X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Luces Rojas

Revolución judicial contra la precariedad

Publicada 29/09/2016 a las 06:00 Actualizada 31/10/2016 a las 18:35    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 8

Sé de sobra que la indemnización por despido es una especie de tótem sagrado en los debates sobre las relaciones de trabajo de nuestro país. Cada vez que se pronuncian esas palabras se produce una explosión y todo el mundo habla de ello. Algunos para sostener que la indemnización por despido debería incrementarse, otros para defender justamente lo contrario y unos terceros para pedir que se dejen las cosas como están. Siempre hay ruido, mucho ruido, en torno a la indemnización por despido. Tanto que llevamos demasiados años sin tener un debate profundo sobre qué modelo de relaciones laborales tenemos y queremos, porque cada vez que intentamos ese debate sale la palabra indemnización por despido, se produce un fuego cruzado de unos contra otros, y ahí se acaba la discusión.

Algo similar ha sucedido estos días a raíz de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 14 de septiembre de 2016, que ha condenado al pago de la indemnización por despido a una trabajadora interina del Ministerio de Defensa . No voy a terciar de momento en este asunto, porque lo que me interesa ahora es unir a esta sentencia otra que se dictó en la misma fecha y que también ha provocado, afortunadamente en este caso, mucho ruido en nuestro país. Me refiero a la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea relativa al encadenamiento de contratos temporales por parte de una trabajadora en la sanidad pública de la Comunidad de Madrid .

A la vista de estas dos sentencias sinceramente no sé cómo no se nos cae la cara de vergüenza como país. Primero de todo porque haya tenido que ser el Tribunal de Justicia de la Unión Europea el que haya puesto el dedo en la llaga sobre la precariedad extrema que existe en España en materia de contratación, especialmente, aunque no sólo, en el ámbito de las administraciones públicas. Personal interino y estatutario llevan años denunciando su situación, también ante los tribunales de nuestro país, y sin embargo dudo mucho que sentencias como estas dictadas por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea hubieran sido emitidas por nuestro Tribunal Supremo o nuestro Tribunal Constitucional. Este último nos tiene, incluso, acostumbrados a desoír las resoluciones de organismos internacionales como el Comité Europeo de Derechos Sociales, al que el Constitucional ningunea cuando entiende que el periodo de prueba de un año para despedir sin motivo ni indemnización del contrato de emprendedores de la reforma del PP –declarado por aquel contrario a la Carta Social Europea– es perfectamente compatible con nuestra Constitución. Y es que la verdad es que hace tiempo que el principio pro operario no se aplica en la interpretación de las normas laborales en nuestro país.

También debería caérsenos la cara de vergüenza por la forma de absoluta precariedad con que contratan nuestras administraciones públicas. En los dos casos examinados por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea las trabajadoras llevaban varios años encadenando un contrato temporal tras otro, una en el Ministerio de Defensa y la otra en un hospital público de la Comunidad de Madrid. Es más, el propio Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en la sentencia sobre el encadenamiento de contratos de la trabajadora de la sanidad madrileña, se hace eco de un dato verdaderamente vergonzante: “Alrededor del 25% de las 50.000 plazas de plantilla del personal facultativo y sanitario de la Comunidad de Madrid están ocupadas por personal con nombramientos de carácter temporal, llegando en algunos casos extremos a rebasar los 15 años de prestación ininterrumpida de servicios, con una duración media de entre cinco y seis años”. Contratos en la sanidad que duran lo que dura una guardia, repetidos una y otra vez con el mismo trabajador a lo largo de los años; despidos masivos de profesores cuando llega la finalización del curso, contrataciones en servicios sociales, casas de acogida, agencias de desarrollo, etcétera, que duran lo que el programa de subvenciones a que se vinculan y que se repiten año tras año… Son prácticas más que frecuentes en nuestras administraciones públicas.

Nuestra tasa de temporalidad, a la que luego voy a volver, es del 25,7%. Altísima. Y es cierto que muchas empresas privadas abusan de la temporalidad. Pero la Administración pública no le va a la zaga. Según datos de la EPA, del segundo trimestre de 2016, la tasa de temporalidad de las administraciones públicas, incluida la Seguridad Social, es del 15,8%. Muy alta. Por encima incluso de la media de temporalidad de los países miembros de la Unión Europea, que es en la actualidad del 13,7% . Ahora bien, la temporalidad se dispara mucho más allá de la media nacional en los sectores de la educación y la sanidad. En el primero la tasa de temporalidad es de un dramático 26,8%; en la sanidad y los servicios sociales, de un vergonzoso 28,2%. Educación, sanidad y servicios sociales, que son los elementos clave del Estado de Bienestar, están en España invadidos por la precariedad en el empleo. ¿Alguien puede pensar que los servicios públicos básicos de nuestro Estado de Bienestar pueden funcionar si porcentajes altísimos de quienes los prestan trabajan en precario? ¿No sería tiempo ya de hacer un gran pacto por la defensa de los servicios públicos con la estabilidad en el empleo de quienes los prestan como elemento central? Creo, sinceramente, que ello debería estar entre las prioridades de un nuevo gobierno.

Una tercera razón para sentir vergüenza es el propio contexto de precariedad en el empleo en el que se han gestado las situaciones origen de las dos sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Desde estas páginas de infoLibre he venido denunciando que el empleo que se crea en nuestro país, además de escaso, es en exceso precario. Pese a la complacencia del Partido Popular, que parece mirar para otro lado, la triste realidad es que hoy tenemos en España casi cuatro millones de trabajadores temporales, lo que significa que uno de cada cuatro trabajadores tiene un contrato sometido a fecha de caducidad. La triste realidad es que España tiene la segunda tasa de temporalidad más alta de toda la Unión Europea, donde sólo nos supera en ello Polonia, y que nuestra tasa de temporalidad del 25,7% es casi el doble de la tasa de temporalidad europea. La triste realidad es que, entre enero y agosto de este año, se han celebrado casi 12 millones de contratos temporales, mientras han sido un escaso millón los contratos fijos. Nueve de cada 10 contratos son, efectivamente, de carácter temporal. La triste realidad es, en fin, que los contratos temporales son cada vez más cortos, lo que significa que son cada vez más precarios. En agosto la duración media de los contratos temporales se ha situado en 41 días, siendo el grupo más numeroso de ellos los casi 400.000 que duran menos de siete días . De los asalariados con contrato temporal, más de 1,2 millones de ellos tienen contratos que duran menos de seis meses, más de 1,6 millones no sabe ni siquiera cuánto duran su contrato y cerca de 200.000 llevan trabajando con contratos temporales más de tres años.

Esta es la realidad que está detrás de las dos sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Precariedad, precariedad y precariedad como forma de crear empleo incrustada en lo más hondo de nuestro mercado de trabajo. Y fraude y más fraude en la contratación temporal. Nadie puede creerse seriamente que los más de 17 millones de contratos temporales que se firmaron en 2015 y los más de 11 millones que llevamos ya celebrados en 2016 responden a las necesidades temporales que marca de forma taxativa la ley. Debemos quitarnos de una vez por todas las caretas y decir claramente que el fraude está plenamente arraigado en la contratación temporal de nuestro país, como nos lo acaba de decir el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Frente a ello, situar el debate público en la indemnización por despido es importante, pero claramente reduccionista del problema que tiene España. Es el fraude lo que hay que denunciar. Los millones de contratos que se realizan fuera de la ley. Los miles de contratos temporales que se encadenan año tras año. La falta de controles sobre la contratación temporal de la Inspección de Trabajo. La complacencia mostrada con determinadas prácticas de precariedad por los tribunales de justicia. La indiferencia o laxitud social con que se observan las conductas de abuso en la contratación temporal. Espero que esta vez la indemnización por despido no tape estos otros debates y que el fuego cruzado de los que la quieren subir, los que la quieren bajar y los que quieren que todo siga igual no acabe como siempre: sin que nada cambie y la precariedad extrema que sufren muchos de los trabajadores de nuestro país y todos nosotros como sociedad siga igual.


____________________

Luz Rodríguez  es profesora titular de Derecho del Trabajo en la Universidad de Castilla-La Mancha, miembro de la Ejecutiva del PSOE y ex secretaria de Estado de Empleo (2010-2011)

 
Volver a Luces Rojas

EL AUTOR


Hazte socio de infolibre



8 Comentarios
  • Tanbodía Tanbodía 03/10/16 20:07

    Luz tú sabrás por qué. Tengo cosas más importante que leerte.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 30/09/16 16:39

    La denegación de indemnización al cese, en contratos interinos y temporales eventuales a personal Estatutario, deviene agravio comparativo, por cuanto el ET recoge indemnización a la finalización del contrato de trabajadores comparables. El Estatutario contratado por la SP siempre ha padecido "indigencia" en derechos laborales. Los contratos, tengan la duración que estimen pertinente, se concatenan unos con otros, exentos de cualquier reconocimiento de antigüedad -han tenido que ser los tribunales de lo social, quienes se manifestaron al respecto- previo litigio de los trabajadores. En cuanto indemnizaciones de ningún tipo; la SP no contempla semejante dispendio. Precariedad e inobservancia de los DDLL han sido la norma en las AAPP. En lo relativo a demandas económicas y reconocimientos de cualificación, corresponde el Contencioso Administrativo por ser personal Estatutario, sin indemnizaciones económicas -por consecuencia- Pero, en el tipo de contratos, así como en las cotizaciones correspondientes a desempleo, acordes con el ET. Lo peor, es que esta fórmula seguida y utilizada por las AAPP es la desarrollada a lo largo y ancho y todos los pactos laborales futuros, ratificados entre PSOE-C´s al igual que entre PP-C´s , así como las propuestas redactadas por el Sr. Rosell y sus representados como "contratos de empleo futuros" Las directivas de los Tribunales Europeos, en causas instadas por particulares (otro tema son las Sentencias respecto EM/UE y el Tribunal de la Competencia, en resolución de conflictos entre Estados miembros) que yo sepa, no son ejecutivas. Son los Tribunales del Estado miembro al que pertenece el demandante, quienes ejecutan, considerando -o no- sus "declaraciones" La Sentencia recogida en el arlo. "declara" en su punto 3) "El Tribunal de Justicia de la Unión Europea es manifiestamente incompetente para responder a la cuarta cuestión prejudicial planteada por el Juzgado Contencioso-Administrativo núm. 4 de Madrid." Decía la demanda: " 62. Mediante la cuarta cuestión prejudicial el juzgado remitente desea saber, en esencia, si la cláusula 4 del Acuerdo marco debe interpretarse en el sentido de que se opone a una norma nacional ..."

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Bonanzero Bonanzero 30/09/16 01:03

    Luz Rodriguez; valla "sartenazo" que nos da a todos. Esto deberían publicarlo todos los días en las primeras páginas de los diarios deportivos, igual que dan publicidad a los fichajes de los club,( no voy a dar nombres) para contrarrestar, el efecto opiáceo que produce la exesiva (desde mi punto de vista) atención al fútbol. Luego, nos quejamos de todo lo demás (en la barra del bar) los sueldos, las horas, las condiciones, los derechos, ect.....ect....Los dos partidos que han gobernado, (uno de ellos el Suyo) han preferido; que el efecto de "adormideras" permaneciera en el ambiente, y aquí mejor no hablar, la tele dedica un tiempo precioso, a tonterías repetitivas como VALLA TELA al medio día y por la noche, (no quieres caldo, dos tazas) lo que guarde algún interés, se le dedica un par de minutos, acabar con rapidez y media hora para el fútbol ( más los directos) y de las locales sencillamente vergonzoso. Así nos va, porque el "efecto" se ve claramente cuando llegan la selecciónes. Si se prestara más atención de vez en cuando a informaciones de estas que detalla la ex consejera, ( si se divulgan claro) habría más conciencia de lo que ocurre en la realidad, a la hora de ejercer el acto de votar,¿sería posible? ¿O es mejor y más conveniente, mantener entretenido al pueblo con su gente en la ignorancia? ¡VIVA EL FÚTBOL¡ en la Autonomía con paro de España y en mi pueblo claro, que es el de más PARO de toda Andalucía. Adivínalo....Adivínalo de que pueblo soy, y un premio te doy, como dice la canción.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • iregua1 iregua1 29/09/16 22:37

    Y como me publican este articulo Con la que esta cayendo Para que la catedralicia nos de gato por liebre Y nos aparente ser una autentica "progre" Pues ya no cuela

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • CARLOSM CARLOSM 29/09/16 18:28

    Por favor, un respeto a los lectores. Quien firma este artículo no tiene ninguna credibilidad en sus oriticas a la situación política actual en España. Sus hechos demuestran que está de parte de los que pretenden que Rajoy continúe como Presidente. Y, como creo que ella misma sabe, las políticas en ellos ámbito laboral y de empleo seguirán igual. Así que los entretenimientos intelectuales para el ABC o El País, en este medio esperamos aportaciones de personas respetables sin tener por ello que compartir las opiniones de estas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • lapulga lapulga 29/09/16 10:34

    Ya se ve lo que los españoles tenemos de justicia, una vergüenza que tengan que venir de fuera para decirles que el poco trajo que hacen es eso una miiiiiiiiiiiii pero es lo que tenemos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Rosa M. Rosa M. 29/09/16 09:36

    Debe de ser por eso que escribe, por lo que Dª Luz se ha convertido en una de las liquidadoras del PSOE, dando un golpe y ejerciendo el trasfuguismo para favorecer al PP, a Rajoy, y a toda la porqueria que nos espera. Ya esta bien de hipocresias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • claudiolb claudiolb 28/09/16 11:03

    Has da do en el clavo Luz. Y ahora que algunos pretendan justificar el contrato único en base a la sentencia de la Unión Europea es una muestra más de que el debate no está debidamente centrado. En este país ya existe el contrato único, el indefinido, y sólo en casos debidamente justificados se pueden celebrar contratos temporales, éstos deben ser la excepción y no la norma como son actualmente lo que implica que, como muy bien dices, la inmensa mayoría de ellos están en fraude. Ante un evidente incumplimiento legal, la solución no es modificar la Ley, sino hacer que se cumpla y apuntas una mamera eficaz de que esto ocurra, la Inspección de Trabajo, reforzándola y dando instrucciones precisas para que persigan esta lacra. Me permito sugerir otras dos: 1.- que el SEPE haga una función de filtro en la contratación y aquellos contratos en claro fraude de Ley sean registrados directamente como indefinidos, tal y como marca la legislación. A día de hoy el SEPE registra cualquier contrato que pase por sus manos sin importar que las condiciones en el fijadas sean ajustadas a derecho o no. 2.- que se refuerce la RLT en su función de vigilancia y consulta y sobre todo en su formación en esta materia. Buen artículo. Un abrazo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    #Ayyoyano

    Lo malo es que haya gente aún que se crea que estos bolcheviques resucitados que desconocen su propia historia y van de modernos navegando entre lo peor de las redes sociales son la verdad de la izquierda democrática de presente y futuro.
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    Ruido reconstituyente

    El periodista Fernando Berlín habla en su nuevo vídeo de la "retórica electoral" que salpica la campaña del 21D.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    Hernández Borrell, tuitero esfintero

    Se ha hecho famoso un científico en España. ¿Y cuál es el descubrimiento que ha llevado a esta eminencia a la cumbre de la fama? Una sucesión de tweets.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre