x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Buzón de Voz

Sánchez solo o en compañía de otros

Publicada el 02/05/2019 a las 06:00 Actualizada el 01/05/2019 a las 20:37
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Apagadas las luces de la fiesta progresista (puro alivio) del 28 de abril, de inmediato se han encendido las señales de aviso sobre posibles fórmulas de gobierno encabezadas por Pedro Sánchez. Aunque no se despeje esa incertidumbre hasta pasados los comicios autonómicos, europeos y municipales del 26 de mayo, tampoco habrá un solo día en que no se manejen presiones, reivindicaciones o puras especulaciones acerca del próximo Ejecutivo. En mi modesta opinión, Sánchez tampoco tiene demasiadas alternativas a elegir, y si piensa prioritariamente en los intereses de España, de la izquierda y los suyos propios (por ese orden) le conviene mirar más a Portugal y menos a su derecha o a los habituales y sonoros susurros de poderes económicos, financieros o mediáticos. Me explico (o al menos lo intento):
 
  • Pensar en España y responder a los múltiples retos de este cambio de época derivado de distintos factores (sociales, económicos, tecnológicos, migratorios, climáticos, demográficos…) exige elevar la vista por encima del siguiente muro electoral para visionar lo que debe ser la España del siglo XXI, cuyo pueblo demostró en conjunto el pasado domingo unos niveles de sensatez y de madurez democráticas superiores a los que caracterizan el griterío y los malos modos del patio político y mediático. Sánchez debe pensar no tanto en su investidura como en presidir y ejercer un gobierno estable que demuestre durante los próximos cuatro años que hay soluciones a la desigualdad, a la precariedad y a la crisis territorial.
 
  • Es evidente, porque no lo han ocultado ni antes ni después del 28-A, que Pablo Casado y Albert Rivera andan más ocupados en la disputa por el liderazgo del espacio conservador fraccionado que en el presente y futuro de España. Pese a que el PSOE ha mantenido en todo momento abierta la puerta a un entendimiento postelectoral con Ciudadanos (y no es descartable que se produzca en algunas comunidades autónomas y ciudades si suman apoyos para gobernar), hoy por hoy es Rivera quien se ha colocado en otra galaxia política muy diferente a aquella por la que navegaba entre las elecciones de 2015 y 2016 y que supuso “el abrazo” con un Sánchez más sujeto a las presiones internas y externas que a un proyecto de izquierdas para una España diversa y plural. La desmemoria (ese pecado capital y castizo) permite que los mismos predicadores que llevan años advirtiendo de que España se romperá en pedazos si el gobierno depende de soberanistas catalanes o vascos, silben cuando se les recuerda que Rajoy sólo logró ser investido en 2016 gracias a aquella abstención “responsable” del PSOE que le costó (provisionalmente) el liderazgo al propio Sánchez. Ni se les pasa por la cabeza a Casado o a Rivera ese supuesto ejercicio de generosidad política o de “responsabilidad de Estado” si de verdad creen que España se rompe. Ni falta que hace, por otra parte, puesto que quienes entonces consideramos una anomalía absoluta que el principal partido de la oposición sea quien facilite el gobierno de la lista más votada seguimos pensando exactamente lo mismo cuando se repite la situación pero vuelta del revés. El problema es que algunos siguen pensando como si el bipartidismo no hubiera fenecido, o pretenden sustituirlo por una especie de nuevo bipartidismo múltiple o por bloques. Y no: las urnas reflejan una realidad multipartidista y diversa, que (insistimos) obliga a visionar más Borgen y menos House of Cards.
 
  • Autodescartado (al menos por algún tiempo y para alegría de cualquier progresista convencido) un acuerdo de gobierno con Ciudadanos, la opción de Pedro Sánchez es buscar los apoyos a su izquierda y entre los nacionalistas. Sobre esa base cabe plantearse un Ejecutivo de coalición como el que propone Unidas Podemos, repartiendo carteras (también si lo reclamaran a otros firmantes del pacto) o bien un gobierno monocolor del PSOE con apoyos de otros socios que sumen una mayoría parlamentaria. Es obvio que a Podemos le interesa rentabilizar al máximo su influencia a la hora de conformar esa mayoría, fundamentalmente porque sería la forma de difuminar el hecho incontestable de que ha perdido entre 2016 y 2019 29 de sus 71 escaños, un dato que en cualquier caso merecería una profunda reflexión autocrítica de la dirección de Pablo Iglesias que hasta el momento no se percibe. También es obvio que Pedro Sánchez debe asumir que su propia estabilidad depende de Unidas Podemos, ya sea acordando compartir gobierno o programa o ambas cosas.
 
  • Desde el prisma de los intereses de la izquierda, convendría que a Sánchez no se le subieran demasiados humos a la cabeza y fuera consciente de que su éxito tiene un carácter condicional, provisional o prestado. Acertó al no aceptar el ultimátum del independentismo catalán (referéndum de autodeterminación a cambio de Presupuestos); acertó al adelantar elecciones contra la hoja de ruta de las derechas de Colón; acertó al advertir del peligro que supone la irrupción de Vox en las instituciones democráticas… Pero se equivocan Sánchez y sus asesores si piensan que la masiva movilización progresista o la recuperación de más de un millón de votos que se habían fugado a Unidas Podemos hace cuatro años son hechos definitivos. El miedo a una regresión en derechos y libertades o la racionalidad de un voto útil que frenara ese mismo riesgo no son mérito de la campaña o los debates protagonizados por Sánchez, sino más bien síntomas de la citada madurez y responsabilidad democráticas de millones de votantes. Uno comprende (y comparte) la alegría de que la extrema derecha haya quedado por debajo de las expectativas creadas, pero ¡más de dos millones y medio de votos son muchísimos votos! Tienen una explicación derivada de factores globales, pero también otra autóctona, directamente emparentada con el postfranquismo y con la siembra durante años de un nacionalismo español excluyente y cegado por un sectarismo que seguirá dañando la estructura del sistema si desde la izquierda no se aborda con valentía la defensa de un Estado único, pero diverso y plural, que más pronto o más tarde ha de consolidarse en la expresión libre reflejada en las urnas.
 
  • Tras las elecciones de diciembre de 2015, el primer viaje de Pedro Sánchez tuvo como destino Lisboa, para escuchar los consejos del también socialdemócrata António Costa, que un mes antes había acordado un programa de gobierno con el Bloco de Esquerda y el Partido Comunista Portugués. Le conviene a Sánchez revisitar Lisboa. Hace cuatro semanas, David Lipton, número dos del Fondo Monetario Internacional (FMI), proclamó que la recuperación económica de Portugal “es una lección para el resto de Europa, incluso para el mundo” (ver aquí). Por resumirlo en pocos datos: la tasa de paro ha pasado del 16% en 2013 al 6,7% hoy (el nivel más bajo desde 2004); el déficit fiscal ha caído del 11% del PIB en 2010 al 0,5% de 2018; el crecimiento económico lleva dos años consecutivos por encima del 2% (superior a la media europea) mientras la prima de riesgo está ya pegada a la española. Salvando las muchas distancias y diferencias entre la economía española y la portuguesa, lo cierto es que nuestro vecino ibérico ha demostrado que se puede rechazar el recetario único de la austeridad, subir pensiones de acuerdo al IPC, descongelar los salarios de los funcionarios, subir los impuestos a las grandes empresas y a los más ricos, subir el salario mínimo sin que se resienta el empleo, controlar a la vez el gasto público y fomentar la inversión empresarial y especialmente las condiciones tributarias de las pequeñas empresas. Al gobierno de Costa lo denominaron las derechas portuguesas como La Gerigonça, o sea una “chapuza”, una improvisación sin el menor futuro. Lleva cuatro años reduciendo los niveles de desigualdad y demostrando que se pueden practicar otras políticas económicas sin salirse del marco europeo pero escapando al catecismo neoliberal.
 
  • España no es Portugal (disculpen la obviedad). Para bien y para mal. El pasado colonial luso es mucho más reciente, pero también tienen los lusos el mérito de haber colocado claveles en los cañones sin permitir que su dictador muriera en la cama. Todo se nota. Especialmente el hecho de que Portugal no tiene una Cataluña en la que la mitad de su población reclame la independencia. Ese importante matiz no sólo no debe evitar la mirada de Sánchez hacia Portugal sino alimentarla. Los resultados del 28 de abril permiten gobernar sin depender totalmente del independentismo catalán, pero obligan a cualquier gobernante responsable a tener en cuenta el hecho de que el partido más moderado y racional del independentismo casi ha doblado su representación en el Congreso. Llámenle Frankenstein, o Gerigonça, pero un Ejecutivo capaz de abrir vías de entendimiento con un soberanismo catalán que renuncie a la unilateralidad sería un bálsamo democrático impagable.
Lo explicaba hace unos días lúcidamente Esteban Hernández en El Confidencial: “La derecha española, al contrario que la europea, está en crisis y pensando en retomar el centro, y el partido socialdemócrata, al contrario que en el continente, está en auge. Pero (…) pensar que esta situación será estable puede ser un gran error”. De hecho, se trata de una magnífica oportunidad, con una primera estación en las elecciones del 26 de mayo, que dibujarán la arquitectura política de una Europa clave para profundizar en la democracia o para dar vuelo a los extremismos. Respecto a Sánchez, siempre le ha ido bien cuando se ha rebelado ante los poderes fácticos de todo tipo. En la noche del domingo, su militancia le advertía: “¡Con Rivera no!”, el mismo grito que ha sido coreado en las marchas de este Primero de MayoDijo Sánchez que le había “quedado claro”. Veremos.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

113 Comentarios
  • El chipionero El chipionero 04/05/19 11:52

    Señor Maraña, estando totalmente de acuerdo en su análisis, debo de resfrescarle un poco la memoria de hace sólo unas semanas. El señor Pablo Iglesias (de UP) ha hecho, alto y claro como él suele hacer, una autocrítica en TODOS SUS ACTOS PREELOCTORALES. No sé qué más pretende usted que haga. Desde Luego, no menciona usted el ataque de cloacas que UP, y sobretodo Pablo Iglesias, han venido soportando en tertulias en las que usted ha participado y en las que varias veces ha tenido que  desmentir. El señor Costa de Portugal, que hizo un "programa de gobierno" con el partido Comunista y el bloque, está ahora amenazando con dimitir, cosa que no ocurriría si hubiese formado un gobierno  con ellos. Espero que Sánchez tome nota y asegure un gobierno con UP que nos garantizara cuatro años de estabilidad. España lo necesita.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Evaus Evaus 04/05/19 01:37

    Para variar buen artículo.Pero me da que el 26 Cs, va a asumir más poder.Una magnífica disculpa para los dos Sánchez y Rivera. Menos jaleos con los de Cataluña.Eso sí os ricos vivirán mejo. Pero os Catalanes ponen condiciones que no valdrán: indultos e independencia. Eso nos llevó a estas elecciones que menos mal que VOX no campó por sus respetos. Pero ERC pienso que no aprendió y seguirá tensando la cuestión. Allanando el camino con el veleta de Rivera. Al tiempo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Damas Damas 03/05/19 20:34

    Escribe Maraña aquí arriba: "Tras las elecciones de diciembre de 2015, el primer viaje de Pedro Sánchez tuvo como destino Lisboa, para escuchar los consejos del también socialdemócrata António Costa, que un mes antes había acordado un programa de gobierno con el Bloco de Esquerda y el Partido Comunista Portugués. Le conviene a Sánchez revisitar Lisboa."

    Y sobre la última frase, que repito: "Le conviene a Sánchez revisitar Lisboa" se me ocurre si no vendría bien que ese viaje lo hiciera acompañado de polític@s de otros partidos/coaliciones para llegar a algo similar a lo que leo en otro sitio:
    "Un acuerdo del PS con el BE y otro con el PCP (y con los verdesintegrados en las listas de los comunistas) han mantenido con apoyo parlamentario un Ejecutivo, exclusivamente, socialista cuyo balance, después de casi tres años, es positivo."
    destaco: Ejecutivo exclusivamente socialista con acuerdo y apoyo parlamentario de BE y PCP.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    0

  • Juanjo Seoane Juanjo Seoane 03/05/19 14:18

    Espero que UP le diga con claridad y rotundidad: SOLO NO. Ni PSOE, y menos Sánchez, son de fiar. Y luego que no vengan con el lloriqueo de que Podemos ha impedido un gobierno de izquierdas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    4

    12

    • RFripp RFripp 04/05/19 20:00

      O sea que volvemos a las andadas. No a un pacto de gobierno. Si UP no entra en el Gobierno que el PSOE negocie con Ciudadanos. UP, cuatro años de Irrelevancia y sin poder influir en las medidas necesarias para mejorar. Que bien.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      2

      2

      • RFJ RFJ 04/05/19 22:33

        PSOE que negocie con Ciudadanos TRAICIONANDO la voluntad de sus bases y AUTODESTRUYENDOSE electoralmente. Adelante, que negocie, que negocie con los falangitos del IBEX35. Brindo por ello, jejeje......

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        0

      • RFJ RFJ 04/05/19 22:24

        En el parlamento NO SE INFLUYE en NADA. El P$O€ siempre tendrá el apoyo de Ciudadanos y PP para sacar adelante las políticas de DERECHAS en economía y laboral que hace siempre que gobierna aunque UP se oponga. . Y eso en UP lo tienen muy claro. La ÚNICA presión que UP puede hacer es estando en el gobierno. Si Sánchez se niega a gobernar con UP, UP votará NO a la investidura de Sánchez.  Y sin los votos a favor de UP NO HABRÁ GOBIERNO DEL P$O€.

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        0

  • BARET BARET 03/05/19 12:30

    Me parece que Jesús, dice algo tan claro como lo que pego aquí "Todo se nota. Especialmente el hecho de que Portugal no tiene una Cataluña en la que la mitad de su población reclame la independencia" Luego, piensa que el PSOE debe acrecentar el entendimiento con ERC. ¿Pensaran lo mismo ERC y con las condiciones que la Ley permite a un gobierno, acrecentar su apoyo a propuestas de progreso por los socialistas? El pasado no lo avala. Estas elecciones fuero, en parte importante, fruto del voto negativo de los Nacionalistas a la Propuesta de Presupuesto del Gobierno de Pedro Sánchez… por no hablar del presunto apoyo silencioso y opaco a la elección de la Presidencia del Congreso. Luego rectificaron y ayudaron a echar a Rajoy... Puede en un futuro no tan lejano, también ERC y los socialistas catalanes se necesitan para gobernar en la Generalitat y en el Ayuntamiento de Barcelona. Ambos dos se necesitan. Pero no dos sin un primero. Ahora toca investir a Pedro Sánchez. También a ambos les conviene. Pues parece razonable esperar para Pactos y Programas tras el 26/M.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • GRINGO GRINGO 03/05/19 10:04

    Acostumbrados a recibir porrazos de uno y otro lado, se agradece un artículo donde se pone en valor la aportación y la conveniencia de contar con UNIDOS PODEMOS, como garante de las políticas de izquierdas.

    Dicho ésto, conviene recordar a Pedro Sanchez que "tampoco es muy original cuando dice que ha captado el mensaje, también lo hizo Felipe Gonzalez en el 93", y ya sabemos para que sirvió, para NADA, para seguir haciendo políticas en contra de los trabajadores de éste país y garantizándose su futuro y el del colectivo dirigente del PSOE.

    SI SE PUEDE, pero cambiando las políticas actuales y tomando como referencia otras que están funcionando.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    9

  • CarlosP58 CarlosP58 03/05/19 00:23

    Espero y deseo que la Izquierda Política española tenga la inteligencia de Jesús Maraña y sepa leer, en clave de política a largo plazo, lo que fueron los votos del 28-A.
    Esa lectura, a pocos días de las elecciones locales, autonómicas y europeas, dará la talla de nuestros políticos y sus acuerdos. Ya lo oímos esa noche en la calle Ferraz,:"con Rivera No".
    Ahí estará nuestro futuro más próximo y sacaremos conclusiones de lo que se haga a favor o contra nosotros.
    Gracias Jesús.
    Saludos y Periodismo Libre.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • PacoLopez PacoLopez 03/05/19 00:22

    La propuesta de Pedro Sánchez y del PSOE es clara: gobierno monocolor con independientes, exactamente lo mismo que ocurre en Portugal. ¿Significa esto que se desprecian las otras opciones políticas? Está claro que no, un gobierno así en minoría permite articular acuerdos con suficiente amplitud en el Parlamento para realizar las medidas de izquierdas o de pura racionalidad que España necesita tras la crisis devastadoramente gestionada por el PP, incluidas reformas constitucionales.
    Las urgencias dentro de Podemos por exigir un gobierno de coalición parece responder más a tapar un desastre electoral que a la incapacidad del PSOE de encontrar entre sus propias filas o con independientes a personas capaces o, al menos con mayores capacidades que las que pueda proveer Podemos. La propia exigencia de determinados ministerios en lugar de ofrecer currículums contrastables indica que se hace más desde un partido con problemas internos que desde el interés por un gobierno de los mejores y, por lo tanto, debe ser rechazada sin entrar en otras consideraciones. No obstante esto no impide un acuerdo de legislatura con el partido hermano y una coordinación a la hora de obtener apoyos sobre medidas concretas, incluso en la elección de personalidades independientes para determinadas carteras.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    8

    2

    • GRINGO GRINGO 03/05/19 10:18

      Yo no creo que UNIDOS PODEMOS tenga "urgencias", lo que supongo que pretende es, que su aportación sea más determinante y la gente lo identifique como tal.

      La subida del SMI es un tanto que se ha apuntado el gobierno del PSOE, como el incremento de las pensiones, y ambas situaciones no se las debería apuntar entre "sus logros".

      La subida de las pensiones referenciada al IPC, la consiguió el PNV apoyando los PGE de M. Rajoy, y el incremento del SMI, porque UNIDOS PODEMOS presionó y aunque no consiguieron todo, subió más de lo que pretendía el PSOE.....

      Éso es lo que quiere UNIDOS PODEMOS, visibilidad, no ser únicamente la muleta del PSOE, "cuando le interesa"....

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      3

      6

      • Isabelle0651 Isabelle0651 04/05/19 17:45

        Muy y mucho de acuerdo, Gringo. Parece que no se entiende la intención y en seguida salen por peteneras quejándose de lo que pide UP ¿y qué más? ¿los miramos a los socialistas de figurines en su escaparate con la nariz pegada al cristal?

        Responder

        Denunciar comentario

        2

        0

  • Chovo1 Chovo1 02/05/19 21:23

    No opinaré sobre el fondo de lo tratado por Maraña, si sobre el conjunto del articulo y con una sola palabra......MAGIFICO!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • jose luis lobo jose luis lobo 02/05/19 21:01

    No estoy de acuerdo con la opinión expresada ya que eX presa parte de la realidad pero no toda poniendo el caso de Portugal como ejemplo pero sin comentar la realidad de la forma de gobierno que tienen.Políticas de izda.si pero no a cualquier precio.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.