x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Francia

Los 'chalecos amarillos' se suman a la huelga indefinida contra la reforma de las pensiones en Francia

  • Las acciones más importantes están previstas en París, también hay manifestaciones convocadas en Le Mans, Laval, Lons-le-Saunier, Lille, Montpellier, Marsella, a la que acudirá Jean-Luc Mélenchon y Burdeos
  • Los camioneros han iniciado este sábado movilizaciones, bloqueos y marchas lentas en al menos 15 puntos para protestar contra el aumento de los impuestos sobre el diésel

Publicada el 07/12/2019 a las 14:04 Actualizada el 07/12/2019 a las 16:50
Manifestantes en París durante las protestas por la reforma de las pensiones..

Manifestantes en París durante las protestas por la reforma de las pensiones.

EFE
Los chalecos amarillos han convocado su 56ª sábado de movilizaciones contra el Gobierno para sumarse a la huelga indefinida convocada por sectores clave para protestar contra la reforma de las pensiones, informa Europa Press.

Las acciones más importantes están previstas en París, donde ha partido una marcha desde el barrio de Bercy con dirección a la Puerta de Versalles, en el sur de la ciudad, mientras la Policía ha advertido de que cualquier manifestación de 'chalecos' está prohibida en puntos estratégicos como los Campos Elíseos, El Elíseo, la Casa Matignon (residencia del primer ministro), la Asamblea Nacional o la Catedral de Notre Dame.

También hay manifestaciones convocadas en ciudades de tamaño medio de todo el país como Le Mans, Laval o Lons-le-Saunier y en Marsella, donde estará presente el dirigente de izquierda Jean-Luc Mélenchon, y en Burdeos, Lille o Montpellier.

Mélenchon, líder de La Francia Insumisa, ha hecho un llamamiento a respetar escrupulosamente la filosofía de no violencia sin renunciar a la "presión máxima" para lograr la anulación de la iniciativa de reforma de las pensiones. "El poder, el régimen, no tiene más que eso, el recurso repulsivo a la violencia, así que les pido que hagan un esfuerzo para que las cosas salgan bien incluso en París, donde estamos acostumbrados a las provocaciones", ha apuntado.

Mientras, el secretario federal de la Federación de Sindicatos de Trabajadores/as del Ferrocarril (SUD-Rail), Eric Meyer, ha advertido de que la convocatoria se mantendrá hasta que el Gobierno anuncie la retirada del proyecto de ley de reforma de las pensiones y ha recordado que el próximo martes, 10 de diciembre, hay convocada una nueva manifestación.

Meyer ha destacado la "histórica movilización", una huelga mayoritaria en los ferrocarriles con participación en movimientos interprofesionales "muy masivos", y ha denunciado que el Gobierno pretende con su iniciativa "preparar la apertura de las pensiones a la capitalización". La movilización social deriva de la reforma de las pensiones planteada por Macron, que aspira a unificar los más de 40 esquemas contemplados actualmente por un único marco que, según el presidente, favorecería la igualdad entre los trabajadores.

Entre las preocupaciones expresadas por los sindicatos figura que el cálculo de las pensiones se haga en virtud de los ingresos obtenidos toda la vida laboral y la suspensión de planes de prejubilación para funcionarios como trabajadores del transporte público y personal médico, si bien el Gobierno todavía no ha terminado de concretar su proyecto.

Impuesto al diésel

Mientras, los camioneros han iniciado este sábado movilizaciones, bloqueos y marchas lentas en al menos 15 puntos para protestar contra el aumento de los impuestos sobre el diésel. "El gobierno debe escuchar la ira de los transportistas y trabajar con la profesión en el financiamiento de infraestructura", ha apuntado la Organización de los Transportistas en Ruta Europeos (OTRE) en un mensaje publicado en Twitter.

En las próximas semanas el Parlamento francés tendrá que votar y validar o no el nuevo impuesto al diésel que gravaría a los transportistas franceses y que se incluiría en los presupuestos públicos para 2020.

Igualmente se han sumado este sábado a las protestas sindicatos de periodistas como el Sindicato Nacional de Periodistas-Confederación Nacional de Trabajadores (SNJ-CGT) o la Confederación Francesa Democrática del Trabajo-Periodistas ante "un ataque sin precedentes contra las condiciones de vida de muchos periodistas independientes y los contratos precarios". "Nuestra precariedad es su información errónea", denuncia una de las pancartas en la protesta.

Más contenidos sobre este tema




2 Comentarios
  • P. González P. González 07/12/19 19:02

    Vaya por delante mi total identificación con las razones que justifican este levantamiento popular y el convencimiento de que los ciudadanos tenemos la obligación moral de sumarnos (cómo, cuándo y hasta dónde, podamos) a él.
    En primer lugar, por una cuestión de Dignidad y Justicia (social).
    En segundo lugar, porque si nosotros nos aflojamos, el resto de los ciudadanos del mundo (que, en general, están aún peor que nosotros) perderá el referente de que “Sí se puede” para hacerle frente al sistema Capitalista (hay que perder el miedo a designarlo por su nombre).
    Y en tercer lugar, porque si nos callamos, quedamos en manos de quienes están destruyendo el progreso y la posibilidad de mejora de las condiciones de vida de toda la humanidad y, además, destruyendo con su codicia, no solo la convivencia y la Democracia, sino incluso el suelo que pisamos, convirtiéndolo en un basurero que terminará por liquidarnos como especie.
    Dicho esto, y aunque estoy convencido de las malas intenciones que encierran -siempre- estos saqueos mal llamados “reformas”, quiero hacer notar que, en algunos casos, debiéramos revisar el mantenimiento de determinadas costumbres y procedimientos que resultan contraproducentes porque posibilitan el fraude y la destrucción del Estado de bienestar.
    Me refiero en concreto a la normativa que (según se menciona en algunas informaciones) garantiza que el profesorado se jubile con una pensión calculada “en base a los últimos seis mes de cotización.
    Eso, aparte de injusto (por comparación con otros trabajadores) es una clara invitación al fraude ya que permite mantener a los profesores trabajando con unos salarios muy bajos durante casi toda su vida laboral con la garantía de obligar al Sistema Público de Pensiones a resarcirles con una buena jubilación por la que los empresarios (en Francia, en la enseñanza, en general es el propio estado) no han cotizado. (CONTINUA EN EL SIGUIENTE COMENTARIO)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • P. González P. González 07/12/19 19:01

    (VIENE DEL ANTERIOR COMENTARIO) Ese sistema estuvo vigente hace ya muchos años en nuestro país y solo sirvió para enriquecer (vía menores cotizaciones) a los empresarios privados que cotizaban por unas nóminas irrisorias y, a la vez, propiciar una potente economía sumergida, dado que el resto del “salario real” se le pagaba al trabajador en “dinero negro”.
    Y al final de la vida laboral se le subía el sueldo (a veces, “a tope”) y se cargaba la Sistema Público de Pensiones con el gasto futuro.
    Cosas como esa, inevitablemente deberán corregirse; Aunque por respeto a los derechos adquiridos haya que hacerlo gradualmente.
    Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión