X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
En Transición

La España pandémica (II): Nuestros problemas con la ciencia

Publicada el 14/12/2020 a las 06:00

Mientras estaba pensando cómo enfocar este tema, me cuentan que la etiqueta de anís El Mono –que está batiendo récord de ventas en esta pandemia–, reproduce en realidad lo que quiso ser una caricatura de Charles Darwin, el autor de la teoría de la evolución de las especies. Significativo… y demoledor.

España nunca se ha llevado bien con la ciencia. Del "que inventen ellos" de Unamuno, a los resultados del informe TIMMS, que muestra las carencias en estas disciplinas de nuestros docentes de Primaria, hemos ido arrastrando un déficit de cultura científica que se está manifestando de forma obscena durante la pandemia. La explicación la dio ya don Santiago Ramón y Cajal hace un siglo: "Investigar en España es llorar". De aquellos polvos, estos lodos.

No se trata de lo que un Gobierno haga o deje de hacer, ni siquiera de los ingentes esfuerzos que la comunidad científica está acometiendo con escasos medios y en condiciones precarias. Esta pandemia viene desnudando nuestras vergüenzas más profundas y la falta de cultura científica es una de ellas. Décadas de arrinconamiento de la ciencia en unos casos, y desprecio en otros, que hunden sus raíces en la más rancia Restauración y antes todavía, en el integrismo católico que consideró pecado y delito cualquier pretensión investigadora, cualquier sabiduría que no quedara sujeta a sus dogmas. Hoy todo esto se traduce en la falta de comprensión de los procesos científicos y en la precaria incorporación del conocimiento experto en la toma de decisiones.

Incapaces de entender que el descenso en la curva de contagios se debe a las restricciones que van delimitando los espacios de contacto con otros, cada vez que éstas se relajan, y tras los cinco o seis días de rigor, se comprueba cómo la incidencia vuelve a crecer. Apenas unos días tras el puente de la Constitución, la curva ha dejado de bajar, y se da por hecho con inusitada parsimonia que en enero emergerá una tercera ola, cuarta según de qué territorio se trate. Ni entendemos cómo funciona el virus ni somos capaces de asumir nuestra responsabilidad. Solo así se explica el debate sobre "cómo salvar la Navidad", tercera parte de "cómo salvar el puente de la Constitución" y "cómo salvar el verano".

Quizá debido en parte a estos factores históricos, la sociedad española adolece también de una incorporación coherente y adecuada del papel de las personas expertas en la toma de decisiones. Avergonzaba al principio de la pandemia ver quejarse a una parte de la oposición de la existencia y el peso de los expertos para informar al Gobierno. ¿Acaso hubiera sido mejor que la pandemia se hubiera gestionado al margen del conocimiento especializado? Pero tampoco tranquilizaban las explicaciones del Ejecutivo, que nunca llegó a aclarar el papel concreto que aquellos tenían. Entre otras cosas, porque la Administración Pública carece de dispositivos permanentes de integración de los científicos en la toma de decisiones. A lo sumo, se crean mecanismos de reacción ad hoc, cuyo papel en el engranaje administrativo y político ni está claro ni se ajusta a criterios de transparencia.

Estos dispositivos deberían articularse sin perder de vista el papel que al conocimiento experto le corresponde, que no es el de la decisión, sino el de una voz imprescindible, pero que se conjuga en plural, alumbrando una polifonía sobre la que la política ha de decidir. Conviene no olvidar que las recomendaciones científicas raramente serán unánimes. Si se pregunta a diez epidemiólogos sobre las medidas a tomar, aunque coincidan en buena parte del diagnóstico, tendrán matices –en algunos casos algo más que matices– sobre lo que se debe hacer. Pero además no es solo a la epidemiología o a la virología a las que se debe preguntar. Como he argumentado en alguna otra ocasión, al virus se le combate en los laboratorios, pero la pandemia se para en la calle. De ahí que junto a biólogos, virólogos, epidemiólogos y el resto de disciplinas de bata blanca, haya que contar también con las aportaciones de la psicología, la sociología, la antropología... Y ello sin dejar de lado a juristas que armen el corpus legal necesario sin violentar el Estado de Derecho, ni a economistas que prevean repercusiones económicas y medidas a adoptar para gestionarlas. El conocimiento experto es plural, y para abordar algo tan complejo como una pandemia, necesariamente interdisciplinar.

En el fondo de todo esto subyace un factor fundamental: la dificultad de vivir de lleno en la incertidumbre, algo consustancial a los tiempos actuales. La ciencia, de hecho, avanza sobre errores, fallos, pasos atrás que bien entendidos y gestionados pueden convertirse en avances decisivos, pero caminando siempre sobre arenas movedizas. Este rasgo, que compartimos con buena parte de los occidentales, nos incapacita en gran medida para entender lo que está ocurriendo. Lo contextualiza muy bien Manuel Arias Maldonado, en Desde las ruinas del futuro. Teoría política de la pandemia (Taurus, 2020): "Lo que distingue a la modernidad es la confianza con la que las sociedades humanas se han enfrentado al porvenir; como si se tratara solo de dar la técnica adecuada. Pero así como el arúspice dejaba paso al analista, las sociedades se hacían cada vez más complejas, y por tanto, impredecibles: aunque puedan calcularse regularidades, no pueden conocerse de antemano las desviaciones. Y ello, en parte, porque las propias predicciones alteran las expectativas de los actores sociales y, con ello, el futuro que describen".

¿Y si aprovechamos esta pandemia para, dentro del horror, al menos, intentar entender un poco mejor lo que la ciencia puede aportar?

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




17 Comentarios
  • luzin luzin 14/12/20 20:11

    Y esta señora es profesora universitaria? ...da verdadera grima que ni conozca ni le interese documentarse sobre el desarrollo científico en la historia de España ... realmente alucinante .. se le puede perdonar a los cefalópodos integristas y fanáticos que por aquí pululan ... pero no a los que ocupan puestos de profesores universitarios ...

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    0

  • jorgeplaza jorgeplaza 14/12/20 19:53

    Hay ciencias y ciencias. Una cosa son la física o la química y otra la biología o la geología. La medicina no es realmente una ciencia sino más bien una ingeniería: tiene problemas concretos que resolver para los que usa a veces la ciencia de verdad y a veces la experiencia o el sentido común si no es aplicable otra cosa.

    En esta epidemia la ciencia no se está luciendo. Casi lo único que se aplica es lo mismo que usaron los protagonistas del Decamerón, creo que en el siglo XIII: aislarse. Para eso no hace falta estudiar mucha virología. Una aplicación de técnicas más modernas habría sido el rastreo de movimientos a través de los móviles, por ejemplo, pero ya ni el Gobierno se acuerda de eso. Como tampoco se ha hecho rastreo manual más que de una exigua minoría de casos, resulta que no se sabe el origen concreto de mayor parte de los contagios y, como consecuencia, tampoco se conoce bien la efectividad real de las distintas medidas restrictivas que van tomando los Gobiernos (incluyendo, en España, los de las CC.AA: muchísimos gobiernos). Bastantes más palos de ciego o simple uso del sentido común y de la experiencia milenaria se están dando en esta epidemia que aplicaciones realmente científicas. Y los científicos aún no se han puesto de acuerdo en si los asintomáticos contagian y cuánto, porque la postura mayoritaria es que sí pero últimamente los chinos aseguran lo contrario. La OMS no ha reconocido más que con la boca chica la importancia de la transmisión por aerosoles, que tienen una importancia decisiva en la aplicación de medidas como el uso de mascarilla, las prácticas de ventilación, etc. Después de una año la mayoría de las dudas subsisten, porque tampoco tienen los científicos mucha idea de por qué la enfermedad es benigna o hasta pasa desapercibida en la mayoría de las personas mientras que a otras se las lleva por delante sin que los clínicos puedan impedirlo. Pese a toda esa ignorancia, aseguran que ya han aparecido varias vacunas de una eficacia que para sí quisiera la de la viruela a la vez que nos obligan a algo tan absurdo como llevar mascarilla en exteriores.

    Rutherford lo dijo: "Ciencia de verdad, la física; el resto, coleccionar sellos".

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    2

    • jorgeplaza jorgeplaza 14/12/20 19:56

      Siglo XIV: el Decamerón es del siglo XIV según he podido comprobar. Para el caso, es lo mismo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Maritornes Maritornes 14/12/20 14:46


    En "De la Tierra a la Luna" de Julio Verne, los promotores del proyecto montan una suscripción internacional para reunir fondos... España es uno de los países que menos aportan porque, según la novela, "...la ciencia en aquel país no está muy considerada. Se halla aún aquel país algo atrasado...".

    Hubo un tiempo en que España (que aún no se llamaba España) era la cultura más avanzada de su tiempo, pero los españoles que cultivaban la ciencia, la cultura y la tecnología fueron condenados al exilio... les llamaron judíos y moriscos, pero eran compatriotas nuestros a los que desde entonces echamos en falta, como un miembro amputado de nuestra sociedad... corría aquel "glorioso" 1492, y fue entonces cuando la Inquisición hizo presa definitiva en este país incluso antes de que se llamara España.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 7 Respuestas

    0

    0

    • jorgeplaza jorgeplaza 14/12/20 19:55

      En esta página verá que en lo de expulsar a los judíos los ingleses y los franceses, como casi siempre ocurre, nos tomaron la delantera.

      https://es.wikipedia.org/wiki/Expulsi%C3%B3n_de_los_jud%C3%ADos

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      1

      • Maritornes Maritornes 14/12/20 20:17


        Repito: ¿qué tiene que ver una cosa con la otra?

        Los contextos históricos son diferentes, lo único que tienen en común es la expulsión de judíos (que también se dio en la Roma del siglo I).
        También el ascenso de Trump y la victoria del rey godo Teudiselo se produjeron como resultado de unas elecciones, pero los hechos históricos no tienen nada que ver, lo único que tienen en común es la palabra "elecciones".

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

    • luzin luzin 14/12/20 14:55

      Madre mía ... dónde ha estudiado usted? ... conoce las anteriores y posteriores expulsiones de judios en el resto de Europa? ... conoce la represión y la barbarie implantada por luteranos, anglicanos, ... también desconoce que el dominio del Imperio Español abarca tres siglos y que su fragmentación se realiza durante el siglo XIX ...

      Se diría que nos hace más falta estudiar y conocer nuestra propia historia antes de comenzar por las matemáticas ... con esta leyenda negra dominante se hace imposible emprender cualquier proyecto ...

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 4 Respuestas

      4

      1

      • Maritornes Maritornes 14/12/20 18:50


        Hala, estudiar! :D :D :D yo soy una villana inorante, pero paice que me fijao que los curas siempre andan pirsiguiendo los herejes por invistigar y aprender demasiadas cosas a la gente, y por eso macordé daquel ipisodio.
        Hala, estudiar! pa qué sirve saberse la historia de corrido si no se sabe intriepetar cada aconticemiento en su contexto.
        Amos, que qué tienen que ver los c****** pa comer trigo.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 3 Respuestas

        0

        1

        • luzin luzin 14/12/20 19:42

          Por ejemplo. Sabe quién quemó en la hoguera a Miguel Servet? ...

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 2 Respuestas

          0

          1

          • Maritornes Maritornes 14/12/20 20:26


            Pues sí, yo en "Saber y Ganar" lo adivino todo.
            Me imagino que usted también lo sabe, cómase un bombón o algo.

            De todas formas, me da la impresión de que vive usted en un mundo donde sus conocimientos y sapiencia excepcionales le sitúan por encima, antes y primero que todos los suscriptores de Infolibre, o incluso de todos los seres pensantes sobre la corteza terrestre, lo que le faculta para utilizar ese tonillo de superioridad, displicente y descortés cuando se dirige a sus sufridos y humanitarios interlocutores.
            No seré yo quien le saque de ese mundo, sea usted feliz.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            0

            2

            • luzin luzin 14/12/20 22:02

              Lo que intento es no vivir en mundo oscuro plagado de mantras, prejuicios, leyendas negras ... y repetir como un papagallo las trolas que intentan colarnos con determinados intereses ... intento pensar por mi mismo y buscar la verdad ... y el troleo de este artículo sin pies ni cabezas es uno más de los muchos que se escriben diariamente, sin fundamento, sin conocimiento y extendiendo la mentira y la leyenda negra sobre nuestra nación ...

              Responder

              Denunciar comentario

              1

              0

  • luzin luzin 14/12/20 14:34

    Alucino ... un artículo más basado en pura y dura leyenda negra ... si sus fundamentos son dos expresiones de dos destacados personajes de una generación que vivió los últimos momentos de la fragmentación del Imperio Español apañados vamos ... lo cierto es que España ocupa durante las últimas décadas un lugar destacado entre las principales naciones en producción científica ... por citar alguna fuente pueden consultar el informe OB que nos colocaba en el puesto 10 del mundo https://obsbusiness.school/es/informe-de-investigacion/informe-obs-espana-ocupa-el-puesto-numero-10-nivel-mundial-en-el-ranking-de-la-investigacion ... o que España es el cuarto país de la OCDE en número de graduados en disciplinas tecnológicas https://www.thisistherealspain.com/es/espana-en-el-mundo/ciencia/ciencia-e-investigacion-espanolas-palanca-de-modernidad-y-desarrollo

    Afirmar que el catolicismo ha supuesto un retraso es puro y duro anacronismo, dado que los siglos de dominación mundial del Imperio Español estaba acompañado de la dominación tecnológica y científica de la época ...de la misma forma que el imperio actual, es decir EEUU, es sin duda el nº1 ... que os gustaría ser el nº 1 ... pues muy bien ... aleé ... a trabajar y estudiar ... pero dado el nivel de lo publicado aquí me imagino que va a ser difícil ... menudos científicos ... joder ... vaya patulea ...

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    0

  • eloyzinho eloyzinho 14/12/20 09:50

    Otro efecto de esa carencia de una mínima cultura científica lo tenemos en los bulos relacionados con la pandemia (virus, métodos de protección, vacunas, etc.) que durante estos meses hemos visto difundirse de forma vergonzosa retorciendo los hechos, en ocasiones incluso por parte de gente muy influyente y de manera malintencionada. La ignorancia en temas básicos (como, por ejemplo, diferenciar ADN y ARN) sirve para propagar temores infundados y generar desconfianza ante la ciencia.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Nidáguila Nidáguila 14/12/20 08:20

    Pero seguimos rezándole a vírgenes y santos ,que a la postre, los que los nombran ,e inventan sus vidas, son los causantes de esta endemoniada incultura. solo valían las letras, y lo que Unamuno decía era cierto. Está claro que Orwell en 1984 copió la forma de actuar de esta iglesia en esta nación donde la incultura se viste de ciencia, la miseria de normalidad , y el desprecio a la mentira, del pueblo ,es culpa del fútbol

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • paco arbillaga paco arbillaga 14/12/20 08:11


    «Nuestros problemas con la ciencia»

    Cristina Monge, ya que citas a El Mono, y a continuación te preocupas del comportamiento de otra rama de ellos, los descendientes de los primates, aprovecho para recordar que hoy se celebra el Día Mundial de los Monos, por si queremos celebrar la parte que nos toca de este día.

    Me reitero en que me vacunaré en cuanto me lo propongan, por mi propia seguridad y también por la de los demás. Es curioso que la gente se fíe más de los políticos que de los científicos en cuestiones que afectan a las ciencias en general.

    La guerra partidista declarada a Fernando Simón, agrandada por los medios de desinformación, es una muestra de cómo trata una buena parte de este país a sus especialistas. Por supuesto que el portavoz se ha tenido que equivocar más de una vez después de tantas comparecencias y contestar a tantas preguntas, errores que habrán sido más grandes al principio de la pandemia cuando la total ignorancia sobre la misma abarcaba a todo el mundo. En la Wikipedia se puede encontrar el currículum de Simón que puede confirmar que «alguna» preparación tiene.

    Visto cómo está transcurriendo la pandemia en todo el mundo no me parece que España esté tratando la cuestión peor que otros países, por ejemplo que EEUU, país donde abundan los premios Nobel en todas las especialidades y donde parece que no se les esté prestando mucho caso.

    Osasunado Día de los Monos, nuestra familia.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    8

    • alcornoque alcornoque 14/12/20 11:11

      Estimado paco arbillaga: aprovechando que usted menciona la guerra partidista declarada a Fernando Simón, agrandada por los medios de desinformación, quiero dar un dato que creo significativo. El comentarista estrella de La Sexta "Paco" Marhuenda (que acostumbra a descalificar a las personas si no han alcanzado un determinado nivel académico o han ganado unas oposiciones a determinados cuerpos de la Administración) constantemente se muestra despectivo hacia los conocimientos de Fernando Simón. Por hacer una compración, he puesto en Google Scholar (el buscador académico) la expresión "F Simon-Soria" y salen 164 resultados. Poniendo "F Marhuenda-Garcia" salen 8 resultados. La diferencia es palpable, mucho más teniendo en cuenta que el Director de La Razón es también profesor universitario (según él mismo declara). Lo tremendo en esa cadena de televisión es que nadie rebate al Sr. Marhuenda ese constante desprecio hacia el doctor Simón. Como usted dice, la guerra partidista la ejecutan y la agrandan los medios de desinformación.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      7

      • paco arbillaga paco arbillaga 14/12/20 11:29


        alcornoque: Comparto lo que dices. A Marhuenda le he oído menospreciar gravemente a Fernando Simón. Bueno, ese personaje desprecia todo lo que le parece de izquierda. No lo quisiera tener de profesor, pues si miente y ofende tanto en público, qué no hará en su aula.

        Me encantan los alcornoques. Has elegido como nick el nombre de un árbol que tantos buenos servicios ha prestado y presta a la humanidad. Osasuna2 salu2.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        3

 
Opinión