x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
El vídeo de la semana

La política, que todo lo mancha

Publicada el 16/01/2016 a las 06:00

El bebé de Bescansa, protagonista de la jornada inaugural del Congreso

El bebé de Bescansa, protagonista de la jornada inaugural del Congreso.

La víspera de la constitución del Congreso tuve una reunión profesional en Valencia a la que asistió una mujer joven con su bebé en un carrito. Acude con él a encuentros de trabajo con frecuencia. La razón no es sólo práctica –no siempre tiene con quién dejarle– sino también pedagógica, didáctica; considera positivo para la criatura acompañar a su madre en su rutina y crear un hábito de normalidad más allá del espacio protector de la casa o la guardería: se asoma desde pequeño a la vida. Una persona que me es muy cercana, bailaora de profesión, tiene dos niños que desde la cuna han compartido con su madre horas de ensayo y hasta algún estreno. En más de una ocasión alguna compañera de oficio ha traído a su hijo al trabajo. Incluso yo, cuando era bebé alguno de los míos.

En ningún momento consideré ni considero perjudicial para los niños esa temprana integración en el universo cotidiano de su madre o de su padre. Obviamente, hay que ser capaz de equilibrar la atención a los niños con la necesaria concentración profesional. Se suele lograr con tacto, atención y a menudo cierta complicidad de los compañeros. Siempre sin dramas, casi siempre sin problemas.

No es infrecuente que profesionales no sometidos a disciplinas horarias o dedicados a tareas creativas se acompañen de sus hijos desde muy pequeños. De hecho, alabamos trayectorias hereditarias de actores o cantantes o músicos cuyos hijos, habituados desde pequeños a compartir horas con su madre o su padre, siguen su camino porque –reconocemos con admiración– “han mamado el arte desde la cuna”.

Es algo que socialmente no parecía invitar a polémica. No es común, pero no molesta. Al menos así ha sido hasta ahora.

De pronto llegó Bescansa y esa normalidad se convirtió en polémica tan sonora como mediocre, tan estúpida como provinciana. ¿La política, que todo lo mancha?

Cuando el jueves tuve la primera noticia de la presencia de Diego en el Congreso mi primera impresión fue muy grata. La decisión de la diputada de presentarse con el niño, me conectaba con una realidad conocida y familiar, absolutamente normal en otros países europeos y en unos cuantos ámbitos profesionales por aquí. Una madre con su bebé siempre me conmueven por la intensidad afectiva de esa relación, por la pureza del diálogo entre dos seres que se necesitan. Traer eso al Congreso, sí que era rupturista y valiente, incluso para la propia señora Bescansa, que parece que valoró aquello tan suarista, tan de Ónega, de “elevar a la categoría política de normal lo que en la calle es normal”, porque es lo que estaba haciendo.

Pero la primera impresión quedó diluida por la fuerza del vendaval circense en que el grupo de la valerosa madre convirtió su estreno parlamentario. Y eso que entendí, como creo que muchas ciudadanas y ciudadanos, el significado de su gesto: hay muchas mujeres a las que la singularidad de su trabajo o las normas de su empresa obligan a buscar alternativas como canguros o guarderías donde dejar a los bebés y cuando no tienen medios para ello han de elegir entre sus hijos o trabajar, con lo que no tienen más remedio que quedarse en casa o pagar un altísimo precio, como muy bien saben muchas mujeres inmigrantes.

Pero, a pesar de lo hermoso y loable de la iniciativa, la cosa quedó engullida por el resto de liturgia formal nivel colegio mayor del grupo de la señora Bescansa, por la cascada de gestos vacíos y chorradas solemnes que en esa sesión tuvieron a bien desplegar algunos de los nuevos. No entraré en detalles, pero sé de buena tinta que lo de prometer con signos de sordos sentó bastante mal a alguna gente que tiene que desenvolverse así a diario. Menos gestos y más iniciativas, esperan ahora.

Así y todo, mucho peor aún que la forma en que se exageró que aquello eran un tiempo y una gente nuevas, fue la desoladora sensación de rancio debate, de paupérrimo nivel en los cruces de acusaciones sobre la presencia de Diego en el Congreso.

Da igual el lado desde el que se dispare, es anecdótico. Lo terriblemente descorazonador, lo que es capaz de amargar a quien haya tenido la ingenua creencia de que éste es un país moderno, es que se haya convertido en asunto de polémica, disputa y hasta coña.

La política, que todo lo mancha. Incluso la imagen de una madre con su hijo en brazos aprendiendo a empezar a vivir juntos.

Así nos va.
Más contenidos sobre este tema




26 Comentarios
  • Bacante Bacante 21/01/16 07:35

    Sr. Lucas, deje, por favor, de tocarnos las narices, ande. Entre usted y el sinsorgo de Arroyo se van a cargar la forofada de infolibre. Mire por su empresa y su negocio (porque le supongo accionista). 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 20/01/16 09:38

    Deseo iniciar mi comentario con la siguiente noticia leida en InfoLibre: "Podemos asume que sobreactuò en su extreno en el Congreso : No cacularon  bien la repercusiòn  mediàtica" que iba a tener  las elaboradas formulas utilizadas por sus Diputad@s para prometer la Constituciòn ; O la prsencia del bebè de Carolina en el Congreso". Daniel Rios, 14-01-2.016- 23,40h. ¡Pues bien! ¿como actuan los Podemitas en estos foros?...Pues de forma mas Papista que el Papa..¡¡A tapar la Calle que no pase Nadie! No se enteran o no quieren enterarse de que su propio Lider a tirado por la calle de enmedio y dijo: Asumir  que se sobreactuò en su estreno el el Congreso, que no se calculò bien la repercusiòn mediàtica que tuvieron sus acciones; o la apresencia del bebè de Carolina en el Congreso. ¿ O acaso se trata mas bien de un "Quid pro quo" aplicado in tempore de manera ambigua ya para siempre a falta de mejores argumentos y razones...?.  Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • CAMELOSE CAMELOSE 18/01/16 16:07

    Vosotros los periodistas, estais en parte contaminados por los políticos, y no veis la gravedad , del que miente, del que roba supuestamente, y muchas cosas ya que hablaseis con ellos ,en parte tenéis un síndrome como el de Estocolmo....es decir os parecen simpáticos agradables y buenas personas....Lo que hacéis es modular su comportamiento para que no parezca tan bueno o malo según vuestros sentimientos y afinidades..

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • nicanor nicanor 18/01/16 13:53

    Chapo Juanra.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • A O G A O G 18/01/16 10:29

    En lo fundamental completamente de acuerdo. Lo bueno es que la caverna se retrata, da igual que sea la Chacón o algún importante del PP, tiempo al tiempo, creo que les acabará pasando factura.   Han estado decenas de años hablando desde el púlpito, sabiendo que nadie les iba a responder, que su palabra era la ley.   Ahora eso ha cambiado, y lo que diga cualquier político va a tener respuesta, y eso sí que va a tener consecuencias.   

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Queso Tierno Queso Tierno 17/01/16 23:00

    Reconozco que el comentario que más me ha sorprendido es el de Carmen Chacón. Pensé que alguien que paseó su embarazo con tanto orgullo y determinación no iba a caer en el oportunismo partidista de la crítica fácil y ponerlo por encima de la defensa de la mujer y del hecho de que estamos en democracia y no se ha violado ninguna ley ni el derecho básico de nadie. ¿Deben los diputados esconder que son padres, madres, rastas, ciudadanos normales y corrientes con sus circunstancias y esconderse detrás de trajes, peinados,  corbatas y abrigos aparentando que  son de otra  casta y están por encima de los problemas del día a día? ¡Qué parlamentos de endiosados hemos tenido hasta ahora!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Gerva Gerva 17/01/16 20:37

    Pero les guste o no la polémica ha sido positiva, la conciliación está ahí, bien a la vista y, usobre los comentarios, corramos un estúpido velo. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cabare cabare 17/01/16 17:59

    Evidentemente los ciudadanos cambiamos con nuestros votos la composición del parlamento, igual que se hace cada convocatoria electoral. El periodismo ha tenido grandes cambios estos últimos años: es el gremio, tras la construcción con más paro generado por la crisis y las reconversiones. Como resultado tenemos un periodismo viejuno, barato -todo es comentario, casi nada información- supeditado a los partidos y gobiernos y...sin cambios a la vista. Obviamente, los medios han dejado de vivir de sus lectores direcos e indirectos, mediante la publicidad. Que de un panorama como ese, carente de la más mínica atocrítica o concesión a la decencia intelectual, vaya a salir una "narrativa" distinta a la que hay (Urbanos, Espadas, Cebrianes, Indas, Marhuendas, para no mencionar a los Arroyos o Ríos de este mismo periódico, sería pedir peras al olmo. Soy optimista, lo mismo que la nueva política parte de la necesidad de amplios sectores de la sociedad de articular mecanismos de autodefensa, acabarán por surgir periodistas dispuestos, de nuevo, a cumplir su papel de ojo público, de ver, oir y contar (sin opinar).

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Paviqui Paviqui 16/01/16 21:05

    Los hermanos Roca crecieron en la cocina del restaurante de sus padres. Mira si sera malo, malisimo, que ahora tienen 3 eztrellas Michelin.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • groc groc 17/01/16 16:33

      una cosa es trabajar en tu propio negocio, tener un negocio familiar, puedes llevar a tu hijo o ponerle una canguro segun quieras o puedas no importa, porque ni dependes de nadie ni nadie te paga nada, si no te salen bien las cosas los platos rotos los pagas tu otra cosa es cuando se es asalariado o funcionario, alguien paga tu sueldo, y debes estar al 100% ... y si encima tienen medios para que mientras la madre esté en el Congreso el bebé pueda estar cuidado en la guarderia, es una suerte que ya quisieramos muchos ... porque para mas INRI la señora Bescansa acudió al congreso con la canguro, para que narices la trajo ??  

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Bic Bic 16/01/16 19:59

    Crean polémica por este tipo de cosas porque no están preparados para la política seria. Les viene bien para tapar su incultura y poca preparación. El día que tienen que votar le dan al dedo que eso es fácil y poco mas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión