X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Verso Libre

La vieja anormalidad. Nos debemos un abrazo

Publicada el 21/06/2020 a las 06:00

Más convencido que nunca en mis ideas, me pongo a escribir y me muerdo la lengua. Me confío a un tono de serenidad, calma, reposo, sosiego y tranquilidad. Luis el tranquilo, se ríe el espejo de mi despacho. Y yo le recuerdo a un viejo amigo, el catedrático Fernando de los Ríos. En una sesión parlamentaria, afirmó con la paciencia de su humanismo socialista que en España la educación es un valor revolucionario.

Luis el tranquilo se modera porque la situación no es catastrófica, como repiten los heraldos de la crispación, pero sí es difícil. Y es difícil no porque después de la pandemia debamos enfrentarnos a una nueva normalidad, sino porque tenemos que responder a la anormalidad de siempre. Este virus feo, evangelista y sentimental, tan agresivo como las viejas epidemias medievales, ha puesto en evidencia la realidad anterior a la pandemia. Si me pido moderación es para que los gritos y ataques de nervios no me distraigan de la firmeza necesaria para defender las cosas que ya estaban en juego. Como la moderación tiene que ver con la elegancia, y la elegancia con la capacidad de elegir, me quedo con cuatro cosas de antes y ahora, es decir, de esa nueva normalidad que se juega parecerse o no a la vieja anormalidad.

1. El debate de la libertad. El neoliberalismo ha jugado a confundir la libertad con el debilitamiento del Estado y la ley del más fuerte. Borrar las regulaciones que marcan la convivencia justa es el requisito que desde el golpe de Estado de Chile en 1973 han pretendido extender por el mundo los especuladores que amasan fortunas humillando a la economía productiva. Una libertad que sólo afecta a la especulación. Basta ver las series policíacas de televisión o leer los estudios sobre los filtros en las redes sociales, para saber que nuestra realidad está más controlada que nunca por cámaras y bases de datos. La pandemia ha demostrado la necesidad de consolidar los espacios públicos y la autoridad del Estado. Ha descubierto también la histeria de los liberales que no soportan ni siquiera la autoridad del Estado para defender la vida de sus ciudadanos agredidos por una epidemia. Frente al barullo, nos defienden las reglas. Por eso ahora tenemos el mismo reto que antes: conseguir que la libertad democrática le devuelva al Estado la legitimidad para defender la justicia, la igualdad, el trabajo decente y la sostenibilidad de nuestras sociedades y nuestro planeta. Y para esto la dignidad de un periodismo libre es fundamental. Libre de censuras, pero libre también de sus dependencias de los poderes económicos.

2. Los derechos humanos. La degradación de las condiciones de vida en las sociedades neoliberales ha provocado que la defensa de los derechos humanos sea un privilegio de las clases acomodadas. La vida precaria invita al miedo, al odio, al desprecio del extranjero, llevando la ley del más fuerte a los pliegues más miserables de la sociedad. Ser español o alemán es un privilegio que se defiende frente al turco o el subsahariano, pero no un orgullo y un compromiso para construir una sociedad justa. El espectáculo de la policía norteamericana y del racismo contra los negros nos debe hacer pensar en nuestras fronteras y en una dinámica que crea racismo al crear miseria.

3. Europa. El panorama internacional es desolador. Antes de la pandemia daba miedo mirar hacia los dirigentes de China, Rusia, EEUU y Brasil. Necesitamos construir una Europa solidaria consigo misma, defensora de los derechos humanos y los valores ilustrados, derechos y valores que merecen una segunda oportunidad, porque sin ellos el mundo avanzará hacia la barbarie. La Europa social, frente a los totalitarismos o las degradaciones democráticas, era antes el reto, y lo es ahora.

4. Y el Patriotismo. De lo más llamativo estos días ha sido ver en Europa a políticos de la derecha española exigiendo controles y dureza en las ayudas para España. Y me he vuelto a acordar de Galdós: "En España es un hecho constante la realidad de lo contrario, o que cosas y personas actúen al revés de sí mismas". La bandera de España en el balcón no puede servir para atacar a España en Europa por motivos electoralistas o para evitar que las grandes fortunas paguen impuestos y conviertan Madrid en un paraíso fiscal. A Europa debemos ir con la conciencia de que nuestra fiscalidad se debe parecer cada vez más a la francesa, la alemana o la sueca. Esto, claro, vale para cualquier bandera de las que vemos en los balcones. Soy patriota porque mientras el carlismo y sus herederos gritaban viva la iglesia, muera la nación, escritores como Galdós, Antonio Machado, Juan Ramón Jiménez, María Lejárraga, Federico García Lorca, María Zambrano, Rafael Alberti y María Teresa León (¡dos comunistas!) dedicaron su vida y a veces la dieron por España, es decir, por la dignidad de la gente que vivía y trabajaba en su patria.

Son cosas de la nueva normalidad que me preocupaban ya en la vieja anormalidad . Y para defender con firmeza estas ilusiones conviene hoy el sosiego, la tranquilidad y la solidaridad dispuesta a no dejarse distraer por polémicas que buscan una crispación ocultadora. Nos debemos un abrazo.

Más contenidos sobre este tema




26 Comentarios
  • Antonio LCL Antonio LCL 21/06/20 21:12

    Más gratitud por el artículo, querido profesor, y placer especial por incorporar en su peunsamiento a personas que lo dieron todo por la igualdad y los derechos de las mujeres, como lo fe María Lajárraga, con obstáculos y palos en la rueda de su inteligencia, puestos por tantos contemporáneos de su vida, incluido su marido, beneficiado por el trabajo en la sombra de la escritora e intelectual, luchadora y ejemplo para recordar y admirar. Otra vez, gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • SirDrake SirDrake 21/06/20 19:07

    Excelente artículo estimado profesor, con esa sencillez en la prosa que casi la hace poesía para los lectores, gracias.
    En resumen : " No podemos volver a la normalidad, porque la normalidad era y es el problema".
    Salud para todos, es un placer poder disfrutar de sus escritos, de nuevo gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Nuñez Nuñez 21/06/20 18:19

    Muy bueno!!! Como siempre no defraudas!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • FIngerlady FIngerlady 21/06/20 15:37

    Buenisimo!! Gracias

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • VICTORIA BALERDI VICTORIA BALERDI 21/06/20 13:31

    Su artículo Sr. Montero, es un bálsamo. La sabiduría compartida también lo es. Gracias.
    Al echar en falta ese tono moderado y respetuoso, en esos “comunicadores” propagados en bucle: políticos manipuladores, tertulianos rabiosos, periodistas adiestrados, elijo, lecturas como la suya, voces que me conmueven o el silencio aquietador.
    La mascarilla me molesta pero la llevo cuando toca. ¿Nos tapan la boca para protegernos o para silenciarnos?
    Hablar menos, pensar más. Por mi parte seguiré con gusto el hilo conductor de su escrito y me cuestionaré más aún sobre libertad, derechos humanos, Europa y patriotismo. Tengo mucho adelantado pero me queda mucho por hacer.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • Bastagoya Bastagoya 21/06/20 12:38

    Si Sr. Montero, no solo cabalgamos a lomos de la crisis sanitaría, sino también arrastramos ua a normalidad que a mi juicio se remonta al primer bienio republicano: 1931-1933, me estoy refiriendo al Gobierno presidido por Niceto Alcalá Zamora y del que fué primer ministro Dn. Manuel Azaña. Alguno de los politicos que nos representan harían bien en mirar atrás y quitar el polvo a algunas de las medidas que se tomaron entonces, sobre todo en lo referente a las Educación, porque esta es la base de todo el edificio democrático, con una educación sólida iniciada desde la base los ciudadanos tendremos criterio propio y sabremos discernir a cerca de nuestros intereses comunes. Salud y saludos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • MASEGOSO MASEGOSO 21/06/20 08:41

    Gracias maesrro por este artículo que deberían, si la tuviesen, sentir vergüenza popr sus posturas antigubernamentales que, en su ignorancia, no entienden que todo el páis les mande a hacer puñetas. En todo el país no computo a los cacerlistas de banderita que nos expone Ayla* en su comentario.

    Ahí va ese abrazo para todos,, los que estamos de acuerdo con la actuación del gobierno y tambien para los que no.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    17

  • Grandota Grandota 21/06/20 07:36

    Gracias Luis por tu artículo. Yo soy patriota como lo fueron todos los que has nombrado. Los que ahora se llaman patriotas son unos avaros desalmados o unos ignorantes 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 21/06/20 07:09

    Interesante articulo de Enric Juliana en La Vanguardia:

    https://www.lavanguardia.com/politica/20200620/481844476545/enfoque-enric-juliana-analisis-espana.html

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 21/06/20 07:04

    Ciñendome en el punto 3 acerca de Europa.
    Parece que en Alemania ha habido cierto cambio de mentalidad desde aquel tiempo de castigo a Grecia: ahora incluso Schauble censura a los 4 "frugales" !!!!

    El hecho de que Merkel va a presidir la UE en el proximo semestre tambien es positivo para "nosotros italianos y españoles". Ademâs esta presidencia europea serâ el ultimo gran acontecimiento de Merkel.
    A ver que va pasar en la proxima reunion a mediados de julio, ya estarân fisicamente juntos...

    Por otra parte, Nigeria tiene hoy 200 millones de habitantes y pronto tendrâ 700 millones, quiero decir que si Europa avanza, serâ con Africa,

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7



Lo más...
 
Opinión