X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Democracia pixelada

Periodismo misógino y cultura de la violación

Publicada 16/11/2017 a las 06:00 Actualizada 15/11/2017 a las 21:22    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 4

Imaginemos que un señor que trabaja en un estanco denuncia haber sufrido un robo con agresión. El ladrón, en su defensa, alega que robó pero lo hizo sin violencia. Imaginemos que después un presentador de televisión pregunta a su público si cree que realmente hubo agresión o en realidad el denunciante miente para vengarse del ladrón. Sería extraño, ¿verdad? ¿Por qué dudar del denunciante? ¿Por qué alguien iba a llevar a juicio una agresión que no existe?

Para que el cuestionamiento no fuese tachado de improcedente y absurdo, haría falta tener indicios sólidos que autoricen a cuestionar públicamente el relato de la víctima. Recientemente, Nacho Abad, presentador del programa Espejo Público, ponía públicamente en cuestión a la mujer que ha denunciado por violación a ese grupo de hombres autodenominado La Manada. Preguntó a su público en Twitter si creía la versión de la denunciante o pensaban que hubo “sexo consentido”, como afirman los presuntos violadores. Hay indicios que apuntan a la primera hipótesis (la llamada telefónica de la denuncia, los antecedentes de alguno de ellos, la descripción que hacen de los vídeos quienes han tenido acceso, las conversaciones de WhatsApp, la confesión de haber robado el móvil, etc.).

Si no aporta un solo dato, testimonio o indicio que justifique abrir ese debate, tan sólo la versión de acusados que enfrentan 22 años de prisión, ¿por qué no le pareció al periodista una pregunta absurda? Es más, ¿qué es lo que hace que otros periodistas salgan a defenderle en su cuestionamiento? Y aún peor, ¿por qué más de 3.000 personas aceptaron tomar parte en la absurda encuesta? ¿Cómo es posible que más de 300 decidieran “apostar” a que la denunciante miente? Hay algo que hace que este debate parezca más razonable en el caso de la chica que del hipotético cajero, al menos para una parte de la población. Ese algo se llama cultura de la violación.

Este concepto, forjado por la teoría feminista allá en los años 70, describe la matriz de opinión compuesta por clichés, suposiciones, estereotipos y actitudes hacia el género femenino que producen el efecto de trivializar o legitimar diferentes formas de agresión sexual. A menudo a través de la broma, la relativización, la insinuación o la ironía, culturalmente más eficaces que la afirmación explícita, se reproducen patrones de pensamiento que normalizan formas cotidianas de abuso masculino.

En el machuno mundo periodístico abundan los ejemplos. Hace poco Lucía Méndez relataba en su columna la respuesta de un jefe de Redacción cuando le comunicaron que varias estudiantes en prácticas le estaban esperando: “Que se vayan lavando, que ahora voy”. Si alguien le hubiera afeado su conducta, la respuesta sería previsible: “Mujer, es una broma”.

La cultura de la violación no es cosa de otros, de algunos, de los agresores. Tampoco es explícita, salvo casos patológicos. Es una parte del medio cultural en que nos hemos constituido todos y todas, uno de los pilares del patriarcado. Cuando alguien cree que la ropa que viste una mujer agredida es relevante en el juicio, o que si inicialmente coqueteó con su agresor hay que dudar de su denuncia, eso es cultura de la violación. Cuando se pregunta a la víctima si había bebido alcohol, es cultura de la violación. No hay prenda ni gesto que incite o sirva de atenuante a una agresión.

En los últimos días viene saliendo a la luz una ola de casos de acoso en el mundo del cine, lo que no puede explicarse en base a los hábitos de ese sector, ni al perfil de las agredidas, sino a una permisividad fomentada mediante la cultura de la violación. Cuando una buena parte de la pornografía y por tanto de las fantasías eróticas tanto de hombres como de mujeres incluye formas simbólicas o físicas de violencia en distinto grado, según recogen multitud de estudios sobre la cuestión, ello evidencia una omnipresencia implícita de la cultura de la violación. Cuando la propia ONU es incapaz de evitar que sus cascos azules reciban año tras año cientos de denuncias por agresión sexual, tenemos la evidencia de los efectos más brutales de la cultura de la violación. Soldados europeos que de forma sistemática aprovechan situaciones en que se saben impunes para abusar.

Es un concepto analítico, no es una exageración. Según la Fundación Mujeres, cada ocho horas se comete una violación contra mujeres en España, pero solo el 20% de las veces se produce denuncia y sólo el 1% termina en sentencia. Según la Agencia Europa de Derechos Fundamentales, una de cada 20 mujeres ha sido violada desde los quince años de edad, y casi el doble ha sufrido algún tipo de violencia sexual antes de esa edad. La cultura de la violación es un hecho, y aunque sea a base de actitudes, bromas, presuposiciones, de subtexto y no de razonamiento explícito, esta cultura no explícita es la matriz que produce esas cifras.

En relación al caso de La Manada cabe exigir que se deje trabajar a la justicia y se eviten juicios mediáticos, aludiendo a la presunción de inocencia y el derecho a la defensa como en cualquier otro caso. Esa fue la respuesta esgrimida por el periodista que lanzó la encuesta cuando se vio forzado a borrarla. Pero, precisamente por ese argumento, preguntar al público si cree que la denuncia es real o inventada fue absurdo e irresponsable. La pregunta en sí constituye cultura de la violación, precisamente porque atenta contra la presunción de inocencia no sólo de los acusados (la encuesta ya es en sí misma un juicio mediático) sino también de la denunciante, al indicar que podría estar cometiendo un delito de calumnia o de falsa acusación.

Es esta actitud la que normaliza que para estos delitos, a diferencia de otros, se culpe e investigue a las víctimas, un fenómeno que el feminismo denomina revictimización. En este caso, el juez ha aceptado como prueba el informe que la familia de un acusado pagó a un detective privado que siguió a la denunciante después de que se produjera la denuncia, mientras que rechaza como prueba conversaciones de Whatsapp de La Manada anteriores a los mismos. En otros delitos no es tan habitual que se sospeche de víctimas y denunciantes, ¿Qué sentido tiene? ¿Cómo se supone que debe actuar o no actuar una mujer para demostrar que ha sido violada? La sospecha parece recaer así sobre ella, algo que según el experto Miguel Lorente las denunciantes sufren entre un 15% y un 20% de los casos. Una vez más, cultura de la violación.

¿Cómo se cambia esto? ¿Cómo se acabó con otro tipo de abusos antes normalizados y hoy erradicados? Las expertas hablan de generar entornos que eviten culpabilizar a quien denuncia, con lo que podrán aflorar más denuncias. Por ejemplo, mediante una combinación de protección específica, políticas públicas de prevención y concienciación, y apoyo a la acción cultural transformadora. También insisten, con razón, en que los hombres hablemos y dejemos de considerarlo un tema ajeno. Hablemos, pues, no dejemos de criticar cuando desde ciertas cavernas mediáticas se arroje la sombra de la sospecha sobre mujeres que se atreven a denunciar. Periodistas y profesores tenemos una especial responsabilidad en este terreno. Cumplamos con ella.
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



4 Comentarios
  • vaaserqueno vaaserqueno 07/01/18 11:06

    A mí me llegaron a decir después de una agresión de la que logré escapar con sólo unos moratones (él todavía tendrá las marcas de mis mordiscos), que una mujer a la que no han intentado violar no puede considerarse mujer y a todos los presente les hizo mucha gracia la ocurrencia. Cuando el agresor huyó llamé a la policía, a los cinco minutos vi llegar una patrulla en un coche y les paré pensando que venian por mi llamada, pero me dijeron que ellos no eran y se fueron, los que sí eran tardaron media hora en llegar, eso sí, tres coches con las sirenas y cortando el tráfico de toda la zona (la comisaría está a 15 minutos andando). El policía que escribió el atestado y me tomó declaración ni siquiera apuntó la descripción del sujeto pero estaba muy preocupado por saber que hacia yo a las ocho de la tarde pasando sola por un sitio oscuro. De la denuncia nunca más supe nada.
    La sociedad tiene que cambiar mucho y las fuerzas de seguridad más aún.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Orlinda Orlinda 17/11/17 13:04

    Estupendo artículo, que pone de relieve el grave problema que tenemos de difícil solución.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Dolores Sorondo Dolores Sorondo 16/11/17 21:27

    Pienso que la cultura de la violacion está estrechamente relacionada con la noción del poder y el menosprecio y me atrevo a decir de odio hacia las mujeres, y aunque sé que esta cultura viene de muy lejos,creo que la TV que presenta a las mujeres de forma vulgar y cutre, así como la publicidad contribuyen a la cosificacion del género femenino.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • HEREJE HEREJE 16/11/17 11:56

    La mayor parte de las noticias que estoy viendo sobre el juicio, hacen hincapié sobre la hipotética veracidad del relato de la víctima. Coincido con lo expuesto en el artículo: Me parece vergonzoso que se dude sobre la chica y no sobre 5 (repito 5) varones que ya mostraban intenciones inequívocas en las redes antes de ir a Pamplona y que luego siguieron mostrando su "virilidad" en youtube. ¿Se nos ha olvidado que uno de los primeros deberes de la ley es proteger al más débil? ¿Ya nos hemos acostumbrado a que siempre tiene que ganar el más poderoso?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    18

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre