X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Buzón de Voz

El revisionismo como estrategia política

Publicada 30/11/2017 a las 06:00 Actualizada 29/11/2017 a las 20:48    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 34

No es un fenómeno novedoso ni exclusivo de la derecha, pero habrá que reconocer que en España son las fuerzas conservadoras (políticas, intelectuales y mediáticas), quienes mejor dominan la práctica del revisionismo para conseguir que sean siempre otros (preferiblemente las izquierdas) quienes carguen con la responsabilidad de los mayores desastres. Lo que podría ser una simple argucia de comunicación ha pasado ya a vertebrar la estrategia misma del PP. Lo mismo vale para explicar el crecimiento de la desigualdad que para encontrar el origen del conflicto catalán.

Hace ya décadas que unos cuantos pseudohistoriadores hicieron fortuna (en forma de best seller) hilvanando relatos que negaban que el 18 de julio de 1936 se produjera un golpe de Estado contra la legalidad democrática de la República. ¡Para nada!. La guerra civil en realidad habría sido consecuencia directa del ‘octubre rojo’ de 1934 en Asturias y Cataluña, y la dictadura franquista de las cuatro décadas siguientes no fue sino una especie de bálsamo recetado para curar los males provocados por el comunismo y el anarquismo. En cualquier otra democracia, tales teorías figurarían en cualquier estantería dedicada a cuestiones esotéricas, junto a esos libritos que sostienen que Elvis está vivo o que la masturbación provoca ceguera (riesgo que también advertían muy serios los capellanes franquistas en los campamentos de las juventudes de la Falange). Aquí, sin embargo, vivimos un renacimiento de semejantes memeces, y hay que volver a escucharlas en debates televisados o leerlas en numerosas columnas de la prensa nacional.

Más recientemente, justo cuando casi todo el mundo se había percatado de que el crack financiero de 2007 y 2008 era consecuencia de la desregulación financiera y de la ausencia de controles suficientes para frenar la especulación globalizada, los cerebros del neoliberalismo decidieron dar un triple salto mortal para no sólo lavarse las manos sino además adjudicar las culpas a un Estado del Bienestar “insostenible” y a unas políticas “derrochadoras” practicadas por gobiernos manirrotos. Era la forma de justificar que la única solución posible era la del austericidio, cuya principal receta consiste en una devaluación salarial de caballo para las clases medias y trabajadoras. A día de hoy, desde el PP siguen culpando a Zapatero de todos los males de la crisis, aunque un simple vistazo a la evolución de la deuda pública, del Fondo de la Seguridad Social, de los salarios o de los recursos destinados a Sanidad o Educación señalen que todo empezó a torcerse con los recortes de mayo de 2010 que el Gobierno del PSOE aplicó sometiéndose a las imposiciones de Bruselas, Berlín y el BCE. Por negar, se llega a negar incluso que el rescate de las cajas (anunciado con la promesa de que no costaría un solo euro al contribuyente) fue administrado tarde y mal por Guindos y Rajoy.

Ahora se trata de Cataluña. La curva de crecimiento del independentismo no engaña: se dispara entre 2012 y 2015, cuando se celebran unas elecciones en las que los separatistas se presentan con la promesa de declarar la independencia y consiguen mayoría en el Parlament (en escaños, pero no en votos). Es fácil de comprobar que mientras se negoció y se votó la reforma del Estatut los independentistas tuvieron los índices de apoyo más bajos, pero se recuperaron y multiplicaron tras la intensa campaña del PP contra esa reforma y después de que el Tribunal Constitucional recortara su alcance. La posverdad ya no dice eso. Esta misma semana hemos escuchado (y en las próximas lo escucharemos más) que la historia fue al revés, y la responsabilidad del desafío separatista contra la legalidad constitucional también la tiene aquella reforma que pretendía precisamente evitarlo (al menos durante otros cuarenta años).

Si Zapatero no existiera, la derecha habría necesitado inventarlo, como le ocurre también con Baltasar Garzón. ¿Que la Audiencia Nacional decide justo en este momento un cambio de criterio en las normas de reparto, de forma que el juez que decidió sentar como testigo a Rajoy en el banquillo de la Gürtel es apartado del siguiente caso que afecta al PP? ¡Pura casualidad!. Lo que no fue casual, según el PP, es que le tocara a Baltasar Garzón en su día investigar la primera denuncia de la Gürtel, allá por 2009. Entonces se trataba de “una trama contra el PP" dirigida por un ex alto cargo de un gobierno del PSOE (no importa que tras dimitir de ese cargo y volver al juzgado lo primero que hiciera Garzón fuera investigar los GAL). Que además ese juez pretendiera husmear en los crímenes del franquismo (¿qué franquismo?) ya resultaba intolerable en la estrategia revisionista permanente.

Se dirá que todo gobierno, de cualquier signo ideológico, procura en los primeros meses de mandato achacar cada problema que surja a la herencia del anterior. Lo que no tiene precedentes es que la excusa de la herencia recibida alcance carácter indefinido, pase lo que pase en cualquier área de la gestión pública. Pero el revisionismo permanente como estrategia política parece resultar eficaz, especialmente en tiempos dominados por el ruido y la posverdad.


P.D. Quien esté interesado en conocer las consecuencias humanas y sociales de las políticas (llamadas) de austeridad y los rasgos que definen la (llamada) recuperación, puede hojear el informe titulado Diferencias abismales que este mismo jueves presenta la organización Oxfam Intermón.   
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



10 Comentarios
  • Grever Grever 04/12/17 12:45

    ¿Para cuándo un Ministerio de La Verdad que coordine y ponga orden? Tal parece que el Ministerio de La Opulencia (Miniplenty) se lo reparten Guindos y Báñez.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • tark tark 04/12/17 10:21

    Si han conseguido hacer desaparecer cuarenta años de historia de España, estas cosas son menudencias para ellos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Mainichico Mainichico 02/12/17 18:18

    Curiosamente nos quejamos del Gobierno como si no lo hubiéramos votao o propiciao con nuestros votos. Cada partido es la expresión de un estado de conciencia, que en algunos casos rozan la psicopatía. Tal gobierno, tal gente. Si hemos aprendido algo, las urnas lo deben de gritar

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Ángel S.B. Ángel S.B. 02/12/17 16:02

    Jesús, estoy de acuerdo con tu apreciaciones....O empezamos un proyecto constituyente, repartiendo más equitativamente la tarta, o debería pasar algo!!!. Y esto lo tienen que empezar la ciudadanía y no los políticos... Pero me temo que los ciudadanos y los jóvenes el status Quo nos tienen aborregados y sin criterios...Solo sabemos producir y consumir , que es lo quieren los poderes económicos etc, pero no quieren que pensemos...Que pobre porvenir tiene esta generación si no hace su pequeña revolución!! No va a venir del cielo su mejor y más equitativo bienestar y justicia!!! Salud y República!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Cachondo Cachondo 02/12/17 12:13

    En el 2015 ya escribía yo “El PP por el afán de gobernar (mangonear) lo hizo mal (para España) desde el principio. Le pasó como el cuándo rompió el consenso de no utilizar el terrorismo de ETA para no atacar al Gobierno de turno, que le salió el jaco jaca. Pues con el nacionalismo catalán se enfrentó enarbolando al nacionalismo español, metiendo la pata con el recurso al Estatuto (Aguirre dixit), con las campañas de boicot a los productos catalanes, etc. O sea que contestó con lo mismo que hacía Más porque a ambos le convenía envolverse en la bandera para ocultar sus miserias, ya lo dijo uno, *el patriotismo es el último refugio de los miserables* y lo repitió hace poco The New York Times, que en concreto habla de “EL VIEJO TRUCO DE LA PATRIA”. Con esta actuación el PP lo que ha conseguido es mantener votos derechistas y que no se vayan a VOX, pero le ha creado a España un situación de difícil solución, pero claro, hay gentes que a España solo la utilizan para sus propios intereses, que generalmente son muy distintos de los intereses de los españoles. Y con relación al “austericidio”, solo hay que fijarse en Portugal, mientras nadaron las derechas con la misma política del PP, iban para atrás, cuando llegaron las izquierdas, en dos años han conseguido controlar el déficit, bajar el desempleo a la mitad y aumentar los sueldos siendo estos ya superiores a los anteriores de la crisis.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • burgurlum burgurlum 01/12/17 19:43

    Ja te lo dise...La perpetua Marca Es Pa Ná

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Agu47 Agu47 01/12/17 07:52

    Estimado Jesus: A estos que tan gentilmente les llama revisionista en mi pueblo se les llama caradura, son capaces de negar la ley de la gravitación si por ella los muertos caen en las cunetas

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • borjiniano borjiniano 01/12/17 04:12

    Perfecto Maraña. Tienes toda la razón. Pero pienso que algún día sería bueno que escribieras sobre los pininos. El del No es No, se presentó sin nadie llamarle y, por supuesto, a cambio de nada o promesas de gente " no decente" fue el señor Sánchez para autorizar el 155. ¿Quien le llamó a ello? Quizás la porquería dentro del PSOE, o las deudas millonarias con los bancos. En Portugal hay gente decente que supieron echar a la gentuza. Y poco a poco van saliendo del atolladero. Pero aqui tanto en el PSOE, como en Podemos, las PELEAS INTERNAS, SON REGLA. MALA PATA. YA ME GUSTARÍA VER ESCRITO ALGO DE ESTO POR USTED, QUE DICHO SEA DE PASO YE UN FENÓMENU.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    5

  • Queso Tierno Queso Tierno 01/12/17 02:31

    Sr. Maraña Vd., lo llama revisionismo, seguramente porque literariamente debe quedar más adecuado, pero la palabra real es 'mentira' y su artículo se hubiera titulado "La mentira como estrategia política" y visto bajo otro prisma, sería 'manipulación de los hechos' y también podriámos cambiar el titular. Llamar revisionistas a estos golfos mentirosos, manipuladores y corruptos me parece un piropo para ellos y casi un insulto a aquellos que vemos con impotencia y desolación como este cancer político llamado PP nos lleva a la ruina y al permanente conflicto social.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    22

  • Coronel Dax Coronel Dax 30/11/17 22:54

    A partir del caso GAL (finales de los años 80), fuimos conociendo un caso de corrupción del PSOE tras otro, aireados de forma muy dosificada y convenientemente concertados por los medios de comunicación de la derecha, capitaneados por algunos que se hacían pasar por medios de izquierda, caso de “El Mundo”. En aquellos tiempos una abrumadora mayoría de la población era de izquierda y votaba izquierda (o lo que ella creía que lo era) y, por esas informaciones, una parte de ella acabó votando a la derecha y confiando en los medios de comunicación de la derecha.

    Una vez en el poder, el PP, con todo el poder que le otorgó su corrupción sin límites, se dedicó a crear su red de medios de comunicación y a poner a su servicio a todos los demás (y a jueces, fiscales, sindicalistas, empresas privatizadas, contratistas, y un largo etcétera de vividores conectados a las ubres de las administraciones y empresas públicas). Los enganchados a sus medios de comunicación es muy difícil que consigan salir de ahí, pues no hay manipulación más difícil de descubrir que la que confirma tus ideas preconcebidas. Esos medios de comunicación lo saben y, cual flautista de Hammelin, dirigen a su audiencia en la dirección que quieren.

    ¿Revisionismo de la Historia? Pues claro, si eso no es nada para los maestros de la calumnia, que son capaces de las mentiras más alucinantes. ¿O es que ya no recordamos la “Teoría de la Conspiración” tras los atentados del 11-M? Esa sarta de mentiras que no tenía el menor sostén intelectual para cualquier ser humano que dedicara un mínimo de sosegada reflexión al asunto (algo que ya se preocupaban que no sucediera), fue mantenida por varios de sus medios durante muchos años. Y consiguió que la creyera como poco la mitad de su electorado. Para la otra mitad tenía sus medios “moderados”, para que no se escapara del redil ninguna oveja del rebaño. Y así hasta hoy. En los últimos años la estrategia ha tenido que cambiar, pero eso es otra Historia. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    22



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre