordena el trabajo del trabajador. Hay que regularlo cuanto antes.

P: Publicó recientemente un artículo en su blog defendiendo normalizar la presencia institucional de Bildu a raíz de la votación en los Presupuestos Generales del Estado...

R: Me parece impropio de un país serio que, 10 años después de la desaparición de la banda terrorista ETA, siga calando en España la idea en una parte no menor de la sociedad que el terrorismo pasa factura al Gobierno, que aquella batalla fue perdida, que se hicieron cesiones, no se sabe muy bien cuáles, a una banda que fue derrotada y que ha desaparecido y, en definitiva, que esto sirva aún para demonizar cualquier tipo de relación con EH Bildu. Una parte de Bildu viene de la antigua Batasuna y otra viene de Aralar, Alternatiba o Eusko Alkartasuna, sin ningún vínculo con ETA. Quien ha vivido aquello en primera persona como yo le revienta que se instale en el imaginario colectivo que ETA sigue ahí. No, ETA no existe. ¿Por qué lo escribí? Por el cinismo de un grupo político que sostiene los gobiernos de Madrid, Andalucía y Murcia y que dice que el actual Gobierno es peor que un régimen fascista que acogió criminales nazis como el de Franco.

 

Suscríbete a infoLibre, forma parte de un periodismo honesto

Creemos en la información. Queremos que tú seas su dueño para que no dependa de nadie más. Por eso, nuestro proyecto se basa en la existencia de socias y socios comprometidos que nos permiten investigar y contar lo que pasa sin ataduras. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres hacerte con una, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.
Más contenidos sobre este tema




18 Comentarios
  • AngelHito AngelHito 22/11/20 14:47

    Lo triste de este país es que somo una sociedad de prestación de servicios y no una sociedad industrial, de ahí que haya dos tipos de sindicatos, dentro del mismo sindicato. Los sindicatos del marisco que son los del sector servicios (funcionarios, hoteleros, bares y restaurante) y Los sindicatos de las fabricas, verdaderos defensores del trabajador, del obrero, bueno, salvo el sindicalista ese del SOMA de Asturias.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • Epi Epi 22/11/20 09:37

    Si la clase obrera no se hubiese organizado en sindicatos, ¿ qué hubiese sido de los obreros? Parece que mucha gente se ha olvidado de que, antes de existir los sindicatos, los obreros trabajaban jornadas de extenuantes de doce horas o más, no había seguridad social, no había vacaciones, etc... ¡ Claro, muchos nacieron siendo señoritos! ¡ Qué poca memoria o formación tienen algunas personas que se dicen obreras!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Ira Ira 21/11/20 18:39

    Lo que necesitamos es que SINDICALISTOS como tu y tu colega de ugt, dejéis la poltrona y os llevéis a toda vuestra banda-estructura . Vosotros sois los que habéis facilitado este desastre de panorama sindical. Eres una mala copia del maleante Fidalgo

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    3

  • Copernico Copernico 21/11/20 13:18

    Y tu quien eres? Que nunca os hemos visto defendiendo a los trabajadores y solo de mariscadas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    4

    3

    • peruntros peruntros 22/11/20 00:07

      Bueno, espera, al compañero Martín Villa bien que lo defendieron...

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      1

  • mirandoelsol mirandoelsol 21/11/20 09:43

    No son ERTES lo que necesita la estabilidad laboral y económica, lo que necesita este futuro social proximo es el establecimiento de una RENTA Basica Incondicional, y excluir ya todos los pagos limosnas como los subsidios, y ayudas de cualquier forma y necesidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • paco arbillaga paco arbillaga 21/11/20 08:43


    Soy de los que piensan (y ojalá esté equivocado) que la tecnología digital aplicada a la robótica, a la manipulación de datos, a la informatización de oficinas, y a tantas labores que hoy hacemos las personas, va disminuyendo (y lo hará aún más) la necesidad de puestos de trabajo, al ser realizadas innumerables tareas por diferentes artilugios y recursos electrónicos (estos días anuncian en la banca el despido de miles de trabajadores).

    Ante esa realidad, y si no se quiere, o no se puede hacer una verdadera revolución social en la que los medios de producción y servicios estén bajo el control de la sociedad y no para beneficio de las grandes empresas multinacionales, será necesario establecer medios por los cuales las personas que no puedan acceder a un puesto de trabajo reciban una renta básica, un salario mínimo, tengan un ERTE, o pongámosle el nombre que se quiera para solucionar el modus vivendi de quien no tiene trabajo.

    También debería plantearse la redistribución del trabajo, reduciendo las jornadas laborales en horas, días, o en ciclos anuales, y pensar si un funcionario tiene que serlo para toda la vida o en las actuales circunstancias esas funciones se debieran ejercer por un tiempo limitado, por ciclos rotatorios.

    Igualmente debería establecerse un salario máximo para controlar sobre todo esos insultantes ingresos que se llevan ciertos directivos de algunas empresas. En esta pandemia que estamos sufriendo estamos comprobando que hasta quienes hacen las labores que menos se valoran, como la limpieza, transporte de mercancías, son ABSOLUTAMENTE NECESARIOS para que funcione cualquier servicio que necesitamos, por lo que resulta escandalosa la diferencia con la que la sociedad retribuye unos u otros trabajos. Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    11

    • Maritornes Maritornes 21/11/20 13:46


      Totalmente de acuerdo: los ERTE no son más que una tirita en un jarrón que se cae a trozos.
      Se necesita un jarrón nuevo de mejor material: uno donde, como usted dice, "los medios de producción y servicios estén bajo el control de la sociedad y no para beneficio de las grandes empresas multinacionales".
      Pero nos empeñamos en querer cultivar césped en el desierto.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      7

      • paco arbillaga paco arbillaga 21/11/20 14:09


        Maritornes, de acuerdo con lo que expones: proponen solucionar con «tiritas» un problema que cada vez arroja más parados y además la mayoría del trabajo que ofrece es precario y muy mal retribuido. Ya es hora de que se exponga crudamente uno de los mayores problemas que padece esta sociedad: de dónde saca el ciudadano unos ingresos que le permitan vivir con dignidad.

        Y por si nos faltaban problemas, ahí tenemos a la derechona, apoyada por la jerarquía eclesiástica, en contra de potenciar la Enseñanza Pública. ¡Estamos rodeados! Osasuna2 salu2.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        6

  • peruntros peruntros 21/11/20 01:28

    Claro que necesitamos los ERTE. A quiénes no necesitamos es a los sindicatos. Tenéis los cojonazos de eructar que las condiciones de trabajo se llevan degradando desde los 80. Olvidéis decir que con vuestra total connivencia y en vuestras largas narices. Traidores, Yolanda os terminará de poner en el sitio que os corresponde: la irrelevancia política

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 8 Respuestas

    4

    6

    • MIglesias MIglesias 21/11/20 16:11

      ¿Y usted que ha hecho por sus derechos? ¿Esperar que otros le solucionaran sus problemas? Un sindicato tiene la fuerza que le dan los trabajadores a través de la afiliación y el apoyo en la lucha, es muy fácil echar la culpa a otros mientras se espera sentado a los resultados de la lucha de los demás, pero en este país, desde que todos somos clase media, a la mayoría se le olvidó que los derechos no los regalan y que si no se pelea por ellos, al final se pierden.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 4 Respuestas

      2

      8

      • peruntros peruntros 22/11/20 00:05

        ¿Y no será que me he metido en muchos pleitos y siempre me han dejado solo? ; ¿no será también que a lo mejor los conozco algo por dentro? ; ¿por qué llevará tan mal gente tan de izquierdas como usted reflexionar sobre sus propias prácticas?

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        3

        3

        • MIglesias MIglesias 22/11/20 00:46

          Porque la experiencia de muchos años me dice que los que más se quejan son los que menos se mueven. Los sindicatos tienen problemas estructurales, pero su falta de eficacia no es solo culpa de ellos y nunca veo una autocrítica por parte de los trabajadores.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          0

          1

          • peruntros peruntros 22/11/20 12:19

            Pues conmigo se equivoca. Los conozco por dentro y por fuera, pequeños, de empresa y grandes, en España y en el extranjero. Es más, me he metido en líos por el simple hecho de estar afiliado a CCOO, ya sabe usted que nuestro país es muy democrático. Y he trabajado contratado por ellos (concretamente por UGT) y sí, ahí también me han hecho la trampa (legal).
            Es evidente que usted no es como ellos, que hay mucha gente que es como usted, por ello mismo no tengo la menor duda de que usted apoyaría lo que digo si conociera algo más las circunstancias. Precísamente por este motivo, creo que si quiere defender la acción sindical tal y como está instituida, debería evitar aludir a lo personal.

            Responder

            Denunciar comentario

            1

            2

      • manuel14a manuel14a 21/11/20 17:48

        Mlglesias, gran contestación, muchos todavía no se enteran, de que ningún sindicato, sin afiliación y apoyo de los trabajadores no es nada, si ves a un sindicalista reivindicar algo, no te pongas detrás, ponte a su lado y lucha con el, Salud

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        6

    • angelbl angelbl 21/11/20 09:34

      Afortunadamente para las trabajadoras y trabajadores de este país existen los sindicatos (así con "s" aunque igual tú lo prefieres sin ella). Y afortunadamente la ministra es una sindicalista con experiencia suficiente en la defensa de la clase obrera.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      2

      7

      • Moveros Moveros 21/11/20 10:32

        Yo creo que Peruntos se refiere a CCOO y a UGT. No me podrás negar que con la connivencia de ellos se ha llegado hasta el estado actual de degradación de los derechos laborales. Y sí, por supuesto hacen falta sindicatos, faltaría más; pero no con la deriva que han tomado el "duo sacapuntas". Coincido que la actual ministra de trabajo es una persona muyyyyy válida y que está desarrollando su trabajo de forma encomiable. En España hay más sindicatos que los del duo sacapuntas, y creo que se debería contar con todos a la hora de negociar algo.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        2

        8

        • peruntros peruntros 21/11/20 12:39

          Muchas gracias por la precisión, Moveros.
          Sí, es exactamente lo que quería decir. Por supuesto que los sindicatos en plural son necesarios.
          Un saludo

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          4

Lo más...
 
Opinión