x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Buzón de Voz

Un milagro en el Supremo

Publicada el 26/10/2018 a las 06:00 Actualizada el 25/10/2018 a las 20:20
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Pocos hechos de la actualidad contienen la carga simbólica de la entrada en prisión de Rodrigo Rato. La velocidad de estos tiempos políticos y mediáticos sirve para que los carteles luminosos que acaparan las pantallas con las dosis diarias de declaracionitis dejen en zonas de penumbra titulares que condensan toda una época y explican una (buena) parte de nuestro complejo presente. “El milagro económico español acaba en la cárcel de Soto del Real”, por ejemplo.

Aunque nos parezca que hace un siglo de todo aquello, en términos políticos ocurrió anteayer. No me refiero a ese invento del milagro español de finales de los noventa y principios de este nuevo siglo, consistente por un lado en un ciclo alcista de la economía internacional y por otro en un festival de privatizaciones para mayor gloria y negocio de la panda de amigos de Aznar y de Rato, compañeros de pupitre, de oposiciones o simplemente miembros (ellos sí) de una casta acostumbrada a repartirse y controlar todos los resortes del poder, y utilizando el BOE para abrir las puertas de par en par a una burbuja inmobiliaria que hizo de oro a unos cuantos, multiplicó fortunas ya heredadas, extendió política y socialmente la corrupción y terminó arruinándonos como país. La brecha de desigualdad de hoy tiene una conexión directa con aquella etapa del Crematorio que retrató magistralmente Rafael Chirbes.

Me refiero a algo mucho más reciente. A la campaña electoral de 2011 que llevó a Mariano Rajoy a la mayoría absoluta. A aquellos mítines en los que todo el PP seguía aclamando a Rato como el San Rodrigo milagrero de la economía española, máximo representante de ese discurso tan eficaz como falsario que adjudica siempre a la derecha la “capacidad y el rigor en la gestión” mientras la socialdemocracia se dedica a “dilapidar” la riqueza acumulada. A aquel 23 de noviembre de 2011, sólo tres días después de la victoria electoral de Rajoy, cuando se reunió con Rato para “diseñar” juntos el plan económico del Gobierno, cuando sólo faltaban tres meses para que estallara el escándalo Bankia que provocó el rescate de las cajas y una factura de (como mínimo) 60.000 millones de euros que pagaremos a escote los de siempre y nuestros descendientes. Un poquito tarde para esas “disculpas” que ha pedido este jueves antes de cruzar las rejas de Soto del Real. Tendrá oportunidades para reiterarlas, porque además de la condena a cuatro años y medio por las tarjetas black aún tiene pendientes los juicios por la estafa de la salida a Bolsa de Bankia y por las irregularidades fiscales en sus negocios particulares y los supuestos sobornos recibidos mientras presidía el banco “heredado” del ínclito aznarista Miguel Blesa.

El simbolismo que encierra esta imagen debería teóricamente servir como eslabón clave en el camino de regeneración de un sistema democrático profundamente desgastado por la crisis de credibilidad de los principales intermediarios: la política, la Justicia, los medios de información… Un descrédito institucional también ganado a pulso por la banca o la Corona y multiplicado por la gestión austericida de la crisis económica y por el uso irresponsable y demagógico de las redes sociales. Quienes quieren ver la botella medio llena ponen en valor el hecho de que finalmente el extodopoderoso Rato está en prisión, y hasta encuentran significativa la coincidencia casi al minuto entre el encarcelamiento de Rato y el anuncio del Supremo de apertura de juicio oral a los dirigentes independentistas encarcelados. Defienden que el mensaje que se traslada es que “el sistema funciona para todos”. Incluso destacan que esta misma mañana de jueves haya salido el presidente del Tribunal Supremo también a pedir perdón por la gestión “deficiente” del asunto de las hipotecas.

Yo lamento ver aún la botella medio vacía (como mucho), siendo consciente de que la administración de la cosa pública es ahora mismo complejísima y admitiendo que, del mismo modo que un periódico pierde su credibilidad en dos minutos y tarda en recuperarla años (si es que lo consigue), también lo tienen más que difícil la Justicia, la política, la Corona o la banca para restañar las heridas provocadas.

Intento explicarme con tres apuntes:

1.- La credibilidad del proceso judicial contra los presos independentistas no se gana encarcelando a Rato, sino imputando a los implicados única y exclusivamente aquello que se puede probar, como se haría en cualquier otra causa (la del propio Rato, a quien nadie ha acusado jamás de atracar un banco a mano armada, sino de esquilmarlo desde dentro).

2.- Las cada día más frecuentes peticiones de disculpas públicas son preferibles, por supuesto, a anteriores y numerosas demostraciones de soberbia, prepotencia y hasta chulería. (Recuerden a Rato en el Congreso declamando aquello de “¡Eso es el mercado, amigo!”). Pero lo que importa es que la excusatio venga acompañada de una colaboración plena con la justicia: más datos sobre los millones distraídos y menos golpes de pecho.

3.- Las disculpas expresadas por el presidente del Supremo, Carlos Lesmes, adolecen a su vez de una contradicción flagrante: admite que ha habido una gestión “deficiente” del asunto de las hipotecas y que el responsable directo de la misma, el magistrado Luis María Díez-Picazo, se negó a petición suya a redactar una “nota aclaratoria” que despejara las incertidumbres abiertas para la banca y para los ciudadanos, pero a la vez insiste Lesmes en “descartar la dimisión” del presidente de la Sala de lo Contencioso. ¿En qué quedamos? La justicia para ser creíble precisa de una absoluta apariencia de imparcialidad, pero a Lesmes parece preocuparle más la posibilidad (cierta) de un colapso en los juzgados por el volumen posible de reclamaciones que el rigor en la exigencia de responsabilidades a un protegido suyo que él se empeñó en promocionar al cargo y que ha actuado con una incompetencia manifiesta o una apariencia de parcialidad clamorosa. O las dos cosas, aunque en este caso la banca tiene razón cuando se queja del daño sufrido más allá de que finalmente tenga que pagar ese impuesto y desde cuándo.

Analistas y voces de la judicatura advierten de que el caso de las hipotecas llega en el momento más delicado para el Alto Tribunal, cuando aborda la fase final del “proceso al procés”. Si de verdad esto supone un problema  para el Supremo se debe a la acumulación de debilidades: al empeño en ver violencia donde no la han visto ni las cámaras de televisión ni los tribunales de Alemania ni más de cien especialistas en derecho penal ni Felipe González ni el expresidente del Supremo y del Constitucional Pascual Sala…; a la obcecación en describir como golpe de Estado lo que puede ofrecer múltiples definiciones, pero ninguna que coincida con lo que en este país conocemos perfectamente como intentona golpista (sólo creíble al parecer para Pablo Casado, cuya entrega a los mimbres más duros del aznarismo le llevan a la frivolidad de tachar al propio Pedro Sánchez de golpista); a la cerrazón de negar la libertad condicional a los presos del procés facilitando así la munición argumental a quienes perciben en esta causa más venganza que justicia.

Para ganar credibilidad, el Supremo necesita casi un milagro, y corre el riesgo de buscarlo haciendo exactamente lo mismo que hizo Rajoy pero al revés: el líder del PP renunció a la política y cedió cualquier iniciativa sobre la crisis constitucional provocada en Cataluña a la Sala Penal del alto tribunal, y ahora las togas podrían caer en la tentación de esperar que la Fiscalía o la Abogacía del Estado corrijan sus excesos bajo la supuesta presión del Ejecutivo. Incluso la Sala de lo Contencioso tiene en su mano trasladar a la Moncloa la última palabra sobre el impuesto de las hipotecas. Y “sanseacabó”, que diría Rato, el recluso.


P.D. Cualquier análisis que se refiera al encarcelamiento del exvicepresidente económico del Gobierno, ex director general del FMI y expresidente de Bankia quedaría voluntaria o involuntariamente incompleto si no incluye un reconocimiento explícito a la incansable labor de la acusación #15MpaRato, que logró el “milagro” de movilizar a la ciudadanía para evitar que Rodrigo Rato no sólo se acogiera a la amnistía fiscal de Montoro sino que también saliera impune de graves delitos.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

46 Comentarios
  • Xabiertxo Xabiertxo 30/10/18 08:11

    ¡Qué decepción, estimado Jesús! Sí, 15MpaRato movilizó a la ciudadanía, pero, al parecer, no te parece necesario reconocer que la Confederación Intersindical de Crédito (CIC), conjunto de pequeños sindicatos del sector de ahorro, es quien ha llevado el peso de la acusación en el juicio de las black, lo lleva en el caso Bankia y en otros relativos al saqueo del sector. CIC es quien promovió la imputación de altos cargos del Banco de España, de los auditores de Bankia, etc. Pero en la prensa parece haber un velo de silencio relativo a sus acciones en beneficio de CCOO y UGT. Este silencio era de esperar en cierta prensa escrita pero no en medios de internet que suelen demostrar más independencia de los poderes establecidos. Porque CCOO y UGT son hoy día poderes establecidos y cierta izquierda todavía cree que es de izquierdas defender, por ejemplo a CCOO después de los paseos de Fidalgo por los diversos festejos de FAES.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • COLOJ. COLOJ. 30/10/18 02:21

    Después de mostrar mi identificación con el artículo del Sr. Maraña, manifestar alguna insatisfacción con el desenlace de este proceso (veremos los que quedan pendientes), y una preocupación. Insatisfacción porque una vez más, las penas de prisión para estos depredadores es siempre escasamente ejemplarizante, por cuanto en absoluto se corresponde con las enormes tragedias provocadas y sufrimientos infringidos PRECISAMENTE ENTRE LAS CLASES YA CRUELMENTE EXPRIMIDAS POR UN COMPLEJO POLÍTICO/ECONÓMICO CONDUCIDO TRAS LAS BAMBALINAS POR PODERES FINANCIEROS Y MONOPOLISTAS, NO VOTADOS EN NINGUNA CAMPAÑA ELECTORAL, EN LAS QUE SÓLO ELEGIMOS A LOS "CAPATACES" LOCALES DE SU FINCA QUE ES ESPAÑA. Son manifiestamente insatisfactorias las condenas CARCELARIAS, PORQUE NUNCA VAN ACOMPAÑADAS DE LA EXIGENCIA FIRME Y DE OBLIGADO CUMPLIMIENTO PARA RECOBRAR LA LIBERTAD, DE LA TOTAL DEVOLUCIÓN DE LA TOTALIDAD DE LO ROBADO.
    Preocupación por si una vez más el Gobierno PSOE, con el pretexto consideraciones humanistas o cortesía política, le otorgue a este y otros depredadores de igual calaña, algún tipo de indulto que les libere de pagar, siquiera sea mínimamente, la incompleta condena impuesta. No sería la primera vez que gobiernos PSOE han indultado a rivales políticos del PP. , Partido que como se ve palmariamente en cuanto pierde un Poder que considera de su propiedad cuasi por derecho divino, no da tregua ni respiro a quienes han tenido la desvergüenza de arrebatarles un Gobierno que sólo a ellos pertenece. ¡¡Los demás, cuando lo consiguen el buena Ley constitucional, OKUPAS!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • COLOJ. COLOJ. 30/10/18 01:53

    Escribe aquí tu comentario (máx. 2200 caracteres)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • svara svara 28/10/18 21:58

    Ante todo mi mas cordial y sincero reconocimiento a los componentes del #15MpaRato. Y por supuesto dejar aquí bien claro que periodistas de la talla del Sr. Maraña son de un valor incalculable hoy en la información que recibimos, por su talento descriptivo, su claridad y su talante en busca de la verdad. Todo un lujo y un orgullo para mi leer este digital de infolibre. 
    Me ha llamado especialmente la atención el párrafo "...a la cerrazón de negar la libertad condicional a los presos del procés facilitando así la munición argumental a quienes perciben en esta causa más venganza que justicia". Por la carga de verdad que encierra y porque es un pensamiento que me ronda por la cabeza cada vez que se habla de los presos preventivos del "procés". Esta justicia es franquista, no corresponde a nuestro tiempo actual, una rémora que nos impide lograr la auténtica Democracia en España.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • RGP RGP 28/10/18 13:17

    Enhorabuena por este certero análisis de la situación en la que tristemente nos encontramos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • pep48 pep48 27/10/18 22:13

    Este fue el milagro económico español, el de un sinvergüenza junto con su jefe de filas y su partido, un auténtico desastre económico que nos ha costado a todos los españoles, muertes y desgracias por todos los lados y una ruina de país. ¡¡Este fue el milagro de PP!!.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Agu47 Agu47 27/10/18 21:20

    Estimado Jesus no puedo estar más de acuerdo 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 27/10/18 19:15

    ¿No convendría proponer que la cárcel en lugar de llamarse Soto del Real se llamara Retiro del PP en honor a sus residentes más significativos?
    Si se hiciera un referendum a base de un voto por euro robado ento todos los residentees creo que ganaría la propuesta con un amplio margen de votos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Aserejé Aserejé 27/10/18 13:53

    Gracias por este articulo tan certero y maravillosamente expuesto. Es un placer leerlo Sr. Maraña. Y gracias al movimiento #15MpaRato. La pena es que Rato, como todos los PPodridos, no devolverá un solo euro, ni sabremos donde los esconde, ni colaborará con la Justicia. Y tres añitos en el trullo, como mucho, pasan enseguida, y mas junto a sus compinches.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    4

    • Isasi Isasi 27/10/18 16:00

      Aserejé me gustaría conocer si Rato ha devuelto el dinero. El de las tarjetas creo que si, pero no sé si ha devuelto todo lo que ha robado o estafado. No encuentro - via internet - nada actualizado, ojalá InfoLibre pueda informar

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      1

      • Aserejé Aserejé 27/10/18 23:31

        Isasi yo solo he oido q ha devuelto lo de las tarjetas. Como del resto de la pasta no he oido nada entiendo q se desprende q no ha devuelto nada, pues si lo hubiera hecho seria Noticia. Pero con certeza no lo se. Saludos

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        0

        • Isasi Isasi 28/10/18 11:25

          Nos iremos enterando por InfoLibre, espero! ;) Un saludo Aserejé!

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • Isasi Isasi 27/10/18 13:11

    "zonas de penumbra titulares que condensan toda una época y explican una (buena) parte de nuestro complejo presente...." y aquello de "La fiscalía te lo afina, hacemos una gestión.... "
    Reconocimiento completo #15MpaRato y más allá..
    Salud

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.