Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Verso Libre

El perdón, los pecados y la historia

Publicada el 03/10/2021 a las 06:00

Extrañarse de que un católico pida perdón por sus pecados es desconocer el sentido del sacramento de la confesión. Extrañarse de que una política neoliberal se sorprenda ante la necesidad de repensar el pasado es desconocer que su concepto del tiempo supone una mercancía: se parece mucho a los objetos de usar y tirar. Con los asuntos de la memoria conviene tener cuidado porque tanto el olvido como el anacronismo son dos estrategias peligrosas de la deshonestidad. Ya nos lo advirtió Tzvetan Todorov en su ensayo Los abusos de la memoria, una advertencia muy útil para los que preferimos el trabajo de los historiadores al orgullo de los demagogos. La defensa de los derechos humanos en el presente resulta más provechosa que las sublimaciones interesadas del pretérito imperfecto.

El trabajo de los historiadores sirve para conocer el pasado y, de alguna manera, para despedirse dignamente de él, impidiendo la utilización manipulada de antiguas referencias en la legitimación de nuevas injusticias. Se trata de que la memoria no se convierta en una falsificación que paralice la voluntad progresista de la sociedad y que convierta la sublimación del ayer en un proceso de falsificaciones. Y es que tenemos demasiados ejemplos de los trampantojos del recuerdo y los engaños de perspectiva en nuestra historia.

Cuando Mussolini evocó con orgullo el Imperio Romano, no quiso invitarnos al recuerdo y la valoración de una época histórica. Lo que pretendía era legitimar el autoritarismo fascista en sus proyectos para Italia. Y cuando Franco se sintió orgulloso de Isabel y Fernando, no pensaba en comprender las luchas entre los antiguos señores feudales y los primeros esbozos del Estado moderno, sino que volvía al siglo XV para embellecer las crueldades de su dictadura. No deja de ser injusto que, además de las responsabilidades propias de su época, se carguen en Julio César o Isabel La Católica las barbaries del siglo XX.

La otra cara de la moneda tampoco resulta tranquilizadora. Con un siglo XX tan cercano, el anacronismo de pedir al siglo XV comportamientos democráticos es sospechoso. Tenemos demasiado cerca los campos de exterminio nazis, los crímenes contra los judíos, las bombas atómicas, las purgas y masacres del estalinismo, las dictaduras de Pinochet y Videla… Pedir comportamientos respetuosos a los personajes de siglos distantes provoca inquietud. La historia del ser humano no es un modelo de dignidad que podamos recordar sin precauciones. Se ha llegado incluso a utilizar el sacrificio de las víctimas para fundar nuevos modos de crueldad. La memoria de los crímenes del nazismo ha servido para legitimar los crímenes contra los palestinos y los crímenes contra los palestinos se invocan para suavizar la crueldad de los ataques terroristas del fundamentalismo islámico.

La mejor manera de salvarse de este entramado de manipulaciones de la memoria, un entramado que suelen utilizar los nuevos caudillos al imponer sus orgullos y sus poderes, es dar la palabra a los historiadores y apostar en el presente por la Declaración Universal de Derechos Humanos. Somos tan herederos de la complejidad de los procesos históricos que resulta hasta difícil saber quién tiene que pedir perdón y a quién hay que pedir perdón. Como granadino, no sé si la reina Isabel la Católica me debe pedir perdón a mí por lo que le hizo a Boabdil, o Boabdil por lo que le hacía a los granadinos antes de que llegaran los cristianos, o quizá soy yo, como descendiente de cristianos, judíos y árabes, el que debe pedirle perdón a alguien. La verdad es que ahora sólo me siento con ganas de pedir perdón como europeo a los miles de cadáveres que flotan en el mar Mediterráneo por culpa de las injusticias del mundo al que pertenezco.

Estudiar el pasado sirve para comprender las razones históricas de las injusticias que se cometieron y para destacar los esfuerzos sucesivos en favor del respeto, los valores de la democracia y los derechos humanos. Como no soy creyente y he estudiado mil historias tristes de la Iglesia por lo que se refiere a la literatura española, escribo este artículo para agradecerle al Papa Francisco sus palabras contra la imposición violenta de un sentimiento religioso. Los que han leído un solo libro son más inquietantes que los lectores que tienen la costumbre de la variedad. Estoy más cerca del papa cuando piensa con dignidad pacífica su religión que de los orgullosos patriotas dispuestos a no pensar democráticamente la historia de su país. Manchan los mejores vínculos con la prepotencia de su impunidad.

En la memoria y el olvido, lo que está siempre en juego es el futuro. Hay que tener cuidado con los caudillos.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




33 Comentarios
  • TELERA TELERA 05/10/21 20:09

    No cabe duda que es preferible el trabajo de los historiadores al orgullo de los demagogos. Pero el trabajo de los historiadores debe ser riguroso y contrastado. Ángel Viñas (historiador) nos recuerda el consejo del gran historiador E.H. Carr: En nuestro país debemos hacerlo ya que hay quienes tienen un interés doble: uno reescribir la Historia de algunas épocas (República, franquismo y dictadura sangrienta) y otro reducirla a episodios gloriosos a nivel de cómic del Capitán Trueno. Y ello aderezado con unos medios de comunicación que, salvo honrosas excepciones. Bien podrian dar cabida a la Historia, eso sí evitando charlatanes de tertulia televisiva que exhiben su título antes que sus conocimientos. Por si acaso. Como si ser docto fuera garantía del título y no del trabajo constante y callado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • diego lopez diego lopez 04/10/21 09:32

    Totalmente de acuerdo con el artículo.
    La historia no un relato aséptico, aquello de: no se puede juzgar al pasado con los valores actuales.
    Pues Bartolomé de las Casas ya criticó muy duramente la colonización, ¿por qué nosotros no podemos hoy?.
    Tampoco es un relato épico, como algún escritor hace reivindicando valentías al servicio de dictaduras.
    Salud y República

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Jose Espuche Jose Espuche 04/10/21 07:20

    Yo no soy escritor profesional no se tanto como explica paro tengo muy claro, en relación con la religiones, que la vida eterna es el mejor invento que han fabricado las cabezas de los religiosos. La vida eterna significa la explotación de seres humanos por acumular recursos monetarios dándole visos de legalidad.

    Mientras se siga pensando en la vida eterna como un bien de Jesús de Nazaret estaremos condenados, el ser humano, a la explotación por la falta de escrúpulos de una parte que llaman seres humanos. La ambición acumula todo lo malo del ser humano y de ella vienen otros datos que son nocivos para la salud colectiva: como la avaricia, la falta de solidaridad y un montón de casas que no me vienen a la cabeza en estos momentos. Resumiendo la vida eterna, no se de la cabeza de que salió, pero está haciendo que los seres humanos sean explotados.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • EdmundoXXI EdmundoXXI 03/10/21 23:00

    Este Papa creo que sigue a la humildad del origen. La Iglesia sigue bajo palio, algunos, ... la soberbia y la tiranía.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 03/10/21 20:45

    Hace poco hubo me parece que Version Española la peli El jugador de ajedrez, me gustô, el director Luis Oliveros habîa hecho El angel de Budapest acerca del diplomatico Angel Sanz-Briz que salvô vidas de judîos dandoles la ciudadania española, a Oliveros le estimula el dramatismo de la segunda guerra mundial porque El jugador de ajedrez es un campeon español en realidad inspirado en la vida real del campeon Alekhine. El cameon español de ajedrez prisionero de la Gestapo en Paris el oficial nazi le pregunta al jugador de ajdrez si es catolico y cree en el paraiso y éste responde que sî y el oficial nazi dice que ellos no creen en esas cosas.

    Tambien he oido de Medicos Sin Fronteras que cuando se van de un sitio por demasiado por peligroso los que se quedan tras ellos son misioneros catolicos, sé que a Rony Brauman en su primer destino africano en Nigeria o Benin no estoy seguro le encantô encontrarse con misioneras españolas.

    En fin siento ser antipatico para algunos pero algunos comentarios llenos de odio contra los catolicos tienen en mi opinion un tufillo hitleriano nazi.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    5

    0

    • Villues Villues 04/10/21 10:09

      VOX. También es católico.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 04/10/21 11:25

        Hay catolicos de todo tipo, votantes de UP y tambien etarras eran catolicos. No soporto el racismo y en este caso el racismo y odio anticatolico de unos comentarios.

        Responder

        Denunciar comentario

        2

        0

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 03/10/21 20:49

      Hacer evivir el pacto Ribbentrop Molotov, Nazis y Comunistas unios otra vez!!!

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      4

      0

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 03/10/21 20:50

        revivir

        Responder

        Denunciar comentario

        2

        0

  • deabajo deabajo 03/10/21 20:42

    Pedir perdón no tiene sentido, pero sí reconocer lo que, no solo desde la sociedad actual, sino también desde los valores vigentes en la época en la que sucedieron los hechos (ahí tenemos a Bartolomé de las Casas o Juan Vives), las atrocidades cometidas, para, de esa manera, intentar que no se repitan, ni en América (ahora son las élites americanas quienes desprecian al indígena) ni en ninguna parte del mundo.
    Por cierto, solo un descerebrado puede defender un imperio español que robaba y mataba a los indígenas mientras sometía al hambre y a la inquisición a la mayoría de la población en el corazón del imperio (Consultar la "Relación..." de Pedro de León).

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 03/10/21 20:18

    No entiendo mensajes de odio hacia cristianos u otros, a veces los socios de infoLibre parecemos nazis hitlerianos eso sî, guayes de izquierda!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    8

    0

    • Villues Villues 04/10/21 10:29

      El poder siempre ha contado con la complicidad del miedo y eso se consigue con el entramado social de la sociedad. La iglesia católica ha sido a Ló largo de la historia de Europa, sostén de todo tipo de abusos de tiranías, la historia de los europeos es una larga serie de tropelías allendedesus fronteras y con ellas la compañías de los llamados católicos, la mayor de las veces faltos de cristianismo. De eso se trata y tratamos e estas página. Y. Si, con el nombre de comunismo también ha sucedido un sinnúmero de atrocidades.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • svara svara 03/10/21 20:01

    Muy de vez en cuando, la iglesia católica en voz de algún “buen cristiano”reconoce las tropelías que, en su nombre o el de sus creencias, se han cometido en la historia. Si no hay propósito de enmienda y rectificación en él presente y cara al futuro no sirve de nada la palabra, sea del papa o de cualquier obispo. Tal propósito de enmienda implicaría, que como buena cristiana, la iglesia, se deshiciese de todas sus riquezas y entregárselas a los necesitados, dar al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es Dios. Entonces las palabras cobrarían importancia. Pero no solo no es así, sino todo lo contrario: acaparan más y más riquezas de manera escandalosa y avara e influyen como un lobbi amenazante y desestabilizador en nuestros gobernantes. Gran mentira y cinismo extremo los de la iglesia  católica.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    6

  • Chinchirina Chinchirina 03/10/21 16:37

    Los caudillos, los criminales siguen enaltecidos por la indecencia. Ver el jolgorio montado ante las ofensas lanzadas por Aznar, ayer en Valencia contra el presidente mejicano.
    Sí Profesor yo también, "sólo me siento con ganas de pedir perdón como europeo a los miles de cadáveres que flotan en el mar Mediterráneo por culpa de las injusticias del mundo al que pertenezco".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • Atea Atea 03/10/21 16:10

    La ladina iglesia católica y todos los cebones que tiene dentro, saben perfectamente cómo ir soltando miguitas de pan duro para que hasta la persona más atea, piense que están evolucionando. "Los homosexuales son personas" o "yo no me pongo los zapatitos rojos porque soy un papa guay", son ejemplo de ello. Es cierto que cada vez tiene menos seguidor@s y quienes la siguen solo lo hacen por la parte fiestera mayoritariamente, pero ver dignidad en una persona que representa a la institución más corrupta y nociva de la historia, me parece caer en su trampa.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    9



 
Opinión