x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
El vídeo de la semana

Cuando el cambio es de cerraduras


Publicada el 14/02/2015 a las 06:00

Ferraz cambia la cerradura de la sede del PSM

Ferraz cambia la cerradura de la sede del PSM

Tengo la inquietante impresión de que nos hemos acostumbrado, a base de verlos una y otra vez, a gestos intolerables de autoridad mal entendida. Quizá es porque con fondos tan dolorosos como son los ceses, las expulsiones o los desahucios, las formas importan mucho menos, y terminan diluyéndose en la corriente de lo cotidiano. Y lo aceptamos como parte de la liturgia estética del abuso, lamentablemente normalizada.

No voy a entrar en la pugna interna en el socialismo madrileño ni en la indigesta actuación de algunos medios de comunicación que parecen no perder el hábito de informar opinando como parte. Podría también aludir al nivel dialéctico del candidato “Pimpampropuesta” cuya ambición es tan desmedida que no se detiene en su confesión de entusiasmo ni siquiera con el cadáver de su compañero aún caliente. Pero la verdad es que poco podría aportar a lo ya dicho por analistas mejor informados y más duchos en el difícil arte de interpretar el alma de la política y sus actores principales o de reparto.

Pero si dejo a otros más capaces la apertura en canal de la historia y la exposición inteligente y eficaz de las tripas de la cosa, no pasaré por alto un episodio estético aparentemente menor pero que tiene en mi opinión bastante carga expresiva. Y es ese gesto de autoridad de cambiar la cerradura o impedir el paso a quienes hasta horas antes tenían allí lugar profesional o refugio afectivo.

Desde hace tiempo esa indecorosa forma de decir adiós de un golpe a quien se acaba de despedir, parece haberse convertido en la expresión estética del incendio fulminante y matador. Te echan y al día siguiente o esa misma tarde el guarda jurado que hasta ayer te saludaba como compañero te impide el paso con gesto adusto (y vaya por delante mi reconocimiento a lo incómodo y desagradable que esto resulta para ellos, pero es su oficio) porque “ya no trabaja usted aquí”. Ni recoger los pedazos de vida, siempre un poco rota en los adioses, que son las cosas de tu mesa o tu despacho te dejan algunos. Ayer eras el redactor, el gestor eficaz, el jefe o la estrella y hoy ya no tienes sitio, han caducado tu tarjeta y tu interés.

Y me parece que esa norma de empresario insensible y autoritario debe ser denunciable siempre, sin excepción, porque constituye una humillación consciente a alguien que por muy malo, traidor o estúpidamente ineficaz que haya sido, merece como ser humano respeto y no aumentar con desprecio su condena. Lo curioso, o quizá no tanto, es que estas actitudes se repiten más a menudo hacia personas que han sido de confianza de quienes así se deshacen de ellos.

Por eso creo tan inaceptable como al mismo tiempo revelador lo del cambio de cerraduras en la sede del Partido Socialista de Madrid. No he visto que nadie reparara, y creo que es, como digo, porque ya es rutina habitual en los despidos de los amigos, en este gesto a mi juicio nada banal. Porque refleja con claridad el talante –y subrayo el término, está escogido conscientemente– que demuestra quien haya decidido que a quienes ayer eran compañeros de fatiga en una organización que ejerce la democracia y presume de llevarla dentro hay que cerrarles la puerta de la que tenían llaves. ¿Es que van a robar algo? ¿Es que se van a llevar documentación comprometida? ¿Es que hay que salvaguardar algún secreto oculto entre aquellas paredes? Evidentemente, la respuesta es no. La única razón para algo así es sencillamente humillar a quien acabas de cargarte. Y eso, que es intolerable en cualquier organización, es repugnante por inadmisible en un partido democrático que ha gobernado y quiere volver a hacerlo.

Las formas no son cualquier cosa, y en política especialmente. Porque en este campo de juego, esas formas revelan los fondos.

Tengo pocas dudas de que tiene Pedro Sánchez y su ejecutiva sus razones para el cese. Ninguna albergo de que no le compraría un coche usado ni le regalaría un voto a quien es capaz a pesar de su obligación y compromiso democráticos, de humillar al adversario como si fuera un vulgar delincuente ramplón. Actuando ellos, desde su suficiencia, como auténticos empresarios ramplones.
Más contenidos sobre este tema




38 Comentarios
  • paregios paregios 02/03/15 11:09

    Buenas, Muy interesante el artículo. Estoy buscando alguna cerradura buena para cambiar la que tengo. Podríais decirme si alguna de estas está bien? http://cerradurasonline.com.es/49-fac Muchas gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • pacoynietas pacoynietas 18/02/15 00:31

    Gracias Sr. Lucas.  Donde está la etica. Demuestran no tener personalidad para tomar una decisión y comportarse como señores. Desconozco las razones de la decisión politica. Pero me importan las formas de llevarlas a cabo. Es lamentable. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • El analista de Marilyn El analista de Marilyn 17/02/15 12:56

    Tomen nota señores votantes, lo del “golpe” en Madrid es solo un ensayo de lo que el PPSOE nos prepara… … De aquí a unos meses, luego de las elecciones Generales, con la misma hipocresía, la misma asquerosa bravuconería, idéntica fantochada, el PPSOE nos informará que. por el poder de los votos que les hemos dado, y en representación de sus votantes… y “para salvar a España” de los malos… “Hemos decidido formar una gran coalición con el Partido Popular, por el bien de España y los españoles todos”….Y todo el mundo callado y a seguir, que pa eso estamos… LA DERIVA NEOLIBERAL DEL PPSOE ES IMPARABLE…

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • hojas de otoño hojas de otoño 23/02/15 19:40

      Si verdaderamente la coalicion se realizara el PSOE se termina

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Copito Copito 16/02/15 10:32

    Magnífico artículo. Cada vez que fulminan a un compañero de mi empresa y hacen lo del cambio de cerradura, te hacen sentir como un criminal, un ladrón. Aunque a uno no le despidan, por empatia te hacen sentir así y es horrible, deshumanizador.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • CapitanRed CapitanRed 15/02/15 21:51

    como para fiarse del Perico de los palotes y su "nuevo PSOE".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • pescador pescador 15/02/15 18:07

    Estupendo articulo que retrata lo cotidiano en casi todas estas situaciones de ceses, domisiones u abandonos, la falta de respeto y como en minutos se puede pasar de heroe a villano y que sin falte una pleyade de tertuliamos y periodistas qur dependiendo del pecebre arrimaran el ascua a su sardina, lo lamentable es que se denominen comunicadores, pero siempre nos quedaran algunos profecionales que tendran un prestgio por lo que escriben y no por ser palanganeros. Gracias Señor Lucas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Sanjavi Sanjavi 15/02/15 15:49

    Siento pena (y asco) al recordar las veces que di mi voto a estos .... IMPRESENTABLES. Pedro Golpista  !NUNCA MAS! , De acuerdo con el articulo y recordar que el Jefe de los "cerrajeros" fue el que hizo la lista del "Tamayazo" (el tiempo aclara muchas cosas...)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Folgo Folgo 15/02/15 14:20

    Muy de acuerdo con lo escrito en este artículo. Coincido en todo, hasta en la opinión (del autor) sobre Carmona: de ambición desmedida. Tan desmedida es que ppor (intentar) llegar a ser pprimer edil del Ayto. de Madrid echa una ppalada de tierra en la tumba de su exjefe y amigo cadáver y besa la ppalma de la mano de quien mece la cuna. ¿Qué no será cappaz de hacer este sujeto cuando los intereses generales de l@s vecin@s-ciudadan@s de Madrid estén en contradicción (y se contrappongan) con los de las ppalmas de las manos que mecen su cuna? ¡Aviso a sus posibles votantes!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • hartodjetas hartodjetas 15/02/15 12:28

    4)El ritmo de la destitución de Tomás Gómez lo ha marcado Prisa, que marcará también el ritmo de la coalición “necesaria”. Prisa pertenece a los bancos y aseguradoras que se quieren repartir ese negocio de la Sanidad, las pensiones y otros muy golosos que se están abriendo. Y qué casualidad, los partidos pertenecen también a estos mismos bancos, llenos como están de deudas con ellos. El País no quería a Tomás Gómez no fuera a ser capaz de fastidiar algún negocio, y tres horas después de que Pedro Sánchez hiciera caso a Prisa, es decir a los bancos, El País le regalaba la encuesta soñada: “Ganas a todos”, le ha dicho. De la nada al todo en tres horas, así da gusto. ¿Pedro Sánchez queriendo dejarle claro a Susana Díaz que no se le ocurra tratar de aterrizar en Madrid porque un ERE bien usado da para mucho? O quizás se trate de ambas cosas y de matar dos pájaros de un tiro. En todo caso, no se olviden de quien manda en realidad, y... ¡atentos! (De http://blogs.publico.es/econonuestra...)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • hartodjetas hartodjetas 15/02/15 12:28

    3) Los partidos no se permiten veleidades democráticas ni personas que tengan ideas propias acerca de su utilidad. Los grandes partidos son empresas que hacen un trabajo de intermediación entre el gran capital y los votos. Gestionan la democracia de manera que ésta jamás amenace los intereses del gran capital. Los grandes partidos se reparten los papeles de manera que la supuesta voluntad popular tenga su canal de supuesta representación; y sus principales dirigentes y cuadros medios son por ello bien recompensados. Si hace falta, los partidos abandonan por un momento el teatrillo que se traen y se ponen de acuerdo rápidamente para lo que haga falta, ya sea cambiar la Constitución para pagar una deuda eterna a costa de lo que sea o para asegurar un Estado represivo que controle a la gente si ésta amenaza con desmandarse. Luego, si es necesario, el PSOE dirá que se arrepiente y que lo va a cambiar. Pero nunca lo cambia. (De http://blogs.publico.es/econonuestra...)  

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión