x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

Peligro: mujer, somalí y negra

Publicada el 18/04/2019 a las 06:00 Actualizada el 17/04/2019 a las 17:40
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Donald Trump ha descubierto otra cortina de humo con la que distraer a los medios de comunicación y a la opinión pública: la congresista Ilham Omar, a la que acusa de insultar a las víctimas del 11-S. Lanzó la piedra a través de un tuit tan poco presidencial como la mayoría de los suyos. Manipuló dos frases de Omar –“dicen que algunas personas hicieron alguna cosa”–, sacándolas de contexto y uniéndolas a un vídeo de los atentados de septiembre de 2001.

 
No referirse al 11-S como un atentado terrorista no significa que el autor de la frase no los considere terrorismo. El mismo presidente George W. Bush habló ante las ruinas de las Torres Gemelas de “la gente que derribó estos edificios”.


Esto es lo que dijo la congresista demócrata, más allá de la frase.




El tuit de Trump actuó como una orden para activar la cacería político-mediática contra Ilham Omar, representante por el 5º distrito de Minneapolis, somalí de nacimiento, refugiada en Kenia de niña debido a la guerra en su país y estadounidense de nacionalidad. Fue elegida en noviembre con un 72,2% de los votos. Es la primera mujer musulmana en servir en el Congreso de EEUU. Le ganó por unos minutos a Rashida Tlaib, también mujer y musulmana, elegida ese mismo día por Míchigan.

Medios ultraconservadores y políticos republicanos rivalizaron en sus ataques contra Omar, un blanco fácil. Algunos fueron tan lejos que pusieron en duda el patriotismo de la organización que acogió el discurso de Omar, el Consejo de las Relaciones Islámico-Norteamericanas (CAIR, Council on American-Islamic Relations), que ha salido en su defensa. Omar ha denunciado un aumento de las amenazas de muerte que recibe a diario.

El clímax de islamofobia fomentado por el tuit de Trump ha movilizado a la comunidad yemení, entre otras, que llaman al boicot contra el New York Post. En este enlace tienen la información. Incluye una foto de otra de sus polémicas portadas.

Omar es mujer, musulmana, lleva hiyab sobre la cabeza y es negra. ¿Demasiadas excepciones a la regla de hombre blanco, supremacista y cristiano?

Hablaba al comienzo de cortinas de humo. En algún momento de este jueves se hará público el informe del fiscal especial Robert Mueller sobre la llamada pista rusa y si hubo obstrucción a la justicia por parte de la Casa Blanca. Aunque el informe original es de 400 páginas, el equipo del fiscal general William Barr, elegido por Trump en febrero, lo ha reescrito para proteger algunas investigaciones en curso. Los demócratas consideran sospechosa la actitud de Barr y los republicanos temen que el informe contenga alguna bomba de relojería.

Es posible que no haya material para un proceso de destitución del presidente (impeachment), pero sí para debilitarle y dificultarle un segundo mandato. En Washington todos se mueven con el modo elecciones activado. Aunque la fecha, noviembre de 2020, queda lejos, en febrero comenzará en Iowa el largo periplo de las primarias en las que se deciden los contendientes. La batalla está más cerca de lo que parece.

Los discursos de Trump caen sobre un campo abonado por el cine en el que los terroristas casi siempre son árabes. La islamofobia mueve al electorado republicano, y no suena mal entre los indecisos ni en ciertos sectores demócratas.

Omar se ha especializado en crear grandes revuelos –magnificados por la claqué– en el escaso tiempo que lleva en el Congreso. En su primera polémica se la tachó de antisemita. Dijo que la política exterior de EEUU y su apoyo incondicional a Israel estaba vinculada a las donaciones del Comité de Asuntos Públicos Americano-Israelí (AIPAC), uno de los grandes lobbies judíos en EEUU. Tocó un tema tabú. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y otros líderes demócratas le pidieron que se retractara. Fue tal la controversia que Omar tuvo que matizar sus palabras.



Ella siempre fue crítica con las políticas de Israel y defensora de los derechos de los palestinos. En su matización dijo que diferenciaba entre un judío, contra los que no tiene nada, Israel y su gobierno. Pero es un asunto que admite pocos matices. Está en juego el apoyo económico de personas y organizaciones proisraelíes que ayudan a decantar elecciones. De ahí la reacción demócrata.

Este precedente alimenta la polémica del 11-S. Juntas proyectan una imagen distorsionada de la congresista Omar, etiquetada como una antisemita. Un paso más y parecerá una islamista radical, casi una terrorista del ISIS. ¿Seguimos estando en el país de la libertad de expresión?

Los líderes demócratas tardaron en reaccionar a las primeras críticas contra la frase sacada de contexto, “dicen que algunas personas hicieron alguna cosa”. Sobre la mayoría pesaba el miedo a que les salpicara la polémica del supuesto antisemitismo. Fue el incendiario tuit de Trump el que les permitió entrar. Primero Bernie Sanders, después Elisabeth Warren. También Pelosi, que ha pedido protección policial para Omar. Beto O’Rourke realizó una defensa indirecta con un ataque a Trump por excitar el odio y la islamofobia.
     
Para los aspirantes demócratas es un asunto delicado. No quieren parecer blandos con el terrorismo ni poco patrióticos, pero tampoco quieren ceder a Trump la iniciativa de lo que se puede o no decir. Los atentados del 11 de septiembre de 2001 siguen provocando grandes emociones. Es un terreno fértil en el mundo de las fake news y de los políticos altamente irresponsables.




Hay más motivos para que Trump busque distracciones, más allá de Putin y la obstrucción a la justicia, aunque sea a costa de exaltar a sus conciudadanos. Los demócratas llevan semanas presionándole para que haga públicas sus declaraciones de impuestos, algo en apariencia inocente. El presidente se niega. Quizá tenga mucho que ocultar como apuntaba la exclusiva del The New York Times sobre el origen de su fortuna, trabajo que acaba de ganar el premio Pulitzer.

Dos de los principales candidatos demócratas, Bernie Sanders y Beto O’Rourke, acaban de publicar las suyas de los últimos diez años.

Las mujeres somalíes son combativas y duras. Quizá sean generaciones de lucha las que han esculpido un carácter indómito. En su país padecen cuatro pandemias, todas relacionadas: la pobreza, el machismo, la infibulación y la ablación.

Lo ocurrido con Omar demuestra que 18 años después del 11-S se mantiene viva la hostilidad a todo lo que parezca musulmán. También sigue vivo en muchas partes del país el racismo contra los afroamericanos. Omar se ha metido en todos los charcos. La sitúan en la izquierda del Partido Demócrata junto a Alexandria Ocasio-Cortez. Pertenece a lo que los medios llaman los insurgentes, que quieren un partido más próximo a las gentes y alejado de las élites.



A Elliott Abrams, enviado especial de Trump para restaurar la democracia en Venezuela, lo que es ya un contrasentido, le preguntó en sede parlamentaria: “¿Apoyaría a un grupo armado en Venezuela que cometiera crímenes de guerra si esto sirviera a los intereses de los EE.UU. como hizo en Guatemala, El Salvador y Nicaragua?”. También le recordó su historial como mentiroso en el caso Irán-Contra. Estas intervenciones de Ilham Omar han contribuido a dibujar un perfil de radical, que es el que Trump desea proyectar sobre los candidatos demócratas a sucederle. Preguntar y presionar es la labor de un buen parlamentario. A Trump solo le queda proclamar “el Estado soy yo”, emulando a lo que dicen que dijo Luis XIV. Resiste el equilibrio de poderes, aunque dañado, y quedan los votantes. Ellos son, aquí y allá, el último muro de contención.

Un regalo final: Joan Baez

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

6 Comentarios
  • CinicoRadical CinicoRadical 18/04/19 13:44

    La estupidez infinita de ese ser que tiene el mando de la mayor potencia militar." Somalia también se conoce como “una nación de poetas“. El lenguaje somalí recibió un alfabeto oficial por primera vez en 1972, pero muchos somalíes recitan poesías que tienen siglos de antigüedad. Como tal, la forma más común de experimentar la poesía somalí es escuchando, en lugar de leer.
    Procedente de un país donde Al Shabaab ha querido castrar literalmente las manifestaciones artísticas, Aar Maanta es como la punta de un gran iceberg que se mantiene prudentemente bajo un mar en aparente calma. Pero la tradición cultural somalí es vastísima. “Como en la mayoría de las familias de mi país, ha habido muchos poetas en mi familia. De hecho uno de los más grandes y más prominente para la libertad somalí, Sayid Mohamed Abdulle Hassan, era mi bisabuelo. En mi infancia era muy común escuchar los miembros de mi familia tener conversaciones en forma de poesía. De hecho, históricamente los somalíes h emos tenido mucha tradición artística y por eso se nos conocía como la nación de los poetas" https://youtu.be/VflthAxRstA

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • jorgeplaza jorgeplaza 18/04/19 12:57

    Lobo olvida un detalle muy importante en su descripción de la congresista: "Omar es mujer, musulmana, lleva hiyab sobre la cabeza y es negra". Todo eso es verdad y seguramente juega en su contra, pero también es una mujer obviamente guapa (como muchas compatriotas suyas, por cierto) lo que influye en sentido contrario. La belleza física es siempre importante, siempre favorece al que tiene la suerte de poseerla y eso está más que demostrado en multitud de experimentos. La política española es un ejemplo claro: véase, si no, la lista de candidatos a la Presidencia del Gobierno con alguna posibilidad de llegar a la Moncloa.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    4

    0

    • Bellum Bellum 19/04/19 18:32

      Qué tendrá que ver los cojones para comer trigo

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • escéptico escéptico 18/04/19 12:44

    Habria que peguntarse cual es la labor de un representante politico si ser coherente o simplemente corporativista y no hacer nada ?
    Como siempre muy bueno el articulo .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • serrekunda serrekunda 18/04/19 09:54

    Yo a esta señora no me gustaria tenerla de Presidente/a de España, que es donde vivo, con parte de mi familia y pienso morirme.-bakau

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    4

    1

    • Bellum Bellum 19/04/19 18:34

      Demasiado valentía es un riesgo entre tanta cobardía

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.