x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Internet

Brasil aprueba una ley de derechos de Internet que lucha contra el espionaje

  • Compañías como Google o Facebook estarán sujetas a decisiones de las cortes brasileñas en casos que involucren la información de usuarios brasileños
  • Impedirá cobrar más por acceder a contenido que consume más ancho de banda, como la transmisión de video o servicios de voz como Skype

infolibre
Publicada el 23/04/2014 a las 09:27 Actualizada el 23/04/2014 a las 09:57
Dilma Rousseff, Presidenta de Brasil.

Dilma Rousseff, Presidenta de Brasil.

EUROPA PRESS
El Senado de Brasil ha aprobado este martes por unanimidad una novedosa legislación que garantiza el derecho igualitario a Internet y protege la privacidad de los usuarios después del escándalo de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos.

La presidenta Dilma Rousseff, que según los informes filtrados por el exanalista estadounidense Edward Snowden fue blanco del espionaje de Estados Unidos, tiene previsto promulgar la ley y presentarla este mismo miércoles en una conferencia sobre el futuro de Internet.

La ley, apodada como la Constitución de Internet de Brasil, ha sido aplaudida como un ejemplo de legislación que equilibra los derechos y obligaciones de usuarios, gobiernos y empresas, al tiempo que garantiza que la red continúe siendo abierta y descentralizada.

Para garantizar su aprobación, el Gobierno de Rousseff tuvo que renunciar a algunas cláusulas polémicas como una que habría obligado a las empresas de Internet a instalar centros de datos en el país, disparando los costes de la industria.

La nueva ley dice que compañías como Google Inc. y Facebook Inc. estarán sujetas a decisiones de las cortes brasileñas en casos que involucren la información de usuarios brasileños, aunque la información esté almacenada fuera.

El Gobierno se negó sin embargo a eliminar una cláusula de neutralidad que encontró fuerte resistencia entre las empresas de telecomunicaciones, pues les impide cobrar más por acceder a contenido que consume más ancho de banda, como la transmisión de video o servicios de voz como Skype.
Más contenidos sobre este tema




 
Opinión