X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




¡A la escucha!

Mucho más que un deporte

Publicada 22/03/2018 a las 06:00 Actualizada 21/03/2018 a las 19:42    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 10

Lo confieso sin ningún reparo: nunca he llegado a entender muy bien las normas, por qué el árbitro pita golpe o no, cuándo es avant o por qué se opta por la melé y no por tirar a palos. No. No he sido una espectadora de rugby muy entendida, ni cuando iba como novia de jugador ni ahora que voy como madre. Sé que no pueden pasar hacia delante, que no pueden adelantarse a la línea de balón y poco más. Las reglas formales del rugby no las he llegado a aprender nunca, pero las no escritas, son fáciles de entender. Y de compartir. Esas reglas no escritas hablan de que en un partido de rugby respetas siempre al rival, al compañero y al árbitro.

El espectador está invitado a disfrutar del partido no a intervenir en él, así que nunca insultas al árbitro, nunca pones en cuestión su decisión. No te metes con el equipo rival y cuando pierdes, te duela o no, le haces el paseíllo y aplaudes. Esa regla no escrita habla también de qué pasa cuando salen del campo, del famoso tercer tiempo. Les felicitas por las jugadas, te reencuentras. Cuando iba de “pareja de” los tercer tiempo eran con vaso de cerveza en la mano. Ahora, son con un batido de chocolate caliente para entrar en calor.

Así que desde mi absoluta ignorancia sobre las reglas me atrevo a escribir sobre lo que pasó el domingo. España se jugaba su clasificación directa para el Mundial de Japón. No vamos a un Mundial de Rugby desde el 99. Es la guinda al despertar de un deporte que durante muchos años fue minoritario y que ahora se ha convertido en el abanderado del respeto y el fair play. En casa nos hemos tragado todos los partidos de esta fase: hemos ido de rojo y con la camiseta oficial a cada grada, daba igual que lloviera o que no hubiese nadie. Ahí hemos estado, porque padre e hijo lo vivían como un sueño, juntos. Mi hijo lleva desde los 4 años pegado a un balón ovalado. Con esa edad no lo pidió él, evidentemente. Fue su padre quien le llevó a entrenar, quien le metió en el rugby. Ha ido probando otros deportes, el fútbol, el baloncesto, pero sin dejar nunca el rugby y ahí sigue. Pegado a su balón ovalado. Compartir ese momento único, ver a España de nuevo en un mundial era para ambos el mejor recuerdo de un deporte que les ha dado mucha alegrías y también algún que otro disgusto y alguna clavícula y brazo roto también.

Así que el domingo era el gran día. Ya llevaban un rato encerrados, concentrados viendo el partido. “Es el partido definitivo, mami”. Así que cuando oí desde el salón varias quejas y lamentos, no entendí muy bien qué estaba pasando. Mi hijo estaba llorando desconsoladamente y su padre animándolo. “No llores hijo, no está todo perdido”....."Es que no hay otro mundial hasta dentro de cuatro años!!!" Ver perder a España contra Bélgica le dolió mucho más que el último rodillazo que se llevó en la mandíbula y por el que lleva dos días tomando ibuprofeno. Le dolió verles perder, y le dolió lo que vino después. No voy a justificar a los jugadores: había que estar en su lugar, sentir su rabia contenida durante todo el partido. Y quiero pensar que su reacción (perseguir al árbitro e insultarle) fue el cúmulo de esa tensión, de ver que el sueño de ir al Mundial se podía esfumar. El rugby es el deporte del respeto. Es lo que se nos repite una y otra vez, lo que los jugadores en activo y los que lo estuvieron, llevan grabado a fuego. Saben que esos valores son su mejor carta de presentación, el motivo por el que muchos padres han buscado en el rugby el refugio a los gritos desde la banda. Decía, respeto al arbitro. Respeto porque presupones su honestidad. Si el arbitro falta a su honestidad todo el sistema se tambalea.

El entrenador Santiago Santos acabó llorando ante la cámara, con la voz quebrada y según me cuentan –no tengo el gusto de conocerle–, no es un hombre que se hunda ante la adversidad. Ni un accidente de moto logró apartarle de su equipo. Supongo que a Santiago Santos le dolía ver a sus jugadores llorar desconsolados e imaginar que muchos niños terminaron también llorando cuando finalizó el partido. Porque el rugby no es sólo un deporte, es la vía que muchos padres escogen para enseñar valores, para demostrar que en la vida ganar no es lo más importante. Que hay que luchar, que hay que apoyar al compañero, que sólo no lo conseguirás, que eres un equipo, en lo bueno y en lo malo. Que pelear en el campo hombro con hombro es lo que te va a tocar en la vida y que cuando en frente tienes a un equipo superior, es cuando más tienes que luchar. Alguien a quien admiro escribía el domingo que si el rugby pierde sus valores la sociedad es un poco peor. Que aprenderemos la lección del domingo y que nuestros hijos, téngalo seguro, verán a España en un mundial. Así que... ¡¡¡Vamos Leones!!! Nos vemos en Japón.
Correo Electrónico
Relacionados


Hazte socio de infolibre



10 Comentarios
  • Merm Merm 27/03/18 10:28

    Lo que está claro es que los jugadores no se merecían ir al mundial porque no saben comportarse. Y ya está habrá personas que intenten justificarlos, pero no hay justificación posible a los insultos y la mala educación.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • acracio acracio 23/03/18 21:56

    ¡Hasta en el rugby ganan los de "a por ellos" que lo contamina todo! Se puede entender que un chiquillo llore por no ver clasificado a su equipo del alma, pero que profesionales de este deporte de ¿caballeros? persigan al árbitro da la medida de que en este, como en otros deportes, en España sólo vale el patriótico himno de los vencedores. Menuda manera de educar en valores. Nos vemos en Japón, y si no ¿pasa algo?

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    1

  • Alfar Alfar 23/03/18 08:38

    Creo que Helena Resano debería de seguir con lo que se le da estupendamente, que es presentar las noticias en la Sexta.

    Responder

    Denunciar comentario

    7

    0

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 22/03/18 23:13

    Columna muy interesante.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Berbel Berbel 22/03/18 20:38

    Me gusta que se hable de rugby. No he jugado nunca, pero hace más de 30 años me sorprendió que después de tanto contacto entre los jugadores se daban la mano todos.... Lo que pasó el pasado domingo es un caso totalmente inusual en este deporte y la Federación internacional tendrá que mirarlo con detenimiento. Espero que España se clasifique para Japón y lleve consigo un mayor conocimiento de este deporte en nuestro país.
    Gracias Helena.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 22/03/18 13:03

    Tendrá tratamiento la "sensación de impotencia", porqué si hay remedio nos deberíamos de dotar de unas cuantas dosis...........

    Como preguntaban los hinchas del Aleti, "papá, porqué somos ejjjpañoles" ?????......

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Jose Mª Jose Mª 22/03/18 10:43

    No sé qué ocurrió, no me interesa el rugby ni ningún otro deporte pero, deduzco que, Spain is diferent y, que aquí, si se persigue al árbitro. 
    Hay otras formas de educar a la juventud. El deporte de competicion no es lo más apropiado. Si en el deporte vamos a aprender que en la vida tendremos que luchar contra los demás, que la vida es una competición en la que el que gana se lo lleva todo, mal empezamos.

    Responder

    Denunciar comentario

    24

    10

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 22/03/18 10:36

    Estimada señora Resano, estoy de acuerdo con usted. El rugby es más, mucho más que un deporte. Y lo que ha demostrado nuestra selección el pasado domingo no ha sido muy deportivo. Entiendo el calentón en un chavalín inexperto, no en un jugador de la élite de su deporte. Si hubo incorrecciones (y créame que las hubo y muchas) no se protestan en el campo, porque fue en los despachos donde se propiciaron. Antes del partido la federación española debía haber presentado una protesta formal por la designación de árbitros rumanos para el partido en el que podría salir beneficiada Rumanía. Y no se hizo. Y es importante recordar que si nos jugábamos el pase directo a la fase final del campeonato del mundo, se debía también en parte a no haber "hecho los deberes" en todos los partidos anteriores (9). Si le parecen complicadas las reglas del rugby, no le quiero ni contar la forma de puntuar. Se pueden ganar puntos hasta perdiendo y por un número determinado de ensayos en un partido. Un lío, vamos. Pero en ese lío Rumanía tiene más puntos que nosotros (hemos empatado a victorias y derrotas) así que algo más podríamos haber hecho en los partidos previos. No es buena señal la que damos como deportistas y como país crisparnos cuando se produce algo que nos contraría y emprenderla a gritos con el juez, por malo y parcial que sea. El camino es otro. Y por supuesto, nos vemos en Japón.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    7

    20

    • taxista y rojo taxista y rojo 25/03/18 07:51

      Está usted equivocado. Sí que se apeló previamente a que se cambiara al conjunto arbitral, pero se desestimó por presuponerles honestidad, cosa de la que evidentemente carecieron.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      2

    • Chuchi Chuchi 22/03/18 11:19

      Casi de acuerdo, pero, no entiendo cómo se puede discrepar, insultar y menoscabar la actuación de jueces y fiscales en medios, bares o salones de te y no en situaciones menores como el deporte (el rugby sobretodos). El asunto creo, es al revés, todos debemos respetar o en su caso eliminar a jueces malos y prevaricadores, para ejemplo en otras actividades, y no poner la gigantesca lupa en lo contrario, donde se realiza una actividad VOLUNTARIA y placentera. 

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      6



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.