x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




¡A la escucha!

Hoy, más que nunca, periodismo

Publicada el 14/02/2019 a las 06:00 Actualizada el 13/02/2019 a las 20:51
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El otro día, alguien a quien admiro mucho de esta profesión, me decía que las televisiones estamos atravesando la misma crisis que la prensa atravesó hace 10 años. Llevamos mucho tiempo hablando y debatiendo sobre qué va a pasar en el futuro, cómo se va a consumir información, qué formatos de verdad funcionarán y qué pasará con los canales de streaming que están ya aquí y con los que llegarán en breve. Las generalistas tendremos que adaptarnos a esos nuevos modos de consumir tanto información como ocio. Pero mientras llegan o mientras se consolidan, andamos perdidos entre lo que debemos seguir ofreciendo y lo que deberíamos empezar a ofrecer.

Hace no tanto, dos años, tres, hablábamos mucho sobre las redes sociales, se decía que acabarían matando al periodismo. Constantemente nos invitaban a debates y tertulias para saber cómo íbamos a conjugar el periodismo de siempre con el periodismo urbano. Es curioso, y siempre me llamó la atención, porque a esas redes, por si no lo recuerdan, se las llamaba “periodismo urbano”. Cualquiera con un móvil, decían, podía contar lo que estaba pasando. Cualquiera con un perfil en cualquiera de esas redes podía convertirse en un periodista. Y resultó que con todo lo que ocurrió con el Brexit y después con las elecciones de Estados Unidos, las redes se convirtieron en los grandes aceleradores de noticias falsas. Ayudaron a replicar de forma rápida bulos, inexactitudes, mentiras. Y ocurrió lo que tenía que pasar: que las redes nos obligaron a hacer periodismo, ni más ni menos. A contrastar las fuentes, a verificar los datos, a buscar más voces de una misma noticia... a hacer nuestro trabajo. El riesgo que corremos es que ustedes, el receptor de nuestro trabajo, deje de distinguir cuándo se lo cuenta un periodista o cuándo se lo cuentan en el grupo de WhatsApp del trabajo o de amigos.

Este martes Susanna Griso tuvo que desmentir en su programa un bulo que lleva meses circulando por las redes y que entrecomilla supuestas palabras suyas afirmando que aunque tiene mucho cariño a la gente de España, ella nunca olvida que proviene de la burguesía catalana y que son una etnia superior. Una tontería enorme que la periodista desmintió en noviembre desde sus redes y que ayer tuvo que volver a desmentir desde su programa. Le preguntaba a un experto que qué había que hacer para acabar con esto. Y la respuesta era clara: enfrentar las mentiras a la verdad. Ni más ni menos. El problema es cuando las mentiras las publica o difunde una institución, un organismo público o un político. Y ahí tenemos a Trump, que día sí y día también, lanza en Twitter afirmaciones que la mitad de las veces tiene que desmentir o corregir su equipo.

Pero da igual: sigue habiendo público que le compra el mensaje. Con el Brexit pasó algo muy parecido. Les recomiendo, si no lo han hecho, que vean el documental de HBO sobre la campaña británica a favor de salir de Europa. Habla de la manipulación de los partidarios del Brexit, de las mentiras que fabricaron descaradamente para sumar apoyos y que nadie se molestó en comprobar. Nigel Farage, líder del UKIP, al día siguiente del referéndum, en un programa matinal de televisión, admitía que uno de los argumentos que repitieron machaconamente durante la campaña, era mentira. Dijeron durante meses que Europa les robaba cerca de 400 millones de libras semanales, dinero que recuperarían si se iban de la Unión. Mucha gente lo creyó. Asumió como verdad que Europa les robaba y 24 horas antes fueron a votar convencidos de que ese dinero se quedaría en casa, lo recuperarían. Nadie se rasgó las vestiduras cuando Farage, al día siguiente del Brexit, admitió en un programa de televisión que habían mentido.

Las mentiras fabricadas desde organismos públicos o grupos de interés político o social siempre se basan en dos elementos: las emociones más primarias, más elementales y el bolsillo, el dinero que tienes, que te quitan, que puedes recuperar. Cuando tocas esos dos temas todo lo demás da igual, es como si se dejara de escuchar a la orquesta y sólo te importara la voz del cantante. En periodismo buscamos todas las voces, la del cantante, la del guitarrista, la del pianista y la del saxofón, nos guste más o menos cada instrumento. No cortamos la canción a medias porque si la cortamos nosotros, la competencia la dará completa y nos sacará los colores.

Así que puede que sí, que la tele tenga que reinventarse para volver a seducir a públicos más jóvenes, puede ser. Pero lo que no dejará de hacer el periodismo en televisión es seguir contando lo que está pasando, cuando está pasando, desde el lugar que está pasando. Eso es periodismo, eso es televisión.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

14 Comentarios
  • Xabiertxo Xabiertxo 18/02/19 09:09

    "Cualquiera con un móvil, decían, podía contar lo que estaba pasando. Cualquiera con un perfil en cualquiera de esas redes podía convertirse en un periodista." Quien de verdad crea eso también podría decir "Cualquiera con una mesa en la cocina y un cuchillo afilado es un cirujano". Pues eso, si l cree que se deje operar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • "Maga" "Maga" 15/02/19 16:15

    Helena , yo hubiera dicho lo mismo :" Eso es periodismo", si bien añadiría un adverbio ( también) , para venir a decir y concluir: eso " también" es televisión"
    Disculpa la confianza que me ha propiciado la lectura del Artículo.No me gustaría pasar por entrometida.
    Saludos cordiales.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Pepita Pepita 15/02/19 10:29

    Esto en boca de su cadena, suena a falacia, y en boca de du Jefe suena a falacia

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • paco arbillaga paco arbillaga 15/02/19 08:09


    «Hoy, más que nunca, periodismo». ¡Cuánta verdad hay en esa frase, que hoy casi debería ser un grito! Tenéis las personas de esa profesión unos potentes medios de difusión a través de los cuales propagar (a veces propaláis), información que puede servir para que las personas nos sigamos formando a la par que nos informamos sobre los aconteceres de nuestro alrededor, de nuestras vidas.

    «2. El primer compromiso ético del periodista es el RESPETO a LA VERDAD» (mayúsculas mías), se lee en el apartado «Principios generales» del Código Deontológico de la FAPE (Federación de Asociaciones de Periodistas de España»:

    http://fape.es/home/codigo-deontologico/

    ¡«LA VERDAD»!: si no se conoce, que no se asegure nada. No son estos buenos tiempos para la verdad; no son estos buenos tiempos para el periodismo. Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • paco arbillaga paco arbillaga 15/02/19 08:24


      ¡Cuánta verdad, cuánta necesidad, hay en esa frase!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Pepita Pepita 14/02/19 22:49

    Es que Salvame, es igual a las tertulias, oero nenos dañinos, no incitan al odio

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Pepita Pepita 14/02/19 22:47

    Aplicale lo de más periodismo a Farreras, y cadena! Qué tiene mas fachas por metro cuadrado

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • Pepita Pepita 14/02/19 22:44

    Pues la Secta se aplique el cuento, lleva a lo mas asqueroso de la profesión, Marluenda Inda ka Claver el infumable del Castillon un colección de periodistas, Trifachas, como los de la Plaza Colon

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Valldigna Valldigna 14/02/19 13:40

    Valldigna.Helena, teoricamente esta bien lo que has argumentado.Pero siempre en todad las tv hay consignas para decir o difundir un tipo de noticisa.La Sexta y la SER como han machacado poniendo leña al problema catalán.A mi entender ha sido nefasto.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    2

  • Larry2 Larry2 14/02/19 10:04

    Es triste , este es el mundo de la mentira. Hipocresia, mentira, falacia, habrá que hacer algo. agur.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • borjiniano borjiniano 14/02/19 00:03

    Complicado asunto, para os Periodistas de Verdad como tu. la tecnología es imparable y va más deprisa que nosotros. Hoy los políticos se comunican a través de Twiter y las cuelan muy gordas, sin que a nadie le de tiempo a desmentir. Y a la gente los informativos de la tele les interesa poco. En el intermedio, te ries, no son noticias, son coña de ellas y a veces entre col y col lechuga no, noticia y valoración con un experto. y lo de mujer tenías que ser de Sabates es muy bueno.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.