x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

La tercera República española y la izquierda

Publicada el 02/11/2018 a las 06:00 Actualizada el 01/11/2018 a las 18:01
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Los repúblicanos españoles estamos de enhorabuena. Después de dos intentos que se frustraron muy pronto, a la tercera parece que ha ido la vencida, y la República española está a punto de cumplir cuarenta años con una salud que no es del todo mala. Que el nombre de nuestra república sea Reino de España sólo puede resultar paradójico para quien lo ignore todo de la historia constitucional, que nos enseña cómo algunas comunidades políticas (por lo menos, la británica, la sueca, la noruega, la holandesa y la belga), a la hora de erigirse en repúblicas, decidieron mantener el viejo nombre de reinos. En todo caso, esto no ha de importar mucho a nadie, porque lo relevante en todos los ámbitos de la vida es la cosa y no la palabra, como bien lo sabía Julieta Capuleto, y nosotros la cosa república la tenemos, como ella podría tener a Romeo aunque no se llamara Montesco (o precisamente por no llamarse así).

Una república, por si hay que recordarlo, no es otra cosa que una comunidad de ciudadanos, esto es, una comunidad de individuos igualmente libres que se rigen por las leyes que se dan a sí mismos (de ordinario a través de sus representantes) y que no reconocen autoridad superior a la que constituye la suma de todos ellos, expresada por la ley. Una república contemporánea, además, asegura ciertos derechos fundamentales a todos los ciudadanos, unos derechos que están a salvo incluso de la ley ordinaria, pero porque han sido establecidos por la ley extraordinaria, o ley de leyes: una ley (la Constitución) que tiene la legitimidad máxima, puesto que ha sido aprobada directamente por los ciudadanos (en referéndum).

Siendo así, bien cabe afirmar que los españoles constituimos una república, como la constituyen esos otros ciudadanos (que no súbditos) de esos otros reinos europeos. Desde luego, se trata de una república muy imperfecta, pero como lo son todas, puesto que el de república, como todos los conceptos políticos, contiene un elemento ideal o aspiracional irreductible. Pero, también desde luego, se trata de una república que se acerca al ideal mucho más que nuestro primer y segundo intentos, puesto que el grado de libertad igualitaria de los ciudadanos españoles de hoy (expresado por la eficacia de sus derechos civiles, políticos y sociales) es muy superior al de 1873-74 o 1931-39, como lo es también la vigencia del imperio de la ley.

Bien, pero… tenemos un rey. ¿No es esta la mejor prueba de que no somos una república? Pues no, porque no es cierto que tengamos un rey de verdad. Un rey de verdad, el que es incompatible con una república, es un señor que ostenta el supremo poder político de una comunidad, pero en España ese poder no lo ostenta Felipe VI, sino los ciudadanos. Quien ve un rey genuino en Felipe VI incurre en el mismo vicio nominalista que quien no ve una república en España: cree que el nombre hace a la cosa. Tal como grita Olmo Dalcò/Depardieu en la escena final de Novecento, “el patrón ha muerto”, luego no es necesario matar al sujeto Alfredo Berlingheri/De Niro, porque ya no es el patrón, sino sólo un ciudadano más. El patrón ya no es el patrón, y el rey ya no es el rey, aunque mantenga su nombre.

No tenemos pues un rey de verdad, sino más bien un símbolo de la unidad e integridad de la república. Por supuesto, mejor sería que ese símbolo no tuviera el nombre de rey; sobre todo, mejor sería que ese símbolo fuera elegido por todos y no meramente nombrado por “ser hijo de alguien”. Porque en una república, igualitaria por definición, “ser hijo de alguien” no puede constituir mérito alguno, y en este sentido la magistratura que hoy desempeña Felipe VI resulta anacrónica e injusta, y transmite el mensaje de que el privilegio todavía tiene un espacio legítimo en nuestra vida común. Sin embargo, la política es una práctica compleja que ha de tener en cuenta factores múltiples, y bien pudiera ser que, en 1978 e incluso todavía hoy, la estabilidad o la salud de la república pase por mantener el nombre de monarquía (constitucional). Se trata, pues, de una cuestión estratégica que no cabe analizar aquí, pero que no puede empañar el hecho esencial de que España es una república, por muy coronada que se nos presente.

Por todo esto, sorprende la insistencia de cierta izquierda española en proponer “la abolición de la monarquía” y la instauración en su lugar de una “república”, cuando hace ya tanto tiempo que vivimos en una. Sorprende, por una parte, la insistencia en una causa que ha de ser considerada menor por contraste con otras causas típicamente republicanas (y de izquierdas) como son la del imperio de la ley y la de la igualdad de los derechos de todos, que no andan precisamente sobradas de apoyo y que tienen una relevancia muy superior a la del nombre que haya de recibir nuestra república y a la de quién haya de simbolizarla.

Pero no es sólo eso, sino que además esa insistencia puede ser contraproducente, puesto que, queriendo más república, acaso obtengamos menos de la que tenemos. En efecto, en tiempos como los actuales, cuando la integridad de la república está en relativo peligro, cuestionar al que, nos guste o no, es su símbolo, puede interpretarse como un ataque a la propia integridad republicana o, por lo menos, puede contribuir a debilitarla. Entiéndase bien que me refiero al rechazo o reprobación de la institución de la monarquía constitucional por sí misma, y no a la censura que el monarca pueda merecer por su conducta (sea la de traficar con influencias, cazar elefantes o incluso pronunciar un mal discurso), una censura que ha de ser libre y que fortalece a la propia institución. Más arriesgado aún es cuestionar la validez general de nuestro régimen político porque se llame monarquía, y creer en consecuencia que el cambio del nombre puede acarrear la mejora de la cosa. Y tampoco ayuda mucho a nuestra república sostener que la defensa de la monarquía constitucional es incompatible con la defensa de la libertad, la igualdad o la fraternidad. Así, al asumir estas posiciones que bien cabe calificar de pueriles, esa izquierda no sólo pecaría venialmente de cosmética (por preocuparse tanto por el nombre de la cosa), sino mortalmente de reaccionaria (por poner en peligro la cosa en sí).

Frente al comprensible pero acaso inoportuno empeño en pro de la abolición de la monarquía, los republicanos españoles tienen hoy mejores causas por las que luchar. Por lo menos, las dos que he mencionado: el imperio de la ley y la igualdad de derechos, amenazados por quienes desprecian tanto el uno como la otra, que son muchos: los poderes económicos desembridados que imponen su interés particular sobre el general, las élites corruptas de los grandes partidos que ocupan las instituciones y desvirtúan sus fines, los nostálgicos del patriarcado que dificultan el progreso de la igualdad sexual y, en fin, los partidarios de naciones imaginarias que ponen en peligro la supervivencia de la única nación realmente republicana: la que componen todos los ciudadanos unidos bajo una misma ley y apoderados con los mismos derechos.

De entre todas esas amenazas, la última es la que esa misma izquierda española ignora imprudente, quizá todavía presa de ese complejo de española inferioridad, tan propio de las generaciones que padecieron el franquismo como inexplicable tras cuarenta años de democracia. Una imprudencia que es temeraria, porque hoy el gran adversario de nuestra república no es el rey constitucional que la simboliza sino el nacionalismo identitario que niega sus presupuestos, sus instituciones y sus valores.
_______

Ricardo García Manrique es profesor de Filosofía del Derecho de la Universidad de Barcelona
Más contenidos sobre este tema
Relacionados




Hazte socio de infolibre

77 Comentarios
  • leandro leandro 06/11/18 20:45

    Bueno , puede colar , pero si hay rey hay reino y si hay presidente de la república pues eso es lo que hay . Es normal que quien vive de la palabra y las ideas acabe bastante enredado en ellas hasta el punto de no aclararse . En este país , que nunca lo fue y si no preguntar a tácito , hubo un rey que se fue y dejo a los paisanos darse gobierno y ahí si hubo una república . Lo que hay ahora es un régimen más o menos tolerante basado en la sangre de los que amaban la libertad , herederos del 1812 y si me apuran del 1789 . Esos fueron masacrados por los afines del estamento militar y eclesial , así que pretender que lo que vivimos es una república puede que le sirva a quien no quiere ver , que el que tiene memoria no debe olvidar , lo de perdonar es otro asunto .

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    1

  • Ataio Ataio 04/11/18 00:46

    Pocas veces se topa uno con artículos tan poco serios. Frivolizar con los principios, subvertir el lenguaje y jugar al hiper-relativismo para justificar un anacronismo medieval injusto e impuesto como es la monarquía no tiene cabida; menos aún si de paso se pretende hacer bueno un nacionalismo, el español, frente a otros, los periféricos, todos son condenables. Y la ley de leyes, , no por ser legítima, no es cuestionable. Legítimos fueron los nazis y los fascistas, y legítimos son trump, bolsonaro, salvini, putin etc......etc.
    A qué juega pues usted?. Porque para decir que el grado de democracia de un pueblo no viene determinado exclusivamente por la forma de estado ( república o monarquía ) no es necesario pervertir lenguaje, conceptos y principios hasta banalizar su contenido. Un mínimo de respeto, si bien no, por los miles de muertos que aún yacen en las cunetas.
    Si la pretensión de su artículo es incidir en anteponer logros sociales a cualquier otra consideración, pues coincidimos. Pero no cree usted falsos dilemas, porque una cosa no excluye la otra.
    En cuanto al imperio de la ley, qué ley? la que libera de cualquier responsabilidad a un putero comisionista? la que libera a una esposa que no sabe lo que hace y confía en su esposo? la que hace que prescriban los mayores delitos económicos ( con dinero público!! ), la de los aforados ....etc, etc.
    PD: Si queremos progresar alumbremos los caminos, no implantemos el oscurantismo.

    Responder

    Denunciar comentario

    10

    3

  • Ataio Ataio 03/11/18 21:08

    Paredes tan inmaculadas, bien merecen una pintada.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 15 Respuestas

    6

    1

    • Ataio Ataio 03/11/18 21:11

      Con permiso de constitucionalistas varios. Una opinión más sobre la sacrosanta constitución.
      El principal elemento que aporta calidad democrática a cualquier votación, aparte de cuestiones técnicas y la participación en la misma, es la conciencia y conocimiento que los votantes tienen de aquello que se vota, y por supuesto, la libertad con que ejerzan dicho voto.
      Ateniendo a estos mis parámetros, la calidad democrática de la sacrosanta es pésima, pues aparte de la participación, hecho muy importante, lo demás brilla por su ausencia. Un pueblo que ha sufrido una dictadura de 40 años tiene nula cultura democrática e ínfima conciencia política. Además, quien
      sabía de qué iba la constitución, aparte de sus padres, un 0´1 por ciento?. Padres que, por cierto, 5 de derechas y 2 de izquierdas, hacen presumir que por puro sentido común muy progresista no sea la susodicha. Aunque en honor a la verdad desconozco el contenido y por tanto no la puedo valorar técnicamente. En cuanto a la libertad, hubo una libertad formal total, pero la real, aparte de por todo lo dicho, no se pudo dar por MIEDO. Si todos estos inconvenientes se hubiesen querido superar, pasados unos años la constitución, previa divulgación de una versión asimilable por el común de los mortales, se hubiese refrendado, adquiriendo así una buena calidad democrática. Pero hete aquí, que los muy constitucionalistas nunca se preocuparon de estos aspectos, y solo saben citar para lo que les interesa y cuando les interesa la sacrosanta constitución como si de una sentencia cósmica se tratase.
      Todo ello no obsta ( esta palabra me enamoró , si me lees, estimado itnas ) para, por puro y duro pragmatismo aceptar este bien penosamente democrático. Pero ya va siendo hora de lo que se decida, reformarla o cambiarla y que no la reconozcan ni los padres que la parieron.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 14 Respuestas

      7

      4

      • Antonio Basanta Antonio Basanta 04/11/18 17:21

        Pero es que, además, usted es menos libre que yo, porque usted no es libre de su fanatismo y de su supremacismo y yo sí que soy (y lo era en 1978)) igual que lo éramos las decenas de millones de españoles que con nuestro voto favorable a la Constitución progresista y a la democracia sabiamos muy bien lo que queríamos. Los franquistas que se opusieron a la Constitución, y los etarras y otros elementos de extrema izquierda que se opusieron a ella no eran libres ( además sus conocimientos eran limitadisimos) y atesoraban fanatismo e intolerancia por los poros.

        Responder

        Denunciar comentario

        3

        6

      • Antonio Basanta Antonio Basanta 04/11/18 17:15

        Vamos a ver Ataio: Usted dice "El principal elemento que aporta calidad democrática a cualquier votación, aparte de cuestiones técnicas y la participación en la misma, es la conciencia y conocimientos que los votantes tienen de aquello que se vota, y por supuesto, la libertad con que ejerzan dicho voto. Ateniendo a estos mis parámetros, la calidad democrática de la sacrosanta es pésima, pues aparte de la participación, hecho muy importante, lo demás brilla por su ausencia". Ataio ¿quien es usted para decir que los que votamos la Constitución no teníamos conocimientos de lo que votábamos y que no teníamos libertad? ¿Usted que se cree, se cree el fuhrer o el caudillo o el líder revolucionario para decir que los españoles no teníamos conocimientos o libertad para votar?. Los españoles que votábamos la Constitución nos habíamos cansado de recibir instrucciones del criminal asesino Franco diciendo lo que dice usted: "Que los españoles no teníamos conocimientos y que no estábamos preparados para votar y para la libertad" Y ahora usted, 40 años después nos dice (supongo que pretende pasar por progresista) los mismos argumentos franquistas de que ni teníamos conocimientos ni libertad de voto. Usted, el supuesto progresista utilizando argumentos franquistas y supremacistas con los que se cercenó la libertad y la democracia de los españoles. Pero le voy a demostrar que no es así: Yo, que creo que tengo unos conocimientos importantes de política y no mas que las decenas de millones de españoles que votamos Sí a la democracia y a su constitución, desde luego bastante mas que usted que apela a su supremacismo ridículo y sin ninguna base demostrabale, voté Si a la Consticuicón y por ello a la democracia con el máximo conocimiento y la máxima libertad que había ganado en la lucha contra la criminal dictadura. Usted, desde esa pretendida superioridad suya y ese engolamiento ridículo no nos llega ni a los talones en el conocimiento y libertad a esos decenas de millones de españoles que conseguimos con nuestro voto una democracia avanzada.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 7 Respuestas

        4

        7

        • Ataio Ataio 04/11/18 21:36

          Sr Basanta le agradeceria que me dijese a qué fanatismo y supremacismo obedezco, porque lo desconozco. Yo comprendo que para quien se instala en el inmovilismo, le cueste aceptar mi postura.
          Le agradeceria que me ofreciese argumentos y rebatiera los míos concretando.
          Menos un amigo que por motivos de trabajo ( administrativo de un hospital ) conoce ( no sé en qué medida ) la constitución, en el mundo que yo habito nadie tiene ni pajolera idea, no digamos hace 40 años. Comprendo que es duro reconocerlo pero es así.
          PD: continuaré, perdón.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 6 Respuestas

          7

          4

          • Antonio Basanta Antonio Basanta 04/11/18 23:34

            En todo caso que usted ignore algo, no significa que todos los españoles seamos unos ignorantes de ese algo que usted y sus amigos ignoran. Es que usted llama ignorantes a los demás. Llameselo a usted, porque sí, veo que ignora o quiere ignorar muchas cosas. En efecto, dice que la Constitución se reforme o se haga otra, dice usted que lo que diga el pueblo. Pero si es que el pueblo soberano ya lo dijo aprobando la Constitución y aprobando la manera de reformarla. Dentro de lo decidido en el proceso constituyente de 1978 es donde hay que actuar. No creo que usted desee otra guerra civil o una dictadura criminal para que luego haya otro proceso constituyente porque solo se dan en casos así en las democracias. Maduro inicio otro proceso constituyente pero Maduro es un criminal y un dictador. Aprobada por la Constitución la España politica y democratica ya esta constituida y no hay que constituirla. Se puede reformar pero diga usted cosas que hay que reformar y como consigue usted que en esas reformas esté de acuerdo aproximadamente los 2/3 de nuestros representantes para que luego sea apoyada por un 70% mínimo de españoles consensuadamente. En vez de pedir a los demás concreción, concrete usted alguna cosa, por ej. decirnos que hay que reformar de la Constitución y como se consiguen los consenso necesarios para hacerlo. Es que sino todo se queda en un bla, bla, bla

            Responder

            Denunciar comentario

            3

            6

          • Antonio Basanta Antonio Basanta 04/11/18 23:16

            Solo un supremacista puede insultar de esa manera a las decenas de millones de españoles que votamos a favor de la democracia y de la Constitución en 1978. Una persona que desde su pequeño escrito se permite el lujo de llamar seres no libres y desinformados al 90% del pueblo español que apoyó la Constitución, solo se puede clasificar de supremacista y fanático. El haber estado bajo una dictadura criminal y muchos luchando contra ella, da el mayor indice de conocimiento y de libertad de un ser humano. Bastante más que la gente que no se ha pringado en nada, ni esos perpetuos adolescentes que se ponen por encima del bien y del mal... pero que en realidad están en el mal. Bastante mas conocimiento que esos que desde la teoria se permiten el lujo de criticar al acto mas razonable, racional y valeroso que ha hecho la sociedad española en siglos. Señor, mas que conocer cada articulo, el conocimiento que tuvimos fue fruto de un verdadero debate politico, de las personas y de sus representantes, en el Parlamento, y fuera del Parlamento, en los foros, analizando pros y contras, cesiones, etc. Por poner un ejemplo era infinitamente superior el conocimiento real y vital sobre la Constitución que el que se ha dado en el referendum del Brexit en el que porcentajes altisimos de los votantes admite que han votado por otras cosas (echar a Cameron, castigar al laborismo, meter miedo a los europeos, etc) y desde luego el cocimiento de la Constitución es por lo menos igual al de los alemanes o a los italianos. En cuanto a que no tiene pajolera idea de la Constitución ya se nota porque tergiversa los principios democraticos: le recuerdo que España esta constituida como territorio desde hace siglos y politicamente en el proceso constituyente de 1978. Cuando una democracia esta constituida no se puede hacer otro proceso constituyente porque seria romper la democracia por el capricho de unos cuantos. ¿Se ha preguntado porque ningun pais democratico avanzado no hace mas que un proceso Constituente, justamente su Constitución? lo demás son reformas, no procesos constituyentes. Ni USA, ni Alemania, Italia, Suecia, Dinamarca, Canada, Australia, etc han hecho mas que un proceso constituye

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 4 Respuestas

            3

            6

            • Ataio Ataio 04/11/18 23:45

              Por mucho que se empeñe usted sabe mejor que yo que porcentualmente usted y personas como usted eran minoría, muy minoría . Yo no impongo nada, usted sí. Yo lo someto a la consideración de los demás, usted no. Usted apela al MIEDO a las guerras, yo al criterio del pueblo. En una sociedad como la inglesa se han dado esos "males" que usted dice, en la española de hace 40 años cuales se dieron???.
              Si usted gusta de engañarse allá usted, pero no nos quiera engañar.
              Sigo a la espera de argumentos, y no descalificaciones. Yo no decido si reformas o proceso constituyente, lo que el pueblo decida directamente o a través de sus legítimos representantes lo respetaré y asumiré . Yo no impongo, lo someto a consideración.
              Estoy bastante limitado en tiempo, pero prometo atender sus planteamientos, si se digna exponerlos
              y argumentarlos.
              PD: Salud y república

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 3 Respuestas

              8

              2

              • Antonio Basanta Antonio Basanta 05/11/18 09:24

                En la sociedad inglesa se han dado esos males que yo expongo y en la española hace 40 años no. !Pues claro! y ¿Sabe por qué? Porque Cameron buscó un referendum de enfrentamiento y en España se buscó un consenso para un referendum constitucional. Cameron quería solucionar un problema de mayorias dentro del partido Conservador y utilizó al pueblo británico para solucionarlo, creando un referendum SI-NO sobre la permanencia o retirada de la UE. Creó un referendum de enfrentamiento que, en efecto, partió al pueblo británico en dos, totalmente enfrentados y de ahí no salen. Por eso Cameron ha salido de la historia britanica como la mayor basura moderna en política y se ha tenido que esconder. Lo que hizo Cameron fue la antidemocracia en su estado puro. Creyó ganar el referendum y así afianzarse como lider máximo en Gran Bretaña y planteó un referendum en que según encuestas posteriores un 20% de los británicos votó para cargarse a Cameron, otro votaron para castigar al partido laborista, otros por sentimientos antieuropeos, etc. Cameron sabia para que hacia el referendum. Los británicos le respondieron con lo que ellos querían votar de muchas otras cosas. Los referendums de enfrentamiento entre mitades en realidad es la expresión mas antidemocratica y manipuladora de las actuales sociedades de masas. Sin embargo en España consensuadamente se votó para Constituir la España democrática. Como la sociedad española quería la democracia (estilo Alemania, Francia, Suecia, etc) y además se hizo consensuadamente entre españoles, los ciudadanos españoles sí sabían exactamente que votar y para que votar. Fuera quedaron los franquistas duros (la mayoría de los votos contra la Constitución eran la de votantes franquistas) y elementos filoetarras o de extrema izquierda y algunos secesionistas. En total quedaron fuera del consenso el 11% de los españoles, en general los mas extremistas. En definitiva. Camerón utilizó la democracia para sus intereses particulares y en España se construyó una democracia avanzada mediante el consenso politico y el refrendo democrático. Por eso el referendum inglés es manipulador y el referendum constitucional en España, un éxito político del pueblo.

                Responder

                Denunciar comentario

                3

                7

              • Antonio Basanta Antonio Basanta 05/11/18 08:59

                Creo que sigue sin entender la democracia, al menos, como se entiende la democracia en sentido ilustrado, racional y Constitucional en todo el mundo civilizado. Su frase "Yo no decido si reformas o proceso constituyente, lo que el pueblo decida directamente o a través de sus legítimos representantes lo respetaré y asumiré . Yo no impongo, lo someto a consideración". Usted dice que no decide pero no porque lo diga sino porque ya está decidido por el pueblo soberano. Ignora usted que los procesos constituyentes se dan al final de una guerra, al final de una dictadura fascista o comunista para precisamente "Constituir la democracia y las formas de organización politica". Constituida ya la España democrática no cabe iniciar otro proceso constituyente nada mas que por la rotura de la democracia o por una dictadura o por una guerra. Eso no es apelar a la guerra o al miedo sino que es la realidad política. En un pais y una democracia ya Constituida no cabe proceso constituyente sin una destrucción previa de la democracia. Como supongo que no querrá decir que usted quiere destruir la democracia para luego hacer un proceso constituyente, es razonable pensar que usted no sabe que es la democracia. Ninguna democracia del mundo se constituye cada 40 años. Simplemente es una barbaridad pensarlo y decirlo. Usted hábilmente se escapa diciendo "lo que el pueblo quiera". Pero esas expresiones son las propias de dictadores o aprendices de dictadores, como Maduro, Puigdemont, etc y en su momento eran las expresiones favoritas de Hitler, Jose Antonio Primo de Rivera, Stalin, etc. Lo que debería explicar es ¿Como quiere el pueblo? ¿Quien en realidad es ese pueblo que usted define abstractamente en el estilo de Carlo ScHmitt, uno de los antecedentes ideologicos del fascismo y de quien están copiadas esas expresiones? ¿por que no define usted el tiempo y la forma en que se expresa ESE PUEBLO?. Por último le recuerdo que el pueblo lleva decidiendo 40 años en 40 elecciones democráticos. Decide en el marco de la España Constituida, no el aire, sino en la realidad democrática. En definitiva un proceso constituyente hoy exige la previa destrucción de la democracia. Es antidemocracia.

                Responder

                Denunciar comentario

                3

                7

              • Ataio Ataio 04/11/18 23:56

                Desconocer la constitución no hace ni a mi ni a nadie ignorante. Para tener verguenza y educación no es necesario conocer la constitución. Mi madre, analfabeta, le podría dar clases de ambas cosas a muchos ilustrados. Un poquito de por favor.

                Responder

                Denunciar comentario

                8

                4

      • Ataio Ataio 03/11/18 21:13

        PD: con permiso del sr Sancho a quien echo de menos y al cual pido disculpas por mi brusquedad en nuestro desencuentro. Un saludo cordial.
        Para las primeras elecciones democráticas vino a mi pueblo ( un pueblecito de los Montes Orientales, Granada, de unos 1500 hab. y como todos entrañable ) un sr aspirante a diputado por el Psoe, lamento no recordar su nombre. A su conferencia-mitin en el local de la agrupación de dicho partido, asistimos 4 o 5 rupturistas, uno de ellos, invitaba con cierta malicia al aspirante a que firmase en un papel que era marxista, más tarde que era republicano. El conferenciante, que como eje de su discurso esgrimía el argumento ( muy coherente ) de que " había que ir puerta por puerta a concienciar a la gente"; respondió a mi compañero rupturista que para ser un buen marxista y un buen republicano "había que ir puerta por puerta para que la gente, el pueblo, votase libremente, sin MIEDO, porque si votaban con miedo, el resultado de las elecciones no reflejaría la voluntad popular y no sería democrático ( coherencia pura y dura ).
        Yo, todo ingenuidad ( 15 años ), le dije que si eso era así, ni él , ni su partido eran ni marxistas, ni republicanos ni demócratas, puesto que daban por bueno un referéndum ( ley para la reforma política ) que se había votado en esas circunstancias. El sr aspirante quedó mudo unos instantes y no recuerdo si prosiguió. Según un amigo, al subir al coche le dijo a los suyos que "ese muchacho tenía razón".
        Perdón por esta batallita y también si mi memoria me engaña en algún aspecto. Lo esencial, creo yo, es que con miedo o sin conocimiento la libertad no se da.
        Así es que sres constitucionalistas dejen de abusar de lo aceptado por pragmatismo y luchen por una verdadera constitución. Aunque hay mucha telebasura y demás males anti-conciencia, por suerte hoy somos muchas las personas con criterio. Ojalá lo fuesen todas.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 4 Respuestas

        8

        3

        • Antonio Basanta Antonio Basanta 04/11/18 23:24

          Es que lo que dice no es verdad. Ni los socialistas ni los comunistas dieron por bueno la Ley de reforma política : Yo participé con algunos de esos socialistas y comunistas en la entrega de propaganda contra la ley de reforma pollitica de 1976 y los partidos así lo condenaron. Que hubo que aceptar que para autoinmolarse las cortes franquistas ellos, los reformadores como Suarez hicieran esas maniobras, pues se aceptó. Es como decir que mañana los secesionistas tendrán que aceptar que no se puede lograr su independencia porque 40 millones de españoles no lo tolerarían, entre ellos mas de la mitad de los catalanes. No quiere decir que estén de acuerdo pero en algún momento hay que aceptar la realidad. Por eso le digo que lo que dice no es verdad y que lo de su diputado socialista o bien es un cuento o ese diputado era un indocumentado o le decía sí a todo porque usted no lo entendería de ninguna manera.

          Responder

          Denunciar comentario

          3

          5

        • Grobledam Grobledam 04/11/18 20:30

          No Ataio, no.
          Con sus batallitas y lo absurdo de sus argumentos demuestra que el que tiene nula cultura democrática e infima conciencia política es Vd. Y es probable que ni siquiera sea consciente de la dimensión del insulto que Vd realiza a los miles de españoles que pelearon, sufrieron e incluso muchos murieron intentando durante aquellos ominosos años devolver a España una democracia y una Constitución como la que Vd desprecia.
          Desprecia a la gran mayoría de españoles que la votaron y que después dieron color y alegría a este país.
          O no estaba Vd allí; o efectivamente carece de la más mínima conciencia política.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 2 Respuestas

          2

          6

          • Ataio Ataio 04/11/18 21:22

            Perdone usted, no tergiverse mis palabras. Yo no desprecio ni la democracia , ni la constitución, pero tampoco las santifico, y creo que ambas son mejorables. Un refrendamiento pasados unos años le hubiese dado otro carisma . Expreso con nitidez mi deseo de que se reforme o se haga un proceso constituyente, lo que el pueblo español decida democráticamente.
            Y por favor intente argumentar, no descalificar. Intento amar a mis semejantes, o cuando menos convivir en paz, no desprecio a nadie y precisamente por eso creo que se ha de abundar en la libertad y dar voz al pueblo, no encarcelarlo e instalarlo en el inmovilismo. La realidad cambia y lo coherente es adaptarse a dicho cambio. A no ser que se sea partidario del " atado y bien atado ".
            Argumentos por favor, y no bilis y demagogia. Si está en su ánimo, dignese rebatir algún aspecto de los que yo considero que hacen necesaria la mejora de la democracia y la constitución españolas.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            7

            2

            • Grobledam Grobledam 07/11/18 13:18

              Crei que Vd había dicho más arriba: "Un pueblo que ha sufrido una dictadura de 40 años tiene nula cultura democrática e ínfima conciencia política"; pero para Vd ahora ese pueblo tiene la cultura y la conciencia suficientes para modificarla .... Bien, nos vamos entendiendo.
              Argumentos le ha dado el Sr Basanta hasta aburrir. Por mi parte, me he limitado a anotarle que su intervención podía ser insultante para ese pueblo que sufrió la dictadura.

              Responder

              Denunciar comentario

              2

              4

  • Isasi Isasi 03/11/18 12:39

    Ayer leí este artículo y pensé caramba. Cuánta miga que roer..! Me gusta. Para guardar y releer.
    Hoy, después de leer una entrevista del 13-12-2012 en la 'revistadeletras.net' percibo al autor Ricardo García Manrique como gran defensor de las libertades, derechos humanos y derechos sociales. en su Libro " La libertad de todos " (El viejo topo, 2013)
    Me identifico sobre todo, en este artículo, con lo prioritario, con la importancia de lo importante: "causas típicamente republicanas (y de izquierdas) como son la del imperio de la ley y la de la igualdad de los derechos de todos, que no andan precisamente sobradas de apoyo y que tienen una relevancia muy superior …." Me transmite valentía. Pondré atención en lo relevante de la cosa. Lo que no se nombra.. tal vez.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    6

  • platanito platanito 03/11/18 06:38

    El debate ha tenido lugar, aunque hecho a faltar algunas plumas insignes.
    ¡Y que más da si esa familia al descompleto (sin el deportista enchiquerado en solitario y Noóstico (que no gnóstico)por empeño del suegrísimo ZuSayn y sin el ex que aportó nobleza y estética a esa foto de "famiglia", qué más da, repito, si se quedan o se piran a un paraíso dorado, a derrochar todos esos millonetis que con tanto ahínco ha sabido amasar el Emérito presunto! Lo que cuenta hoy, olvidándose de suelos, (y de arenas movedizas) es , ConMocionados, seguir conservando ese espíritu de unión contra carlistas unionistas del uno de junio pasado, que nos permita el encaje de la diversidad territorial y enderezar la ley de amnistía del 77 que resuelva el desafuero de los más de 100.000 gritos que retumban por las cunetas de nuestra piel de toro. Y Si, SE PUEDE.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • platanito platanito 03/11/18 06:53

      Echo de echar que no de hacer. echo debí escribir, pido perdón al personal. Esta vez no ha sido el perverso corrector sino mi dedo índice. ¡Ampollas, en que estaría yo pensando!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Arkiloco Arkiloco 03/11/18 02:56

    Como dice Plaza, este es de los artículos para guardar aunque yo no diría que otras opiniones en sentido diferente no se expresen apelando a la razón y lo hagan también de forma brillante. Una de las virtudes es expresar abiertamente y con sencillez obviedades en las que casi nadie se detiene: llamándonos reino, nuestra democracia es tan igual o tan imperfecta, con tantos derechos y libertades reconocidas y dificultades o problemas para ejercerlos, como cualquier otra democracia y que pueden ser república. Cabría matizar que, republicanos o no, lo de la "inviolabilidad" no conjuga muy bien con la democracia y el republicanismo y que nuestro monarca está muy militarizado o engarzado en exceso a las Fuerzas Armadas. Pero señalando esto que si merece alguna atención, lo anterior se puede plantear como una pregunta ¿es el Rey o el ser Reino, la característica que haría a nuestra democracia imperfecta, deficitaria o peor que otras democracias que también tienen reyes o se definen como republicas? Aunque el artículo se dirige a la izquierda que propone "la abolición de la monarquía" y consultar a la ciudadanía sobre la forma de estado, la respuesta a esta pregunta la ha venido dando la izquierda, hasta ahora, por la vía de los hechos o comportándose como si admitiese lo que en el artículo se comenta: que la monarquía no inquietaba ni preocupaba a la inmensa mayoría porque difícilmente se podría conectar nuestra definición como estado con los problemas que le afectan o como el factor que nos hiciese “menos democracia” o algún tipo de democracia peculiar respecto a otras, con menos derechos, menos libertades o problemas específicos que tendrían solución siendo una república sin monarca.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 6 Respuestas

    2

    9

    • Arkiloco Arkiloco 03/11/18 02:58

      Con distinto relieve y expresión simbólica o propagandística, ni PSOE, ni PCE ni luego IU, pese a definirse como partidos republicanos y con preferencia por la república donde coincidan “la cosa” y “la palabra”, han tomado iniciativas, hecho propuestas o campañas serias más allá de sacar la bandera cada 14 de abril o alguna declaración en actos y mítines. Evitar la incertidumbre y la desestabilización o cierto sentido de “responsabilidad”, han podido estar presentes en su comportamiento pero también, y creo que sobre todo, que hasta quienes más han destacado ese perfil como PCE e IU, no eran ajenos al escaso interés y hasta impopularidad que el cuestionar la monarquía y proponer una consulta podía tener entre la gran mayoría, entre sus propios votantes o en los que querrían llegar para ampliar su representación. Y los afiliados, militantes o votantes más fieles no parece que hayan presionado mucho. O más bien nada durante décadas.

      Que este republicanismo y campañas contra la monarquía se planteen ahora con más fuerza, presencia y propuestas, parece que hay que conectarlo con los escándalos que afectan al rey emérito, la normalización de la crítica a la institución y los personajes, el tratamiento y expansión de la crítica que se hace en medios y programas que ya son algo más que “rosas” o son “rosa y tomate” y, por supuesto, la aparición de Podemos y los efectos que ha producido este partido en IU. Un partido que hizo de la crítica a lo que llamaron Régimen del 78 un elemento importante de su perfil y con eso y un revisionismo de la Transición, una especie de marco explicativo para diferentes problemas y hechos indignantes y casi un programa político que, de una manera u otra, acaba en el 78 o extrema las diferencias con otros competidores políticos alrededor del 78 y los limites, déficits y circunstancias que estuvieron presentes en la Transición. En IU, y de la mano de Garzón, la cosa esta ha llevado no solo a revisar la Transición sino a enmendarle la plana al PCE y, de forma solapada, casi revisar su historia durante el franquismo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 5 Respuestas

      2

      10

      • Arkiloco Arkiloco 03/11/18 03:01

        Y aquí es donde lo que a algunos nos parece muy razonable, asumible y aceptable de este articulo (y aunque no nos guste la monarquía al margen de su origen) a otros les parece casi una herejía, una broma u otro ardid de monárquicos, españoles muy españoles o mansos conformistas moldeados por los viejos partidos, sus políticas y dirigentes infectados o lastrados por la corrupción y el Ibex. Como tantas discusiones que afectan a las identidades (el “soy republicano” tiene unas connotaciones que difícilmente aceptará las evidencias que en el artículo se comentan o que lo que importa es “la cosa” y no tanto “la palabra”), a los mitos (la República está mitificada y rechazan que nuestra Constitución del 78 y sus desarrollos legislativos supere en muchos aspectos o en casi todo a aquella) y a los sentimientos, las razones, los hechos y las mismas discusiones, naufragan, se estrellan o son casi imposibles. Alrededor del nacionalismo y del feminismo también pasa eso. En el ámbito político, los marcadores de las diferencias son más importantes que las diferencias reales y objetivables y así se sortea una cuestión que resultaría incomoda si se examinase a fondo: que las diferencias son mínimas entre los partidos de izquierda y que las diferencias pueden estar en cosas tan accesorias como tener historia o no tenerla. Y así se subrayan de forma bien gruesa eso que ampulosamente se llaman principios o ideología y sobre lo que todos los partidos sufren la tensión, las crisis y las divisiones si quieren expandirse y tener opciones de llegar al poder. Está constatado que la radicalidad ideológica, la pureza o el dominio de la ética de la convicción sobre la ética de la responsabilidad, solo está al alcance de los partidos pequeños o los que aceptan con cierta autocomplacencia el papel de eterna oposición.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 4 Respuestas

        3

        10

        • Arkiloco Arkiloco 03/11/18 03:07

          En fin, tan largas parrafadas y que son las que dicen que debería evitar para no aburrir a otros dejándome a mi sin mi particular diversión, es para señalar que si se aceptase o asumiese lo que en el artículo se razona muy bien, hay partidos que se quedarían sin marcadores de diferencia o donde se quiere señalar que hay “grandes diferencias”. Cosas que se pueden permitir aunque no lleven a ninguna parte o que las mayorías intuyen que no aportan nada o que pueden joder lo que razonablemente no está tan mal como necesitan hacer creer. El artículo lo explica muy bien y he aquí otra manifestación del olfato de alguna izquierda y los riesgos de centrarse o destacarse más en los “principios” que en lo “principal, en “la palabra” que en “la cosa”. Con los nacionalismos en ebullición y algunos sugiriendo que hay que decir más a menudo “Viva el Rey”, vamos a hacer campañas por “la abolición de la monarquía”. Las elecciones dirán pero me temo que la cosa va más de fijar el suelo que de mirar al techo. Es una opción y muy respetable.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 3 Respuestas

          2

          9

          • Orlinda Orlinda 03/11/18 13:34

            Pero digo yo que por qué todos los partidos marcan la diferencia tratándonos como a imbéciles en base a consignas para masas a manera de anuncios publicitarios. Es exigible al menos en algunos que hiciesen un poco de pedagogía, que explicasen la realidad como hace este autor, qué es posible y qué no conveniente sin que eso signifique abandonar metas en el horizonte republicanas, de izquierdas, feministas; que contasen un plan de futuro y objetivos a conseguir en lugar de lanzar eso, consignas, para obtener votos.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 2 Respuestas

            3

            5

            • Orlinda Orlinda 03/11/18 15:57

              Después de escribir mi comentario leo a Savater en El País: “Soy tan anticuado que aún considero imprescindible para la izquierda una cierta dimensión pedagógica. No sólo se trata de transformar lo que está mal y defender lo que está bien (aunque suene a trillado, a veces lo más difícil), sino también hacer comprensible para los ciudadanos el juego institucional en que transcurre la democracia. O sea, lo contrario de soltar como ideal “Estado plurinacional” sin aclarar que naciones serán esas, si también serán plurales por dentro, y qué relación tendrán con el Estado.”
              Será eso también lo mío, cosas de anticuados.

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 1 Respuestas

              4

              5

              • Arkiloco Arkiloco 03/11/18 16:26

                Somos tan anticuados que hasta nos recuerda a lo que deciamos o como pensabamos. Y por eso, quizás, miramos o nos acercamos de otra manera a las cosas. Igual algo hemos aprendido y aunque sea un aprendizaje de poco valor. Yo también procuro leer siempre a Savater aunque en modo cascarrabias puede resultar algo repelente a veces.

                Responder

                Denunciar comentario

                3

                7

  • Libertino Libertino 02/11/18 22:16

    Todas las opiniones son respetables, pero este artículo es un despropósito. Si nuestro monarca es un republicano, pues que el señor Felipe de Borbón se presente a las elecciones, y que escoja partido para ser candidato, no le faltarán novias: PP, PSOE, Ciudadanos, VOX...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    7

    3

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 04/11/18 21:17

      Oiga que el presidente de la Republica alemana no se presentó a ninguna elección, ni el presidente de la republica italiana tampoco. En las republicas parlamentarias como en las monarquias parlamentarias no hay ninguna elección al Jefe del Estado. Solo lo hay en las repúblicas presidencialistas (no parlamentarias) como lo son Francia, USA y el sr Trump o Brasil y el neofascista Bolsonaro, esos si se presentaron a las elecciones a Presidente

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • AntonioMD AntonioMD 02/11/18 21:34

    Enhorabuena por su columna, valiente y acertada en muchas ideas. Creo que hay debates mucho más urgentes y como decía Gabilondo, abordarlo a rebufo de la cuestion independentista, me parece un error.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    7

  • cromwell cromwell 02/11/18 20:39

    Anda Sr. García "questáUdsembrao" ni escrito por Tip y Coll. Mira que decir que el contubernio de Gredos ( que además no aceptaron canarios ni vascos)es mejor que la Constitución 1931-39... Muy fino humor el suyo, si señor pero no le leeré más.

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    2

  • jamonfresco jamonfresco 02/11/18 20:02

    DIGAN LO QUE DIGAN LA REPUBLIC VENDRA....... DESPUES DEL PROXIMO ENFRENTAMIENTO CIVIL. NO SE SI SANGRANTE PERO SI MUY DOLOROSO PARA LA DIGNIDAD DE LOS ESPAÑOLES

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    1



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.