x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la casa roja

Autopsia en directo

Publicada el 11/09/2019 a las 06:00 Actualizada el 10/09/2019 a las 17:46
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El morbo es un interés malsano. También es atracción hacia acontecimientos desagradables. Busco su definición en estos últimos días cuando la delgada línea que, en ocasiones, discurre entre la información y el espectáculo ha vuelto a tensarse, esta vez en torno a la muerte de la esquiadora Blanca Fernández Ochoa: “Aquí, la autopsia en directo”, leo en las redes sociales de algunos medios de comunicación.

La autopsia en directo, lo escriben y lo publican. No suena ninguna alarma.

Apenas unos minutos después de que la policía solicitara la colaboración ciudadana para la búsqueda, una supuesta amiga íntima de la deportista ya tenía un espacio vía telefónica en prime time aludiendo a problemas que, en caso de ser ciertos, pertenecen a una intimidad que debería permanecer blindada. Quién quiere enemigos. Así comenzó a girar la rueda de lo escabroso. La falta de rigor desde varias aristas. Luego llegan inevitablemente los artículos que señalan a los emisores, como si las televisiones y los diarios disparasen informaciones que nadie se sienta a mirar. Los padres de Gabriel, el niño de Almería, pidieron el lunes, desde la grieta oscura de su desesperación, que los medios de comunicación sean responsables con el seguimiento del juicio que acaba de iniciarse. Seamos responsables también como espectadores, es más, como ciudadanos. No alimentemos a la bestia ni una sola vez.

Aquí va la gran obviedad: el morbo vende.

Y esta es la pregunta: ¿por qué estamos comprándolo?

Es un bucle que se repite con ciertos sucesos y volvemos a ponerlo negro sobre blanco. ¿Quienes opinamos acerca de esto estamos libres de aprovecharnos también del filón que ofrece lo escabroso? Y, sobre todo, ¿no volvemos a abrir una herida que no es nuestra? El morbo da audiencia. La audiencia da dinero. El cash de la tragedia. Por qué decidimos quedarnos en el hueso, en la sangre, en la búsqueda día tras día de los cuerpos bajo el agua, la final inhumación y el relato que arrojan los cadáveres. Señalar es sencillo. Pero, ¿y nosotros? ¿Qué nos atrae de todo eso? Me doy una respuesta casi única: miramos para convencernos de que todo ese dolor que nos ponen delante no es el nuestro. Ese muerto no es mío. Si encuentran lo que buscan no me dolerá tan adentro como a ellos.

Nosotros no somos esa madre.

En Laetïtia o el fin de los hombres, una novela que puede ser brillante y, a la vez, estar basada en el rapto, violación y descuartizamiento de Laetïtia Perrais, una joven francesa que ocupó a los medios durante semanas, Ivan Jablonka reflexiona: “la fuerza de las tragedias verdaderas las coloca peligrosamente del lado de la literatura, la ficción, el entretenimiento”.

¿Se podrá distinguir el verdadero periodismo, campo del saber y la interpretación crítica, del periodismo malo, del espectáculo, lo fácil, las columnas, sucesos y otros mercadeos de la emoción? ¿Por qué un suceso ocupa tanto espacio en la conciencia pública y otros pasan completamente desapercibidos? Jablonka responde explicando que hay casos que se encuentran en la intersección entre una historia, un terreno mediático, una sensibilidad y un contexto político. Todos estos sucesos que ocupan durante semanas diarios y televisiones no alimentan tanto el morbo como purgan la perversidad del lector, a modo de catarsis, ayudándolo a superar los traumas de su época y a mirar, por un segundo, a los ojos de la muerte.

Sucesos, ficciones, reportajes, información, espectáculo, carroña. Un complejo caldo de cultivo que encuentra donde recalar en el interés humano y deshumanizado: queremos saber qué es lo que pasa cuando la vida se parte en dos. Queremos mirar a los rostros de los que ya lo han perdido todo. En cómo se trata esa información, en la empatía que prodigamos hacia los que sufren y la ética, por encima de los intereses económicos, está la clave para no tener que avergonzarnos de haber contado según qué cosas. Si consigues ponerte en el lugar del que grita, del que pierde y, sobre todo, de aquel que ya no puede narrar su propia historia, sabrás qué se puede contar y qué no. Formar parte activa del relato del suceso puede acabar convirtiéndose en otra forma de violencia.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

6 Comentarios
  • ANNIE HALL ANNIE HALL 14/09/19 16:02

    Mucha razón, el morbo vende, no hay más que ver las tertulias escabrosas que van ganando espacio en todas las cadenas de los medios, pero sería interesante que la misma pregunta nos la hiciéramos respecto al "morbo" político que está tolerando tanta indecencia pandillera, performances de bajísima calidad, subastas en directo, aspabientos teatralizados e insultos tabernarios. Ese morbo también lo alientan ios medios, incluso los más serios. Y lo que es peor, meten a todos en el mismo saco. NO MÁS REALLITYS MORBO, PLEASE, Y FUERA CONNIVENCIA.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • LuisM7 LuisM7 13/09/19 11:47

    Si ya lo dijo Rato, "es el mercado señores". No nos hagamos ilusiones, esto sigue siendo "Pan y Circo". Cambias el Circo, por series adictivas (ya no les llaman culebrones, pero es lo mismo), por programas donde los ¿periodistas? se llevan una pasta por profesionalizar el cotilleo, por videojuegos y cualquier otra cosa que sirva para tener entontecida a la gente (que es lo que quiere esa gente, nadie les obliga) y ya está, "pan y circo", "pan y youtube", "pan e influencers", "pan y cotilleo", "pan y series"...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • pescador pescador 11/09/19 10:18

    Este periodismo existe principalmente por dos motivos la primera por el bajo nivel de nuestra prensa y en segundo y principal por tener garantizada un alto índice de audiencia y eso solo se corrige con educación, solo tenemos que observar cuales son los programas de más audiencia y audiencia es igual a ingresos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    7

    • jorgeplaza jorgeplaza 11/09/19 12:10

      No creo que sea un problema español. Este tipo de programas triunfan en todo el mundo. De hecho, "Gran Hermano" estaba patentado (me parece que por unos holandeses, no estoy seguro) que cobraban derechos de explotación por las versiones que se hicieron en los distintos países. No sé si con la inmundicia de "Sálvame" pasa lo mismo. Los tabloides sensacionalistas británicos y, en menor medida, los alemanes, son tristemente célebres desde hace muchos años. Trump presentaba un programa en televisión ("You are fired" = Estás despedido) que ahora traslada alegremente a la realidad despidiendo un par de cargos de su gobierno cada semana. Antiguas son las películas Un gran reportaje (1931), Luna nueva (1940) o Primera plana (1974), las tres basadas en la misma obra teatral, cuyo argumento es el despiadado tratamiento sensacionalista que se da a un caso de asesinato en el que se inculpa a sabiendas a un inocente.

      No. No es un problema español.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      7

      • GRINGO GRINGO 13/09/19 09:19

        No estoy tan seguro de que no sea un problema español, GH que es un formato holandés sólo duró allí 2-3 temporadas, aquí creo que llevamos 17-18......

        En algo teníamos que ganar !!!

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        1

  • jorgeplaza jorgeplaza 11/09/19 08:59

    No me suelen gustar los artículos de esta autora. Pecan de exceso de sentimentalismo y falta de análisis. Este no es una excepción, pero en conjunto sí me ha gustado, sobre todo porque tiene la valentía de afrontar un asunto tan desagradable como la explotación comercial del morbo. No me convencen las explicaciones que da, pero no conozco ninguna que me convenza, así que no puedo criticar ese aspecto. Los casos extremos, como la muerte de Fernández Ochoa, la desaparición del niño Julen o el asesinato y ahora el juicio del niño Gabriel llaman más la atención, pero creo que el fenómeno comercial no es muy distinto al de programas como "Sálvame" o "Gran Hermano", de gran audiencia desde hace años. Las "revistas del corazón" (de las que menos sufren la crisis de la prensa escrita, por cierto) son la versión más inofensiva y más antigua del mismo fenómeno. El cotilleo ya era una afición universal y ahora, con las redes sociales, universalísimo. Los medios tradicionales (televisión, radio, en menor medida periódicos) tienen que competir con las redes sociales y se vuelven aún más repugnantes. En fin...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.