x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

Ciudades, globalización, robótica

Publicada el 27/09/2018 a las 06:00 Actualizada el 26/09/2018 a las 14:44
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Los centros de las ciudades se están deteriorando devorados por la codicia, la falta de reglas de juego y el fenómeno de Airbnb, que hace mucho tiempo dejó atrás el espíritu de la economía colaborativa para convertirse en un ariete más de la globalización más despiadada.

Todo nació bajo tres premisas: viajes baratos (vuelos low cost y acomodación), supuestas experiencias únicas al vivir como un local y creación de conexiones personales con el nuevo entorno. Al parecer es el sueño de los millennials. La realidad es que el negocio sin límites de Airbnb, una de las empresas con mayor valor de mercado de EEUU, tiene efectos devastadores.



Vivo en el centro de Madrid. Soy testigo de la invasión de ejércitos de termitas con maletas dirigidos por Google y sucedáneos sin tener que mirar la ciudad a la que llegan. Caminar en línea recta empieza a ser un problema para los aborígenes. Este es el menor de los efectos secundarios de este turismo 2.0, el de la globalización descontrolada.

Viajan enlatados en compañías aéreas supuestamente baratas que cobran por respirar. El reclamo de vivir experiencias únicas como si fueran un local (algo bastante presuntuoso) tiene como consecuencia la expulsión de la gente local de su barrio y su transformación en un parque temático. Las mismas tiendas y marcas que tienen en sus ciudades de origen.

Desaparecen las tiendas y los comercios de barrio que avituallan a los residentes habituales sustituidos por locales para turistas que les venden en su idioma supuesto jamón ibérico, sangría, tapas y turrones de navidad en agosto. O para los Segway con monitores chulescos que entrenan a los usuarios en las calles peatonales sin respetar las normas de tráfico ni la más mínima urbanidad. Ahora se suman los patinetes eléctricos para que gente, local y foránea, surfee en las aceras. Ser peatón es un ejercicio de alto riesgo. Pero el problema para algunos son los manteros.

Las experiencias de otras ciudades indican que una turistización radical vacía los barrios y multiplica la delincuencia. Embutimos siglos de historia en un bote de cultura Disney de usar y tirar. Son los tiempos en los que cuentan más las selfies que la memoria de haber vivido.



Más allá de las grandes medidas, hay pequeños pasos esenciales en la senda de la regulación, que es un derecho y una obligación de los gobiernos. El principal sería cambiar la ley que exige unanimidad en la modificación de los estatutos de la comunidad de vecinos. Bastaría con cambiar de unanimidad a mayoría cualificada. Así, las comunidades de vecinos podrían protegerse, introducir en sus estatus la prohibición expresa de los pisos turísticos. Sucedió en Ámsterdam, y esto forzó a Airbnb a negociar.

Son cada vez más las ciudades que limitan los alquileres turísticos a un número de días al año, algo más cercano al mantra de la economía colaborativa. París ha impuesto los 120 días; San Francisco, 90 y la obligación de que el dueño viva en la misma casa. Japón ha igualado las exigencias a las de los hoteles. Es lo más justo.

Las viviendas turísticas deberían constar, con su uso especifico, en un registro abierto a la consulta de todo ciudadano. Tienen que estar sometidas a los controles sanitarios y de seguridad pertinentes, y pagar impuestos, y un IBI mayor ya que dejaron de ser viviendas de uso normal. Son un negocio.

No puede haber barra libre para que las empresas compren pisos al por mayor, y edificios enteros, para exprimir sin escrúpulos el negocio mientras dure la gallina de los huevos de oro. El día que se agote ya habrá otra ubre de oro que explotar. Y si todo fallase, Papá Estado, por favor.

Una de las consecuencias evidentes para casi todos, menos para el regulador, es el alza de los precios de alquiler. Conozco casos de subidas súbitas del 25% de propietarios embrujados por la codicia, gente que se embarca en créditos para comprar una o varias viviendas. El capitalismo salvaje se nutre de la codicia de la gente común. Aquí tenemos al llamado tribunal de la competencia jugando en el bando de Airbnb. Recuerdo este poema de Mario Benedetti cantado por Quintín Cabrera.



Nosotros los periodistas, que hemos sufrido y sufrimos la crisis y el cambio de modelo de negocio, no podemos aspirar a que se prohíban Google, Facebook, Twitter y un cada vez más largo etcétera, pero sí a jugar con las mismas reglas, y mejorar nuestra oferta y credibilidad.

Tampoco podemos aspirar a que se prohíba Airbnb. Ni los buscadores de viajes.

La guerra de los taxistas contra Uber y Cabify es solo una muestra de un problema mayor: la incapacidad de los Estados para ordenar la voracidad de los mercados y su lentitud para liderar esta revolución 2.0. (sobre todo Europa, como comprobamos en el siguiente vídeo).



Nadie en su juicio pretende prohibir la globalización. Las nuevas tecnologías son el aperitivo de la gran revolución que ya ha llegado: la robótica.

China es uno de los países que tiene claras sus prioridades. El asunto es ¿cómo congeniar los avances con las personas? De momento no vamos nada bien, una prueba es el efecto en las ciudades. No ayuda a crear espacios más vivibles.

Estamos en el inicio de un cambio de era, cuya repercusión en nuestras vidas será similar o mayor al del descubrimiento de la agricultura o a la invención de la escritura.

Es el momento para detenerse a reflexionar sobre qué tipo de mundo queremos. Cómo vamos a dividir el espacio entre el ocio y el trabajo: ¿habrá jornadas reducidas o despidos masivos? ¿Pagarán impuestos los robots o trabajarán a destajo hasta reventar sin costes laborales ni indemnizaciones? ¿Existirá una renta universal o tendemos un mundo de supermillonarios cada vez más ricos?

Esta charla de Andrew McAfee ofrece varias respuestas, y plantea nuevas dudas.



Es un debate en el que debería primar la Filosofía sobre la economía. Vamos mal, la primera desaparece de los planes de estudio en los que campa la religión, y la segunda domina la política sin fronteras.

El expresidente de Telefónica, César Alierta, dio un dato interesante poco antes de dejar su cargo: más del 60% de los niños y niñas que empezaban primaria ese año ejercerían profesiones que no existen en este momento. Morirán unos empleos, nacerán otros. Cambiará la cualificación.

¿Está el sistema educativo preparado para ese cambio? ¿Estamos educando a los jóvenes en el manejo de lo impredecible? Desde la revolución industrial, la educación está enfocada en fabricar trabajadores para esa industria. Nada ha cambiado, solo que esa industria está en trance de desaparecer.



Todo está en el tejado de los gobiernos y de superestructuras como la UE. ¿Me permiten un consejo? ¡Sean pesimistas!

 
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

9 Comentarios
  • Ambón Ambón 02/10/18 09:55

    Solo una respuesta a la pregunta ¿quien pagará impuestos en una sociedad robotizada? Pues se puede simplificar mucho y poner un único impuesto sobre la Renta, todas las rentas, o llamémosle beneficio, las empresas con trabajadores o robots van a obtener beneficios, pues esos se cargan con los impuestos necesarios para el sostenimiento de la sociedad en su conjunto ¿Que porcentaje? el que sea necesario, el 40%, el 50%, a la salida de la crisis del 29 los multimillonarios americanos llegaron a pagar el 90% y no se hundió el país.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Makoki-2 Makoki-2 30/09/18 12:39

    Gracias por los videos (y por todo lo otro, por supuesto)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • isaac prieto isaac prieto 28/09/18 15:44

    Claro, claro, como el agua.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 28/09/18 13:30

    Bien, por Ken Ribinson.

    Perfectamente de acuerdo; vamos errados de concepto. Unos cuantos 'han impuesto en las universidades de todo el mundo neo-capitalista, SUS objetivos. Ellos tiene ahí invertidos sus capitales y, como pueden, su poder lo imponen. Fuera las Humanidades...¿para qué pensar? No produce beneficios; las artes...según cotización en el mercado.

    El poder material (económico-financiero, del avasallamiento...del imperio) nunca dió felicidad a sus poseedores ¿van a consentir que quienes consideran "sin posesiones materiales" desarrollen las aptitudes que les provocan felicidad?

    Pero, hablamos de 'seres humanos' ; como bien dice Robinson, si el hombre desapareciese, el resto de seres vivos, naturaleza, mares, atmósfera, etc...FLORECERÍA. El depredador es el ser humano consecuencia de esta 'programación mercantíl' que estamos dedicados a implantar entre los llamados 'animales racionales'

    El PODER, a través del negocio, del tipo que fuera o fuese, es el eje principal del siglo XXI.

    Oiga ¿para qué quiere tener poder -sobre otros seres humanos- si están anulando a la persona singular, que nace con sus capacidades artísticas, emocionales...
    ¿Recuerda, aquel/aquella 'diferente' sobre quien se propuso mandar, aplastándolo con su poder ECONOMICO? Todo lo que han desarrollado ha sido, convertir 'los espejos' que alimentan sus frustaciones, en 'productos de serie'

    Estúpidos, no existe el poder sin opositores a quienes doblegar.

    Gracias, Ramón, por tu artículo. ¿Hay esperanza?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    1

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 28/09/18 15:33

      PD. Cómo mucho...cabreros...

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • irreligionproletaria irreligionproletaria 28/09/18 15:43

        Otrosi, digo:

        La música que seleccionas para tus artículos: INEFABLE...sin palabras, me dejas.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

  • MASEGOSO MASEGOSO 27/09/18 20:03

    ¿De que nos quejamos Sr. Lobo?

    De vicio. Queremos turismo que permita la entrada de capitales, y empresas que cumplan cob lo estrictamente normal: hoteles, taxis, chiringuitos, restaurantes, visitas guiadas. etc. etc.

    Pues no Sr. Lobo. No es así. Hoy un amigo me ha remitido una interesante reflexión.

    "Si los árboles dieran WiFi, todo el mundo plantaría árboles y detendríamos la desforestción"
    "Lástima que solo produzcan el oxigeno que respiramos y regulen el clima del planeta"

    A ese amigo que sabe a lo que me dedico le agradcecería que me remitiese a ese inventor de árboles de WiFi que, seguramente, no arden como los de verdad,

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • ESTELLA ESTELLA 27/09/18 08:34

    Muy buen artículo, hay que desenmascarar a los gurús que vaticinan vidas maravillosas. Espero que sirva compartir estos artículos en Pasos a la ìzquierda nº 9, 10 y 13: http://pasosalaizquierda.com/?p=2838 ; http://pasosalaizquierda.com/?p=3183 ; http://pasosalaizquierda.com/?p=3955 Estella Acosta Pérez y algún informe en www.asociacionisegoria.org

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • paco arbillaga paco arbillaga 27/09/18 08:20


    Este artículo: ciudades, globalización, robótica (inteligencia artificial, IA) plantea una realidad que ya estamos viviendo y de la que no se nos informa y no se debate, por lo menos en público, con la atención que merece.

    Refiriéndome solo a la robótica, a la IA, ¿se está utilizando para el bien de las personas la maravillosa tecnología que se dispone o se utiliza para explotarnos todavía más? No creo acertado echar la culpa a la tecnología de nuestros males, o de los males que puedan venir, sino que esa maldad sería el fruto del uso que se haga de ella. ¿Que los robots van a quitar millones de puestos de trabajo? ¡Pues qué bien!, que trabajen ellos, pero que trabajen para todos y no para «cuatro» multinacionales.

    Al final, desde que lo dijera Carlos, el problema está en quién se queda con la plusvalía, la del trabajo, y ahora también la que genera el consumo. Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.