x

Nos gustaría enviarte las notificaciones para las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Buzón de Voz

Rivera o el 'malismo' triunfante

Publicada el 18/05/2018 a las 06:00 Actualizada el 17/05/2018 a las 21:40
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Ha proclamado este jueves Albert Rivera, a la salida de su encuentro con Mariano Rajoy, que “no es momento de contemplaciones ni de buenismo”, y que en Cataluña “vigilar es actuar”, o sea que hay que aplicar de inmediato una versión más dura del artículo 155 de la Constitución. El líder de Ciudadanos defiende por tanto y sin disimulo una especie de nueva legalidad preventiva, que no espere a que alguien cometa una ilegalidad para otorgarle el carácter de delincuente potencial. Es lo que tiene adelantar al PP por la derecha y robarle no sólo la bandera del nacionalismo español (bueno) contra el nacionalismo catalán (malo) sino también el papel de azote del buenismo, tan  fructífero electoralmente para el neoconservadurismo español como letal para las fuerzas del cambio. Se empieza perdiendo la batalla del lenguaje y se termina derrotado en las urnas.

Entre las palabras aceptadas este último diciembre por la Real Academia Española no sólo figuraba la cacareada y tramposa posverdad, sino también el término buenismo, definido como “actitud de quien ante los conflictos rebaja su gravedad, cede con benevolencia o actúa con excesiva tolerancia”. Y añade la Academia de la Lengua que este término es “usado más en sentido despectivo”. Uno diría que lo que queda blanqueado ya en el diccionario oficial es el uso impuesto por los cerebros y feligreses del malismo, sustantivo inexistente para la RAE que define la “tendencia a creer en la maldad inherente del hombre y en la fuerza y la violencia como vía más eficaz para resolver determinados conflictos” (Fundeu).

La asunción colectiva de un determinado significante ayuda mucho a falsear la realidad, un camino ya muy transitado por expertos en victorias electorales y en campañas inmorales. Y es el carril sin duda elegido por Albert Rivera, capaz incluso de adjudicar ahora ese uso despectivo del buenismo a un tipo como Mariano Rajoy, que llegó a la Moncloa después de ocho años martilleando a Zapatero con el clavo del buenismo, tanto si se trataba de boicotear y tumbar la reforma del Estatut de Cataluña como de impedir el proceso de paz en Euskadi que finalmente condujo a la disolución de ETA.

Este profundo y permanente falseamiento de la realidad a través del lenguaje pretende (y consigue) instalar masivamente la idea de que los presuntamente buenistas son una panda de blandengues, inconscientes, tontos útiles, equidistantes, inseguros e incapaces de resolver un problema, mientras que ellos, los Rajoy-Rivera-Aznar, representan la eficacia, el rigor, el sentido común, la altísima capacidad y firmeza en la resolución de conflictos.

La mentira comprada y voceada por sus potentes plataformas mediáticas y culturales es de una obviedad casi infantil. No hay más que repasar lo ocurrido con el terrorismo etarra y con el independentismo catalán para comprobar la solvencia, el rigor y la eficacia de cada cual a la hora de solucionar problemas o de multiplicarlos. Nadie con dos dedos de frente y un mínimo de dignidad podrá negar que la política despreciada por buenista fue clave fundamental para la desaparición del terrorismo en España, mientras los resultados obtenidos hasta ahora por la política (más bien renuncia a la política) de los ‘machos alfa’ rigurosos, capaces, eficaces, etcétera, etcétera, en Cataluña saltan a la vista: la vía judicial por rebelión naufraga en las instancias europeas mientras el respaldo al independentismo unilateral que traspasó de forma obvia y evidente la legalidad constitucional no ha sufrido un rasguño. Basta ver que el legitimismo visionario de Puigdemont se ha impuesto para colocar provisionalmente en la Generalitat a un individuo de ideas racistas, supremacistas e incompatibles con la democracia. O que el último sondeo del CEO (el CIS catalán) otorga un crecimiento espectacular a las CUP, mientras las posiciones más pragmáticas y moderadas defendidas desde ERC tras el 21 de diciembre se estancan. A estas alturas los Puigdemont, Torra y compañía consideran que todo lo que no sea el pulso unilateral al Estado es, precisamente, buenismo.

Rivera anda sobrado, en vísperas del macroacto que este domingo protagonizará en Madrid imitando el arranque de campaña que llevó a Macron y su Plataforma En Marche a la presidencia francesa. En los ambientes políticos, pero sobre todo económicos y mediáticos, nadie disimula el convencimiento de que, como apuntaba en estas mismas páginas Javier Valenzuela, a estos años de un Rajoy apoyado por Rivera, le seguirán “otros ocho o doce de un Rivera apoyado por el PP”.

Sobre todo ocurrirá si las izquierdas siguen disparándose en los pies o desconfiando más entre ellas mismas que de quienes desean verlas eternamente en la oposición (como muy cerca). Y ocurrirá si Ciudadanos y PP logran que durante los próximos dos años sean Cataluña y su independentismo excluyente un asunto enquistado, sin resolver, un 155 indefinido contra un enemigo común que mientras no mata engorda a los machos alfa envueltos en la bandera de España, suficientemente ancha para tapar una realidad que se llama desigualdad, precariedad, pensiones indignas o deterioro de los servicios públicos.

Es el malismo galopante, especialista en incendiar conflictos en lugar de resolverlos, pero que acaba triunfando si ni siquiera somos capaces de nombrarlo y definirlo.
 
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

53 Comentarios
  • Teogonte Teogonte 22/05/18 20:06

    Los buenos solo ganan en las películas para hacernos sentir bien. En la vida real siempre ganan los malos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • ARVA44 ARVA44 21/05/18 08:36

    Nada de perfilar por lo bajo. Es extrema derecha intentando entrar en sociedad por la via de los chicos estupendos. Fascismo puro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • ARVA44 ARVA44 21/05/18 08:36

    Nada de perfilar por lo bajo. Es extrema derecha intentando entrar en sociedad por la via de los chicos estupendos. Fascismo puro.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    2

  • Jordi Casales Jordi Casales 20/05/18 19:45

    El arranque de Ciudadanos con Albert Rivera en la cabeza lo comparo a los cohetes que se lanzan en las fiestas. Todo el mundo pendiente de como sube y como pasados unos segundos queda en nada. Aqui no hay partidos de centro,hay la derechona de toda la vida y la izquierda mas o menos comprometida.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • mrosa mrosa 19/05/18 09:35

    Completamente de acuerdo, Jesús. No me gusta nada pero el futuro empieza a asustarme. Veo el malismo extenderse por todos los grupos humanos de todo tipo. Confiar en las personas, considerar natural que se cumpla con lo que se dice, la solidaridad...... son valores en retroceso.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    25

  • luzin luzin 19/05/18 09:11

    Sr. Maraña, cuando el Parlamento Vasco presente su nuevo proyecto de Estatuto ¿Será buenismo o malismo? ¿Habrá conflicto o no? ¿Será constitucional o no lo será? Adivine quién se llevará los votos ...

    Responder

    Denunciar comentario

    23

    3

  • Thefall Thefall 18/05/18 22:44

    Es la dictadura de la democracia, y su valor más representativo es el Riverita y sus naranjitos. En Euskal Herria ya estamos preparandonos para cuando nos caiga este Subnormal y sus secuaces, y me da la impresion de que vamos a acabar tirandonos de los pelos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    5

    31

    • TOTOFREDO TOTOFREDO 18/05/18 22:46

      "Perro ladrador......."

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      1

  • peregrino peregrino 18/05/18 20:50

    Me gustaría decir que me siento en una dictadura de partidos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • FRANCISCO JAVI FRANCISCO JAVI 18/05/18 20:43

    Los políticos suelen criticar a sus contrincantes con sarcasmo dureza e insultos. Rivera, creo que es de los más duros, y más opacos, a la hora de argumentar sus políticas. Además, no tiene claro o no confía, en ninguna iniciativa o pacto que incluya a todo el arco parlamentario. Sólo actúa en función de sus intereses, que son: arrimarse a quien más le convenga en cada momento. El intentar convencer de que él es el más duro de todos, hace que el conflicto judicial y político de Cataluña se atasque. Políticos como Rivera hacen que la desconfianza en los políticos vaya en aumento. Parece ser que para ver sensatez, moderación, y personas que sean buenos políticos para todos, es misión imposible.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    18

  • Coronel Dax Coronel Dax 18/05/18 18:09

    Un análisis impecable, Sr Maraña. El malismo, antesala del fascismo, se impone. No aceptar que, equivocadas o no, existen otras visiones del mundo, es lo que provoca los intentos de aniquilación del diferente.

    Es un fenómeno mundial. Lo vemos con Trump y con tantos dirigentes europeos, en especial de los países del Este (Polonia, Hungría, tec.), donde se imponen tesis de derecha extrema. En su fase más descarnada observamos las consecuencias de esa manera de pensar en el Gobierno de Netanyahu o en el Estado Islámico.

    ¿Cómo combatirlo cuando los medios de comunicación principales se prestan alegremente a la inoculación del odio? Aunque aquí también hay grados, con nuestro talibán doméstico, Federico Jiménez Losdemonios, y sus ocurrencias, al frente. No soy optimista. Cuando a la gente se la ha exaltado, pedirle serenidad y reflexión es una tarea con pocas posibilidades de éxito.

    Es evidente que, en el tema de Cataluña, se necesitan más bomberos que pirómanos (pero, ¡ay!, eso no da votos). A medida que se emplea más dureza contra el bloque independentista estos reaccionan a su vez con más radicalidad. ¿Alguien cree que va a convencer a algún independentista para que deje de serlo por este camino? ¿O porque les quiten el juguete de TV3? Tras 40 años de imposición de la visión franquista de la historia, incluyendo una migración masiva en los años 60 de personas castellanoparlantes, en Cataluña el sentimiento nacionalista seguía tan vivo como siempre. Ahí estaba latente, esperando su oportunidad. Para conseguir acabar con una nación hay que ser más bruto que Hitler, que no consiguió exterminar a los judíos, quienes llevaban 2000 años vagando por el mundo desde que fueron expulsados de su tierra, y seguían sintiéndose judíos. Sí que tuvo éxito en su momento la desaparición de los cátaros, pero no hace falta recordar cómo se consiguió “convencerlos”.

    Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    3

    37

    • luzin luzin 19/05/18 09:20

      Que yo sepa Trump, Netanyahu, ... Torra, Puigdemont, ... vienen a decir los mismo, esencialmente y explicado con gracia y simplicidad: primero los míos ...

      Responder

      Denunciar comentario

      26

      6



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.