x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

De Galileo a la peatonalización

Publicada el 25/10/2018 a las 06:00 Actualizada el 24/10/2018 a las 20:56
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios



Madrid empieza a cansarme, como a otros les agota Barcelona, París o Londres. Las grandes ciudades soportan varias amenazas simultáneas; vivir en ellas comienza a ser un acto de fe. Estamos rodeados de coches, turistas, segways, patinetes y contaminación. Los ayuntamientos de izquierda, o al menos los progresistas, buscan soluciones en la peatonalización y en el cierre al tráfico de los barrios más céntricos. Los partidos de derecha ponen trabas. A más coches, más gasto en gasolina. Es fácil criticar la política irresponsable de Donald Trump en relación al cambio climático, pero no es el único que juega en contra del planeta y sus habitantes.

Las nuevas tecnologías generan negocios que se nutren del far west, espacios vacíos para los que aún no existen leyes que los regulen. Siempre ha sido así. Primero el pelotazo, después la norma. Cuanto más dure la actual confusión, mayores serán los beneficios y peores las consecuencias. Prima la barra libre sobre el sentido común. No hablamos del bien general, sino del interés privado.

Escribí en septiembre acerca de los efectos perniciosos de las plataformas de pisos turísticos, que provocan la gentrificación de las ciudades. Airbnb se beneficia del vacío legal del que hablaba para expandir su negocio. Es un problema global para el que no existe una única respuesta. Los efectos son claros: expulsión de los habitantes habituales y la sustitución de las tiendas tradicionales de comestibles por otras dedicadas a satisfacer la nueva demanda. Este proceso provoca una pérdida de identidad de la ciudad. Es lo que se llama la museificación.

Existe una segunda amenaza: la contaminación. Luchar contra ella es una urgencia. Está en juego la salud de los ciudadanos. A peor salud, más gasto médico, pero esta ecuación no funciona como la de la gasolina. La contaminación podría ser el caballo de Troya que nos permita recuperar la identidad de las ciudades, concebidas como espacios para la convivencia y el ocio. Los defensores de lo privado por encima de todo lo saben, de ahí su resistencia.



El Partido Popular se comporta como otros partidos conservadores europeos, los hay más inteligentes que otros, en su oposición frontal a la peatonalización, a la progresiva conquista de espacios al tráfico en beneficio de los árboles y los peatones, y de aquellos medios de transporte menos contaminantes, como la bicicleta, el tranvía y los coches eléctricos. Se busca incentivar el uso del transporte público sobre el vehículo privado. Los cambios de mentalidad se deben inculcar desde la escuela, es necesario crear ciudadanos preocupados por lo común. También están las leyes, las multas, poner dificultades.

El otro día, un taxista se quejaba de las obras de la Gran Vía. Le dije, “¿cuál es su problema si tiene un pasajero dentro?”. Es la cultura del no, el no cerril al que somos tan aficionados en España.



Son muchas las ciudades europeas que están adoptando medidas audaces que limitan el uso del automóvil en determinadas zonas. No es fácil porque las resistencias son múltiples. Están los comerciantes que, por alguna razón, parecen incapaces de ver las ventajas de un peatón que pasea, admira los escaparates y compra frente al que viaja enfadado dentro de un coche. También está la policía y su tendencia a primar los problemas que causa el cierre de unas calles en vez de resolverlos, como sería su obligación. Su trabajo es para con toda la ciudadanía.



París aprobó en septiembre el cierre del tráfico en las calles adyacentes del Sena, desde las Tullerías a la Bastilla. Es un espacio por el que se mueven 43.000 vehículos al día. La alcaldesa Anne Hidalgo dijo que la medida supone la recuperación del río para la ciudad. Lo ganado se dedicará a crear jardines y parques, además de restaurantes y cafés. Es la victoria de la ciudad pausada y saludable sobre la ciudad acelerada. Va más allá del tráfico, busca cambiar el humor de las personas.



Hace unos días, el Ayuntamiento de Londres anunció por sorpresa una importante peatonalización de la City, el pulmón financiero de Londres y del Reino Unido, un espacio en el que trabajan más de medio millón de personas. Se busca potenciar el uso de la bicicleta y del transporte público con drásticas limitaciones de velocidad. La capital británica es la segunda ciudad europea más atascada. Estas son las diez peores ¡y no hay ninguna española!.

Este vídeo contiene otra clasificación algo menos menos eurocéntrica:



Los ayuntamientos de Madrid y Barcelona, y el de Valencia muy activo en la creación de espacios para la bicicleta, no son una rara avis, se mueven en la misma dirección que los más avanzados, como es el caso de Oslo. La ciudad vivible frente a la ciudad insufrible.



Además de la ampliación de las aceras en la Gran Vía, en noviembre entrará en vigor Madrid Central, un conjunto de restricciones que irán ampliándose de manera paulatina. Incluye la prohibición de los vehículos contaminantes y la limitación de velocidad a 30 kilómetros por hora. El PP y los comerciantes se oponen. En el caso del primero no es una novedad. Desde que Galileo dijo que la Tierra era redonda, los conservadores españoles siguen en contra de todo avance. El periodista Miguel Ángel Medina recordaba hace unos días en un texto publicado en El País que el entonces jefe de la oposición en el Ayuntamiento de Madrid, José María Álvarez del Manzano, se opuso al cierre del Retiro al tráfico rodado. Las razones eran las mismas. No se recicla ni el NO como bandera. De todos modos, Madrid suspende en la creación de carriles-bici específicos. Se ha perdido una oportunidad en la Gran Vía.



Para el PP madrileño post Gürtel, en guerra contra todo lo que haga, diga o piense Manuela Carmena, Madrid Central es poco menos que un experimento sociológico comunista. Lo entenderemos mucho mejor si les cuento que para uno de sus ideólogos, Federico Jiménez Losantos, Netflix es de extrema izquierda y está aliado con los independentistas catalanes, y todo por el documental Dos Cataluñas, de Álvaro Longoria y Gerardo Olivares, que seguramente no ha visto.

Lo dicho, más aire puro, más paseo y ventilarse las neuronas.

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

29 Comentarios
  • Juanipovich Juanipovich 28/10/18 08:08

    Me ha parecido un artículo muy interesante y sobre todo los videos, con comunicadores como Jeff Spek y la extraordinaria interpretación de Disturbed.
    En algunas otras ocasiones he leído sus artículos y tengo que reconocer lo acertado de la forma en que escribe, los contenidos y lo transversal de su comunicación.
    Siga así. Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • .Sasha .Sasha 26/10/18 09:34

    Con la primera frase me he parado ya a comentar. Yo también estoy harto de Madrí. Me voy. No muy lejos, vale, me voy a la ciudad del monstruo :D Pero me voy. Estoy harto de los madrileños. No es la misma ciudad en la que crecí.

    Y ahora, vuelvo al texto :D

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • .Sasha .Sasha 26/10/18 09:41

      ... y sí, resume todo lo que veo en esta ciudad, desde el puñetero mantra de que cada madrile ha de tener un coche (¿a cuántos conocen que sólo tienen uno, aparte de a mí? ¿Y a cuántos que tienen dos o más?) con todo lo que ello conlleva, el persistente negativismo de todo madrile que ve mal todo y desprecia todo, la falta de conciencia de mejorar esta ciudad...

      Nada, rumbo al sur. Toda para Uds. La usaré para trabajar y dar alguna vuelta... si no se me lleva un estúpido patinetero por delante o algún ceporro bicicletero en algún paso de cebra.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      2

  • phentium phentium 26/10/18 04:37

    A mí hay cosas que me cuesta comprender:

    Porque se asocia la limitación de velocidad con la contaminación en una,pera mí , absurda ecuación que implica menos contaminación a menos velocidad.
    Dado un mismo trayecto, si me obligan ha hacerlo a 30 no podré pasar de segunda, pero ese mismo trayecto a 50 podré hacerlo en tercera lo que implica menos consumo.
    A ver si alguien me ilumina porque no acabo de entenderlo.

    Por otro lado, todos nos quejamos de la contaminación pero queremos ir en coche a todas partes. ? Y si todo lo que invertimos en prohibir y limitar lo invirtieramos en adaptar?.

    Más. Coches eléctricos.....oiga, que la electricidad no sale de los árboles.....
    Si hoy nos regalasen un coche eléctrico a cada hogar, está noche arderian las infraestructuras eléctricas. Simplemente cambian de sitio una parte de la contaminación. Si me dice ud. híbrido no enchufa le donde la electricidad la genera el propio coche y además con un motor de ciclo Atkinson más eficiente se lo acepto, pero el ahorro tampoco es tanto.

    Transporte público. Yo mismo, de 2 a 3 veces por semana hago un trayecto extraurbano de 200 kms. Contemple la posibilidad de hacerlo en tren. Prohibitivo oiga. Aparte de casi doblar el tiempo invertido, el coste era bastante más elevado que con coche.

    No seré yo quien niegue el evidente cambio climático, pero si niego sus causas principales.
    Si tenemos el problema a nuestra derecha y andamos buscando soluciones por nuestra izquierda, jamás las encontraremos. Eso sí, como bien sugiere Ramón Lobo, mientras tanto alguien irá haciendo caja.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • MBT MBT 25/10/18 20:56

    Omití en mi anterior comentario la situación concreta de la localidad en la que actualmente resido (Toremolinos): Lo de aquí no tiene nombre: En un paseo marítimo peatonal (el de la Carihuela) el Ayuntamiento, tras diversos atropellos a peatones y ante la presión ciudadana instaló señales indicando que este paseo es "peatonal" y prohibiendo expresamente la circulación de bicicletas. Estas señalizaciones son absolutamente ignoradas y por este paseo, junto con los peatones circulan bicicletas, patinetes, motos eléctricas, etc., todo ello con la complicidad de las autoridades municipales, complicidad que se demuestra no sólo por la ausencia total de policía municipal que haga que las normas se observen, sino también, y ello resulta clamoroso, porque consienten que, con acceso directo al paseo marítimo, exista una negocio de alquiler de bicicletas, patinetes, etc. (Hotel Barracuda) que se permite exponer un cartel informativo para sus clientes (vulneradores de la normativa municipal) en que, de forma confusa e intencionada, se les informa de la posibilidad de circular por el mismo, en clara contravención de la señalización municipal. Vomitiva la actitud lacayuna de los responsables municipales en esta materia respecto a la industria hotelera.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • NUÑEZ NUÑEZ 27/10/18 19:37

      lo de Torremolínos no tiene nombre .Tanto por la mala gestión del paseo marítimo como la peatonalización del centro.Es realmente penoso

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • cromwell cromwell 25/10/18 20:28

    De acuerdo con tu artículo Ramón. Las ciudades han de ser para sus habitantes y no para sus coches. Por otro lado el exceso de turistas se convierte en agobio por aquello de que lo poco agrada y lo mucho enfada. Sin embargo veo aparecer nuevos hoteles por todas partes y perdiendo identidad como ciudad. Si no frenamos nos convertiremos en Madridlandia. Bravo por las autoridades que están tomando medidas para evitar el colapso de sus ciudades sea donde sea ¡hasta en Kathmandú cobran ya 10 € por entrar a la plaza Baktapur(la primcipal de la ciudad)!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • MBT MBT 25/10/18 19:31

    Parece que se va en la buena dirección, pero esa reivindicación de labicicletas, patinetes y demás artilugios mecánicos que circulan por las aceras (que por hipótesis deben ser peatonales) hacen la vida imposible al peatón. En Madrid Río, en el Retiro, además de en las aceras de las calles, todos estos ingenios mecánicos ponen en peligro la seguridad y la integridad física del peatón, habida cuenta que circulan por el mismo espacio (paseo o acera) en que lo hace el viandante. Si estos "progres" del Ayuntamiento quieren fomentar el uso de estos medios mecánicos, que, al menos, acoten espacios reservados para ellos y no pongan en peligro la integridad física de los que sólo nos limitamos a caminar o a correr, ejercicios estos que se vienen practicando desde hace miles de años y que, ante la invasión desordenada de estos ingenios mecánicos, habrá que plantearse si debemos posponer hasta que viajemos a Marte y tengamos la suerte de que no haya ni bicicletas, ni patinetes, ni toda esa porquería mecánica que invade nuestras aceras y paseos peatonales.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    3

    • HEREJE HEREJE 25/10/18 20:04

      No puedo estar más de acuerdo con lo que dice vd. Desde mi punto de vista, se está reeditando en la ciudad la ley de la selva: Los todo-terrenos se comen a los turismos, los turismos se comen a los ciclistas y otros ingenios semovientes, de manera que éstos suben a las aceras a depredar a los humildes peatones, que no podemos depredar a nadie, salvo a los discapacitados, lo que no parece ético. La ley del más fuerte que, como no podría ser de otra manera, coincide con esa "libertad" que preconizan PP y Cs, ya que los que alquilan los patinetes y los medios de locomoción alternativos son emprendedores que aprovechan agujeros legales.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      3

      • MBT MBT 26/10/18 08:19

        Muy interesantes sus observaciones a mi comentario. Por supuesto que estoy totalmente de acuerdo con ellas y se las agradezco. Está claro que los grandes perdedores de esa mal llamada "peatonalización" somos precisamente los peatones, a los que se nos abandona en espacios en los que hemos de coexistir con bicicletas, patinetes, motos eléctricas, etc.. Mientrtas nos se reserven espacios exclusivos para unos y otros, la situación del peatón supone un claro empeoramiento respecto a períodos anteriores a la invasión de estos artilugios mecánicos. En otro comentario describo la situación concreta de mi localidad de residencia (Torremolinos) en la que concurren todas esas consideraciones generales que acertadamente Vd. hace. Por lo que tengo entendido, estas caóticas situaciones se reproducen en infinidad de municipios españoles.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 25/10/18 19:02

    Evidentemente por algún sitio hay que empezar a hacer la ciudad más amable. La pregunta es si era por aquí. El transporte público que trae trabajadores de los pueblos de los alrededores de Madrid al centro cada día no es bueno. En el norte puro, el noreste, el este puro y el sureste no hay más transporte público que autobuses (en una miopía digna de hacérsela mirar no hay pequeñas lanzaderas de los pueblos que no tienen tren a las estaciones de tren) y en lugar de pensar en tranvías o ampliación de cercanías se piensa en más carriles para las carreteras o radiales de pago. En el resto (salvo quizá el noroeste que está razonablemente bien dotado de infraestructuras aunque tampoco es una maravilla) los medios de transporte públicos no contaminantes (metro y tren) por su frecuencia suelen ir a reventar, convirtiéndose en muy poco atractivos. No es agradable llegar al trabajo apretado y sudado. Cuando se habla del "centro amable" se olvida que quienes lo pueden disfrutar no son (en los cinco días laborables de la semana) los trabajadores que han tenido que irse de Madrid porque el precio en el centro es inalcanzable para un sueldo medio (que no son los 130000 Euros de Riverita) y la jornada de trabajo no permite el paseo. Si se construyera mejor transporte público no contaminante y se tasara el precio del alquiler de la vivienda en el centro, la peatonalización y sus indudables mieles y ventajas nos alcanzarían y favorecerían a todos. Entre tanto lo disfrutaremos en fin de semana (aunque trenes y metro cierran de noche, por lo que el transporte fuera del centro habrá que hacerlo en autobuses o taxis si asistimos a espectáculos nocturnos o de última hora) del centro para peatones. Y trataremos de convencer al compañero que rezonga por lo que le cuesta ahora moverse por Madrid que es bueno para todos. O lo será.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • nidea nidea 25/10/18 15:44

    Ramón Lobo siempre tan certero. Yo estoy contentísima de que se peatonalice la zona central. Se puede vivir sin tener que ir en coche a todas partes y además los residentes y para casos de necesidad podrán seguir entrando en todas las calles así es que no veo un problema y si los beneficios.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    2

    • HEREJE HEREJE 25/10/18 18:22

      Hace más de un año que vendí mi coche (compramostucoche.com, cojonudo, oiga) y me muevo en transporte público, que funciona estupendamente, a pesar de lo que dice la moza del PP, que miente, como ordena su partido. Ahorro mucho en seguros, impuestos, mantenimiento, combustible, ITV, parking.... y voy mucho más relajado. No contamino y no me cabreo, salvo cuando las bicicletas, los patinetes y la parafernalia de aparatos de transporte individual invaden nuestras aceras. El coche en la ciudad es un medio de transporte infrahumano, aunque para muchos/as sea la prolongación de sus genitales.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      1

      • MBT MBT 25/10/18 19:51

        Nuevamente de acuerdo contigo: fuera bicicletas, patinetes, etc. de las aceras.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

  • Arkanoid Arkanoid 25/10/18 14:21

    ¿Alguien se acuerda del follón por la peatonalización de las calles Preciados y Carmen de Madrid?
    https://lacabezallena.com/ciudad/preciados-peatonal/

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • HEREJE HEREJE 25/10/18 18:26

      Me acuerdo y recuerdo que TODOS los comerciantes decían que era el final de sus comercios. Hoy, como bien apunta Ramón, no recuerdan haber dicho nada de eso.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • HEREJE HEREJE 25/10/18 12:44

    El discurso de la derecha neoliberal se centra en establecer una dicotomía muy simple para que la puedan entender y repetir hasta sus votantes y simpatizantes: Izquierda es represión y prohibición (comunista, como no podría ser de otra manera); derecha es ¡¡LIBERTAD!!. Con ese mensaje están arrasando en una población de mendrugos previamente liberados del engorroso cerebro por medio de los medios de incomunicación y las redes de alienación social. Todos ellos clamarán por exigir la libertad de morir asfixiados en SU coche. Gracias por el artículo, Ramón.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.