x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Forma parte de mí


Publicada el 14/04/2015 a las 06:00 Actualizada el 13/04/2015 a las 19:06
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

No recuerdo el momento exacto en que supe de la existencia de Eduardo Galeano; el primer libro que leí, sí: Las venas abiertas de América Latina. Debió ser, más o menos, en la segunda mitad de los ochenta. Ya por entonces, escribía canciones y formaba parte del Taller Canario. Ya por entonces, concebía mi trabajo como algo inseparable de la realidad, del compromiso, de la identidad...

A los veinte años, uno busca luces, guías, raíles por lo que poner a andar su tren. Y eso fue Galeano: un faro para todos los mares de todos los mapas. Un ejemplo de dignidad, coherencia y amor profundo por el ser humano. Además, una puerta que conducía al conocimiento de la América más combativa y sensata. Atravesé esa puerta y supe de Juan Gelman, porque Galeano lo citaba: Estás en mí como la madera está en el palito. Atravesé esa puerta y supe de Milton Nascimento, porque Galeano lo citaba: Si quieres ser feliz, como dices, no analices. (Cito de memoria, lo que he podido guardar en el recuerdo. Puede que las citas sean inexactas, pero conservo lo que mi mente quiso conservar y de la manera en que lo quiso hacer). Junto a Juan Gelman y a Milton Nascimento, detrás de esa puerta descubrí un universo entero, la historia de un continente, de unos valores: una ideología. Mi primera canción sobre la necesidad de mantener a salvo la memoria y la identidad, Borrarte el rostro, me la inspiraron unas palabras suyas: (...) encender los fueguitos de la identidad, la memoria y la esperanza (...) las fuerzas del cambio en un sistema organizado para borrarnos lo rostros.

Un día me lo encontré en una cafetería. Le pude dar mi disco Golosinas. Desde entonces, siempre que viajaba a Uruguay lo llamaba y le iba dejando mis nuevos trabajos. Él me respondía enviándome sus libros firmados.

De todas las muertes posibles, esta me resulta un golpe contundente en el centro del dolor. Como si me arrebataran las manos de tocar la guitarra, de abrazar a mis hijos, de acariciar a mi mujer. Algo que forma parte de mí. Quizá sea, porque, desde finales de los ochenta y desde mis veinte años, mi tren jamás se apartó de esa vía.

Gracias, maestro.
___________________________

Pedro Guerra, cantautor. Su último disco es '20 años Libertad 8'

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

1 Comentarios
  • liana liana 15/04/15 10:59

    Gracias Pedro! es muy bello lo has escrito y vuelvo a llorar. No consigo que me consuele tener sus libros. Sé que me espera pensar,ante cada injusticia,por ejemplo,cuáles serían sus palabras y no las voy a tener. Sampedro decía que no había nadie imprescindible,refiriéndose a su muerte, otra vez no estoy de acuerdo. Un abrazo .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.