X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Democracia pixelada

Tragedia alemana y chuletones al punto

Publicada el 20/07/2021 a las 06:00

Son ya al menos 180 muertes por inundaciones históricas en Europa Central. Bélgica, Alemania y Países Bajos son los países más afectados. Entre los tres sumaron más de 600 heridos y unas 1.300 personas desaparecidas, cifra que ya ha ido bajando hasta sólo varios cientos. Los primeros balances valoran los destrozos en decenas de miles de millones de euros.

Cuando estas catástrofes han ocurrido recientemente en regiones empobrecidas, las explicaciones se refugian en una idea falsa pero tranquilizadora para la Europa-fortaleza: no están preparados, no tienen buenas infraestructuras, aquí no podría pasarnos algo así. Pero ni la conciencia más flexible esboza ahora la idea de que Alemania u Holanda son pobres o no están preparadas para la lluvia. Es un acontecimiento de época en tanto que, como subrayaría Alain Badiou, hace emerger una verdad incómoda que rompe con ese "sentido común" contextual tan complaciente.

Menos de un día ha tardado el presidente alemán en atribuir el desastre al calentamiento global. "Solo si tomamos la lucha contra el cambio climático en serio vamos a poder mantener a raya acontecimientos climáticos extremos como el que estamos viviendo ahora", sentenció Frank-Walter Steinmeier. La ministra de Medio Ambiente y el ministro de Interior reforzaron en seguida esa posición. Seguro causará temor esa asociación entre muerte y gases invernadero en los despachos de las poderosas patronales industriales y ganaderas de Alemania. Seguro que eso les suena a reconversión industrial, a nuevas limitaciones y a costosas inversiones verdes. Pero eso no impide a sus dirigentes políticos afirmar la evidencia, con toda razón. Con la ciencia de su lado. Y a las industrias contaminantes no les queda otra que callar y sumarse al luto.

Hablando de tomarse el cambio climático en serio, alguien que también lo hizo recientemente es nuestro ministro de Consumo, Alberto Garzón. Se le ocurrió tuitear que "el 14,5% de las emisiones de gases de efecto invernadero proviene de la ganadería, especialmente de macrogranjas, mientras que para que tengamos 1 kilo de carne de vaca se requieren 15.000 litros de agua. #MenosCarneMásVida". Con toda la razón. Con la ciencia de su lado. Y el cabreo y descojone fue generalizado. Con ese tuit, que divulgaba datos de la ONU, desató otra tormenta, pero ésta en el Gobierno y en las redes.

Encabezados por el de Agricultura, Luis Planas, varios ministros salieron a confrontar con Garzón para tranquilizar a la industria cárnica española, el país de Europa que más carne consume según la FAO, la agencia de Naciones Unidas para Alimentación y Agricultura. Entre los presidentes autonómicos, fue Page, del mismo partido de Gobierno, quien capitaneó la lapidación: "No se le ocurre otra cosa que decir que no hay que comer carne, ¿no tiene nada que hacer?".

Detrás fueron muchos otros, no faltó ningún líder de partido nacional, y muchos medios de comunicación participaron alegre e incontrastadamente del linchamiento. La verificación de datos brilló en este debate por su ausencia. Hablaron directamente de "el error de Garzón" planteando abiertamente su salida del Gobierno, en línea con la reprobación presentada inmediatamente por la ultraderecha. El PP pidió también la dimisión inmediata, y no faltaron medios que convirtieran en noticia unos tuits en los que diputados del PP "lanzaban" sus platos de carne en redes contra el ministro, que tan sólo había divulgado el mismo dato ofrecido por esos mismos medios anteriormente. Medios tenidos por progresistas hablaron de chuletongate, o de la guerra del chuletón, y en general atribuyeron los incómodos datos al ministro, no a los informes oficiales que Garzón citaba.

La última y definitiva piedra la lanzó el propio presidente del Gobierno en rueda oficial de prensa junto a la primera ministra lituana: "Sobre esta polémica, lo diré en términos personales: a mí, donde me pongan un chuletón al punto, eso es imbatible". Al respecto, sólo cabe retomar las palabras de Steinmeier: o nos tomamos la lucha contra el cambio climático en serio, o el intento de dar marcha atrás al auge de fenómenos extremos no sólo llegará demasiado tarde, es que no llegará nunca.

El efecto aleccionador de este episodio es demoledor: pocos cargos públicos se atreverán a volver a tocar este tema. ¿Quién querrá intentar asociar el consumo excesivo de carne con el aumento de gasto público en salud, con el cáncer, con la desertificación galopante, incluso con la despoblación, o con las muertes por cambio climático en Alemania y en cualquier país, si sabe que con ello se juega el puesto? Por más que existan numerosas políticas públicas al respecto, nacionales, europeas e internacionales, por más que la ciencia avale esos vínculos, la condición para incidir en cualquier debate es tener voz pública, y una vez que se pierde da igual cuánta razón tenga su dueño, su incidencia será nula. Al punto o recalentado, el chuletón se ha usado aquí para taponar la voz de la evidencia y las alertas internacionales sobre consumo excesivo de carne.

Nos caiga mejor o peor Alberto Garzón, dentro de unos años, al volver la vista atrás, veremos a esta turba de cínicos lapidadores con la misma vergüenza ajena que hoy vemos a quienes se dejaron la piel defendiendo el hábito de fumar porque creaba empleo, o se reían de quienes denunciaron los disruptores hormonales en envases de plástico, hoy fuertemente regulados. Desde sus puestos de responsabilidad, seguramente no logren impedir el avance de nuevas políticas públicas con su cinismo, tan sólo lo retrasan unos años más. Eso sí, con enorme coste para las arcas públicas presentes y futuras, y también, aunque sea duro reconocerlo, en términos de vidas humanas. Alemania ha sido el último foco caliente de la emergencia climática, pero es sabido que España tiene muchas papeletas para ser uno de los más golpeados. Lo malo es que aquí nos lanzan un chuletón al punto y resulta del todo imbatible. Por el momento.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




9 Comentarios
  • Excomulgado Excomulgado 23/07/21 10:31

    Hay demasiados intereses económicos de grandes empresas en juego, y aquellos políticos que tienen aspiraciones a ocupar consejos de administración en esas empresas, como parece ser Page y otros "socialistas" tienen que defender los intereses de sus amos.
    La actitud de nuestro ministro de consumo fue completamente correcta y apuntó lo que llevan años advirtiendo organismos internacionales.
    El del chuletón al punto, imbatible, ha metido la pata y el tiempo correrá en su contra.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Teresa9 Teresa9 21/07/21 09:49

    El día que Pedro Sánchez se comportó como un vulgar cotilla, fue el día que comprendí que no estaba bien representada. Y sentí miedo por lo que nos esperaba. España, este gran país poblado de múltiples y variados ecosistemas, únicos en el mundo, corría un peligro enorme. Su presidente, se tomaba el cambio climático como un chascarrillo de "tío de carretera" y de paso mostraba el desprecio hacia uno de sus ministros, uno honrado y cabal donde los haya. Después vino la catástrofe en Alemania que le dio a Pedro Sánchez y a sus mariachis seguidistas, un bofetón en plena cara. Y, que nos ha enseñado que los pobres no sufren de tragedias porque se lo merezcan por su falta de organización y falta de infraestructuras. Desgraciadamente, Alemania,el azote del Sur. El que nos juzga tan duramente, ha sufrido un baño de humildad, espero. Y, al tiempo, y por una vez, han soportado en sus carnes parte del precio que cuesta esa contaminación a la que Alemania contribuye tan activamente. Me pregunto si nuestros estultos gobernantes aprenderán algo aunque no lo creo.ya se dice, "nunca se aprende en cabeza ajena"

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Lelene Lelene 20/07/21 15:45

    Lo que no se comenta es que muchas viviendas estaban construidas en el nido del río. Se acuerdan de lo que pasó en un camping del pirineo de aragon hace más de 20 años, con muchos miedos. Estaba construido en una zona prohibida. Hasta cuando nos van a engañar.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    3

    • Teresa9 Teresa9 21/07/21 09:51

      Aquí, en El Levante, hay miles de casas construidas en los cauces de los ríos de régimen de torrentera. De ahí las catástrofes de las gotas frias

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

    • Lelene Lelene 20/07/21 15:50

      Camping las nieves en Biescas. Se construyó en zona inundable.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • Eduardo Alvarez Eduardo Alvarez 20/07/21 12:07

    Lo deja claro Asier Arias en su libro "La batalla de las ideas tras la pandemia" Ed, Catarata. "lo políticamente aceptable sea ecológicamente desastroso mientras lo ecológicamente necesario sea políticamente imposible".

    Cualquier político que ponga blanco sobre negro la crisis ambiental y las medidas necesarias para aminorarla estará suicidándose políticamente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Canija Canija 20/07/21 07:58

    Lo que me parece es que un político debe saber cómo , cuando y en qué condiciones deben hacer sus reflexiones. Estas cuestiones tan importantes,creo, que deben tratarse primero en el consejo de ministros y luego hacer de ello una lucha común y no soltarlo como una ocurrencia en un tuit. Creo que , por desgracia, y ,para apuntarse tantos ,suelen actuar  así los ministros de Podemos, y normalmente lo que consiguen es trivializar cuestiones de la máxima importancia 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    9

    0

    • Ayla* Ayla* 21/07/21 22:00

      Lo que me parece que debe hacer un ministro es cumplir sus funciones y si uno es ministro de Consumo es lógico avisar a la población que es conveniente moderar, que no dejar de comer, como se ha mentido, carne. Además apoyando la ganadería extensiva.

      Lo que no se sustenta es la incoherencia de presentar a bombo y platillo el plan 2050, que incluye está cuestión y luego preferir un chuletón al punto para desautorizar a un ministro de tu gobierno.

      Se dice que no hay una democracia plena, se dice que estar en el gobierno no es tener el poder, se dice que no hay que comer carne, se lucha por los derechos trans con una ley casi copiada de otra presentada previamente, pero como son miembros de UP no vale.

      Ahora nos quejamos de lo que están haciendo algunos jueces, de lo que hacen las eléctricas...

      En este país somos más de engañar a la ciudadanía y no llamar al pan, pan.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Isabelle006# Isabelle006# 20/07/21 15:20

      Sesudo comentario el suyo, resumiendo que un ministro del Ministerio de Consumo español no puede opinar sobre el consumo excesivo de carne si antes no le ha pedido permiso al Consejo de Ministros en pleno, su argumento es de traca. Como de traca fue la salida de pata de banco del presidente Sánchez hablando de cómo le gustaba el chuletón, ningunea como hace usted a un miembro de gobierno para congeniarse con el lobby de la Carne, en la misma línea que lo hace con el lobby de las Eléctricas que a estas alturas sigue protegiendo el partido socialista progresista pese al saqueo perpetrado por las puertas giratorias, dios mediante, a los bolsillos de la ciudadanía. Somos el país europeo con las tarifas más infladas de la UE, y que no se le ocurra criticar al ministro Garzón.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      7

 
Opinión