X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




@cibermonfi

La deshonestidad intelectual

Publicada 13/04/2016 a las 06:00 Actualizada 13/04/2016 a las 10:24    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 56

Ya me gustaría a mí tener el talento de Louis-Ferdinand Céline (1894-1961) para convertir la lengua hablada en la calle en un texto literario tan extraordinario como Voyage au bout de la nuit. No obstante, la admiración que siento por esa novela no es incompatible con la repugnancia que me produce el ciudadano Céline, autor de panfletos antisemitas en los años 1930 y simpatizante de la Alemania nazi. Céline es un ejemplo de manual de cómo se puede ser un gran escritor a la par que un canalla en lo moral, político e intelectual.

Félix de Azúa no es, ni de lejos, tan buen escritor como lo fue Céline, pero, en su descargo, hay que añadir que tampoco es un ciudadano tan peligroso. Azúa es un señorito que piensa que alguien como Ada Colau, una mujer de origen popular e ideas progresistas, jamás debería haber accedido a la alcaldía de la Ciudad Condal. También es un nacionalista, pero españolista, lo que, en su opinión, es serlo menos que si eres catalanista. Y, sobre todo, el flamante miembro de la Real Academia de la Lengua es un deslenguado, lo que no es, ni mucho menos, lo mismo que un practicante de la libertad de expresión.

Los comentarios clasistas y machistas de Azúa sobre Colau –debería estar sirviendo en una pescadería– le han dado espectacularmente la razón a Ignacio Sánchez-Cuenca, que incluye a este personaje entre los ejemplos prácticos de La desfachatez intelectual (Catarata, 2016). Denuncia Sánchez-Cuenca en este ensayo que gente como Azúa, Fernando Savater o Vargas Llosa pontifican en sus artículos periodísticos sobre todo lo divino y lo humano con la misma ignorancia de los datos y la misma petulancia que un cuñado borracho en la cena de Nochebuena. Y desde el mismo punto de vista: siempre reaccionario.

Conozco a Sánchez-Cuenca desde hace algunos años y certifico que es un tipo valiente tras su apariencia tranquila, una especie de Gary Cooper de nuestra escena universitaria. Ha osado criticar a las vacas sagradas de la intelligentsia española –grandes firmas de El País, El Mundo y ABC, autores estelares de nuestras editoriales, convidados indiscutibles en cualquier sarao politiquero o académico– y eso, para qué engañarnos, solo puede cerrarte puertas.

Sánchez-Cuenca le ha puesto nombres y apellidos a lo que muchos pensábamos: ninguno de esos intelectuales se ha jugado el pellejo, como hizo Zola con su J´accuse, denunciando los desahucios, la desigualdad socioeconómica, el recorte de libertades y derechos, la corrupción política y económica (excepto, off course, la de los Pujol) o los despidos masivos. No, nuestras vacas sagradas son monotemáticas: lo que les angustia es una posible ruptura de la sagrada unidad de España, amenaza focalizada ayer en Euskadi, ahora en Cataluña. Y, añadamos, todo lo relacionado con cualquier merma del españolismo castizo: la monarquía borbónica, las corridas de toros, el estilo tabernario de discusión...

El 15-M se atrevió a poner en cuestión los dogmas sobre la actual democracia española vigentes desde la Transición y, en ese sentido, actuó, como escribí en ctxt.es (Son las ideas, estúpido), a modo de un pensador callejero colectivo. Ahora parece haber llegado el momento en que ya puede hablarse de los mandarines del vigente régimen sin estar obligado a una actitud de embelesada y agradecida genuflexión. Gregorio Morán abrió el fuego con su El cura y los mandarines (2014) y Sánchez-Cuenca ha seguido con La desfachatez intelectual.

Se puede ser un gran escritor y un ciudadano dudosamente ejemplar. Tal es el caso de Vargas Llosa, del que acabamos de conocer –sin que nos extrañe demasiado– que, además de ser un hooligan del falso liberalismo de mamandurria, pandereta y corrupción de Esperanza Aguirre, tuvo cuentas oscuras en el paraíso fiscal panameño. Y asimismo se puede ser un intelectual que defendió en su juventud principios y valores libertarios y fue envejeciendo mentalmente muy mal. Tal es el caso de Savater, que en su juventud exaltaba la iconoclastia ácrata de Guillermo Brown y acabó convirtiendo en propagandista de la rojigualda Rosa Díez.

A nadie se le puede negar el derecho a evolucionar intelectualmente, por supuesto. Uno puede haber sido progresista en su juventud y, a medida que aumentaba el dinero en sus cuentas corrientes, iba añadiendo viviendas y fondos de inversión a su patrimonio, compadreaba con el mundo del poder y la riqueza, uno puede ir haciéndose conservador, o sea, asustadizo ante la novedad, la incertidumbre, el cambio. Ese modo de evolucionar es natural, comprensible, tristemente humano. Lo deshonesto es negarse a aceptarlo, pretender que uno sigue siendo un rebelde. Esto, apreciados Savater, Azúa, Vargas Llosa y tantos otros – supone un engaño, un fraude, una impostura.

Me pregunto por qué muchos de los intelectuales citados en el ensayo de Sánchez Cuenca están instalados en el negacionismo, se ponen como una hidra cuando se les dice, sin acritud, tan solo constatando un hecho, que ahora son de derechas. ¿Es el fruto de un sentimiento de vergüenza propia ante la traición al niño y al joven que fueron? ¿Es el deseo de no perder los lectores que consiguieron en su tiempo?

No hay nada malo en ser de derechas, lo extraño es negarse a reconocerlo. Azúa y compañía, sed sinceros con vosotros mismos: asumid que ahora sois conservadores, preferís el orden, la seguridad y la tradición, lo que, insisto, es respetable dadas vuestras edades y situaciones profesionales y económicas. Hacedlo y, estad seguros, aplaudiremos vuestra honestidad.
EL AUTOR


Hazte socio de infolibre



20 Comentarios
  • mate mate 16/04/16 17:55

    «No hay nada malo en ser de derechas»...para las propias derechas, claro. Su "maldad" bien que la padecemos los débiles, sometidos a su crueldad e incluso sadismo cuando no emplean más del 15% del presupuesto aprobado para la protección a los parados de larga duración. Maldad en estado puro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jorgeplaza jorgeplaza 15/04/16 14:28

    En todo este asunto hay algo raro. No creo que Azúa o Savater presuman de ser de derechas, de izquierdas o de lo contrario. De hecho, Savater pertenece a un partido que no es de izquierdas (tampoco tan de derechas como nos quieren hacer ver) así que es difícil que presuma de tal cosa: lo que sí presume es que tiene razón. Igual que Sánchez-Cuenca se inventa lo que dice Muñoz Molina, Valenzuela se imagina lo que dicen de sí mismos los intelectuales desfachatados. La cuestión es si llevan o no razón, hasta qué punto y en qué ocasiones. Personalmente, creo que a de Azúa le ocurre algo no del todo normal, porque se pasa de la raya en demasiadas ocasiones, pero Savater suele defender muy agudamente sus argumentos, aunque desde que enviudó se le note (o yo así lo creo) apenado y, a veces, desganado. En cualquier caso, ya tiene cada cual su criterio para juzgar y, en resumen, creo que en este asunto hay más una lucha de grupos, de camarillas, quizá de enemistades personales, que una contienda realmente intelectual. Empezando por S-C, que dice que va a hablar de los intelectuales desfachatados y se deja en el tintero a los más conspicuos representantes (Sánchez Dragó, Jiménez Losantos) por alguna razón muy difícil de justificar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Birth 1 Birth 1 15/04/16 02:07

    Por lo que leo parece que en líneas generales la opinión es que la inicial preparación requerida a un político consistiría en tener el mayor número de títulos académicos pertinentes, a parte de lo demás -que no se especifica. Esta posición es elitista, propia de una sociedad "respetuos", en el sentido de "reverencial" (en este concepto creo que comparto la versión peyorativa de Valenzuela) con la educación institucional, estudios conseguidos por los que se lo pueden pagar o fueron tan brillantes que pasaron con beca. Esto elimina al resto como no preparados. Eso no se corresponde con la naturaleza de la actividad política. Cuando en 2011 la gente se quejó en las plazas de que el congreso no les representaban no se refería a que los parlamentarios no estuvieran informados. A. Colau tiene años de dura e incómoda dedicación a lo público. Ha demostrado verdadera vocación política y ha conseguido varios y valiosos premios y reconocimientos internacionales. ¿´Con quién se compara su preparación? En Gran Bretaña una persona tan "cualificada" y "preparada" como la vicepresidenta en funciones no podría ser parte de un gobierno. Se requiere para ello haber participado en elecciones. Ser una política. Estar en contacto con sus representad@s de los que depende al final su cargo. Sin embargo han habido varios ministros británicos de categoría que no tenían carrera universitaria. J. Corbyn, parlamentario laborista, creo que carece de ella. Vengan a decirles que no están preparados para ser políticos. Se tiene la sensación de que l@s antigu@ss diputad@s y sus amistades deben acomodarse a considerar la voluntad popular sin prejuicios. Fue de sonrojo las declaraciones de Bono en la entrevista de la Sexta Noche Y mira que en su momento me caía bien. Como digo, tienen que adaptarse al mundo del que se habían alejado demasiado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Angels Angels 14/04/16 19:23

    Dice que ninguno de los ibtelectuales que cita Sanchez-Cuenca, se ha jugado el pellejo. Tampoco se lo han jugado los que critican. El pellejo se lo ha jugado muy poca gente y desde luego, no desde el 78. Asi es que no hay motivo, a no ser , de pura enemistad personal , a criticar lo que hacen unos intelectuales y no lo que hacen otros. ¡Ah! y bocazas en este pais a mogollón.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Jaca1930 Jaca1930 15/04/16 09:19

      Usted, Angels, que se hace la víctima a menudo cuando se le lleva la contraria, remata su comentario nº 50 con un : "¡Ah y bocazas en este país a mogollón". Sabia observación: ¿Empezando o concluyendo por usted mismo/a?.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Lunilla Lunilla 23/04/16 21:41

        #comentario nº 53 Jaca1.930:Parafraseando el colofòn de su comentario, empiece por decir "bocazas y Bocòn...su autor. ¡queda mejor!...y despues terminelo como quiera.    Molete.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Wuili Wuili 14/04/16 14:27

    una ultima opinion, pues además me ha contestado Valenzuela. Me he tomado la molestia de observar los artículos publicados por Sánchez Cuenca en el periodico El País desde el año 2.008 cuando comienza la crisis hasta Febrero de 2.015 que deja de publicar en este periodico y por los encabezamientos de los mismos no se puede deducir, ni mucho menos, que su preocupación haya sido denunciar los deshaucios, la desigualdad socieconomica, el recorte de libertades y los despidos. Es posible que en los articulos se pueda hablar de ello, pero los encabezamientos no nos dicen que ese haya sido la preocupación de Sánchez Cuenca. Me ha interesado seguir lo publicado en el Pais, pues el centra su critica a los intelectuales que escriben en este periodico, y posiblemente estemos en un comportamiento de Sánchez Cuenca similar a lo que suele ocurrir muchas veces, que se exige a los demás, comportamientos que nosotros no llevamos a cabo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • EAJ49radio EAJ49radio 14/04/16 12:22

    Bueno, parece por algunos comentarios,  que sea el Sr. Savater que se "defiende" así mi mismo, deduzco, por algunas intervenciones que se "comen" al Sr. Valenzuela. Básicamente soy de la opinión del autor del artículo.  Ya no existe ETA, punto. La posición del Sr. Savater es hoy en día de derechas, y no lo ha ocultado apoyando a Rosa Díez , que entre otras cosas se ha estado alimentando de ese problema del País Vasco y de España, y siendo miembro de ese partido, no pasa nada, lo peor es que no se quiera reconocer. Un comentario para el Sr Valenzuela, yo no contestaría porque los que intervienen de esa forma no van a rectificar ni un tantico así, que decían en mi pueblo

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • Tazzman Tazzman 14/04/16 15:09

      Creo que no ha entendido muy bien el sentido de algunos comentarios. No se trata de defender a nadie. Como muy bien resalta el Sr. Basanta, se trata de respeto, sobre todo a quien se lo ha ganado. Sin que eso signifique ni seguidismo ni una postura acritica. Y como comenta el Sr. Wuili, si se habla de honestidad y se afean ciertas conductas o la ausencia de las mismas, seria muy aconsejable, como decia mi madre, empezar a pontificar por uno mismo. Que el autor, en los comentarios, achaque a la falta de espacio cierto sesgo en su articulo no casa muy bien con el amplio espacio que dedica en el mismo a glosar las excelencias del Sr. Sanchez Cuenca.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      0

      • Jaca1930 Jaca1930 14/04/16 19:01

        ¿Y cual es "el cierto sesgo" que el autor ha dado a su artículo? Como imagino que usted lo ha detectado porque alude a él, y sabe lo que es una opinión "sesgada", podría usted explicárnoslo a quienes no distinguimos que haya necesariamente "un sesgo" por el simple hecho de que el autor esté más de acuerdo con los planteamientos y con las conductas de unos u otros personajes. Y lo ponga de manifiesto. Otra cosa es que usted opine que los /las de Vargas Llosa y de Félix de Azúa son más adecuados/as que los/as de Sánchez-Cuenca. Y yo al revés. Pero ni su opinión ni la mía tienen "cierto sesgo" por ello, ¿no le parece?

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        0

        • Tazzman Tazzman 14/04/16 23:54

          Pues n, no me parece. El sesgo no esta en opinar diferente y no se trata de que un pensamiento sea mas adecuado que otro. Se puede opinar, incluso criticar, pero sin olvidar nunca el respeto. Y procurando en lo posible no hacer trampas, haciendo hincapie en algunos datos y olvidando otros. La semblanza que se hace en el articulo sobre la figura del Sr. Savater creo que esta muy sesgada y en mi opinion se debe mas a motivos ideologicos que intelectuales. Si ha leido los comentarios que se han efectuado creo que vera a que me refiero.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • Giordano Giordano 14/04/16 00:20

    Me gustaría hacer una observación crítica. En el artículo, si he entendido bien, se identifica ser de derechas con ser conservador y esto implicaría preferir el orden, la seguridad y la tradición; algo que en algunos casos les ocurre a quienes envejecen traicionando al niño y al joven que fueron. Para dar validez a la oposición conceptual derecha/izquierda habría que aceptar que ser de izquierdas conllevaría lo contrario: preferir el desorden, la inseguridad y la novedad rompedora con el pasado (las ocurrencias). Creo que es un error del que sabe aprovecharse el pensamiento reaccionario, siempre dogmático de hecho, para desacreditar al pensamiento progresista, siempre crítico de derecho, aliándose con el miedo para desactivar la alegría. Y en este sentido, quizás no les falte razón a quienes impugnan la utilidad política de esa oposición mental, tal como están establecidas ciertas confusiones semánticas. Yo diría que, atendiendo a la cosa misma, la distinción entre izquierda y derecha, como categorías de pensamiento político, tiene que ver con el tipo y el alcance, más o menos justo, de orden, seguridad y tradición que se persiguen y a quiénes se considera beneficiarios de ellos. En el fondo es una cuestión de autoridad moral, no entendida como contenido dogmático, sino como disposición ética comprometida con la justicia y el trabajo para garantizar plenamente de los derechos humanos. Así entendido, a mí sí me parece que es malo ser derechas y que es bueno ser de izquierdas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Tazzman Tazzman 13/04/16 17:35

    Pues me gustaria apreciar la honestidad intelectual del Sr, Valenzuela en sus apreciaciones, sobre que Savater no se has jugado el pellejo. Al comparar el libro de Sanchez-Cuenca con el de Gregorio Morán. Al glosar las virtudes del Sr. Sanchez-Cuenca, "el Gary Cooper de nuestra escena universitaria", Solo ante el peligro supongo, aunque no tan solo si ha "colocado" a sus amiguetes en su entorno como se ha publicado por ahi, aunque claro, no en este medio. La afirmacion categorica sobre que todos ellos son unos reaccionarios, porque opinan o matizan negativamente sobre el nuevo discurso del progresismo convertido en anatema. Con un tono de condescendencia que da que pensar. Pues si esto es SU honestidad intelectual, me quedo con los que critica, que aun no pensando tampoco como ellos, la mayoria al menos, escribe que da gusto leerlos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    0

    0

    • mcjaramillo mcjaramillo 13/04/16 21:18

      Parece que usted y yo no hemos leído el mismo artículo. En ningún lugar he leído que el Sr. Savater "no se ha jugado el pellejo", más bien todo lo contrario. 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      0

      0

      • Tazzman Tazzman 13/04/16 22:52

        "Sánchez-Cuenca le ha puesto nombres y apellidos a lo que muchos pensábamos: NINGUNO de esos intelectuales SE HA JUGADO EL PELLEJO, como hizo Zola con su J´accuse, DENUNCIANDO los desahucios, la desigualdad socioeconómica, EL RECORTE DE LIBERTADES Y DERECHOS, la corrupción política y económica (excepto, off course, la de los Pujol) o los despidos masivos. No, nuestras vacas sagradas son monotemáticas: lo que les angustia es una posible ruptura de la sagrada unidad de España, amenaza focalizada ayer en Euskadi, ahora en Cataluña." ¿Me puede indicar usted dentro del texto donde se afirma lo contrario?

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        0

        0

        • mcjaramillo mcjaramillo 14/04/16 01:18

          Por favor: léase el artículo completo. No hay mayor mentira que una verdad a medias. Parece que usted lo sabe bien.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          0

          0

          • Tazzman Tazzman 14/04/16 14:22

            Lamento mi falta de compresion lectora, pero sigo sin ver en el articulo referencia alguna del autor a que el Sr. Savater se haya jugado la piel. ¿Me podria indicar los parrafos donde lo menciona el autor?

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            0

  • Birth 1 Birth 1 13/04/16 14:43

    Aplaudo su artículo. Hace ya mucho tiempo que bajé de los altares a la clase intelectual. Son muy efectivos a la hora de los debates pero pueden ser muy dañinos e ineficientes como personajes públicos y privados. El producir belleza no hace bell@s a sus obrer@s. No veo penoso que la gente se vuelva conservadora. De todo tiene que haber. Hay sin embargo muchas maneras de ser conservador/a. Para mí sin embargo, en los izquierdismos radicales primerizos suele haber los indicios de la evolución. Savater ha sido para mí siempre el mismo. Completo acuerdo con la lista de intelectuales mencionados. Por mas que reconozca sus meritos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ciro2 Ciro2 13/04/16 13:05

    Su comentario, por lo demás, denota un desprecio a Colau, esta vez vestido de falta de preparación. Esperemos un poco a confirmar su gestión, la cual, tengo entendido, va viento en popa. Como la de Carmena, pese a las intoxicaciones. Escudarse en algo tan genérico como la mínima preparación es un argumento débil, máxime cuando han ejercido estos cargos personajes como Trías de Bes o Alvarez del Manzano. Desde luego, Colau ha demostrado su valía antes de ser alcaldesa y la está demostrando siendo alcaldesa de Barcelona. Menos palabrería y más hechos que confirmen esa supuesta y ridícula excusa de la falta de preparación.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • cepeda cepeda 13/04/16 13:50

      1.Ningún desprecio... cada uno tiene la formación que tiene. Yo tampoco me considero capacitado para un puesto de ese nivel... a pesar de ser economista, especialista en auditoría, tener experiencia en gestión de empresa y dirección de personal, hablar inglés...etc. No basta con eso... hace falta bastante más... en mi modesta opinión. 2.Si me tienen que operar... me intereso por la cualificación de quien me opera... lo mismo para quien tiene el poder de gobernar una ciudad. 3.Carmena tiene más formación y más experiencia. A lo mejor no suficiente para enfrentar lo que tiene encima de la mesa en Madrid pero.... bastante más que Ada Colau. 4.Una cosa es estar en desacuerdo con la forma del comentario de Azúa sobre Colau y otra diferente no estar de acuerdo con él en que no está preparada para semejante cargo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0



Lo más...
 
Opinión
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    'Gran Corrupto VIP'

    Hay un roce entre las celebrities de la casa de Soto que sí me preocupa y hasta me escandaliza, sin ser yo militante de la castidad ni nada de eso... Es el roce de negocios que se produce en ese patio tan particular.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Adán y Eva refugiados

    ¿Qué queda después del fracaso de los tratados, después del óxido de las razones? ¿Quién escribe? ¿Quién edifica algo que no vaya a desaparecer en las uñas del mono?
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    España sonámbula con Cataluña

    ¿Qué dice la prensa internacional sobre el independentismo catalán y el papel del Gobierno central?
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre