x

Nos gustaría enviarte las notificaciones para las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Buzón de Voz

A Rajoy lo echa la democracia

Publicada el 01/06/2018 a las 06:00 Actualizada el 01/06/2018 a las 13:02
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Escribámoslo pronto y claro: a Mariano Rajoy lo echan los votos. Es falso que sea víctima de una especie de conspiración encabezada por Pedro Sánchez, a su vez inspirado por Pablo Iglesias, un complot en connivencia con los independentistas para hacerse con el poder poniendo en riesgo la unidad de España. La estrategia de la mentira tiene un límite. Y Rajoy y el PP lo han traspasado con creces. Perdieron el poder en 2004 por mentir sobre el 11-M y ahora lo pierden por instalarse en la posverdad sobre la corrupción.
 
  • A Rajoy lo echan los votos porque los partidos que deciden apoyar la moción de censura representan casi un millón de votos más que quienes se oponen a ella, según los resultados de las últimas elecciones generales celebradas en junio de 2016. “En democracia gobierna quien gana las elecciones”, ha repetido este jueves Rajoy por enésima vez. Es falso. En una democracia parlamentaria gobierna quien logra mayor respaldo en el Congreso. Así ha sido desde 1978 porque así lo estipula la Constitución.
 
  • A Rajoy lo echa su propia soberbia política, la prepotencia de considerar que basta con negar la realidad para que esa realidad no exista, o no tenga la menor consecuencia política para quien está en el poder. Lo volvió a demostrar en la mañana del jueves al negar desde la tribuna del Congreso que la sentencia de la Gürtel condene al Partido Popular (sólo según él a “determinados militantes” que ya no lo son y a un par de ayuntamientos). Es falso, y cualquiera que se tome la molestia de leer las páginas que recogen los Hechos Probados de esa sentencia comprobará que el presidente del Gobierno y del PP volvía a faltar a la verdad en sede parlamentaria.
 
  • A Rajoy lo echa su concepción patrimonialista de la política, que les ha llevado, a él y a su partido, a actuar como si de un cortijo privado se tratara. Tanto desde los gobiernos autonómicos (Madrid y Valencia muy especialmente), podridos de corrupción durante casi tres décadas, como desde una sede central del partido donde circulaban el dinero negro y los sobresueldos como si fueran chuches.
 
  • A Rajoy lo echa su empeño en identificar las urnas como una especie de lavadoras de las responsabilidades políticas sobre ese “auténtico sistema de defraudación del erario público” que relata esa misma sentencia con todo detalle. Dar por amortizada toda culpa por acción o por omisión sobre graves delitos que llevan a la cárcel al tesorero que él nombró y a decenas de exdirigentes del PP simplemente porque consiguió mantener el poder (gracias por cierto a una abstención “por responsabilidad” del PSOE) era un engaño mayúsculo que ha terminado costándole la mayoría parlamentaria.
 
  • A Rajoy lo echa el uso y abuso del discurso del miedo y la exageración permanente. La insistencia sin límite racional en ese “nosotros o el caos” contiene el riesgo que advertía aquella genial portada de Ramón en Hermano Lobo (no de El Roto, como por error dijo Sánchez en su discurso): llega un día en que el personal se harta y es capaz de responder “¡el caos, el caos!”. Este mismo jueves ha culpado a Sánchez y su moción de censura de las recientes caídas de la Bolsa y la subida de la prima de riesgo, cuando un simple seguimiento de los datos refleja que la causa fundamental hay que buscarla en Italia. (Al menos hasta ahora). La más grave inestabilidad democrática es precisamente la que provoca un presidente del Gobierno instalado en una realidad paralela.
 
  • A Rajoy lo echa su excesiva confianza en la influencia de grandes cabeceras mediáticas que llevan una semana despreciando la moción de censura de Sánchez y reclamando editorialmente elecciones anticipadas (las mismas cabeceras, por cierto, que en 2016 presionaron por tierra, mar y aire al PSOE contra la posibilidad de repetir elecciones y también contra cualquier intento de formar un gobierno progresista).
 
  • A Rajoy lo echa, obviamente, la moción de censura presentada por Pedro Sánchez, quien ha insistido tantas veces este jueves en ofrecer el “decaimiento” de esa moción si el presidente dimitía que casi le ha faltado pedir perdón por presentarla. Era, efectivamente, “una obligación democrática” plantearla ante la ausencia total de respuesta de Rajoy tras la sentencia de la Gürtel, y que salga adelante es un éxito político de Sánchez con el que el PP no contaba en absoluto a la vista de la desorientación y perplejidad que ha mostrado su cúpula en la tarde de este jueves. (Nos quedamos de momento con la duda de si el propio Sánchez contaba de verdad con ganarla, porque a posteriori toda acción política es tan audaz cuando termina en éxito como disparatada si hubiera acabado en fracaso).

Sería absurdo e ingenuo negar la profunda complejidad que tendrá que afrontar Pedro Sánchez para gobernar en los próximos meses. Claro que es difícil hacerlo con 85 diputados y unos Presupuestos que el propio Sánchez definió en su día como "un ataque al Estado del bienestar" y un "chantaje" del PNV. Claro que podría tratarse de un mandato breve (o durar dos años, porque hoy por hoy a ninguno de los partidos unidos contra Rajoy le interesa ir a elecciones). Claro que se pone a prueba si estamos ante un político que galopa a lomos del azar y guiado por una enorme (pero legítima) ambición de poder o ante un político que ha madurado y está sinceramente dispuesto a ofrecer un nuevo modelo de país centrado en poner freno a la desigualdad económica y social y en abrir una vía de solución política al encaje de Cataluña y Euskadi, asunto capital que Rajoy se ha demostrado incapaz de gestionar salvo para utilizarlo con fines electoralistas.

Se llama democracia. Sánchez tiene perfecto derecho a intentarlo, y se trata de una oportunidad (inesperada y quizás irrepetible) de que las opciones de izquierdas demuestren que pueden entenderse y cooperar superando el sectarismo y la desconfianza mutua. (Conviene no olvidar que aquella mítica portada de Hermano Lobo pocos meses antes de morir Franco incluía una tercera frase. Tras escucharse el clamor de "¡el caos, el caos!", el orador respondía: "Es igual, también somos nosotros"). 
Más contenidos sobre este tema
Relacionados




Hazte socio de infolibre

88 Comentarios
  • Galias Galias 03/06/18 12:14

    La moción de censura ha paSado. Todas las razones y motivos que se sigan dando son evidentes y claras. Más de una vez, se acude al futbol para explicar las cosas y después del triunfo de la moción, como dice Simeone, ahora hay que pensar en el próximo partido. ¿ Y cuál es el próximo partido? La formación del Gobierno. Y ahí es dónde yo veo debilidad. Si la moción de censura ha triunfado con el apoyo de varios partidos, Sánchez no debería gobernar sin dar entrada a algunos, o todos o los que quisieran entrar en el Gobierno. Por lo menos ofrecérselo y negociarlo. Es mejor dentro que fuera, es mejor colaborar y lealtad absoluta que tendría que exigirse el nuevo Gobierno que oposición y división, que aprovecharán el PP para hacer oposición. Es mejor ponerse una vez "colorao", que cien veces rojos, porque el PP y Ciudadanos dirán y no acabarán de decir Gobierno Frankestein, pues hágase y no les demos motivos para que lo sigan repitiendo. Ahora, repito, lealtad, lealtd, lealtad.. Ya sé que eso sería mostrar mucha audacia, ¡ O SERÍA UNA TEMERIDAD?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • kikonazo kikonazo 03/06/18 09:47

    Por cierto, alguien vio el especial de TVE en la noche del 31 cambiando la programación que tocaba de "FUGITIVA" por el especial de LA NOCHE con respecto a la Moción de Censura? Sí, ése con la Prego, la Esteban y el "Frente de Juventudes" compañeritos "periodistas" (?) acompañando?. Tuve que salir corriendo desbordado por la vergüenza ajena. Esos son los "periolistos" que tenemos que ver en TVE?. Venga , Pedro Sánchez, cambia la Dirección de RTVE ya. ¡Por lo que más quieras!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • LAIE LAIE 03/06/18 02:53

    Sin que sea santo de mi devoción, creo que el Sr. Iglesias tuvo mucho que ver en el éxito de la moción y sería justo reconocerle los contactos que hizo con otros partidos y los ánimos que dio a Sánchez para que presentará la moción.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    17

  • pescador pescador 03/06/18 00:44

    Certero análisis de la situación creada a partir del triunfo de la censura y la duda que me surge es como lo gestionará, si desde una perspectiva de izquierda o como ocurre en demasiadas ocasiones que la izquierda se comporta de forma timorata y olvidando sus principales valores defensa de lo público, la solidaridad y la defensa de los derechos ciudadanos entre otras muchas causas ya que la derecha cuando llega aplica sin complejos sus postulados y la evidencia es que la crisis la pagamos los ciudadanos rescatando con la devaluación de nuestra sanidad, educación, y nuestros salarios a los bancos que están repartiendo beneficios y no devuelven el dinero del rescate.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Nazario Nazario 02/06/18 19:06

    Un par de reflexiones.
    Aunque sea pecando de iluso, me parece ver cierto fondo de ética en el proceso y me resulta alentador. Algo de eso pudo haber también en la recuperación de la secretaría general del PSOE. Es posible que todavía tenga sentido no olvidarse de algunos valores.


    Otra cosa. Resulta interesante observar cómo quienes durante años se resistieron a asumir la más mínima responsabilidad política han terminado siendo arrasados por una ola impulsada en gran medida por la fuerza de una decisión judicial, siendo la justicia la instancia a que en muchos momentos hacían referencia para eludir sus obligaciones democráticas. Aviso a navegantes, también para los considerados hábiles estrategas por sus aduladores.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    4

    • TOTOFREDO TOTOFREDO 02/06/18 19:34

      El "entramado judicial" es fácilmente mejorable....., pero todo se andará.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • Xosepp Xosepp 02/06/18 15:53

    Celebro con alegría los resultados de la moción. Pero no debemos pasar por alto las grandes dificultades con las que sé encontrará el nuevo ejecutivo. Una oposición carroñera del PP y Ciudadanos sin olvidar que los indepentistas querrán rentabilizar su voto. Cómo votante de izquierdas espero que PSOE y Podemos sepan estar a la altura de las circunstancias y sobrepongan a sus intereses partidistas el interés general de las clases a las que se deben . Si no fuera así nos espera una larga travesía por un desierto amargo y hostil.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    14

  • Carlox Carlox 02/06/18 15:52


             Alivio. Siento alivio. Se había puesto extremadamente alto en este país el listón según el cuál un político (s) debía asumir responsabilidades políticas. Lo deseable, lo decente, lo elegante, lo honesto, lo leal (así, sin ser muy puntilloso, me parecen cualidades de base exigibles a un político) sería que esa asunción fuese de motu propio y se dimitiera y además se diera un discurso respaldado por acciones claras y contundentes (claras y contundentes quieres decir que no vale el postureo) para evitar que nada de eso volviese a suceder en el futuro. Pero sin darse esa circunstancia, hacía falta que esa decencia y lealtad democrática (el sentido de estado, ¡qué gran sentido, también, para que lo tenga un político!), que ese mínimo sentido de la vergüenza, hiciera que el resto de fuerzas políticas forzasen democráticamente la decisión que el (los) afectados no tomaban. El listón estaba muy alto, sí, mentiras, manipulación, ataques intencionados en otras dirección para desviar la atención, tergiversación, negar la mayor, evidencias claras de corrupción en entorno, dinero negro, sobrecostes, sobornos, sentencias judiciales… ¿Qué hacía falta que hiciese un político (políticos, partidos…) para asumir responsabilidades políticas (no hablo de las penales)? ¿tenía que salir en un video acuchillando a alguien por la espalda y sonriendo a la cámara?.  

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • abelmartin abelmartin 02/06/18 09:16

    Lo triste es que a Rajoy antes no lo hayan echado sus votantes. Lo que indica que en España hay millones de personas que comparten y tragan con la corrupción. Qué país

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    32

  • kikonazo kikonazo 02/06/18 07:43

    Por cierto: ¿Estaba Ciudadanos en el Congreso? . Si no es porque salió en su turno y rebuznó un poco, yo diría que eran un bulto sospechoso. ¡Qué ridículos son Rivera y su "tropa"! Cada vez con las ideas más claras y firmes, jajajá. Monín!

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    31

  • Grever Grever 02/06/18 07:35

    INDULTO CONDENADOS POR EXPRESIÓN.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.